Últimos temas
» ¿Cuándo fue la última vez que....?
Hoy a las 5:40 am por Delfi22

» Yo Nunca Nunca he.....
Hoy a las 5:34 am por Delfi22

» ¿Qué haces en este momento? 2.0
Hoy a las 5:28 am por Delfi22

» ¿Qué le robarías a la de arriba?
Hoy a las 5:14 am por Delfi22

» Si tú me dices ven...
Hoy a las 5:11 am por Delfi22

» Confesiones con la Hermana Miyako
Hoy a las 5:06 am por Delfi22

» ¡Beso, abrazo o golpe para la amatista de arriba! ( ͡° ͜ʖ ͡°)
Hoy a las 5:00 am por Delfi22

» Verdad o Mentira. ᐠ( ᐛ )ᐟ
Hoy a las 4:50 am por Delfi22

» Palabras Encadenadas
Hoy a las 4:44 am por Delfi22

» ¿Cómo te sientes cuando...?
Hoy a las 12:18 am por Solkei

» Musica del Amor Esmeraldian@s
Ayer a las 11:27 pm por EmpiricalRabbit

» Del 1 al 10
Ayer a las 11:17 pm por jeliz

» Reporto A...
Ayer a las 11:13 pm por EmpiricalRabbit

» Festividades Rubi
Ayer a las 9:18 pm por Darkwriter21

» Réquiem alfabético
Ayer a las 7:56 pm por Darkwriter21

Hermanos
Directorio
Elite
Créditos
Este foro es de tematica Exclusiva ANIME YURI y LGBT. Tanto las diviciones, concepto de Hermandades, códigos y diseños gráficos pertenecen al Staff o a los usuarios. Las imágenes usadas fueron editadas por la administración, mas no creadas. SÉ ORIGINAL Y NO PLAGIES. —Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.—Foros prestados por Ash, Skin editado y adaptado por Kyousha. —Base del tablón de anuncios por: Neeve de Captain Knows Best—Tabla de reglamentos, estadisticas y afiliados finales creada por Dementia. El foro lo creamos entre TODOS. Gracias por formar parte de nuestra humilde familia ♥
Mejores posteadores
Delfi22 (20103)
 
TAMIRA (14394)
 
Ymir (9320)
 
Solkei (9013)
 
niche (8932)
 
angelis63 (8675)
 
Kratos666 (7866)
 
sachiko_virtual (6833)
 
Umiko (6710)
 
jeliz (6294)
 


Una Pequeña Historia

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por RinaChan el Vie Oct 31, 2014 9:51 pm
UNO

En ese momento todo cobró sentido en su vida. Esas pesadillas que la atormentaban por las noches, y esos sueños que la seguían durante el día. Hasta entonces no había entendido el porque, y ahora lo sabía, ahora todo estaba tan claro como el agua. La amaba, la amaba mas que a nadie en este mundo, No! en el universo. Estaba completamente segura. Ese abrazo se lo estaba diciendo, esas lagrimas le destrozaban el alma, odiaba esas lagrimas, y mas odiaba al bastardo que las provocó.

Contrajo mas los músculos de sus brazos para acortar la distancia entre ella y ese cuerpo que tanto deseaba, pero que sabía, nunca sería suyo.

El solo hecho de que ese tan simple acto hubiera hecho disminuir las lagrimas la lleno de alegría. Sentía tantas cosas diferentes, odio, felicidad, temor, alegría, amor.. Como la amaba. Pero sabía que esos sentimientos nunca alcanzarían a esa persona. Ésta estaba llorando por un chico, un bastardo que se atrevió a dejarla después de una semana. Como quería darle una buena lección, pero se limitaria a continuar ese abrazo hasta que encontrara oposición.

No era la primera vez que terminaba en esta situación. De hecho ya había perdido la cuenta de cuantas veces sucedió. Su "amiga" tenia debilidad por los idiotas. Se enamoraba tan facilmente que siempre tenía alguna compañia, pero esta cambiaba continuamente. La usaban, le sacaban todo el jugo, y cuando se aburrian la tiraban. La tiraban a sus brazos, que era el destino final de esas lagrimas en todas esas ocaciones.

Ya no lo soportaba mas. Levantó la vista, miró al cielo despejado que parecía no haberse enterado de la tristeza que reinaba e hizo un juramento. Juró por ese amor que sentía que Jamás dejaría que esas lagrimas vuelvan a aparecer. Juró que Gabi sería feliz, aunque le cueste su propia felicidad. Y si alguien provocaba que esas dichosas lagrimas aparecieran en sus ojos, lo mataría. Mataría a cualquiera que lo hiciera.

