Últimos temas
» Abecedario Musical
Hoy a las 3:51 am por NHEFTHE

» Verdad o Mentira. ᐠ( ᐛ )ᐟ
Hoy a las 3:29 am por NHEFTHE

» Que eliges?
Hoy a las 3:21 am por NHEFTHE

» Festividades Rubi
Hoy a las 2:00 am por Solkei

» ILUSIONES DE PAPEL
Ayer a las 2:49 pm por stef-yuno

» Reporto A...
Ayer a las 8:57 am por Athalaya

» PIRÁMIDE INVERTIDA
Jue Sep 20, 2018 8:46 pm por Darkwriter21

» Del 1 al 10
Jue Sep 20, 2018 6:57 pm por Darkwriter21

» Citas célebres
Jue Sep 20, 2018 5:22 pm por NHEFTHE

» Lo que paso cuando nadie nos miraba (YayaxTsubomi - Strawberry Panic)
Miér Sep 19, 2018 11:07 am por Darkwriter21

» ^>v Juguemos a las flechitashhh xD
Mar Sep 18, 2018 9:48 pm por vod

» Summer Box!// NEGITORO //
Mar Sep 18, 2018 8:37 pm por Utena_tenjou

» Palabras Encadenadas (remake)
Mar Sep 18, 2018 6:41 pm por jeliz

» La revolución de Anthy
Mar Sep 18, 2018 2:52 pm por Utena_tenjou

» The Heart of Everything - CLEXA FIC
Mar Sep 18, 2018 12:36 pm por andry_89

Hermanos
Directorio
Elite
Créditos
Este foro es de tematica Exclusiva ANIME YURI y LGBT. Tanto las diviciones, concepto de Hermandades, códigos y diseños gráficos pertenecen al Staff o a los usuarios. Las imágenes usadas fueron editadas por la administración, mas no creadas. SÉ ORIGINAL Y NO PLAGIES. —Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.—Foros prestados por Ash, Skin editado y adaptado por Kyousha. —Base del tablón de anuncios por: Neeve de Captain Knows Best—Tabla de reglamentos, estadisticas y afiliados finales creada por Dementia. El foro lo creamos entre TODOS. Gracias por formar parte de nuestra humilde familia ♥
Mejores posteadores
Delfi22 (19215)
 
TAMIRA (13866)
 
Ymir (9320)
 
niche (8913)
 
angelis63 (8674)
 
Solkei (7781)
 
Kratos666 (7267)
 
sachiko_virtual (6834)
 
Umiko (6710)
 
Siale Benoit (6242)
 


Paint it in black and white (Sasameki Koto)

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por ushiomurasame el Sáb Nov 29, 2014 1:38 am
Recuerdo del primer mensaje :

Hola!! Soy Ushio murasame y vengo a publicar nuevamente mi fanfiction de Sasameki koto.

Este fic, es de mi serie yuri favorita (nótese mi avatar), pues el yuri surge de forma más natural, sin pretextos mágicos o de ciencia ficción...
Anyway, A quienes ya lo leían, espero les vuelva a gustar (si es que les gustó) y a quienes lo leerán por primera vez, de verdad espero q les guste. De antemano gracias por leer.

Nota: Los personajes de este Fanfiction serán los mismos que salieron de la imaginación de Takashi Ikeda, conservaré las características físicas y psicológicas de cada personaje(aunque no prometo mucho XD), sin embargo, una traviesa y muy caprichosa parte de mí dijo "¡No quiero niñas de instituto!" Así que sumé 10 años a la edad de cada quien. (Por ejemplo, Sumika tiene 25 años).
El por qué del título lo averiguarán más tarde... creo.

... en fin, hajimarimasu!


Capítulo 1


-Murasame-kun, no me estás escuchando ¿cierto? –dijo la mayor mientras pisaba el acelerador

-Lo siento Tomoe, ¿de qué hablábamos? –ni siquiera traté de esconder el hecho de que definitivamente la había ignorado.

-Hablábamos de que en menos de un mes es TU aniversario.

-¿Hah? –una vez más dejo al descubierto mi falta de atención.

-De verdad no puedo creer que digas eso, ¡Eres la peor de las novias! –Dio una violenta vuelta en U, no por necesitarla, más bien por llamar mi atención.

-No quiero escuchar eso de alguien que cambia de novia cada dos semanas.

-¡Al menos recuerdo los cumpleaños de todas ellas! –frenó en seco y volvió a acelerar. –pero basta de esto… ¿cómo vas a celebrar tu aniversario con Aoi?

-… iremos a París. –respondí luego de un rato-

-¡Cielos! Nunca creí que irías a un lugar como ese. –palmeó mi hombro tan fuerte como le fue posible -¡Eres una romántica de clóset!

-No es eso… Aoi quiere visitar algunos edificios allá. –no es necesario ver su cara, sé que mi respuesta la ha decepcionado. ¿qué quiere que le diga? Quiero mucho a Aoi, eso debe bastar.



