Últimos temas
» ¿A qué sabe...?
Hoy a las 7:28 pm por jeliz

» ABECEDARIO
Hoy a las 7:15 pm por jeliz

» ¿Cuándo fue la última vez que....?
Hoy a las 7:12 pm por jeliz

» Si tú me dices ven...
Hoy a las 7:09 pm por jeliz

» Del 1 al 10
Hoy a las 7:08 pm por jeliz

» ¿Qué haces en este momento? 2.0
Hoy a las 7:06 pm por jeliz

» Lo que quiso decir el de arriba
Hoy a las 7:03 pm por jeliz

» ¡Beso, abrazo o golpe para la amatista de arriba! ( ͡° ͜ʖ ͡°)
Hoy a las 5:29 pm por sunsetbeta

» Verdad o Mentira. ᐠ( ᐛ )ᐟ
Hoy a las 5:28 pm por sunsetbeta

» ¿Cómo es la Amatista de arriba?
Hoy a las 5:27 pm por sunsetbeta

» Que eliges?
Hoy a las 5:18 pm por sunsetbeta

» ¿Cómo te sientes cuando...?
Hoy a las 5:08 pm por Alabesca

» Reporto A...
Hoy a las 4:20 pm por konan

» Abecedario Musical
Hoy a las 10:29 am por fairylumina

» El/La Zafiro de arriba
Hoy a las 12:09 am por ing-sama

Hermanos
Directorio
Elite
Créditos
Este foro es de tematica Exclusiva ANIME YURI y LGBT. Tanto las diviciones, concepto de Hermandades, códigos y diseños gráficos pertenecen al Staff o a los usuarios. Las imágenes usadas fueron editadas por la administración, mas no creadas. SÉ ORIGINAL Y NO PLAGIES. —Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.—Foros prestados por Ash, Skin editado y adaptado por Kyousha. —Base del tablón de anuncios por: Neeve de Captain Knows Best—Tabla de reglamentos, estadisticas y afiliados finales creada por Dementia. El foro lo creamos entre TODOS. Gracias por formar parte de nuestra humilde familia ♥
Mejores posteadores
Delfi22 (19355)
 
TAMIRA (13944)
 
Ymir (9320)
 
niche (8932)
 
angelis63 (8674)
 
Solkei (7874)
 
Kratos666 (7267)
 
sachiko_virtual (6834)
 
Umiko (6710)
 
Siale Benoit (6242)
 


TÚ Y YO...PASADO Y PRESENTE ENTRELAZADOS (CONCLUIDA )

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Yamato el Miér Feb 11, 2015 1:41 am
En la vida de Constanza sólo existía la palabra competir, era vacía y sin sentido; aquellos días fuera de la oficina parecían relajarla pero no de la forma que quizás esperaba, así que huyendo un instante de la selva de cemento de la ciudad fue a internarse en una de  las fincas de su padre, aunque su inseparable compañero, el celular, ni siquiera allí dejaba de sonar.
Un mañana, mientras caminaba por la tranquila e interminable alameda, sus ojos quedaron fijos en una visión que la congeló: aquella silueta parecía estar iluminada por algún tipo de halo que la envolvía y le daba un encanto inexplicable. La luz que parecía irradiar de ella era tal que sus pupilas quedaron fijas sin querer apartar la mirada, un sonrojo alumbró sus mejillas y las imágenes en secuencia de extraños recuerdos llegaron en tropel a sus pensamientos:

Había sido transportada súbitamente y ahora se encontraba caminando en algún lugar de verdes prados, donde se podían apreciar árboles de verdes copas y un viñedo a la distancia hasta donde la vista alcanzaba; pudo divisar  una cabaña en el sendero por el que iba transitando, y escuchó  a lo lejos una voz  llamándola y aunque sabía que ese no era su nombre, lo reconoció como suyo.

– ¡Lydia!  Te estoy esperando -  
El sonido de esa voz parecía  de alguien conocido y  su corazón se aceleró.
Sin darse cuenta estaba en la puerta de la cabaña y vio a una joven de castaños cabellos, más oscuros que los suyos, esperándola con la comida ya servida, y  una sonrisa depositada en su rostro lleno de felicidad… ese rostro...y repentinamente esa sensación de felicidad la inundó.
El lugar donde estaba era  sencillo pero confortable, podía percibir el olor a pan recién horneado y había un anciano sentado a la mesa  quien al verla  se levantó haciendo una inclinación de respeto; las ropas que llevaban esas personas no le eran familiares, se veían antiguas y repentinamente la otra joven  la tomó de la mano con algo envuelto en la otra  y salieron de la cabaña.
El rostro de la otra muchacha se veía tan radiante, sus vestidos sencillos y largos de color malva con el delantal que había quedado a medio camino en la salida, su cabello castaño lacio por debajo de sus hombros,  sus ojos obscuros enmarcados por unas cejas delineadas ni espesas ni poco pobladas, y la calidez de sus manos; detuvieron la carrera un poco lejos de la cabaña, a orillas de un estanque lleno de nenúfares blancos. Sin aliento, la muchacha de vestido malva se recostó en un  árbol, mientras  se giraba a su interlocutora sonriendo, para echarle luego los brazos al cuello:

- He contado los días para verte. Cuando supe que habías vuelto a la casa grande, no pude estar tranquila, se ahogaba mi pecho esperando que llegara el momento de poder abrazarte otra vez-
- Fue muy doloroso…- y Lydia lloraba aferrada a la otra  muchacha-  …mi  Celine, en realidad se desgarró mi alma cuando me fui…lo que deseo ahora es no separarme otra vez de ti…-
- No podías hacer mucho, era la voluntad de tu padre…y del hombre que eligieron para ti…- y su voz   se ahogó en un susurro, y  la envoltura que llevaba en su otra mano cayó al suelo.

