Últimos temas
» Club de Lectura
Hoy a las 9:37 am por Kratos666

» Confesiones con la Hermana Miyako
Hoy a las 8:14 am por Kratos666

» Que eliges?
Hoy a las 8:07 am por Kratos666

» ^>v Juguemos a las flechitashhh xD
Hoy a las 8:05 am por Kratos666

» Palabras Encadenadas
Hoy a las 8:01 am por Kratos666

» Her Shim-Cheong (Capítulos Online)
Hoy a las 4:44 am por membroahtututa

» ¿Cuándo fue la última vez que....?
Hoy a las 3:33 am por NHEFTHE

» Amatistas en imagenes
Hoy a las 2:49 am por AleSofie

» Quiero conocerlas más
Hoy a las 2:40 am por AleSofie

» Verdad o Mentira. ᐠ( ᐛ )ᐟ
Hoy a las 2:40 am por NHEFTHE

» La mansión Amatista
Hoy a las 2:38 am por AleSofie

» Reporto A...
Hoy a las 1:42 am por Solkei

» Halaga al de Arriba
Hoy a las 1:25 am por wolfbluerain

» Caos Zafiro
Hoy a las 1:09 am por TAMIRA

» ¿Qué haces en este momento? 2.0
Hoy a las 1:02 am por wolfbluerain

Hermanos
Directorio
Elite
Créditos
Este foro es de tematica Exclusiva ANIME YURI y LGBT. Tanto las diviciones, concepto de Hermandades, códigos y diseños gráficos pertenecen al Staff o a los usuarios. Las imágenes usadas fueron editadas por la administración, mas no creadas. SÉ ORIGINAL Y NO PLAGIES. —Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.—Foros prestados por Ash, Skin editado y adaptado por Kyousha. —Base del tablón de anuncios por: Neeve de Captain Knows Best—Tabla de reglamentos, estadisticas y afiliados finales creada por Dementia. El foro lo creamos entre TODOS. Gracias por formar parte de nuestra humilde familia ♥
Mejores posteadores
Delfi22 (18972)
 
TAMIRA (13634)
 
Ymir (9320)
 
niche (8891)
 
angelis63 (8631)
 
Solkei (7543)
 
Kratos666 (7132)
 
sachiko_virtual (6834)
 
Umiko (6710)
 
Siale Benoit (6242)
 


EMPEZAR DESDE EL PRINCIPIO (Oneshot) (Lemon)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por BBpeluza el Vie Ene 02, 2015 11:29 pm
¡Hola habitantes de Coyuhi! ¡He aquí el segundo oneshot que publico!

AVISOS: con contenido lemon. Esta historia no está basada en series o personajes reales o ficticios conocidos.

AGRADECIMIENTOS: a Rinachan, por su siempre valiosa opinión.

¡¡No olviden comentar!!





EMPEZAR DESDE EL PRINCIPIO




Una y otra vez mi lengua recorre ese cálido lugar, saboreando lo que emana de la chica que tengo ante mí. Una chica a la que apenas conozco del instituto, y a la cual, beso y lamo aquello tan íntimo que tiene entre sus piernas, ahora abiertas. Ofreciéndose a mis atenciones, entre medio de estremecimientos y gemidos de placer.

No es del todo cierto que apenas la conozca. Esa chica, alta y rubia, que ahora se entrega apasionadamente a mí es, nada más y nada menos, que Brittany Warthwood, la capitana del club de animadoras, la representante de alumnos, la chica perfecta. Y la que todo el mundo dice que tiene un rollo con el guaperas de Brad. Y yo… soy Daria, sólo una Don Nadie, una geek que apenas se hace notar.

¿Y cómo he acabado aquí, y así, con ella?

Todo se remonta a hace dos semanas, cuando un grupo de la gente ‘guay’ del insti me perseguía por los pasillos. No quería acabar de nuevo dentro de uno de los cubos de basura como la última vez, y como la vez anterior a esa última vez… De modo, que corrí en cuanto vi que iban a por mí. Ni miré por donde iba y cuando tuve la ocasión, me metí en la primera puerta que vi. Los oí pasar de largo, me permití suspirar de alivio y encendí la luz. Me sobresalté cuando alguien me habló y me giré inmediatamente por el sobresalto.