No volvimos a hablar hasta que llegamos a nuestro destino. Fue ella quien comenzó el tema, puesto que yo no mostraba señales de querer iniciar una nueva conversación.
- Murasame-kun, ¿qué es Aoi para ti? –Sentí cómo su penetrante mirada estaba puesta en mi rostro, así que me dediqué a admirar el parabrisas del Lamborgini que mi amiga conducía.

-Mi novia.- respondí fuerte y claro, como si se tratara de responder ¿cuánto es 2+2? Y la respuesta no fuese más que un producto de la lógica y no del corazón.

-¿La amas? –esta vez tomó de mi mandíbula y me obligó a verla a los ojos.

-Eso creo…

-¿eso crees? Ya son casi tres años ¿Y dices que “eso crees”?

-… -dejé escapar un largo suspiro. –Ella es importante para mí, ella ha estado conmigo cada que la necesito, ¡por supuesto que la quiero!

-Pero sabes que no es lo mismo amarla a quererla ¿cierto?

-La quiero MUCHO –así es, MUCHO, con mayúsculas, subrayado, en negritas y en color rojo ¿qué acaso no queda claro cuánto la quiero?

-…de acuerdo, no te molesto más con el tema. –Salimos del auto. –Tienes diez minutos para concentrarte en el negocio de hoy. Sabes que es de vital importancia para la empresa hacer el trato hoy mismo.

-Lo sé… y si tanto te preocupaba el trato de hoy, en primer lugar, no debiste sacar el tema de mi relación con mi novia.

-Si, si… lo siento mucho- encendió un cigarrillo que acababa de sacar de alguno de sus bolsillos.



-“Debemos considerar que las personas están cada vez más apegadas a una vida frente a un aparato con acceso a internet… crear conciencia… entonces podemos lograr que a menos un 60% de la población en general…” –Recité el discurso de memoria con las expresiones faciales necesarias para dar énfasis, convenciendo palabra por palabra a esos sujetos de que nuestra firma proveedora de variados productos deportivos y su firma de videojuegos debían fusionarse.

La idea parecía absurda, pero al ser Tomoe la persona tras esa idea, no nos dejaba otro remedio más que seguirla en sus locuras, puesto que por absurdos que fueran sus planes, de alguna manera resultaban exitosos… asuntos relacionados a la buena suerte, algo que yo no tengo.





“Sumi-chan, yo también te amo.” Una pesadilla de recuerdo se avecina y lo reprimo tanto como es posible y sonrío ante la persona que tengo enfrente.



-¡Sumika! – Se arrojó a mis brazos mi novia. –¿Pasó algo bueno? Es muy raro que llegues puntual a nuestras citas.

-¿Eh? -estoy embobada, debe ser que con los lentes de contacto su cara luce un poco más madura. -Ah, si… pudimos firmar el contrato y además conseguí vacaciones.

-¡Eso es maravilloso! Al fin podemos hacer planes.

-De hecho ya tengo planes- en un segundo, su sonrisa cambió por una expresión solitaria. -¡Q…quiero decir! Emm, ya sabes… nuestro aniversario. ¡Quiero aprovechar mis vacaciones para viajar contigo!

-¿de verdad? –Asentí y sus ojos recuperaron el brillo. -¡Te amooo!

-ajaja…ja, yo… también.- Besé sus labios y me saben a gloria. Debe ser que en verdad la amo.

-No quiero entrar al cine. –dijo con esa expresión tierna y seductora.

-Pe…p…pero eras tú quien quería ver esta película. –No es que odie la idea de tomarla de la mano y llevarla a cualquier hotel cercano… es sólo que… no sé.

-Aoi, ¿me amas? -pregunté

-tontita, te lo acabo de decir. –y sus ojos brillan como nunca -TE AMO.

¡Al diablo con el cine!





-¿hola? –mantengo el móvil entre el hombro derecho y mi cabeza, pues mis manos están ocupadas acomodando ropa en el equipaje.

-Ah, Murasame-kun. Lamento tanto interrumpir tus maravillosos planes románticos, pero quería asegurarme de que dejaste todo en orden…

-sabes que no me atrevería a irme de viaje con trabajos pendientes en la empresa.

-Sí. Te conozco, es sólo que ayer, luego de firmar… –sé lo que dirá “me fui con una chica”. -… conocí a esta chica y no revisé si todo estaba en orden.

-Tomoe-san, -me permito tomar un poco de aire para mantener la calma.

-¿qué intentas decirme?

-faltan algunos papeles…

-Bien, entonces suerte con la bancarrota.- Tratar con las estupideces de Tomoe no es uno de mis deportes predilectos.

-¿eso es lo único que dirás?

-oh, lo siento, creo que en alguna parte olvidé el “eres una idiota”. –De hecho es muy brillante, así que creo que lo solucionará de alguna manera, además no quiero arruinar el primer viaje con mi novia.

