Últimos temas
» Abecedario Musical
Hoy a las 3:51 am por NHEFTHE

» Verdad o Mentira. ᐠ( ᐛ )ᐟ
Hoy a las 3:29 am por NHEFTHE

» Que eliges?
Hoy a las 3:21 am por NHEFTHE

» Festividades Rubi
Hoy a las 2:00 am por Solkei

» ILUSIONES DE PAPEL
Ayer a las 2:49 pm por stef-yuno

» Reporto A...
Ayer a las 8:57 am por Athalaya

» PIRÁMIDE INVERTIDA
Jue Sep 20, 2018 8:46 pm por Darkwriter21

» Del 1 al 10
Jue Sep 20, 2018 6:57 pm por Darkwriter21

» Citas célebres
Jue Sep 20, 2018 5:22 pm por NHEFTHE

» Lo que paso cuando nadie nos miraba (YayaxTsubomi - Strawberry Panic)
Miér Sep 19, 2018 11:07 am por Darkwriter21

» ^>v Juguemos a las flechitashhh xD
Mar Sep 18, 2018 9:48 pm por vod

» Summer Box!// NEGITORO //
Mar Sep 18, 2018 8:37 pm por Utena_tenjou

» Palabras Encadenadas (remake)
Mar Sep 18, 2018 6:41 pm por jeliz

» La revolución de Anthy
Mar Sep 18, 2018 2:52 pm por Utena_tenjou

» The Heart of Everything - CLEXA FIC
Mar Sep 18, 2018 12:36 pm por andry_89

Hermanos
Directorio
Elite
Créditos
Este foro es de tematica Exclusiva ANIME YURI y LGBT. Tanto las diviciones, concepto de Hermandades, códigos y diseños gráficos pertenecen al Staff o a los usuarios. Las imágenes usadas fueron editadas por la administración, mas no creadas. SÉ ORIGINAL Y NO PLAGIES. —Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.—Foros prestados por Ash, Skin editado y adaptado por Kyousha. —Base del tablón de anuncios por: Neeve de Captain Knows Best—Tabla de reglamentos, estadisticas y afiliados finales creada por Dementia. El foro lo creamos entre TODOS. Gracias por formar parte de nuestra humilde familia ♥
Mejores posteadores
Delfi22 (19215)
 
TAMIRA (13866)
 
Ymir (9320)
 
niche (8913)
 
angelis63 (8674)
 
Solkei (7781)
 
Kratos666 (7267)
 
sachiko_virtual (6834)
 
Umiko (6710)
 
Siale Benoit (6242)
 


KOSHAKU FUJIN TO KASHU - CHIKANE X HIMEKO

Página 8 de 8. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Chikane_285 el Sáb Jul 11, 2015 1:45 am
Recuerdo del primer mensaje :

Chik@s!!!! Iniciamos un nuevo proyecto y espero sea de su completo agrado… me tarde un poquito por cuestiones de trabajo pero espero poder cumplir con los tiempos de entrega.

Nos vemos… y espero sus lindos comentarios q me animan a seguir día a día!!!!!!










KOSHAKU FUJIN TO KASHU






¿Qué mujer no sentiría calor y se ruborizaría si Chikane Himemiya la miraba así?

Himeko Kurusugawa había formado parte de un grupo musical de gran éxito y estaba acostumbrada a que la mirasen miles de ojos, pero en esos momentos en los que se dedicaba a fregar suelos una mirada condescendiente de la duquesa Himemiya  era suficiente para hacer que le ardiese la sangre de ira… ¡y de atracción!

Chikane no soportaba a las personas mentirosas y nunca bajaba la guardia, pero su nueva sirvienta estaba haciendo que su autocontrol se tambalease con sus increíbles piernas y su traviesa boca. Chikane sabía que solo había una manera de sacársela de la cabeza, y era metiéndola en su cama.







Capítulo 1: Kitto-Katto Club







Era el club nocturno más sórdido en el que había entrado nunca y Chikane Himemiya no pudo evitar estremecerse, le daba asco. Ajena a las miradas curiosas que atraía su aspecto aristocrático, se sentó en una silla endeble y miró a su alrededor.