“¿Eres tú?”

Y allí estaba ella. Parecía estar nerviosa y estudiándome con atención. ¿Qué había dicho? ¿Que si soy yo…, qué…? Tragué sonoramente cuando ella caminó hacia a mí. Retrocedí hasta que mi espalda chocó contra la puerta. Me sentí intimidada.

“¿Eres tú?” Repitió.

Yo sólo asentí, porque no sabía qué hacer.

“¿Entonces podemos empezar?”

¿Empezar? ¿Empezar qué? Ni siquiera esperó mi respuesta. Ella se alejó de mí, se apoyó en la silla que había en ese cuarto de mantenimiento, e hizo descender su ropa interior por sus larguísimas piernas. Me quedé observando la escena con la boca abierta. Cuando hubo terminado, se sentó, separó sus piernas y… ¡¡A mí me dio un infarto, lo juro!!

“Ven por favor…” Pidió en tono suave, sin casi atreverse a mirarme.

Entonces comprendí todo. Supe que hacía ella aquí y porqué se exponía así delante de mí. Había escuchado que algunos alumnos se veían en ciertas áreas de la escuela, para tener encuentros sexuales casuales. Brittany debía estar allí por eso. Su cita parece haberse retrasado, o bien se ha rajado… Y entonces llegué yo… ¡Se trataba de una confusión! Y en lugar de salir corriendo de allí, me quedé… me quedé cautivada observando la belleza de esa chica, acentuada por su sonrojo.

No pude evitar lamerme los labios ante la visión sugerente y excitante de su sexo. Que con la ayuda de sus dedos, expuso aún más, abriendo los sonrosados pliegues de sus labios carnosos y palpitantes. Me quedé extasiada mirándola fijamente…

“Por favor…” Rogó ella en un sabe susurro sensual, invitándome a acercarme y a tocarla.

Alcé la vista a sus ojos para encontrarme con los suyos, los desvió avergonzada.

“Sí…” Dije casi sin aire por las perturbación de mi interior.

Llegué hasta donde estaba ella e hinqué una rodilla al suelo. Ya que tenía que tocarla, qué menos que hacerlo con lo más suave que tengo.

“Con permiso.” Dije y hundí mi lengua en su interior. Arrancándole un gemido gutural y visceral que parecía haber estado reprimiendo durante mucho tiempo…

Desde ese día he estado viniendo aquí, durante el descanso de las clases para encontrarme con ella. Y cada vez hago lo mismo… me arrodillo delante de ella y la alivio de su ‘necesidad’ hasta que, exhausta, me pide que pare.

Adoro el sonido de sus gemidos y su respiración rápida, cuando noto que el momento se acerca. Escucharla es una delicia. Es increíble la sensación de sus dedos entrelazándose entre mis cabellos, y cuando tiene una pierna por encima de mi hombro, o las dos, cuando pone una sobre cada uno de mis hombros. Esas sensaciones parecen intensificarse cuando tengo los ojos cerrados. Es imposible no querer fundirse con ella para darle aún más placer, si fuera posible. Mi cuerpo se tensa, porque está tan urgido como el suyo, ya que su orgasmo se acerca, es inminente.

“Espera…” Me susurra entre gemidos, tomando con sus delicados dedos mi rostro para que lo alce. “Mírame…”

Y la miro. Estoy casi sin aliento, y sé que estoy completamente ruborizada. Como lo está ella.

“Quiero… quiero que me mires a los ojos… quiero que me mires a los ojos cuando me hagas llegar…”

“¿Qué?” La pregunta se me escapa de los labios antes de poder frenarla.

Me pierdo durante unos segundos en sus ojos, segundos que deben ser agónicos para ella porque me ha hecho parar. Su cuerpo tiembla con desesperación y su mirada suplicante. Ella me parece sencillamente maravillosa.

“Sí.” Digo, porque es imposible negarse a una petición así.