-jeje… me agrada ese tono de voz. –se tornó bromista. –tu relación con Azusa-kun debe estar sobre ruedas. -me pregunto cuál es ese tono de voz del que habla.

-Hum…yo…-

-no tienes que decirme nada. Lárgate de una vez a tu maldito Francia y yo arreglaré lo de los papeles faltantes, tengo la sospecha de que cierta rubia no terminó su trabajo.

-Buena suerte con Miyako. - "… con lo bien que se llevan" pienso con sarcasmo.

-No la trago. –expresó. –te juro que si no es porque la recomendó mi padre, la tipa ya estaría de patitas en la calle.

-Es una buena chica… ahora déjame empacar de una maldita vez, mi vuelo sale en un par de horas y aún debo recoger a Aoi.

-Buen viaje. –y algo me dice que del otro lado de la línea, hay una Tomoe que sonríe como si fuera mi hermana mayor, deseando lo mejor para mí.

-Gracias.





Por encima del cansancio debido a las horas de vuelo, está la promesa de un viaje inolvidable, una aventura con mi novia, la persona que me ama y que comienzo a amar.

Me aferro a su mano y dejo que me guíe hasta la habitación del hotel que ella reservó. Ignoro al tipo que carga las maletas, quien desde que entramos, no ha dejado de mirar con asco nuestras manos unidas ¿qué acaso no es ésta la capital del amor? Y amor es amor…
La beso, con una pasión desbordante, que no tengo idea de dónde surgió, que de hecho no me interesa saber de dónde surgió. Y sé que esto no será sólo una sesión de besos, ella misma lo ha demostrado, comenzando por deshacerse de su abrigo.

Por un momento creo que Paris hace milagros y que mi amor por Aoi es ya un hecho.

Tonta de mí…


Última edición por ushiomurasame el Jue Ene 25, 2018 1:40 am, editado 3 veces
ushiomurasame
Mensajes : 429

Fecha de inscripción : 02/11/2014

Edad : 27

Localización : SLP beach

avatar
Consejo

Volver arriba Ir abajo


Mensaje por sachiko_virtual el Lun Ene 22, 2018 10:10 pm
Jajajajaja XD ok. Tengo sentimientos encontrados XD 1- Vaya vaya con las escenas no apta para menores XD que nivel he que nivel XD bien redactadas y logrando el efecto deseado (?): Excitar a su público con la narración XD Estuvo buena la escena XD
2- Aunque haya Sido buena eso señoras y señores se llama infidelidad!! Y Aoi no se lo merece! Sumi chan es de lo peor!!

Después de esto ya no puede seguir con Aoi o.ø

Que intenso el capítulo XD
sachiko_virtual
Mensajes : 6834

Fecha de inscripción : 08/02/2015

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por ushiomurasame el Dom Ene 28, 2018 5:06 pm
Capítulo 16



… esa mirada suya tan provocadora. Nunca la había visto de esa manera.

Estoy deslumbrada.

Sus mejillas sonrojadas a causa de su fiebre la volvieron más hermosa de lo que ya era. ¡Imposible no dejarme llevar por ese beso!

Quedó claro desde un principio que ella y Aoi-san no habían perdido tiempo en estos años… y me hubiera encantado que mi idiotez no me dominara en el pasado.

Quizá ya se ha dado cuenta. No conseguí en tutoriales de internet esa habilidad para quitarles ropa a las mujeres y si no fuera por aquél camino recorrido, no la habría besado de esa forma.

No creo siquiera que me hubiera atrevido a tocarla.

Mis crecientes deseos de conocer ese lado que desconozco en ella, calman mi sed de tocarla tanto como sea posible. Quiero que me haga suya.

-Quiero… -gruñó a mi oído, más que susurrar. –Quiero…

-Si. –dije casi sin aliento, ansiosa. –Hazlo. –porque mi cuerpo entero desea sus atenciones.

Y me he perdido en cada toque suyo. En cada caricia, en cada beso. Mi piel y su piel se han vuelto una.

Me urge mirar sus ojos, pero el mar de sensaciones que ella está ocasionando, no me permite hacerlo más que un par de segundos. Estoy cerca, ambas lo sabemos… Me apenaría demasiado si un grito sale de mi garganta, y sin embargo lo deseo. Justo como debía ocurrir, no he podido contener ese grito que clamaba por salir, por anunciar que he llegado al mismo cielo.

Sumika. Mi amada Sumi-chan ha sido tan tierna, tan cuidadosa conmigo de principio a fin.

Y hay algo que me urge que ella sepa.

-Te amo Sumi-chan. –Musité plenamente convencida de ello y de un instante a otro, la veo llorar -¿Estás bien Sumi-chan? – Me levanté asustada y me acerqué a ella.

-Es… Es un sueño, ¿Verdad Ushio? Siempre es un sueño. –respondió.

-No es un sueño. –me conmueve y me anima. –Es más, puedo besarte para demostrar que estás despierta... que esta es la realidad.–

Es tan tentadora como el pecado.