...............................................
...............................................

- ¡Señorita Constanza…Señorita Constanza!….-

La voz lejana del capataz de la finca, que la sostenía del brazo para evitar que  se lastimara con  el cerco de  alambre de púas que separaba la propiedad del camino, la trajo de su ensueño algo alterada: ¿qué clase de sueño había sido ese? En el camino, al otro lado del cerco, estaba estacionado un jeep, y allí se encontraba una mujer vestida con unos jeans, una camisa blanca de mangas largas, cabello recogido en una trenza y gafas obscuras, hablando con un par de tipos con cascos protectores   frente a una casa de veraneo en construcción.

Constanza se encontraba aún algo turbada por la visión y por algún motivo la mujer de gafas obscuras no podía salir de su vista; la aludida, momentáneamente volteó, miró un instante, y luego entregó los planos que tenía en las manos a uno de los presentes  para luego subir al auto y marcharse.

- Señorita, su padre llamó, preguntó por qué no le contestaba, y por eso salí a buscarla-

La muchacha de rizados cabellos sacó el aparato del bolsillo posterior de su pantalón: 10 llamadas perdidas…no había oído el teléfono.
-Está bien Gerard, hablaré con él más tarde…vine aquí a olvidarme un rato de los negocios, o por lo menos eso intento- y la muchacha miró el polvoriento camino por donde el jeep había desparecido minutos antes, aún con muchas interrogantes dando vueltas en la cabeza.

- Llévate el caballo, volveré a casa caminando-
Y dejando las riendas al hombre, ella se acomodó el sombrero que llevaba hacia atrás  y se encaminó a la casa.

La finca  Levrier  era el escondite que Constanza, la primogénita de Jean Levrier  el dueño de una  cadena hotelera  Europea, elegía cada verano cuando su reventada agenda en el negocio de su padre la llevaba al límite.  A sus  25 años y  con una agitada vida social de múltiples viajes y compromisos, su vida personal había pasado a un tercer plano, o quizás ella misma lo había decidido así.
Sin embargo, esto parecía no importarle, quizás era solo la fachada para no mostrar lo que en verdad sentía: tan fría, tan arrogante, tan segura de todo lo que hacía, de  belleza incomparable, de  carácter caprichoso  y con una desafiante actitud ante el mundo, la primogénita de los Levrier tenía el mundo a sus pies aunque no fuera perfecta.

De vuelta a  casa, dejó su sombrero sobre la mesa de la sala y se sentó un momento en el gran sofá, tomó su celular, y marcó:
-¿Por qué no contestas?- sonó una voz enojada al otro lado de la línea.
-Dime qué sucede, papá. Estoy de vacaciones y sabes que no me gusta que me llamen al celular salvo que sea necesario-
- Me llamaron de Touret  y asociados, como sabes son nuestros socios y amigos. Han comprado las tierras que colindan con las nuestras en la finca, como un regalo para su hija que acaba de regresar de América. Elise ha vivido  allá mucho tiempo,  siempre ha  sido muy independiente, y no desea ir a la casa de sus padres, así que le propuse al viejo Touret que si no tenías inconveniente y ya que estás de vacaciones, podría quedarse contigo en la finca y de paso le muestras el lugar-
-¿Ahora soy guía turística?-respondió con desdén y mala gana la chica, echando su cabeza una vez más.
-¿Por qué siempre pareces estar a la defensiva en todo? Sólo es un favor que te estoy pidiendo más aún porque  August es un viejo amigo, y a la chica la última vez que la vi tenía 10 años. ¿Es pedirte demasiado?-

Constanza hizo una mueca de fastidio y respondió al fin:
-¿Cuándo vendrá esta persona? Recuerda que estoy sólo con  Sophie aquí y no tengo más servidumbre para atender los requerimientos de la invitada –
-Mañana al medio día estará allá, y sé que Sophie se bastará sola, si tú no la has vuelto loca ya con tus manías-

Y Constanza cerró la llamada, lanzando el teléfono a un lado en el sofá.
En su cabeza daban vueltas miles de cosas, era como una fiera defendiendo su espacio  y no gustaba de  extraños en él, encima de todo eso, el ensueño extraño de la tarde con esos recuerdos o lo que hayan sido la tenían muy intrigada, y la vista de la aparición de la mañana, aquella enigmática mujer que la había dejado sin respiración un momento, eran cosas que no podía sacar de su mente, y que la mantenían en un estado para ella difícil de controlar. El timbre del celular sonó otra vez, y aunque intentó ignorarlo, fue tan insistente que no pudo:

- Te desapareces así como así y ni siquiera me dices que te vas, ¿qué voy a hacer contigo, ángel? -
- Mis vacaciones son un momento muy mío, y ya te he dicho que no me llames así, Víctor-
- Tengo derecho a saber dónde anda la mujer que es mi prometida, ¿no te parece?-
La paciencia no era una virtud de Constanza, y esto se vio en la respuesta a la inesperada e incómoda llamada:

- No soy tu  prometida, y tú eres nadie para controlar mi vida, así que no termines con mi paciencia ahora y déjame disfrutar en paz por lo menos mis vacaciones. Que tengas una buena tarde -
- Le…traía algo para refrescarla, señorita…- y la mujer terminó de hablar sola porque la muchacha había desaparecido tras un portazo al fondo del pasillo.