Entonces me apresuro y devuelvo mis labios a ese lugar que parece hecho para ellos. Ella reacciona agitándose fuertemente, apretando los dientes por el esfuerzo de mantener sus ojos puestos en los míos. De no arquearse hacia atrás y perderse en el estallido de placer. Se contiene como puede para no perder el contacto visual conmigo, y durante lo que parecen minutos ella de debate, jadea y gime suavemente, como si el orgasmo que siente, se prolongara en el tiempo. Quizás son varios orgasmos, no lo sé, pero mi lengua jugueteará con su centro de placer hasta que ella quiera que pare. Orden que… no llega hasta varios minutos más tarde.

“Ya… ya puedes parar…”

Pero no la dejo, sólo me dedico a lamerla más despacio… Ha dicho que puedo parar, no me ha dicho que parara obligatoriamente. Voy cada vez más despacio pero lamo con más fuerza cada vez que mi lengua pasa por encima de esa suave bonita que hace que su cuerpo entero se estremezca con cada acariciada.

Siento como sus dedos pasan por mi cabello y luego con la mano me acaricia las mejillas, una vez más, haciéndome parar.

“Ven.” Me invita ella. Me levanto y agradezco el cambio de postura porque no estoy nada cómoda agachada allí frete a ella. Acallo el dolor de protesta de mis piernas y me dejo guiar dócilmente hasta que quedamos a la misma altura.

No esperaba ese beso justo ahora...

Al principio es sólo un ligero roce, y después, tras un momento de vacilación, toma mis labios con los suyos. Inmediatamente noto como su lengua pide paso tímidamente mientras nuestros labios se siguen buscando, correspondo de inmediato, y esa caricia mutua, me produce una sensación electrizante. El beso acaba unos segundos después cuando ella se separa.

Nos separamos.

Me doy la vuelta para que ella pueda vestirse, o mejor dicho, acomodarse la ropa. No creo que  sea educado que me quede mirando. Tampoco es cuestión de terminar e irme inmediatamente. Eso haría esta situación aún más frívola de lo que es.

Cuando sé que ella está lista y me dispongo a abrir ella me detiene.

“Espera, quiero decirte algo…”

¡Eso es muy raro, nosotras no hablamos! Quiero decir, ella me da instrucciones durante nuestros encuentros, no hablamos ni antes, ni después.

Me giro expectante para ver que tiene que decirme. Mi corazón va a mil por hora.

“No podemos vernos más.” Me dice ella, “por favor, no vuelvas.” el tono indiferente que usa me hiela la sangre.

¿Y así se termina todo? ¿Con un ‘no vuelvas’ y ya está? Debí haberlo imaginado… es más, debí haber anticipado que esas palabras me iban a afectar el día en que salieran de sus labios. Y ese día parece haber llegado más pronto que tarde.

Asiento.

“Bien.” Respondo, sin poder evitar sentirme triste.

De repente, ya no quiero estar más aquí. Tomo el pomo de la puerta y salgo corriendo con la firme idea de no volver.

Llevo más de una semana sin volver a ese cuarto. A consecuencia de ello, ahora me veo obligada a ingeniármelas de nuevo para que los abusones no me amarguen la hora del descanso. Por suerte, en todos estos días, sólo he acabado una vez en el cubo de la basura.

Pero hoy no ha sido un día con mucha suerte, otra vez me encuentro corriendo por los pasillos, huyendo de esa panda de tarados que no tienen otra cosa mejor que hacer que joderme la vida. Sin quererlo, o inconscientemente, mis pasos me llevaron al mismo sitio, a ese cuarto de mantenimiento, en el que me volví a meter para darles esquinazo.

“¿Qué haces aquí?” reconocí la voz, inconfundible en mis oídos. Y más áspera de lo que me hubiera gustado escuchar.

Me doy la vuelta para responder.

“Huyendo.” Dije pesadamente, agradeciendo interiormente que ella estuviera sola allí. “Como la primera vez que entré aquí… no era tu contacto, ese día entré aquí por casualidad.” Expliqué con cierto desdén. “Debes estar esperando a tu ‘cita’. Así que, ya me voy…”

“¡Espera! No estoy esperando a nadie… bueno sí, pero no es lo que piensas. ¿Y qué demonios quieres decir con que huías? Tú no…” Se quedó ahí, con las palabras atascadas.