Me muerdo el labio y me admito que quiero devolver con creces cada caricia y beso que de ella recibí.

Mi cuerpo sobre el suyo. Y mi piel se alegra de estar nuevamente en contacto con su piel.

Hoy mismo he descubierto que pensar demasiado las cosas no me es de mucho provecho.

Así que no pienso. Actúo.

Siendo sincera, ¿Quién se preocuparía por pensar en momentos como este?

Mis deseos no tienen gobierno, hablan por sí solos y los dejo ser

Tanta como para besarla de esa manera, de poseer sus labios de esa manera tan salvaje, de explorar el interior de su boca como tantas veces secretamente lo he deseado.

Me sorprende su sobresalto ¿es que acaso ella siempre lleva el control?

Sonrío para mis adentros y acaricio sus brazos lentamente. Profundizo el beso hasta quedar sin aliento.

Suavemente muevo mis caderas, sé bien que mi pelvis está cerca de la suya. He sido consciente de la humedad y calor que emanan de esa parte. Decido que ya me he martirizado suficiente y muevo un poco mi cuerpo hasta que mi sexo se encuentra con el suyo.

Nuevo sobresalto de ella y yo estoy que muero de ternura. Mis caderas se mecen casi por sí solas, buscan ser correspondidas y poco a poco empiezan a obtener respuesta.

Siento la mirada de mi amada Sumika suplicando que la vea y al encontrarme con sus ojos, descubro otra mirada aún más provocadora que aquella que me mostró al inicio.

-ven. –Sin moverme de mi lugar, la invité a sentarse frente a mí. Obedeció, y al hacerlo su sexo frotó accidentalmente el mío. –Ahh. –gemimos al tiempo. "más" exige cada fibra de mi ser y le doy gusto meciendo mis caderas y ella no se queda atrás. Nos movemos al mismo ritmo, aumentando la intensidad…

Acaricio sus hombros sin dejar de moverme, la abrazo y despacio mis manos bajan serpenteando por su espalda hasta donde ésta pierde su nombre. No pierdo el tiempo y tomo sus glúteos con ambas manos, los aprieto y al tiempo la acerco un poco más a mi cuerpo.

-Ushio. – articuló mi nombre en un sexy suspiro y sin aviso alguno se apropia de mis labios. Ya no hay ternura en su beso, es instinto, calor, pasión… y tengo la esperanza que amor también.

-anmhh. –esta vez el gemido sale de mi garganta. Me ha mordido el labio antes de terminar el beso y sonríe maliciosamente.

Me abraza y mis pechos agradecen encontrarse con los suyos. Su aliento en mi cuello y después sus besos de fuego. Aumenta el ritmo de sus movimientos y yo le sigo el paso. Quiero besarla de nuevo, ansiosa busco sus labios y me encuentro con que su boca le da la bienvenida a la mía. Puedo sentir que ahora mismo somos una. El montón de sensaciones se unen y provocan en nosotras lo inevitable. Bella casualidad, hemos llegado al mismo tiempo.

Sin deshacer el abrazo, me recuesto pesadamente sobre la cama y su cuerpo queda sobre el mío. Respiro con dificultad y ella lo nota.

-lo siento. –me suelta e intenta rodarse hacia la cama.

-Ni se te ocurra Sumika Murasame. – la retengo entre mis brazos. –Sólo es un poquito de aire, no me voy a morir por dejar de respirar…

-jajajajaja. – suelta una sonora carcajada y es apenas que me doy cuenta de lo tonta que soné... y no hay más remedio, que unirme y reirme con ella.

¿Hace cuánto que no reía de esa forma?

-Te amo. – expresé con claridad mirando sus ojos. Con esa decisión que no creí tener.

Y como respuesta obtengo un beso suyo.

Desperté.

Con la misma resaca del día anterior.

Con las mismas pocas ganas de levantarme.

Aterrador.

Cada segundo marcado por la manecilla del reloj a una velocidad terroríficamente lenta. Al mismo tiempo, un ensordecedor latido de mi corazón nervioso, retumba en mi pecho.

Inhalo tanto aire como puedo… y mis pulmones parecen vacíos.

Las luces están apagadas, no hay necesidad de encenderlas, a nadie le interesa si hay luz o no… al menos no a mí.

Debería salir y tratar de arreglar todo esto. Buscar una compostura a esta vida que comenzó a despedazarse desde esa llamada.

-¿Por qué?

Es la única pregunta que importa y la única pregunta que no tiene respuesta. Al menos no una respuesta concreta.

Si ambas nos amamos, si lo sabemos ¿por qué no estamos juntas?

De todas las personas con quien puedo relacionarme, ella es quien más felicidad me ha traído. Entonces ¿Por qué decidí alejarme?

Escucho su respiración pausada, tranquila.

No sirve de nada preguntarme "¿Qué he hecho?" Cuando sé la respuesta.