El agua se escurría por su piel y sus cabellos, llevándose el vaivén del día; sus manos en las mejillas, los ojos cerrados sintiendo las gotas deslizarse por su cuerpo…esa sensación del mundo  entero pesando sobre ella, observándola todo el tiempo sin dejarla respirar, era la sensación que la acompañaba todo el tiempo…correr, correr…a veces sólo quería eso…correr.
La toalla cubrió su desnudez y al rato estaba vestida con ropas ligeras, en su lugar preferido de la casa, su lugar sagrado: la joven Levrier  tenía un pasatiempo que muy pocos conocían, y ese era la pintura: el cuarto que le servía de estudios estaba lleno de lienzos  y pinturas hermosas en las paredes, y  pinturas y pinceles  desparramados  por todos lados. Cuadros de nocturnos, cuadros de paisajes, cuadros a medias y en el centro de la habitación, el caballete con un lienzo cubierto, y detrás de él un gran ventanal por el que ahora se dibujaba la tarde pintada en matices de naranja y rosa.

Constanza se sentó al borde de ese  ventanal, con sus piernas recogidas y abrazadas, cerrando un momento los ojos, pensando en muchas cosas a la vez; bajó luego, y descubrió la pintura que tenía a medio terminar: fijó su vista en el lienzo y  se quedó contemplándola.
Allí estaba aquel bosquejo incompleto... esa mujer de espaldas, de pie ante lo que parecía ser un lago: había trabajado en ese cuadro durante los últimos meses, y verlo le provocaba una extraña sensación de melancolía y añoranza, que intentaba sacudirse pensando en otras cosas, consiguiéndolo la mayor parte de las veces.

Miró el cuadro  mucho rato, y luego se dejó  caer en el diván que había junto al ventanal. Su  padre, la compañía y su asfixiante ritmo, Víctor y su casi acosadora presencia…olvidar, un instante es lo que tanto anhelaba…olvidar.
- La mente debería  tener un interruptor…- susurró la chica, y se acomodó en el diván, cerrando los ojos.


Un destello, la luz reflejada en un pequeño lago,  la joven de cabellos castaños obscuros recogidos en una trenza, lanzaba piedras al agua; el sol se reflejaba en su cabello, y en el sencillo vestido  color perla, largo que llevaba. Se escuchó el relinchar de unos caballos, y de un carruaje se bajó una mujer, con sus ropas de verano, y con su cabello suelto cubriendo a medias su rostro, le indicó al conductor que se fuera.
La chica caminó lentamente hacia la otra muchacha que se había volteado rápidamente al escuchar el carruaje, y su sonrisa disminuyó un poco al notar algo en Lidia.
-Hace más de una semana que no te veo, los señores no están en casa,  mi padre dijo que estarán fuera un tiempo…pero… ¿qué sucede...? ¿Por qué te cubres…?- y la chica calló al alcanzar a divisar algo en el rostro de su amada. Y la expresión en el rostro de Celine cambió, y la abrazó  fuertemente.
Y Lydia tomó en sus manos el rostro de Celine, y esta puso sus manos en los de ella, mientras besaba el golpe en el pómulo de la chica, y besaba  sus ojos llorosos.
-Mi ángel…por qué…por qué….- susurró Celine, besando suavemente los labios  de la chica.
-No quiero que me toque más…y no quiero…no quiero que lo lastime…-y la mano de la Lydia bajó hasta posarse en su vientre.
Y Celine alzó la mirada hacia el rostro compungido de Lydia, cuyos labios rojos  se mordía al llorar.
-Perdóname…- concluyó, volteando un poco el rostro, evadiendo la mirada de Celine, mientras ésta con su mano la obligaba a mirarla. En el rostro de Celine  no había enojo en ese instante, sus ojos grises y profundos brillaban de forma extraña ahora, mientras su mano reposaba en la mejilla de la chica.
-Hay una estrella en tu vientre…- y la mano de la chica se posó en el vientre de Lydia, quien colocó las suyas sobre las de Celine-Mi abuela decía que los niños  que están por nacer son estrellas que han bajado del cielo y tomado un cuerpo, y son una bendición del cielo…-
Y mientras hablaba, una sonrisa se dibujó en su rostro, mientras había una expresión de tranquilidad en Lydia ;  lentamente, Celine fue bajando hasta abrazar la cintura de la joven, y depositar un beso en su vientre, levantando la mirada luego, mientras Lydia tenía sus manos a ambos lados del rostro de la chica que estaba abrazada a su talle, con sus miradas encontradas.
-No sabía qué sucedería si te lo decía, no sabía lo que sentirías…han pasado tantas cosas…-
-Lo único que yo sé es que esta estrella nacerá…porque es una parte de ti…y no dejaré que a ninguno de los dos les pase nada…-


Un toque en la puerta, hizo abrir los ojos de Constanza súbitamente, la mañana clareaba ya por el ventanal, mientras Sophie decía:
-Señorita… ¿está usted allí?...su baño está listo. La Srta. Touret llamó agradeciendo su hospitalidad, y avisando que estará aquí a las  12 del medio día-
Constanza aún entre dormida y confusa por el sueño, miró su reloj...diez de la mañana….vaya sueño, y perezosamente se levantó del diván y fue con Sophie, camino al comedor.