Asiento para confirmárselo.

“Ni siquiera sé qué hay que hacer para entrar en ese círculo de contactos, o lo que sea. Yo hasta hace poco pensaba que eran habladurías, o quizás una leyenda urbana. No supe que eran ciertas este tipo de cosas, que la gente comentaba, hasta que entré aquí.”

“¿Y por qué te quedaste?” Increpó ella.

“¿Y tú no estabas saliendo con un tal Brad?” Fue mi respuesta.

“¡Nunca he salido con Brad, y mucho menos he estado con él! ¡A él le gusta comerse una y contar veinte! Y ahora respóndeme, ¿por qué te quedaste?”

“Porque no tenía ningún motivo para irme. ¿Te has visto bien? Eres preciosa...”

“¡Para el carro! ¿Te quedaste porque te gusto?”

“Sí, pero eso ya no importa, eso terminó, más  bien lo terminaste. No hay nada nuestro ni nunca lo ha habido. Y yo ya no quiero seguir hablando de esto… me voy.”

“¡Espera!” Me dice deteniéndome de nuevo. “Ahora que nos estamos sincerando, tienes que saber que decidí terminar porque no quería enamorarme. La verdad es que me empezabas a gustar demasiado, y cuando quise darme cuenta ya fantaseaba sobre cómo sería vernos en otras circunstancias y conocernos mejor. Me asusté mucho, y por eso te dije que no volvieras. No quería tu rechazo, pero tampoco seguir así. Vengo aquí con la absurda esperanza de verte...”

Ella parece sincera y, además, parece a punto de romper a llorar. Me acerco un paso.

“¿Te gusto, yo?” pregunto aturdida y contrariada. No sé bien como sentirme ahora, porque realmente me cuesta creerlo.

Además, eso lo cambia todo.

“¡Sí, ya lo he dicho!”

“¡¿Y por qué no me lo has dicho antes?!”

“Porque no veníamos aquí para hablar precisamente… ¿Entiendes?” Dijo Brittany exasperada y triste.

“¿Y qué vamos a hacer?” Pregunto, con el corazón en vilo.

Ella me mira, estudiándome como la primera vez que nos vimos en esta habitación.

“¿Empezar desde el principio?” Me responde, preguntando con cierta esperanza y duda.

Sonrío levemente. Suena bien eso de empezar algo, pero…

“¿Cómo?” Quiero saber.

“Sólo se me ocurre un modo.” Dice, ella en un tono más decidido y acercándose a mí, obligándome a mirar hacia arriba. “¡Hola! Me llamo Brittany, y me gustaría mucho que salieras conmigo, para conocernos mejor, si estás de acuerdo.” Añade ella, extendiendo su mano para que se la estreche.

No dudo un segundo en tomársela y apretársela con suavidad. El sólo contacto con su piel llena mi corazón de júbilo.

“Yo soy Daria, y me gustaría muchísimo salir contigo y conocernos mejor.”

Cuando termino de hablar, Brittany me abraza súbitamente. Me abraza para no soltarme en un buen rato. Creo haberla sentido sollozar porque en algún momento me ha aparecido haber notado un leve temblor en sus hombros. Cuando al final nos separamos, ella sólo sonríe, está más que contenta, parece no caber en sí de la felicidad. Como me pasa a mí. Porque así es, como se empieza desde el principio, aunque ya hayamos hecho la mitad del camino.


FIN


Última edición por BBpeluza el Lun Mar 12, 2018 4:23 pm, editado 2 veces
BBpeluza
Mensajes : 42

Fecha de inscripción : 01/11/2014

Edad : 98

Localización : España

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por CosmaFulanita el Sáb Ene 03, 2015 12:15 am
Excelente! Fue muy, muy sexy y debo decir que me ha matado de risa en más de una ocasión.

Pensé que lo de su novio Brad era en referencia a Sailor Moon, pero no, lol.