Fui idiota.

Una idiota que se sentía sola y dejó entrar a su lecho a esa mujer quien tampoco quería pasar frio en la noche.

Y sé que no será la única.

Lentamente el mundo cambia su color, de los tonos coloridos que solía ver de niña, ahora todo me parece un absurdo sepia, quizá menos, quizá sólo un blanco y negro…

Esas personas que parecían sonreír están tan distantes.

¿Mis sueños?… ellos quedaron lejos, ya no interesaba lo que hiciera de mi vida.

Las comisuras de mi boca se curvearon de manera que se simuló una sonrisa en mi rostro, así sería de ahora en adelante, esa sonrisa permanecería en mi rostro ¿de qué serviría llorar? Llorar no había valido la pena en el pasado, lo único que pasó fue que me quedé sin lágrimas. ¿un abrazo de consuelo? De mi hermano solamente. Y no lo he visto hace tiempo. ¿Palabras de aliento? Esas las leo todos los días en las postales que venden en cada esquina. ¿Quién soy? ¿A dónde voy? Dejé de preguntármelo.

-¿Kazama? –Una suave voz se escucha a lo lejos. Me llama y quiero acudir. –Hey. –Dice aquella voz y quiero ver el rostro de esa persona que llama de esa manera tan… especial.

"Sumika… Sumika Murasame" Pensé de pronto. "ella es la dueña de esa voz." Y me urge despertar


-¿Kazama? –dijo una vez más luego de verme abrir los ojos.

Parece asustada y me parece gracioso.

Gracioso porque si bien ella está asustada, yo estoy sorprendida de despertar a su lado.

-Hola. –saludé ¿O lo susurré?

-¿Está todo bien?-preguntó con preocupación. –Parecía que tenías un mal sueño. –Cierto… el mal sueño.

-Si –miento un poco. No es como si quisiera contarle. –Todo está bien. No te preocupes. –De pronto, su mano se posa con delicadeza en mi mejilla.

-Mentirosa. –se fuerza a sonreír. Como siempre, sin obligarme a decirle las cosas. – Iré a preparar el desayuno.

¿Sumi-chan cocinando? Eso sí es para verse.

-Te ayudo. –Me levanté de la cama siguiendo su ejemplo y un fuerte sonrojo llena su rostro.

-No. -Trasladó su mirada al piso y es entonces que me doy cuenta que no estoy vestida. –Creo que deberías dormir un poco más… - la pausa me hace adivinar que también quiso decir "ponte algo de ropa"

Comienzo a vestirme, no hay necesidad de buscar mi ropa. Sumika la ha acomodado en la orilla de la cama.

Miro a mi alrededor y descubro que todo está apropiadamente arreglado. El piso limpio. Incluso ha desaparecido el tazón de arroz de ayer. ¿A qué hora ha limpiado todo?

De verdad ha cambiado mucho en estos años. Y con tal pensamiento en mente, me recuesto de nuevo bajo las aún tibias sábanas.

-Está listo. –entra sonriente con un tazón humeante. ¿Será posible que aprendió a preparar apropiadamente una sopa miso?

Se sienta a la orilla de la cama y se dispone a alimentarme. Me hace recordar la razón por la cual vine a esta casa.

-Se supone que yo soy quien debe cuidarte. –no puedo evitar hacer un puchero. –Estás resfriada, Sumika.

-Estoy mejor gracias a tus cuidados Ushio. Ahora permíteme consentirte un poco. –Sopla levemente y acerca hasta mi boca los palillos con…

-¿Esto es ramen instantáneo? –pregunté divertida.

- Si. –contestó con una sonrisa. -¿De verdad creíste que yo podría cocinar algo Ushio?

-Jajaja. –Es tan fácil reír cuando estoy con ella. -Por un momento imaginé que sí cocinarías algo, pero al parecer tú y la cocina son enemigos naturales… espera –siento que hay algo raro en esta conversación.

-Dime.

-¿Acaso me llamaste Ushio?

-Así es. –dijo como si tal cosa. -¿o es que no puedo llamarte por tu nombre?

-No es eso. –Niego con la cabeza. – Es que tu… para ti siempre he sido sólo Kazama.

Ella sólo sonríe.

Acerca nuevamente los palillos con ramen a mi boca y como un acto reflejo, abro la boca y empiezo a comer.

La mecánica se repite, ella toma más fideos del tazón, los enfria con un leve soplido y después los acerca hasta mi boca. Ninguna se atreve a hablar… y sin embargo, no existe un silencio incómodo. Como si no se necesitaran palabras, como si sólo las miradas lo dijeran todo.

En algún lugar de la habitación suena Bohemian Rhapsody.

-Lo siento. –se disculpa. –Es mi teléfono. –y con esto, el pequeño momento mágico se rompe.