Última edición por Yamato el Jue Oct 01, 2015 12:47 am, editado 1 vez
Yamato
Mensajes : 13

Fecha de inscripción : 02/11/2014

Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Delfi22 el Miér Feb 11, 2015 4:38 am
Me encanta esta historia, estaba en el otro foro si mal no recuerdo...bueno otra leída no estaría mal..estare al pendiente del siguiente cap...que estes bien...
Delfi22
Mensajes : 19355

Fecha de inscripción : 06/11/2014

Localización : En el espacio infinito

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Yamato el Miér Feb 11, 2015 10:34 pm
CAPITULO 2
POSTEA Y CONTINUA LA LECTURA
Yamato
Mensajes : 13

Fecha de inscripción : 02/11/2014

Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Delfi22 el Jue Feb 12, 2015 2:42 am
Ooooh!!.. me encanta la historia, espero y no tardes mucho en subir el siguiente...que estes bien...
Delfi22
Mensajes : 19355

Fecha de inscripción : 06/11/2014

Localización : En el espacio infinito

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Yamato el Jue Feb 12, 2015 10:37 pm
CAP 3
POSTEA Y CONTINUA LA LECTURA
Yamato
Mensajes : 13

Fecha de inscripción : 02/11/2014

Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Delfi22 el Vie Feb 13, 2015 12:59 am
Super lindo el cap....y largo.....estare al pendiente del siguiente....que estes bien....
Delfi22
Mensajes : 19355

Fecha de inscripción : 06/11/2014

Localización : En el espacio infinito

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Yamato el Vie Feb 13, 2015 1:27 am
Exclamation Gracias por leer esta, la más consentida e importante de mi corta lista de historias originales...aqui va el otro capitulo.



CAP 4
POSTEA Y CONTINUA LA LECTURA
Yamato
Mensajes : 13

Fecha de inscripción : 02/11/2014

Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Delfi22 el Vie Feb 13, 2015 2:58 am
Supermegagenial..la verdad no se que decir,lo único que se es que realmente me encanta,así que me veras por aquí hasta el final....nos vemos y que estes bien...
Delfi22
Mensajes : 19355

Fecha de inscripción : 06/11/2014

Localización : En el espacio infinito

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Yamato el Dom Feb 15, 2015 12:08 am
CAP 5
POSTEA Y CONTINUA LA LECTURA
Yamato
Mensajes : 13

Fecha de inscripción : 02/11/2014

Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Delfi22 el Dom Feb 15, 2015 5:04 pm
Diablos tenía que llegar el idiota!!!.....La verdad no se que decir....tu forma de escribir es realmente fenomenal...y haces que sienta algo al estar leyendo,es algo dificil de explicar....bueno estare al pendiente....que estes bien...
Delfi22
Mensajes : 19355

Fecha de inscripción : 06/11/2014

Localización : En el espacio infinito

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Yamato el Dom Feb 15, 2015 10:10 pm
CAP 6
POSTEA Y CONTINUA LA LECTURA
Yamato
Mensajes : 13

Fecha de inscripción : 02/11/2014

Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por lupitayoh el Lun Feb 16, 2015 12:06 am
yeah!! muy buena historia!!! espero el siguiente cap..saludos!
lupitayoh
Mensajes : 4758

Fecha de inscripción : 08/12/2014

Edad : 28

Localización : Por allá mi rancho xP

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Delfi22 el Mar Feb 17, 2015 12:20 am
Super!!!!!!....estare esperando el siguiente....que estes bien.....
Delfi22
Mensajes : 19355

Fecha de inscripción : 06/11/2014

Localización : En el espacio infinito

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Yamato el Mar Feb 17, 2015 10:23 pm
CAPITULO 7
POSTEA Y CONTINUA LA LECTURA

Yamato
Mensajes : 13

Fecha de inscripción : 02/11/2014

Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Delfi22 el Mar Feb 17, 2015 10:55 pm
Grandioso capitulo....adoro a esas chicas....estare al pendiente del siguiente cap.....que estes bien......
Delfi22
Mensajes : 19355

Fecha de inscripción : 06/11/2014

Localización : En el espacio infinito

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por lupitayoh el Miér Feb 18, 2015 12:10 am
yeah!! me encant[o!!! en espera del siguiente!!
Salut!
lupitayoh
Mensajes : 4758

Fecha de inscripción : 08/12/2014

Edad : 28

Localización : Por allá mi rancho xP

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Yamato el Dom Feb 22, 2015 5:33 pm
CAPITULO 8

Yamato
Mensajes : 13

Fecha de inscripción : 02/11/2014

Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por lupitayoh el Dom Feb 22, 2015 5:59 pm
jajajaja yeah!!! super genial cap!!!!