El local estaba lleno de gente con la que no habría querido encontrarse por la calle en medio de la noche y las camareras iban vestidas de manera que habría podido considerarse sexy si no hubiesen tenido todas unos quince kilos de más. Se quedó inmóvil al encontrarse peligrosamente cerca de la cara un enorme par de pechos y vio cómo le servían una copa que no pensaba ni tocar. Y luego volvió a preguntarse quién en su sano juicio querría trabajar en un antro así.

Apoyó la espalda en el respaldo de la silla, miró hacia el escenario y se recordó que no estaba allí para criticar el sitio, sino para ver a una mujer. A una mujer que...

Sus pensamientos se vieron interrumpidos por el sonido de un piano y por el discurso farragoso del presentador.

–Señoras y caballeros. Esta noche, me enorgullece presentarles a una leyenda de la canción. Una mujer que ha sido número uno en quince países. Una mujer que, con su grupo, Kyandi, consiguió una fama con la que cualquiera de nosotros ni siquiera podría soñar. Se ha codeado con la realeza y con políticos, pero esta noche es solo para nosotros. Así que, por favor, un aplauso para la bella y prodigiosa... ¡Himeko… Kurusugawa!

El aplauso en el club medio vacío fue esporádico y Chikane dio un par de palmadas mientras veía cómo salía una mujer al escenario y todo su cuerpo se ponía tenso.

Himeko Kurusugawa.

Frunció el ceño. ¿De verdad era ella?

Había oído hablar mucho de aquella mujer. Y había leído mucho de ella. La había visto en la portada de alguna revista vieja, mirándola con sus ojos de amatista, y con aquel cuerpo de líneas elegantes con el que había anunciado de todo, desde diamantes hasta chubasqueros. Himeko Kurusugawa representaba todo lo que Chikane despreciaba, con su llamativa belleza y una larga lista de amantes. Porque ella, con respecto al sexo, tenía la misma doble moral que muchos de su clase. No estaba segura de lo que había esperado encontrarse al verla en persona por primera vez, pero sí sabía que no había imaginado que se le encogería así el estómago del deseo. Y todavía no entendía el motivo.

Tal vez era porque aquella mujer no se parecía en nada a la provocativa criatura cuyo grupo de música había tenido éxito internacional unos años antes. Por aquel entonces iba vestida con unas medias rotas y un uniforme de colegiala con la falda demasiada corta, y siempre iba chupando de manera provocadora un chupa-chups. Según había ido aumentando su éxito, el grupo había eliminado de su imagen los chupa-chups y los uniformes, pero había seguido vistiéndose de manera sexy. Era el tipo de mujer que uno nunca llevaría a casa para presentársela a su madre. Sin duda alguna, Himeko Kurusugawa había estado a la altura de su reputación de chica rebelde.

Recorrió su cuerpo con la mirada. No había engordado con el paso de los años. De hecho, a excepción de la deliciosa curva de sus pechos, que Chikane dudaba que fuesen naturales, estaba bastante delgada. Sus marcados pómulos se veían enfatizados por unas profundas ojeras y tenía la mandíbula afilada. La melena que antaño había brillado con multitud de reflejos de todos los colores era en esos momentos una cortina de un natural rubio oscuro que le caía sobre los hombros.

Pero sus ojos seguían siendo igual de amatistas y sus labios todavía parecían capaces de incitar a cualquiera a pecar. A pesar de los vaqueros desgastados y la camiseta con lentejuelas, Chikane tuvo que admitir que se movía con una gracia natural, aunque pareciese cansada. Hastiada. Como una mujer que hubiese visto demasiado. «Seguro que ha visto demasiado», pensó ella mientras la veía tomar el micrófono y acercárselo a los labios color escarlata.

–Hola a todo el mundo –dijo, mirando alrededor de la sala–. Soy Himeko Kurusugawa y esta noche estoy aquí para entretenerlos.

–¡Puedes venir a entretenerme cuando quieras, Hime! –gritó un hombre desde el fondo del club.

Y alguien rio.

Hubo una pausa. Chikane pensó que Himeko iba a cambiar de idea. Por un instante, le pareció casi vulnerable. Era como si alguien la hubiese hecho subir a aquel escenario por error y no supiese qué tenía que hacer. Y entonces abrió la boca y empezó a cantar y, a pesar de todo, Chikane se emocionó al oír la primera nota. Se puso cómoda en su silla y mientras la escuchaba, sintió que sus sentidos se despertaban sin su permiso. Así que tenía talento de verdad.