-Hola. –En cuanto contesta la llamada, sale de la habitación. –Si… estoy mucho mejor, no te preocupes... Ajá, Tomoe me envió a descansar a casa… si… oh, eso es excelente ¿cuántas reimpresiones más tendrá? … ¡Vaya! … -No hace falta ser adivino. Es Aoi quien llama… y yo debería dejar de escuchar las conversaciones ajenas.

¿A qué estoy jugando?

Sumi-chan tiene novia, no existe lugar para mí.

Lo de ayer fue sólo un premio de consolación.

-¿Te levantas ya? –parece sorprendida de verme haciendo la cama.

-Si. –Respondo con frialdad. –tú ya estás bien, así que no tengo más que hacer… y lo que pasó anoche, será mejor que lo olvidemos ¿De acuerdo?

No hay respuesta.

Acomodé la última almohada y revisé la hora en el reloj.

11:40 a esta hora Lotte-chan ya debe haber salido de la casa a perder el tiempo por ahí.

Quizá pueda llegar a pintar algo…

-Ushio. –vuelve a llamarme por mi nombre… como si quisiera romper mi corazón el mil pedazos. –No te he dicho algo… ¿me escucharías?

-De acuerdo. –Accedo aún sin verla a los ojos.

-Me encanta pronunciar tu nombre… Me ha encantado que la vida me permitiera volver a verte. -¡Cielos! Esto suena a una despedida.

-Ya no digas nada Sum… Murasame-san.

-¡Déjame terminar de decir lo que debo decir! –pierde la calma por un momento. - …por favor.

-…está bien.

-Ushio… -aquí viene… -Ushio, yo te amo.

-¿perdón? –parpadeo varias veces sin poderme creer lo que ha dicho. –¿qué dijiste?

-Te amo. – Dicho esto me tomó del rostro asegurándose de que nuestras miradas estuvieran conectadas. –Te amo Ushio Kazama y quiero estar contigo. ¿Tú quieres estar conmigo?

Estoy soñando… debe ser eso. Ella me lo dejó claro: SOLO AMIGAS.

Es un sueño. Tal vez me pegó su resfriado y ahora mismo estoy alucinando…

-Dime algo, por favor. –suplica

Sueño o no, definitivamente quiero estar con ella.

-Sí. –casi grité. –Si quiero estar contigo Sumi-chan.

Y los labios que me besan con esa inconfundible ternura son demasiado reales como para seguir dudando.
---------------------------------



Por referencia, si alguien de ha leído el manga, la idea de este par de capítulos surgió del capítulo 17 y 18... ahí Sumika está resfriada y Kazama la cuida (no cuento más para no hacer spoiler a quienes no lo han leido... léanlo!)
La infidelidad no es mi tema favorito en el mundo y ojalá Sumika tenga el valor para corregir esto >< yo también sufro :c
Gracias por leer. Nos vemos en el próximo capítulo.
ushiomurasame
Mensajes : 429

Fecha de inscripción : 02/11/2014

Edad : 27

Localización : SLP beach

avatar
Consejo

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por sachiko_virtual el Miér Ene 31, 2018 7:20 pm
Bueno XD ahora más que nunca debe terminar con Aoi, o sea, después de tremenda confesión no puede seguir con ella.

Espero el siguiente capítulo sea del rompimiento XD

Gracias por la actualización!
sachiko_virtual
Mensajes : 6834

Fecha de inscripción : 08/02/2015

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por ushiomurasame el Lun Feb 05, 2018 6:49 pm
Capítulo 17


[POV Tomoe]

Abro los ojos exactamente cinco minutos antes de que el despertador inicie con su rutina de quererme sacar de mis sueños ¡Mala suerte! Yo no sueño. No he soñado nada desde hace un buen tiempo.

Incluso he hecho de levantarme antes del despertador un modo de entretenerme.

El cálido cuerpo que reposa a mi lado ni siquiera se inmuta al escuchar el timbre. Nada, ni un solo movimiento… tan parecido a su poca pasión de la noche pasada.

Pero le dejaré pensar que ha sido excelente, ¿qué clase de dama sería si rompo su imagen ególatra de buena amante?
No. Que alguien más se lo diga.

-Buen día Hachisuka-sama- Saluda una delas muchas mujeres que trabajan en esta casa.

-Hola Hitomi. –sonrío de medio lado y continúo mi camino a la ducha.

-¿Su invitada la acompañará a desayunar?

-¡Prefiero que no! –Exclamo asustada de que se levante y sea capaz de arruinarme también el desayuno. –Ummm. Me ducharé rápidamente y me iré directamente al trabajo, prepara por favor algo para comer allá.

-Si señorita. Haré que el chofer lleve a su invitada.

-Ese sería un gran favor Hitomi. Gracias. –y junto al agradecimiento va un beso en su frente, de verdad me ha hecho un enorme favor.