Bajo la vista, le besó la frente a su amada y le dijo -Todo estará bien, siempre estaré aquí para ti-
Gabi levantó la vista y le sonrió. Fué toda la respuesta que obtuvo, y fue suficiente para hacer su corazón saltar y casi salirse del lugar correspondiente para ejercer su función.

Pasaron dos semanas y ahora veía a través de la ventana, como su amada se le confezaba a aquel chico que unos dias atrás había capturado su corazón. "Aquí vamos de nuevo" pensó, hablando por experiencia. Pero los días pasaban y todo iba para mejor en esa relación. Salían los fines de semana y los Domingos por la noche era el horario de ponerse al día para las amigas. Gabi la llamaba sin falta para contarle todo lo maravilloso que habia sido su fin de semana, y ella se limitaba a escuchar. Ponerse al dia era en realidad, una charla de una persona. Pero ella era feliz, si Gabi era feliz. Eso era lo que se decía mientras la otra hablaba, y hablaba. Un Domingo esa charla le quitó el sueño. Había pasado. Era obvio que algún día pasaria, pero no se imaginó que tan pronto. Si era por ella, ese dia seria Nunca. Nico y Gabi habian intimado, intimado de una forma que ellas dos nunca podrian. Y eso le revolvió el estómago. En cuanto la otra terminó de hablar le cortó sin decir mas. Lloró toda la noche sin poder contenerse, no entendía bien porque, si ella quería la felicidad de Gabi mas que nada en el mundo. Ella era feliz, ¿Por qué no podia parar de llorar?!

Su amiga nunca lo notó, pero se fueron alejando cada vez mas. Así llegó el día de la graduación. Con su diploma en mano busco aquella mirada que siempre le tranquilizaba el corazón, y no tardó en encontrarla, pues ésta tambien la buscaba. Gabi corrió a esos brazos que siempre la habian reconfortado y no se separó de ellos por un largo rato.
-Que seas muy feliz Lu, gracias por todo- le dijo al oido, para luego soltar el agarre e irse corriendo a los brazos de su amado.
Lucía se quedó en ese mismo lugar, mientras todos empezaban sus nuevas vidas. Gabi empezaría a trabajar en la empresa del padre de Nico, y pronto se irian a vivir juntos. Mientras que ella iria a la Universidad. Ya casi no la podría ver.

Ahora se encontraba en esa iglesia a la que habia pensado tanto no ir, pero no podía hacer eso, era la Dama de Honor. La música empezó y se dió cuenta que era el principio del fin. Por la puerta entraba ahora ese ser tan especial para su corazón, vestida de blanco y hermosa como siempre. Sus ojos recorrian todo el lugar, y pronto encontraron lo que andaban buscando, la mirada de su mejor amiga, su hermana del alma. Lu supo que era lo que buscaban y le entregó eso tan anhelado por una, y tan doloroso para la otra. Le sonrió, haciendole saber que todo estaría bien. Gabi ahora se dirigía con pie firme al altar, donde su futuro marido la esperaba.

"Cuanta gente" pensó, intenando abrirse paso para llegar al auto. Sin ser percatada por la novia, ésta paso por su lado y entró en el auto descapotable. Sacó su mano, tiro el ramo de flores, ante lo cual una manada de mujeres se tiraron de lleno al piso, mientras ella tenía la mirada fija en la persona dueña de esa mano. El auto arrancó sin más, y asi se alejaba el amor de su vida, asi, como si le hubieran arrancado lo mas preciado para ella, pero no llegó muy lejos, retrocedió y se paró a su lado. Gabi se dio media vuelta para quedar frente a Lu. Extendió su mano, acto imitado por Lu. En ella Gabi depositó una cadena de la cual colgaba un corazón de oro. -Se feliz Lu! Ahora ya no me tienes que cuidar mas- Le sonrió y el auto volvió a ascelerar. Y ella seguía allí.

Sabía perfectamente que collar era ese. Aquel dia en que hizo ese juramento, se quitó esa cadena de su cuello y lo depositó en el de su amada, diciendole "ahora tienes mi corazón, por favor, se feliz asi él tambien lo es". Y ahora lo tenía de vuelta, "su corazón". Pero aun asi se sentía totalmente vacía, ya que su alma se habia ido en ese auto, para asegurarse que Gabi fuera feliz por siempre, esta nunca se despegaría de su amada.