La actuación pasó entre nubes. Himeko cantó acerca del amor y la pérdida. Echó la cabeza hacia atrás, como en un éxtasis silencioso y Chikane volvió a sentir humedad en la entrepierna. La última canción terminó con un suave suspiro y Chikane tuvo que salir del encantamiento en el que había estado sumida. Tuvo que dejar de imaginarse aquellos increíbles labios cantando por su cuerpo y recordar quién era aquella mujer en realidad. Una fulana a la que solo le interesaba el dinero. Se preguntó cómo podía ser tan despiadada, cómo podía estar tan desesperada para robarle el marido a otra mujer solo por dinero.

Himeko terminó la actuación bruscamente, abrió los ojos después de la última canción como si acabase de despertar de un sueño y le sorprendiese encontrarse en aquel tugurio. Agradeció el breve aplauso cantando otra canción y poco después desapareció.

El pianista fue en dirección a la barra, la polvorienta cortina de terciopelo cayó y Chikane se levantó y se puso el abrigo, era extraño, pero se sentía sucia. Era como si el aire cargado del local se le hubiese pegado a la piel y se sintió aliviada al salir al exterior y respirar el aire frío de la noche.

Dio la vuelta al edificio y llamó a una puerta, donde apareció una mujer gruesa, de mediana edad.

–¿En qué puedo ayudarla?

–Me gustaría ver a Himeko Kurusugawa.

–¿La está esperando?

–No exactamente.

La mujer frunció el ceño.

–¿Es periodista?

Chikane sonrió con ironía. ¿Acaso tenía aspecto de periodista? Negó con la cabeza.

–No, no soy periodista.

–Hime no recibe visitas –le dijo la mujer.

–¿Está segura? –le preguntó Chikane, sacándose la cartera y ofreciéndole un billete–. ¿Por qué no se lo vuelve a preguntar?

La mujer pareció dudar un instante antes de tomar el billete y metérselo en el bolsillo del vestido.

–No le prometo nada –le advirtió, haciendo después un movimiento de cabeza para indicarle que la siguiera.

Chikane entró y cerró la puerta tras de ella. Sabía que podía haber esperado. Que podía haber ido a ver a Himeko Kurusugawa por la mañana para darle la noticia a plena luz del día, en su territorio. Pero estaba encendida y quería terminar con aquello esa misma noche. Además, nunca le había gustado esperar, y en esos momentos en los que tenía el control del patrimonio familiar, no tenía por qué hacerlo.

La mujer, que llevaba puesto un vestido de flores, se había detenido y estaba llamando a una puerta.

–¿Quién es? –preguntó Himeko con voz sensual.

–Ayami –dijo la otra mujer.

Himeko, que estaba sentada frente al espejo, desmaquillándose, se giró en la silla e intentó que no se le notase que estaba desanimada, pero no era fácil. No había sido precisamente la mejor noche del mundo. No había nada peor que cantar en un local medio vacío para un público borracho. El Kitto-Katto Club estaba en horas bajas y ella no había conseguido atraer público. Y el dueño ya le había advertido esa mañana que no toleraría ningún fracaso.

Se dijo a sí misma que no era nada personal, que la industria musical siempre había sido así. Ella había conseguido tener suerte al principio de su carrera y no debía olvidarlo, pero estaba cansada. Agotada. Tenía una horrible sensación de vacío y un cosquilleo en la garganta que no se le quitaba.

Contuvo un bostezo y miró a la mujer que había en la puerta.

–¿Qué pasa, Ayami?

–Hay una dama que quiere verte.

¿Una dama? Himeko dejó el trozo de algodón mojado que tenía en la mano encima del raído tocador y sonrió. En el pasado habían sido miles las personas que la habían esperado a las puertas del camerino. Hombres y mujeres por igual que querían acostarse con ella y chicas que la habían admirado, aunque todavía no entendía por qué. Había necesitado un equipo de seguridad para controlar a la multitud, pero eso formaba parte del pasado. Últimamente eran pocas las personas que iban a verla. Se preguntó si se trataría de su padre con otro de sus ridículos planes para que volviera. Apretó los labios. Antes o después iba a tener que plantearse seriamente su futuro.