Saludos!
CosmaFulanita
Mensajes : 231

Fecha de inscripción : 02/11/2014

Edad : 22

Localización : Argentina

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por lupitayoh el Miér Jul 22, 2015 11:40 pm
hey muy bueno...hace dias lo leí pero se me había pasado comentar...porfavor comparte mas ^^
lupitayoh
Mensajes : 4692

Fecha de inscripción : 08/12/2014

Edad : 28

Localización : Por allá mi rancho xP

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Zueth el Mar Jul 04, 2017 11:36 pm
Nada más empezar y directo al grano haha. La verdad es que es muy curiosa la historia, lo que me intriga es que si ella había quedado con alguien, es muy raro que no supiese quien era de antemano.
Pero bueeeno... escribo esto de paso para poder leer como termina ;D
Zueth
Mensajes : 630

Fecha de inscripción : 14/06/2016

Edad : 22

Localización : España

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por nanoha27 el Miér Ene 10, 2018 12:10 pm
@BBpeluza escribió:¡Hola habitantes de Coyuhi! ¡He aquí el segundo oneshot que publico!

AVISOS: con contenido lemon. Esta historia no está basada en series o personajes reales o ficticios conocidos.

AGRADECIMIENTOS: a Rinachan, por su siempre valiosa opinión.

¡¡No olviden comentar!!





EMPEZAR DESDE EL PRINCIPIO




Una y otra vez mi lengua recorre ese cálido lugar, saboreando lo que emana de la chica que tengo ante mí. Una chica a la que apenas conozco del instituto, y a la cual, beso y lamo aquello tan íntimo que tiene entre sus piernas, ahora abiertas. Ofreciéndose a mis atenciones, entre medio de estremecimientos y gemidos de placer.

No es del todo cierto que apenas la conozca. Esa chica, alta y rubia, que ahora se entrega apasionadamente a mí es, nada más y nada menos, que Brittany Warthwood, la capitana del club de animadoras, la representante de alumnos, la chica perfecta. Y la que todo el mundo dice que tiene un rollo con el guaperas de Brad. Y yo… soy Daria, sólo una Don Nadie, una geek que apenas se hace notar.

¿Y cómo he acabado aquí, y así, con ella?

Todo se remonta a hace dos semanas, cuando un grupo de la gente ‘guay’ del insti me perseguía por los pasillos. No quería acabar de nuevo dentro de uno de los cubos de basura como la última vez, y como la vez anterior a esa última vez… De modo, que corrí en cuanto vi que iban a por mí. Ni miré por donde iba y cuando tuve la ocasión, me metí en la primera puerta que vi. Los oí pasar de largo, me permití suspirar de alivio y encendí la luz. Me sobresalté cuando alguien me habló y me giré inmediatamente por el sobresalto.

“¿Eres tú?”

Y allí estaba ella. Parecía estar nerviosa y estudiándome con atención. ¿Qué había dicho? ¿Que si soy yo…, qué…? Tragué sonoramente cuando ella caminó hacia a mí. Retrocedí hasta que mi espalda chocó contra la puerta. Me sentí intimidada.

“¿Eres tú?” Repitió.

Yo sólo asentí, porque no sabía qué hacer.

“¿Entonces podemos empezar?”

¿Empezar? ¿Empezar qué? Ni siquiera esperó mi respuesta. Ella se alejó de mí, se apoyó en la silla que había en ese cuarto de mantenimiento, e hizo descender su ropa interior por sus larguísimas piernas. Me quedé observando la escena con la boca abierta. Cuando hubo terminado, se sentó, separó sus piernas y… ¡¡A mí me dio un infarto, lo juro!!

“Ven por favor…” Pidió en tono suave, sin casi atreverse a mirarme.

Entonces comprendí todo. Supe que hacía ella aquí y porqué se exponía así delante de mí. Había escuchado que algunos alumnos se veían en ciertas áreas de la escuela, para tener encuentros sexuales casuales. Brittany debía estar allí por eso. Su cita parece haberse retrasado, o bien se ha rajado… Y entonces llegué yo… ¡Se trataba de una confusión! Y en lugar de salir corriendo de allí, me quedé… me quedé cautivada observando la belleza de esa chica, acentuada por su sonrojo.