Estaba alli sin alma y con el corazón en su mano. No sentía nada.. ni odio, ni rencor, ni angustia, nada.. cruzó la calle y simplemente empezó a caminar. Caminó y caminó hasta que se encontró en un parque. Corrió hacia el resguardo de un árbol y empezó a llorar, todas las lagrimas guardadas por tantos años ya no tenian lugar en su interior, tenian que salir, y asi lo hacian, sin mas, lloró hasta que se quedo vacía y entonces solo quedaba la tristeza. Tenía sus manos tapandose la cara, y estas a la vez apoyadas en sus rodillas.

-¿Sabes? me quedaré con este corazón- Dijo una voz cercana
Lu separó las manos de sus rodillas y su cara y giró la cabeza en dirección a aquella voz.
-Me gusta- Dijo la persona dueña de esas palabras sonriendo.
-Pero no me lo robaré! Noté que se te cayó unos metros atrás mientras corrías y me gustó. Te lo cambio!- Dijo, sacandose algo del cuello y poniendose con delicadeza el collar con el corazon de oro.
-Permiso- Dijo tomando la mano de Lu, extendiendola y depositando algo en su interior.
Lu miró con curiosidad el objeto, le costaba enfocar la vista pues tenía los ojos llenos de lagrimas. Era una cadena de oro, de la cual colgaba una piedra verde con algo grabado, parecía un pajaro.
-Es una paloma- Dijo aquella persona que había enmudecido a Lu. -Símbolo de la libertad. Y el verde es el símbolo de la esperanza- Lu ahora levantó la vista a los ojos de la chica, los cuales eran del mismo color que la piedra, pero mas hermosos, al igual que la chica.
-Esperanza- Dijo Lu sin darse cuenta.
-Así es!- Dijo la chica volviendo la vista. Giró todo su cuerpo quedando en frente de Lu. -Mi nombre es Paloma, y como habrás notado, mis ojos son del mismo color que la piedra- Dijo ahora sonriendole.
Lu sintió como su corazón volvió a latir.
-Yo tengo tu corazón- Dijo poniendo un dedo sobre el corazón que le colgaba del cuello. - Y tu tienes el mío- Dijo colocando un dedo de la otra mano sobre la piedra presa de la mano de Lu. -Hasta que me lo devuelvas, por favor, cuidalo, yo prometo hacer lo mismo- Paloma se levantó, acto seguido por los ojos de Lu, le sonrió de nuevo, se dio media vuelta y comenzó a caminar.

Lu aun seguía con la mano extendida. Sin quitar la vista de esa persona se puso el collar en su cuello y la piedra quedó cerca de su corazón. Se levantó, giró y comenzó a caminar, alejandose cada vez de "su corazón". Sintió un calor familiar en su pecho, sonrió sinceramente por primera vez en años y siguió su camino. Aunque no sabía bien cual era éste, estaba segura que algún dia se cruzaría con el camino de la dueña del calor que le entibiaba su nuevo corazon.
RinaChan
Mensajes : 1032

Fecha de inscripción : 31/10/2014

Edad : 28

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por RinaChan el Vie Oct 31, 2014 9:51 pm
DOS

¿Por qué los saludas, si no les quieres hablar?
¿Por qué los escuchas, si no te interesa que digan?
¿Por qué sonries, si quieres llorar?
¿Por qué les hablas, si no tienes nada que decirles?
¿Por qué ries, cuando mueres por dentro?
¿Por qué te gusta su sonrisa, si no te sonrie a ti?
¿Por qué ella, si es quien menos te corresponde?
¿Por qué la amas?
Eso no se si fue una pregunta o una respuesta.

Esas preguntas me llevaron a esta situación.
A estar corriendo como si no hubiera un mañana.
Bueno, no hay un mañana.
No puede haberlo.
No cuando te llevaste mi vida.

¿Por qué me tuve que enamorar de ti?!

Solo corro.
Corro lo mas rápido que puedo.
No se a donde voy.
Ni siquiera se donde estoy... Ni me importa.
No me importa mas nada.
No me importa nada desde que dijiste esas palabras.

"Me propuso casamiento y ¿Adivina qué?... Dije que si!"

Cada una de las letras que componen esas palabras fueron una daga en mi corazón.
No se que tantas esperanzas tenía, ni por que las tenía.
Pero esas palabras me llevaron al borde del abismo.