-Tómala Victor!! con todo respesto-

muy bueno...a esperar el siguiente
lupitayoh
Mensajes : 4758

Fecha de inscripción : 08/12/2014

Edad : 28

Localización : Por allá mi rancho xP

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Yamato el Dom Feb 22, 2015 6:56 pm
CAPITULO 9
Yamato
Mensajes : 13

Fecha de inscripción : 02/11/2014

Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Delfi22 el Jue Feb 26, 2015 4:05 am
Ya casi llegando al final,ahora si que el malo de la historia pague lo que les hizo en el pasado y presente...buen cap...nos vemos...
Delfi22
Mensajes : 19355

Fecha de inscripción : 06/11/2014

Localización : En el espacio infinito

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Aniel2109 el Mar Abr 21, 2015 8:05 pm
Mi amor.... te amo y esta historia me gusta mucho.

Nuestra vida siempre será una sola
Aniel2109
Mensajes : 1

Fecha de inscripción : 21/04/2015

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por ergc el Jue Sep 24, 2015 6:33 pm
Interesante
ergc
Mensajes : 18

Fecha de inscripción : 20/11/2014

Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Yamato el Jue Oct 01, 2015 12:46 am
CAPITULO 10


Constanza miró el cielo donde las nubes se agolpaban anunciando tormenta, mientras tomaba la rienda del caballo aún caminando por el sendero de los viñedos: pensaba en el sueño de la mañana, en las palabras de Lydia, hasta ese momento todos los sueños que había tenido habían sido vívidos pero este era diferente.
El ruido de un auto a lo lejos llamó su atención, y al voltear vio a alguien aproximarse. Constanza levantó su ceja y una sensación de disgusto la embargó.

-Pensé que habías vuelto a Paris-
El hombre avanzó lentamente hacia la muchacha, con una expresión sumisa en la cara.
-No, de hecho tu padre me pidió que me quedara por un asunto de la empresa que necesita hablar contigo-
Esta respuesta la extrañó, sin embargo no lo vio como algo relevante, por lo que respondió:
-Sabes muy bien, así como papá, que no trato de negocios cuando estoy de vacaciones, estás a cargo de todo-
-Sí, pero este asunto es importante. Ya sabes cómo es el señor Levrier con las cosas de auditoría y tengo unos documentos que necesito que revises-
Víctor no había mencionado para nada el acontecimiento de la otra noche, y la joven pensó que era una buena actitud después de un doble rechazo.
-También quería decirte que lamento si algo en mi actitud todo este tiempo te ofendió, comprendo que quizás no te sientas lista para aceptar la propuesta que te hice-
-Siempre fui clara contigo, todo el tiempo, y es tan desagradable para mí tanto  como para ti todo esto a lo que llegamos. Ahora vamos a casa, para revisar los documentos de los que me hablaste –
-Humm, pero no están en casa, los tengo en mi habitación de la Hostería, podemos ir hasta allá en mi auto-
-No. Iremos a casa primero para dejar el caballo y cambiarme de ropa-
-Déjalo aquí, se nos hará tarde luego y no podré regresar a París para entregarlos -insistió el hombre acercándose más a la chica que se disponía a subir al caballo.
-Dije que iremos a casa- fue la concluyente respuesta de ella, haciendo énfasis en la primera palabra.

Víctor la tomó de una de las muñecas mientras se disponía a montar, y con su otra mano sacó un pañuelo de su chaqueta, que colocó rápidamente en boca y nariz de Constanza quien forcejeaba tratando de liberarse del abrazo vigoroso en el cual estaba atrapada .
-No mi amor…esta vez haremos las cosas como yo digo…esta vez será lo que yo quiero…y papá no intervendrá, mi hermoso ángel…-susurró al oído de la joven que poco a poco dejaba de luchar mientras su cuerpo se ponía muy laxo hasta que se deslizó entre los brazos del captor.
La tarde caía y obscurecía  mientras el viento anunciaba tormenta, una inconsciente Constanza yacía sin sentido en los brazos de Víctor, quien con un dedo recorrió los labios rojos de la joven, deslizándolo lentamente por el mentón, el cuello, hasta llegar a la abertura de su camisa que dejaba ver a medias a través del escote, la blanca tersura de sus pechos.

-Fruta prohibida…siempre escapando…siempre  tan altiva y orgullosa,¿ quién tiene las riendas ahora?...-y acariciaba lentamente los labios de muchacha con sus dedos- Esta será la última vez que te burlas de mi…-y concluyó la frase casi en un suspiro mientras la tomaba en brazos para meterla en el auto.
El celular en su chaqueta sonó y se apresuró a ver la llamada, para luego fruncir los labios en una mueca: era el viejo Levrier. Víctor apagó el teléfono, y algo aturdido por un momento, pensando que no sería prudente ir a la hostería, se quedó pensando y para luego poner en marcha el auto.


- Elise, ¿quieres calmarte por favor? Estaremos en Aix en 15 minutos, me encargué del alquiler de un auto al llegar al aeropuerto-
-Camille, ese tipo es un pendenciero, a eso súmale el desprecio al que fue sometido la otra noche en la cena de cumpleaños de Constanza…no me gusta eso-
-¿Pero qué te hace pensar que el hombre irá tras ella?, si es un ladrón de poca monta, ya debe andar trepando por los techos porque si sabe lo de la auditoría que están haciendo y que el señor Levrier quiere su cabeza, no querrá encontrarse con él cara a cara, menos aún andar tras de su hija-
-¡Simplemente lo sé!. Tengo una corazonada…es una corazonada-