No pude evitar lamerme los labios ante la visión sugerente y excitante de su sexo. Que con la ayuda de sus dedos, expuso aún más, abriendo los sonrosados pliegues de sus labios carnosos y palpitantes. Me quedé extasiada mirándola fijamente…

“Por favor…” Rogó ella en un sabe susurro sensual, invitándome a acercarme y a tocarla.

Alcé la vista a sus ojos para encontrarme con los suyos, los desvió avergonzada.

“Sí…” Dije casi sin aire por las perturbación de mi interior.

Llegué hasta donde estaba ella e hinqué una rodilla al suelo. Ya que tenía que tocarla, qué menos que hacerlo con lo más suave que tengo.

“Con permiso.” Dije y hundí mi lengua en su interior. Arrancándole un gemido gutural y visceral que parecía haber estado reprimiendo durante mucho tiempo…

Desde ese día he estado viniendo aquí, durante el descanso de las clases para encontrarme con ella. Y cada vez hago lo mismo… me arrodillo delante de ella y la alivio de su ‘necesidad’ hasta que, exhausta, me pide que pare.

Adoro el sonido de sus gemidos y su respiración rápida, cuando noto que el momento se acerca. Escucharla es una delicia. Es increíble la sensación de sus dedos entrelazándose entre mis cabellos, y cuando tiene una pierna por encima de mi hombro, o las dos, cuando pone una sobre cada uno de mis hombros. Esas sensaciones parecen intensificarse cuando tengo los ojos cerrados. Es imposible no querer fundirse con ella para darle aún más placer, si fuera posible. Mi cuerpo se tensa, porque está tan urgido como el suyo, ya que su orgasmo se acerca, es inminente.

“Espera…” Me susurra entre gemidos, tomando con sus delicados dedos mi rostro para que lo alce. “Mírame…”

Y la miro. Estoy casi sin aliento, y sé que estoy completamente ruborizada. Como lo está ella.

“Quiero… quiero que me mires a los ojos… quiero que me mires a los ojos cuando me hagas llegar…”

“¿Qué?” La pregunta se me escapa de los labios antes de poder frenarla.

Me pierdo durante unos segundos en sus ojos, segundos que deben ser agónicos para ella porque me ha hecho parar. Su cuerpo tiembla con desesperación y su mirada suplicante. Ella me parece sencillamente maravillosa.

“Sí.” Digo, porque es imposible negarse a una petición así.

Entonces me apresuro y devuelvo mis labios a ese lugar que parece hecho para ellos. Ella reacciona agitándose fuertemente, apretando los dientes por el esfuerzo de mantener sus ojos puestos en los míos. De no arquearse hacia atrás y perderse en el estallido de placer. Se contiene como puede para no perder el contacto visual conmigo, y durante lo que parecen minutos ella de debate, jadea y gime suavemente, como si el orgasmo que siente, se prolongara en el tiempo. Quizás son varios orgasmos, no lo sé, pero mi lengua jugueteará con su centro de placer hasta que ella quiera que pare. Orden que… no llega hasta varios minutos más tarde.

“Ya… ya puedes parar…”

Pero no la dejo, sólo me dedico a lamerla más despacio… Ha dicho que puedo parar, no me ha dicho que parara obligatoriamente. Voy cada vez más despacio pero lamo con más fuerza cada vez que mi lengua pasa por encima de esa suave bonita que hace que su cuerpo entero se estremezca con cada acariciada.

Postea para continuar la lectura! Tus comentarios me animan a seguir escribiendo!
nanoha27
Mensajes : 6

Fecha de inscripción : 10/07/2015

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Jesenia Alvarez el Miér Ene 10, 2018 7:32 pm
Demasiado bueno!!! Quiero saber más!!! sigue así!! Laughing
Jesenia Alvarez
Mensajes : 1

Fecha de inscripción : 28/12/2017

Edad : 22

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por andry_89 el Jue Ene 18, 2018 6:03 pm
me encataria que la hiciera mas larga..es uno de mis one shots favoritos
andry_89
Mensajes : 33

Fecha de inscripción : 26/11/2014

Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.