----------------------

Se habla del amor tan fácilmente. Como si fuera ese chocolate que ves diariamente en los mostradores y que consigues con tal facilidad. Lo comes, lo saboreas. A veces se puede hacer rendir, otras más se derrite y te hace chuparte los dedos y hasta la envoltura. Es delicioso y da energías, lo malo es que llegado el momento se termina… pero siempre habrá una nueva barra de chocolate en el mostrador, así que ¿Para qué preocuparse? Si de todas maneras, siempre estará ahí, tan fácil de conseguir.

El problema es que ya no sabemos lo que es el amor. Por eso mismo lo comparamos con cualquier cosa y así mismo no lo apreciamos como deberíamos.

…y de un momento a otro descubro que ya me volví a poner filosófica. La barra de chocolate que compré en la tienda de conveniencia me ha puesto sentimental.

¿O fue el fracaso de noche sensual (y sexual) de anoche?

No es que conozca mucho del amor. Sólo conozco noches de pasión y alguna que otra con quien me he encariñado. Desde siempre fueron mujeres... podría detenerme a pensar. Sin embargo, ya no es momento siquiera de ponerme a reflexionar si de verdad soy lesbiana o no.
Sólo sé que me suena tan ilógico besar a un hombre en la boca ¡Mucho menos acostarme con uno!

¡QUÉ ASCOOO!

Fin de la discusión. Me queda claro que soy LESBIANA. Es más, mis padres se lucieron horneando este bollo.

Creo que estoy pensando mucho en comida: primero los chocolates y ahora los bollos.

Sé que ella es la razón de que salí huyendo de mi casa sin probar alimento.

-¡Estúpida Samantha! –Grité con un alto nivel de frustración. No importa mucho si alguien me escuchó, al fin y al cabo este momento ridículo ha sido en la privacidad de mi auto.

El teléfono suena en mi bolsillo. El tono de llamada es el ridículo "call me maybe" que puse para molestar a Murasame.

-¡Hola! –me emociona responder una llamada de mi amiga. -¿Estás mejor de salud?

-¿Eh? Oh, cierto… el resfriado. –responde con una voz suave. –Sí, mucho mejor. Gracias.

-Eso es bueno. ¿Te veré en el trabajo hoy?

-Ummm… no. Hoy no iré.

-¿Es Kazama? –Pregunto por mero compromiso.

-Si. –admite luego de un suspiro.

-Diviértete. –Concedo el permiso realmente feliz por ella.

-Gracias.

Confieso, sí me siento feliz por ella. Pero ahora, la única verdad que no puedo admitir de viva voz es que me siento sola.

Hace un par de meses no me sentía así de abandonada, al menos tenía a Murasame alrededor. Tan amable como siempre, haciendo su trabajo como siempre, ayudando como siempre. Era sencillo tener su compañía cuando su mundo se dividía en trabajo, descanso y finalmente novia.

Esa novia que dice amarla, pero yo sospecho que sólo la admira y le encanta compartir su lecho con ese ser tan idolatrado… Así veo a Azusa Aoi, como el cachorro que sigue a su dueño a todas partes, no como quien ama y desea, con esa mirada llena de fuego.

Pero ha vuelto al tablero la otra reina, esa que puso pies arriba el mundo de Sumika. Y Ushio se ha vuelto su mundo, sin divisiones fáciles de delimitar. Donde no queda mucho espacio para una amiga… y por eso estoy sola, observando el mundo a través de mi auto, envidiando cada pareja de enamorados que veo, incluso a esa pareja que discute frente a la pastelería… al menos ellos tienen con quien pelear, yo sólo huyo de mi mala amante de curvas exhuberantes, una falsa extranjera que tal vez ni siquiera se llama Samantha.

-¡Tontaaaa! –Se escucha a lo lejos una odiosa voz chillona a lo lejos. –¡Heeeeey! –más cerca. –¡Tomoe Tonta! –y de pronto su rostro infantil mira hacia adentro desde la ventana del copiloto.

-¿Qué quieres estúpida? – bajo el vidrio. Taema Miyako es a la última persona a quien deseo ver en este momento, así que ¿Por qué me siento aliviada de verla?


---------------------
[POV Miyako]

Hasta cuándo continuaré interpretando este papel.

¡Tengo 25 años, demonios!

Pero esa maldita cara de niña y mi estatura no ayudan mucho cuando intentos dar una imagen de mí más madura a lo que aparento. Doy risa.

Pero no puedo siquiera atreverme a hablar de que me molesta que me identifiquen como una persona infantil, no cuando mi cabello está peinado en un par de coletas al menos cuatro días por semana.

Camino por los pasillos de la empresa, revisando de lejos si los trabajadores realizan su trabajo apropiadamente y lo hacen, lo cual resulta aburrido ¡Estúpido estereotipo del trabajador japonés! ¡Hagan algo divertido por una vez en su vida!

Hay muy poco que logre sacarnos de la rutina en esta empresa. Como lo fue la llegada de esa pintora al área de publicidad.

¿Por qué insistió tanto Tomoe en que contratara específicamente a un pintor? ¿Por qué siento que colocó justamente la página de la sección amarilla en donde se encontraban sus datos?