Nueve de la noche, los truenos resonaban de tal forma que quedaba un eco sordo expandiéndose por largo rato en el aire: la anciana Sophie miraba entre las cortinas de la ventana con una mano sobe el pecho, y con una clara muestra de angustia en su rostro.
La puerta se abrió, y entró Gerard totalmente empapado, sacando su sombrero mientras miraba a Sophie.
-¿Qué sucede? –
El hombre guardó silencio un momento, y luego de pensarlo, como ordenando las palabras para no sonar muy grave, dijo:
-El caballo regresó a la caballeriza…-
-¿Y la señorita?-
-Fui con Antoine y dos de los trabajadores hasta los viñedos, al lago, pero no vimos nada ni a nadie. No es fácil buscar con esta tormenta…debemos esperar a que pase…quizás se refugió en algún lugar, la señorita Constanza conoce estas tierras desde que nació. De todas formas, los dos trabajadores fueron a dar una vuelta por el camino viejo junto a los viñedos, esperemos que vuelvan-
Sophie sólo colocó la mano sobre su mejilla, mirando a través del cristal, mientras su otra mano se deslizaba en el bolsillo de su delantal encontrando el celular que Elise dejó a Constanza antes de partir, y tomándolo lo miró un momento.


-Despierta…-

Un susurro…la madera saltaba y crujía mientras el fuego ardía lentamente: todo daba vueltas, el lugar se veía familiar a la tenue luz de la chimenea. Constanza trató de moverse, abriendo sus ojos del todo y aún sin saber quién había susurrado  a su oído,  se encontró atada de manos acostada sobre una vieja alfombra que días antes había servido de lecho en la romántica noche junto a Elise. Trató de incorporarse, consiguiéndolo con dificultad por sus ataduras, y alcanzó a ver el lugar donde se encontraba: era la sala de la casa de verano de Elise, y más allá junto al ventanal de pie, una figura con el cabello en desorden y mojado, hablando por celular.
Entonces, a pesar del vértigo que sentía, recordó lo ocurrido. En ese instante, la figura junto a la ventana se volteó.
-Veo que ya despertaste-
Constanza no lucía asustada, sólo sentía mucha rabia guardada en ese momento, sentimiento que al parecer intuyó Víctor, pues con sarcástica expresión, se inclinó hacia ella y con el cabello cayéndole sobre la frente la miró a los ojos diciendo:
-¿Y qué tiene que decir ahora la mujer más poderosa de todo Paris?-
La muchacha no perdió el brillo en la mirada, así como en los ojos de Víctor pudo ver algo que le era familiar…esos ojos…,frialdad, ambición, odio, miedo, lascivia….deseo…
-¿No vas a decir nada? Tú que siempre tienes algo que decir-
Constanza lo miró fijamente, y sólo giró sus ojos a un lado, en actitud indiferente, cosa que encendió la ira del tipo quien tomándola del mentón la hizo girar otra vez, para que lo mirara.
-Ahora yo digo lo que se hace, niña caprichosa…así que mírame cuando te hablo…-
Y de esa forma, el hombre se incorporó obligando a ponerse de pie a la joven quien con manos atadas a la espalda, no podía hacer mucho, siendo dolorosa la maniobra brusca que usó el hombre para incorporarla.
Sin quitar la mano que sostenía con fuerza el mentón de Constanza, y sin quitar los ojos de ella, lentamente la fue empujando hacia la pared.
-Eres una buena mercancía…un negocio perfecto…-susurró  mientras su otra mano acariciaba las caderas y el muslo de la joven . Constanza sentía su corazón en la garganta…ahora por primera vez tenía miedo.

-Aún cuando me mates, puedo asegurarte que no vivirás para hacer lo que piensas hacer después…-atinó a decir, mientras la mano de Víctor trataba de abrir su pantalón de montar con violencia. Atrapada entre la pared y el cuerpo de su captor, la muchacha no podía  respirar, el aliento de aquel infeliz en su cuello, en su cara, le daba nauseas; mientras con sus dos manos trabajando, el botón del pantalón cedía y su blusa era arrancada para dejar su pecho descubierto.
-Pagarán muy bien por ti, ellos vendrán pronto…Pude darte lo que quisieras…y tuviste la osadía de rechazarme…- y mientras hablaba sin dejar de mirarla, él llevaba lau mano a su pantalón soltando el cinturón y bajando el zipper-…pero no puedo entregar la mercancía sin cobrar mi parte…-

Sus manos subieron lentamente por el abdomen de Constanza hasta su pecho, mientras ella trataba de ahogar un grito y se movía con fuerza para tratar de repelerlo; por su parte, Víctor pegó su cuerpo mientras sus manos ahora en las caderas de la chica la atraía hacia él.
-¿Crees que no ví cómo mirabas a la hija del millonario Touret?...-susurró al oído de la chica mientras los labios del tipo se deslizaban por su cuello-¿ …crees que soy estúpido? no vas a deshonrarme ni a avergonzarme así…- y agarrando con fuerza sus caderas , tratò luego de abrir sus piernas.
En destellos fugaces, en un instante que pareció una eternidad, una imagen del pasado vino a la mente de Constanza: ese olor a tabaco, el cuarto iluminado por los candiles, el peso de Ethiene sobre ella…su aliento, esas ásperas y asquerosas manos recorriéndola, sosteniéndola con tanta fuerza de sus muñecas a cada lado de la cabeza para que no se moviera...el dolor agudo en su vientre …su rostro con esa expresión demente e idiota…esos ojos llenos de crueldad…de lujuria…de deseo…esa misma mirada…la misma mirada de Víctor.