Me duelen las piernas de tanto correr.
Siento como me queman los pies.
Pero no puedo parar.
No puedo aunque quisiera.
Solo corro.
Corro hasta que caiga y entonces no se que pasara.

Se largó a llover.
Que trillado.
Mis lágrimas se confunden con la lluvia.
Caen a la misma velocidad y con las mismas ganas.
Llueve tanto que no puedo ver nada.
Culpa de la lluvia o de mi llanto, quien sabe.

Tampoco es que quiera ver mucho.
No me fijo en nada.
Si el semáforo se pone en rojo solo doblo y sigo corriendo.
No me pienso detener.
No lo haré hasta que mis piernas digan basta.

Te amo desde la primera vez que te vi.
Sabía que eras la persona que tanto había estado esperando sin estar conciente de ello.
Pero yo no era la indicada para ti.
Eso lo supe cuando aceptaste salir con él.
Mejor dicho... Lo supe cuando lo miraste a él de forma diferente a como me mirabas a mi.
Pero que tonta soy ¿Por qué me mirarías a mi diferente?!
Nadie lo haría.
Nadie lo hará.

Fui tu compañera fiel mientras tu me eras infiel.
¿Por qué me serías fiel, si no tenías razón para serlo?

Te amo.
No puedo evitarlo.

Te amo.
Aunque me mate.

Esas palabras te las debería haber dicho a ti.
Pero en lugar de eso salí corriendo.
Que cobarde soy.
No, cobarde no.
Buena.
Elegí tu felicidad por sobre la mia.
Porqué tu vida no esta junto a mi.
Eso lo se.
Aunque no quiera aceptarlo.

Muchos me dicen que soy demasiado buena.
Eso no se si es algo bueno o algo malo.
Ni siquiera se porque lo dicen.
Si fuera asi tendría mas gente en mi vida ¿No es cierto?
Creo que solo es mi pensamiento pero no el del resto del mundo.
Que tonta soy.

Aunque todo me dijera que era imposible yo seguí creyendo en nosotras.
¿Por qué? Nunca lo sabré.
El amor es tonto, o lo hace a uno tonto.
Tu nunca me quisiste de la forma que yo te quiero.
Nunca lo hiciste, ni diste señales de hacerlo!
¿Entonces por qué soñaba contigo todas las noches?

¿Qué hubieras dicho si supieras que en mis sueños te hacía el amor todas las noches?
¿Qué hubieras dicho si supieras que te deseo desde el primer dia que te vi?
¿Que hubieras dicho si supieras que jamás te quisie como amiga, como tu creías... Como te hice creer?
Tu expresión hubiera cambiado a una de completo asco y me hubieras dicho todo lo que se te hubiera pasado por la cabeza.
Porque a diferencia de mi, tu dices todo lo que piensas.
Yo digo lo que debo o incluso menos.
Soy de esas que escuchan por sobre hablar.
Y en general me rodeo de gente que le gusta hablar por sobre escuchar.
Pero lo que ellos no saben es que a veces yo también quiero hablar.
A veces necesito hablar.

Siempre intento quedar bien con todos.
Creo que eso me haría una falsa.
Justo como la gente que detesto.
Me detesto.
Siempre me guardo mis sentimientos asi no afecto a nadie mas.
A veces quisiera simplemente gritar todo lo que tengo adentro.
A veces quisiera simplemente desaparecer.
Creo que todo el mundo tiene esos pensamientos alguna vez en su vida.
Bueno quizas algunos no.
No creo que tu los tengas.
Toda tu vida es perfecta.
Con tus amigos, tu familia, tu prometido, tu trabajo, tus pasatiempos.
Lo tienes todo.
Si me pierdes no lo sentirías.
Yo no significo mucho para ti.
Simplemente soy una mas de la lista de cosas que tienes.
Porque si, me tienes.
Soy toda tuya.
Aunque no lo sepas.
Aunque nunca lo sabrás.

Capáz si sigo corriendo desaparezca.
Creo que por eso lo hago.
Siento que ya no tengo aire.
Mis pulmones no se mueven a la velocidad que uno supondría despues de haber corrido tanto.
No se cuanto tiempo llevo corriendo.
Creo que nunca lo sabré.

Se empieza a ocultar el sol.
Bueno eso creo, la lluvia no me deja saberlo.
Las gotas golpean mi cuerpo pero no las siento.
Ya no siento nada.
Creo que deje de llorar.
No podría saberlo.
Solo lo siento.
Bueno creo que al final si siento algo.