–¿Te ha dicho cómo se llama? –preguntó–. ¿No será un periodista?

–Dice que no. Y no lo parece. Es... –Ayami bajó la voz antes de añadir–: Hermosa.

Himeko sacudió la cabeza.

–Las mujeres hermosas no me interesan, Ayami.

–Y rica –murmuró la otra mujer.

Al oír aquello, Himeko se quedó callada, porque a veces era difícil olvidarse de algunos sueños. ¿Todavía era posible que el suyo se hiciese realidad? ¿Podía ser que alguien se hubiese dado cuenta de que todavía tenía talento?

Se alisó el pelo y dijo:

–¿Por qué no la haces pasar?

Chikane, que había oído toda la conversación, apretó los labios. ¿Qué había esperado? Con solo hablarle de dinero, Himeko había cambiado de actitud. Había mujeres que eran capaces de todo por dinero y aquella era una de ellas.

–Puede entrar –le dijo Ayami, pero Chikane ya lo estaba haciendo.

Todavía sentada, Himeko abrió mucho los ojos al ver a una mujer alta entrar en el pequeño camerino. Sintió varias cosas distintas al verla allí, cerrando la puerta tras de ella. De una de ellas casi se había olvidado, hasta que la miró a los fríos ojos zafiro.

Era deseo.


Postea para continuar la lectura! Tus comentarios me animan a seguir escribiendo!




Última edición por Chikane_285 el Vie Ago 07, 2015 11:57 pm, editado 1 vez
Chikane_285
Mensajes : 223

Fecha de inscripción : 02/11/2014

Edad : 31

Localización : Manhattan, NY, EE. UU.

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo


Mensaje por SweetApple66 el Lun Ene 16, 2017 10:27 am
Estoy muy ansiosa por seguir leyendo! Tu historia es genial.
SweetApple66
Mensajes : 8

Fecha de inscripción : 15/01/2017

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por SweetApple66 el Lun Ene 16, 2017 11:33 am
Definitivamente estoy más que encantada con tu historia.
SweetApple66
Mensajes : 8

Fecha de inscripción : 15/01/2017

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por SweetApple66 el Lun Ene 16, 2017 1:57 pm
Me ha encantado! Eres una magnífica escritora.
SweetApple66
Mensajes : 8

Fecha de inscripción : 15/01/2017

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por fujino89 el Mar Feb 28, 2017 8:14 pm
Hola que interesante el fic! Espero continues actualizando. Smile Smile Smile
fujino89
Mensajes : 6

Fecha de inscripción : 08/05/2016

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por isaawild el Dom Mar 26, 2017 4:04 pm
Me encanta como escribes, espero terminar hoy tu historia
isaawild
Mensajes : 3

Fecha de inscripción : 24/03/2017

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por juanyserna1976 el Jue Abr 13, 2017 1:00 pm
Muy buena tu historia me gusta tu forma de escribir... saludos
juanyserna1976
Mensajes : 1

Fecha de inscripción : 13/04/2017

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por bridec350 el Miér Mayo 17, 2017 7:50 pm
Someone know if someone will continue with this fanfics after that the au














Alguien sabe si, terminaran los proyectos después de que nuestra es ritora .. Bueno ya saben.
bridec350
Mensajes : 34

Fecha de inscripción : 07/03/2015

Localización : tus sueños

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Himemiya1518 el Lun Feb 19, 2018 6:47 pm
Siempre me han encantado tus historias
Himemiya1518
Mensajes : 1

Fecha de inscripción : 19/02/2018

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Chikane_285 el Mar Abr 24, 2018 5:52 pm
La que siguió con su trabajo fue su ex, pueden buscarla en el perfil de Ly en Wattpad.
https://www.wattpad.com/user/LiryRios
Chikane_285
Mensajes : 223

Fecha de inscripción : 02/11/2014

Edad : 31

Localización : Manhattan, NY, EE. UU.

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Chiffonfairchield el Miér Sep 12, 2018 2:01 pm
Excelente fic, lo comence a leer y no lo termine ahora es tiempo de hacerlo
Chiffonfairchield
Mensajes : 1

Fecha de inscripción : 09/09/2018

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 8 de 8. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.