Constanza cerró sus ojos, y a su mente luego vino un nombre: Celine.
La mano de Víctor se deslizó  entre las apretadas piernas de la joven. Hubo un trueno, seguido de un corto silencio, y después, un golpe seco, luego otro…la presión sobre su cuerpo desapareció, y al abrir los ojos el captor yacía en el suelo de lado atontado, agarrándose la cabeza que sangraba profusamente.
Una empapada Elise yacía de pie frente a Constanza, con un trozo grande de madera en la mano, mientras miraba al caído.

-Te dije…que no volverías a dañarla…te dije que nos volveríamos a ver maldito…-
La sangre que cubría el rostro de Víctor fue secada por la mano de éste mientras miraba a Elise desde el suelo; en su aún angustiosa situación, Constanza podía ver la escena que se llevaba a cabo frente a ella en esos instantes: qué diferente lucía Elise con la expresión que tenía en su rostro todo mojado por la lluvia e iluminado por la luz de la chimenea…sus ojos no se separaban de los de Víctor quien lucía también distinto, ahora con una sonrisa sarcástica en la cara cosa que asombró a Elise.

-¿Qué es lo que te causa gracia?-exclamó Elise mientras extendía su mano hacia una asustada Constanza, tomándola del brazo y atrayéndola hasta ella.
Y el tipo deslizó su mano hacia su chaqueta, de donde sacó un arma.
-Todas las niñas ricas son iguales, y encima estúpidas. De aquí ustedes no salen…no me verán la cara de imbécil…no se burlaran de mi otra vez…-

Las palabras de Víctor sonaron en la habitación. Palabras que habían oído antes.
Una ráfaga de viento súbitamente sacudió la habitación, la puerta principal se azotó mientras el fuego de la chimenea se apagó al instante, quedando todo sumido en tinieblas.
-¡Corre!- fue el grito de Elise que tenía a Constanza tomada del brazo, empujándola para que corriera hacia la puerta principal.
Sonaron varios disparos, y en la carrera frenética hacia la salida las chicas atinaron a ver la luminosa figura de una mujer junto a la puerta. Al estar cerca del umbral, Constanza  cayó al fango mientras Elise angustiada la sostenía: había resbalado al bajar los dos escalones de la salida, y tenía su blusa rasgada en su brazo con una mancha de sangre.
-Estoy bien, parece que es solo un rasguño…-alcanzó a decir la chica, pero sus ojo se abrieron con horror al ver la gran mancha de sangre en el hombro de Elise, quien al parecer no se había dado cuenta de su herida.

El tobillo de Constanza estaba lastimado, dolía mucho cuando intentó incorporarse, sin conseguirlo. La lluvia había cedido, el hombro de Elise dolía, sonò otro disparo que hizo que ambas voltearan hacia la puerta de la casa: Víctor venía caminando con dificultad y estaba  allí de pie en el umbral, apuntando hacia donde estaban. Elise colocó a Constanza tras de sì, cubriéndola con su cuerpo.
-Ya no me importa lo que puedan pagarme…¡¡esto se termina ahora!!-
Elise no bajó su mirada, sólo se quedó así, mirando a quien las apuntaba, un segundo que fue una eternidad.
-No volverás a deshonrarme…-dijo Víctor,  luciendo fuera de sí.
Hubo silencio, como si el tiempo se hubiera detenido, y luego se escuchó un susurro y una frase. Elise sonrió y le dijo a Constanza:
-Si por algún motivo nos separamos,  ahora sabes que al final siempre nos reencontramos, y volveré a ti…- y Constanza solo recostó su cabeza a la espalda de la muchacha-.
Sonó un disparo…Víctor dejó caer el arma, mientras su cuerpo caía pesadamente.
Gerard bajó su escopeta, mientras Camille se apresuraba hacia donde estaban las dos muchachas, colocando una frazada sobre Constanza mientras el anciano cortaba las ataduras con una navaja.
-¡Dios, Elise!, ¿¡estás bien!?-
-Tranquila Camille…creo que no es nada serio…gracias, de verdad te debo la vida-
Y Elise miró a Gerard quien le sonrió, mientras ayudaba a Constanza a incorporarse. Mientras estaba abrazada a Elise, al abrir los ojos, más allá y cerca del árbol en el umbral de la casa  las siluetas luminosas de Celine y Lydia de pie las miraban. Ambas sonrieron, y con una inclinación, se desvanecieron en el aire.