Te llevaste mi vida.
Te la llevaste sin saberlo.
¿Cómo ibas a saberlo si nunca te dije que te la había dado?
¿Te debería haber confezado mis sentimientos?
Claro que no.
No me hubieras correspondido.
Tu destino está con alguien mas.
¿Y el mio?
El mio lo sabré cuando deje de correr.
Si es que en algún momento lo hago.

La lluvia parece no querer parar.
Pero creo que mis piernas si quisieron hacerlo porque me caí.
Mis piernas no responden.
Ya no me hacen caso.
Me quedo tirada en el mismo lugar.
Ahora siento como las gotas golpean mi espalda.
¿Querrán decirme algo?

Todo mi cuerpo está empapado.
Aun no siento mi respiración.
¿Estoy respirando?
¿O acaso ya no tengo necesidad de hacerlo?
Siento el latir de mi corazón.
Creo que la lluvia se llevó mi angustia porque ya no la siento.
¿Donde habrá quedado?
La necesito para sentirme viva.
Era el único sentimiento que me quedaba.
El último sentimiento que me provocabas.
Ahora solo queda ese latido.

No siento el dolor de mis piernas, aunque aun no me responden.
Tampoco siento el dolor de mis pies.
Ni el de mi alma.
Creo que ya no tengo una.
Creo que corrí mas rápido que ella.
¿Se puede vivir sin alma?

Me arrastro y me siento apoyando mi espalda y cabeza sobre la pared.
No se si lo que me sostiene es una casa o un local.
No tengo ni idea donde estoy.
No me preocupa.
No me preocupa nada ahora.
¿Tu estarás preocupada por mi?

Jajajajaja.
Unas risas se escapan de mi boca.
Creo que ya me volvi loca.
El amor me volvió loca.
O correr tanto.
Corrí porque... Porque si.
Porque fue lo primero que mi cuerpo atinó a hacer.
Se que no estás preocupada por mi porque te dije que me iría de viaje.
Lo dije para que pudieras vivir tranquila.
Para no ser un estorbo.
Aunque si no te lo hubiera dicho no creo que te hubieras preocupado mucho.
Quizas un par de dias o semanas.
Pero pronto me olvidarías.
Como todos lo hacen.
De nuevo yo, evitando decir la verdad.
Evitando hacerte sufrir.
Creo que empiezo a entender porque dicen que soy demasiado buena.
Siempre mostrando mi mejor cara.
Siempre haciendo sentir bien a los demás aunque yo no me sienta así.

El agua cae por mis hombros y brazos.
Cae por todo mi cuerpo.
¿Alguien me verá?
¿Alguien se preguntará porque estoy asi?
Claro que no ¿Por qué lo harían?

Me pregunto si sigo viva.
No hay nada que me lo diga.
Apoyo mis brazos sobre mis rodillas, mi cabeza sobre estos y me duermo.

Despierto cuando unos rayos de sol pegan sobre mi cara.
Los únicos rayos de sol que se dignaron a aparecer.
No llueve pero sigue nublado.

Me duele todo mi cuerpo.
Me estiro un poco y todo me hace ruido.
Miro para todos lados y recuerdo porque estoy aquí.
Pero no siento nada.
Solo siento dolor físico por haber corrido tanto.
¿Eso significa que estoy viva?
No lo se.

Me intento parar pero me caigo.
Mis piernas aun no me responden.
Lo intento una vez mas pero esta vez termino recostada sobre el pavimento.
Es cómodo.
Cierro mis ojos y dejo que la tranquilidad me invada.
Respiro profundo y vuelvo a intentarlo, esta vez ayudándome con la pared.
Lo logro.
Esto parece despertar a mis piernas y empiezo a caminar.
Ya no correré.
Ahora siento ganas de caminar.
Aun no se a donde me dirijo pero dejaré que mis piernas me guien.

No reconozco nada del paisaje.
Nunca he estado aquí.
¿Seguiré en mi ciudad?
No me importa.
Solo sigo caminando.

Llego a un parque y cerca de alli puedo ver un lago.
Una fuerza invisible me empuja hacia ese lugar.
Camino lentamente.
Aun mis piernas no están del todo despiertas.
A mitad de camino me detengo y respiro profundamente.
El aire del lugar se apodera de todo mi cuerpo pero aun no siento nada.
Nada que me haga saber que estoy viva.