El gran labrador corrió desde el patio trasero hasta la entrada principal al oír la voz de Elise llamando a Camille quien se encontraba dentro de la casa.
Elise, de la mano de Constanza fue recibida por el húmedo saludo de su perro, mientras Camille decía desde adentro que esperaran un momento.
-Y bien, aquí está…nuestro rincón, nuestra casa…-
Constanza recostó su cabeza a la de la chica, sonriendo y exclamando, mientras Max no dejaba de dar vueltas a su alrededor:
-Me siento bien aquí, siento que algo me atrae aquí…-
Elise sonrió mientras exclamaba:
-Sí, ya me habían dicho que soy irresistible-
Y Constanza le rozó el hombro izquierdo aún vendado mientras la muchacha sonreía de dolor.
Camille salió de la casa, con unas llaves en la mano.
-Bueno, todo está en su lugar, espero que a ambas les guste y pues si hace falta algo, me llamas-
-¿Te irás a Paris?- preguntó Elise
-Sí, necesito poner en orden algunas cosas que quedaron pendientes, recuerda que he estado aquí casi dos semanas con lo de tu mudanza y todos los acontecimientos-
-Está bien, pero ten por seguro que volverás…más pronto de lo que esperas- y Elise se acercó a Camille y le susurró al oído- ¿tienes aquello?-
Camille deslizó su mano en el bolsillo de su abrigo, sacó un cofrecito y se lo puso en el bolsillo de la chaqueta de la muchacha.
-Buena suerte-
-Buen viaje Camille.-

Elise y Constanza se dirigieron al patio posterior de la casa, y Constanza se sentó en el columpio mientras Elise la empujaba suavemente.
-Aún no me has dicho cómo supiste donde estaba…-
-No lo supe…es decir, no sabía, sólo seguí una corazonada…-
-La arquitecta Touret dejándose llevar por corazonadas-
Elise sonrió, mientras decía:
-Lydia…la vi e un sueño el día que viajé, me dijo algo que me dejó pensando, algo sobre cambiar el pasado que no debía volver a ser. Cuando Sophie me llamó aquella noche en que veníamos camino hacia acá diciéndome que habías desparecido casi enloquecí…pero , por alguna razón sabía dónde buscar. Así que le dije a Camille que me dejara aquí pero no tan cerca para que no notaran mi presencia, y le dije que fuera a casa y buscara a Gerard y vinieran aquí-
Constanza detuvo el columpio mientras la otra chica hablaba.
-Cuando llegué , con la terrible tormenta, lo que alcancé a atisbar fue una luz dentro de la casa por la ventana de la sala, y una luz roja en el patio posterior: el imbécil de Víctor no había apagado las luces posteriores de su auto. Pero no lo hice sola…Lydia estaba en la puerta…ella abrió la puerta sin que se dieran cuenta aparentemente, y lo vi allí…lastimándote…luego ya no era yo, pero era yo…pensaras que estoy loca…en fin, el resto lo sabes…aunque después, cuando èl nos apuntaba, oí la voz de Lydia diciendo que el pasado no se iba a repetir…que el presente se escribía con un ahora para hacer el futuro…-
-Bueno…Lydia también apareció en mis sueños y me dijo algo parecido a lo que te dijo a ti…y cuando estaba atada y aun inconsciente, oí la voz de Celine susurrándome que despertara…y las vi juntas cuando todo terminó…-
Elise se colocó frente a Constanza ahora, arrodillada a sus pies, mientras se abrazaba a su regazo.
-Estamos aquí…finalmente…donde empezó todo esto, allí mismo terminó sobre eso escribimos nuestra nueva historia…-
Constanza sonrió mientras besaba el cabello de Elise.
-Sí, y ciertamente puedo decir que jamás en mi vida antes me había sentido como me siento ahora…gracias por volver a mi…gracias por aparecer en mi vida –
Elise se separó de la chica mientras la miraba a los ojos sonriendo-
-Soy yo quien da las gracias, quizás simplemente esto era algo que tenía que ser…ahora quiero hacerlo todo como debe ser hecho…- y diciendo esto, deslizó si mano en el bolsillo de su chaqueta y sacó un cofrecillo, que puso frente a la muchacha que la miraba sorprendida.
-El día que tu padre vino a vernos, luego de todo lo que pasó, me dio esto que es un regalo para las dos…ábrelo-
Constanza abrió el cofrecillo y un anillo dorado en solitario, apareció ante sus ojos mientras sonreía.
-Tu padre me dijo que era de tu abuela, y que deseaba que lo llevaras…por eso, quiero preguntarte…Constanza Levrier… ¿deseas unir tu vida a la mía?-Y Elise miraba con ojos brillantes mientras Constanza no podía más que sonreír.
-Eres una loca…una loca…y te amo…y sì, sì lo deseo, deseo estar contigo, unida a ti-
Y Elise colocó el anillo en la mano derecha de Constanza mientras esta miraba la joya y decía:
-Dieu reunit ceux qui s’aiment-

Elise la miró, con gesto de pregunta., mientras Constanza reía, para decir al final:
-Eso me lo dijo Celine, la noche cuando todo terminó antes de desvanecerse…-
Y sonriendo, sus labios se juntaron en un beso suave y dulce mientras el buen Max daba vueltas alrededor de las dos jóvenes.


**Traducciòn: " Dios reúne a aquellos que se aman"
_________________
Yamato
Mensajes : 13

Fecha de inscripción : 02/11/2014

Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Delfi22 el Jue Oct 01, 2015 3:46 pm
Al fin el gran final... Neutral

Paso demasiado tiempo y al final su historia tuvo un final feliz y terminaron juntas Idea

Muy buena historia..Nos vemos y que estés bien...
Delfi22
Mensajes : 19355

Fecha de inscripción : 06/11/2014

Localización : En el espacio infinito

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por juliana mosquera el Vie Oct 02, 2015 12:52 am
Woooo con el primer capítulo me intrigó q será lo q va a pasar.... esta re interesante la historia gracias por compartirla. Very Happy
juliana mosquera
Mensajes : 143

Fecha de inscripción : 04/11/2014

Localización : Colombiana

Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.