De repente siento una ráfaga de viento.
Una chica acaba de pasar corriendo por mi lado.
Creo que no me vio.
¿Por qué lo haría?
Algo brilla en el cesped.
Es una cadena.
Una cadena sosteniendo un corazón de oro.

Me quede inmóvil viendo como lloraba.
Parecía yo misma hace unas horas.
Solo la observaba.
¿Por qué debería hacer otra cosa?
Antes de siquiera esperar responderme comence a caminar nuevamente.
Comence a caminar hacia ella.
Me senté a su lado y la pude contemplar de cerca.
Aunque no le podía ver la cara sabía que era verdaderamente hermosa.

No debería estar llorando.
Seguramente no se lo merece.
¿Cómo podría merecerlo?
No puedo verla llorar.
No lo soporto.

-¿Sabes? me quedaré con este corazón- Dije viendo la cadena.
Levantó la vista y la giró hacia mi.
Como suponía es hermosa.
Bueno, es mas hermosa de lo que suponía.
No podría haber imaginado tal belleza.
-Me gusta- Dije sonriendo.
Pero esa sonrisa no era producto de mi falcedad.
Era una sonrisa verdadera.
Por primera vez en mi vida sonreía porque de verdad quería hacerlo.
Sus ojos provocarón esa reacción en mi.
-Pero no me lo robaré! Noté que se te cayó unos metros atrás mientras corrías y me gustó. Te lo cambio!- Dije.
Saqué el collar colgaba de mi cuello y lo reemplacé por el que acababa de encontrar.
-Permiso- Dije tomando su mano y depositando el collar que me saqué en su interior.
Su mano era tan suave y cálida a pesar de estar helada.
Lo miró con curiosidad.
Sus expresiones provocaron algo desconocido en mi interior.
Un sentimiento de felicidad invadió mi cuerpo y se extendió hasta mi alma.
Si! Alli estaba! Mi alma! La encontré!
-Es una paloma- Dije intentando contener las lágrimas que amenazaban escapar para expresar mi emoción -Símbolo de la libertad. Y el verde es el símbolo de la esperanza- Levantó su vista y sus ojos encontraron a los mios.
Vaya que es bella.
No debería llorar.
No debería hacerlo nunca.
Tengo que evitarlo.
-Esperanza- Dijo.
Por su expresión pude adivinar que se esas palabras se escaparon de su boca sin que pueda evitarlo.
Se sonrojó y mi corazón dio un vuelco.
-Así es!- Dije girando hacia ella. -Mi nombre es Paloma, y como habrás notado, mis ojos son del mismo color que la piedra- Dije sonriendo.
Que fácil que sonrio.
Es increíble.
Jamás pense que algo asi pudiera suceder.
Que yo sonriera por sentir felicidad.
Que alguien me hiciera sonreir por algo tan puro.

Daré mi vida para evitar que las lágrimas vuelvan a apoderarse de esos hermosos ojos.
¿Por qué? Algún dia lo sabré.
Pero este no es el dia indicado.
Tengo que arreglar mi vida primero.
Y algo me dice que ella debe hacer lo mismo.
Cuando nuestros caminos se vuelvan a encontrar y nuestras miradas tambien será el momento indicado y ya no tendremos que separarnos.
Ya no llorará mas.
Ni yo lo haré.
A menos no por las razones que me trajeron aquí.

Me siento viva.
Su mirada me hace sentir viva.
Mi corazón vuelve a latir cada vez que la veo o la siento cerca.

-Yo tengo tu corazón- Dije poniendo un dedo sobre el corazón que colgaba de mi cuello. - Y tu tienes el mío- Dije colocando un dedo de la otra mano sobre la piedra que descansaba en su mano. -Hasta que me lo devuelvas, por favor, cuidalo, yo prometo hacer lo mismo- Me levanté y le sonreí de nuevo.
Es tan fácil sonreir estando a su lado.
Podría hacerlo todo el dia.
Algún dia lo haré.
Y provocaré lo mismo en ella.
Me di media vuelta y comencé a caminar sin mirar atrás.
Se que algún dia nos volveremos a ver y entonces no nos separaremos.
Aun no se a donde me dirijo.
Pero siento que voy por el camino correcto.
Siento que al final de éste hay una recomensa que hará que todo haya valido la pena.
Al final del camino se encuentra esa chica y juntas iniciaremos una nueva vida.
Un nuevo camino.
Juntas.
RinaChan
Mensajes : 1032

Fecha de inscripción : 31/10/2014

Edad : 28

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.