Entonces empiezo a creer que tal vez Tomoe se encuentra igual de aburrida que yo.

Pero después veo los ojos de cachorro a medio morir que pone la pintora frente a Murasame-san y entiendo el juego del que ahora soy parte. No es que me encante meter mis narices en la vida de las demás personas y los posibles triángulos amorosos, sólo estoy demasiado aburrida, lo suficiente para observar más de lo necesario.

Fue esa estúpida fiesta en casa de la familia Tomoe, ahí mismo se volvió divertido ser espectador en primera fila.
-----------------------

-Buenos días Kazama-san. –saludé a la artista con toda la intención de saber si hay algo entre ellas o si sólo son alucinaciones mías.

-Buenos días Miyako-sama. –Respondió a mi saludo con una sonrisa traviesa. Y una mirada de una felicidad de origen secreto.

-Podría acostumbrarme a eso. –solté una carcajada. – a que me llames con el honorífico "sama". ¿Cómo vas con ese trabajo?

-De maravilla. –contestó emocionada. –Hoy realmente estoy inspirada. – Y se nota en esas mejillas coloreadas de rosa.

-Supongo que cierta idiota de lentes es la responsable de tu inspiración. – Ese sonrojo… Ahí está mi respuesta a lo que vine a averiguar.

-Eso no es cierto. –Intentó negarlo, pero ya era tarde.

-Por supuesto que lo es, ¿o crees que no he notado cómo se te escapan miradas hacia donde ella se sienta a la hora del almuerzo?

-¿Fui tan obvia? – Sigue hundiéndote Kazama.

-Lo fuiste, eres un completo libro abierto Ushio Kazama. –palmeé su hombro. –Ahora dime ¿qué hizo esa idiota para tenerte con esa enorme sonrisa?

-Nada, sólo me pidió que la acompañara a comprar un obsequio para su hermana menor. –¿Sólo eso? Esperaba más material por parte de ellas… luego será.

-Y yo aquí esperando una historia interesante… una verdadera lástima que Sumika sea una santa.

-Hablando de historias interesantes, ¿Cómo te fue con la chica del bikini provocador? -¡Cielos, sabe contraatacar!

-No lo sé. – No llores Miyako Taema, sigue sonriendo, esa idiota no merece que pierda mi sonrisa –creo que durmiendo en una cama con sábanas de seda en alguno de los departamentos de Hachisuka… en realidad, -Sin querer hice una pausa. –debería agradecerle a Tomoe que se la llevara, sus caprichos me estaban saliendo muy caros, sólo era una muñeca que presumir en la calle, eso y una excelente amante, fuera de eso era una horrible persona... – Necesito un cambio de tema- ¿Aún tienes el video? –pregunté al recordar cómo le rompí la cara a Tomoe esa noche frente a todos.

-Yo no, fue Lotte-chan quien grabó todo.

-dile que me lo envíe. –Y así termina la entrevista, entregué una tarjeta sin siquiera estar interesada en el video. –quiero revivir el momento en que le reventé el labio a nuestra jefa.

Nota mental: Averiguar asuntos privados de los demás puede resultar un arma de doble filo.

--------------------------

Y fue observar más de lo necesario lo que me hace darme cuenta que el amor existe. Que yo no lo conozco de primera mano, pero lo he visto en ellas dos. Me encanta haber llamado a Ushio Kazama y contratarla, me encantaría que todo fuera tan fácil para ellas. Que Azusa Aoi sólo fuera una escritora más, una amiga íntima de Sumika y nada más… ¿Siempre es así de complicado el amor?

Espero que Kazama aproveche bien ese resfriado.

-¡Qué frustrante es pensar en los problemas de los demás!- Pienso en voz alta… una voz demasiado alta, de hecho.

Las miradas de los oficinistas me atraviesan como navajas, esa típica mirada que dice "¿Qué te ocurre estúpida? Cállate y déjame trabajar en paz"

-Vuelvan a su trabajo. –Ordeno sin más. Tengo el privilegio de hacerlo. –Ikeda-san, deja en paz la biografía del Facebook de tu exnovia y termina los reportes que te encargué hace tres semanas.

El reciente momento bochornoso me obliga a hacer lo más sensato: huir.
Las calles de Tokio son un buen lugar para esconderme.

"Quiero enamorarme" Pienso al recordar una vez más a ese par de idiotas. Y una pastelería impide mis pensamientos. Le permito a mis ojos disfrutar la vista de aquello que no puedo comer porque ya comí suficientes dulces esta semana.

-¡Lo sabía! –el grito histérico de la mujer, suena justo en mi oído derecho. -¡Eres un pervertido lolicon! ¡Deja de ver el trasero de esta niña! – su dedo índice me apunta a mi…

Niña… la mayoría de las personas de mi edad se sentirían halagadas por ese adjetivo. Yo me acabo de quedar sin ánimos.

-¡Tontaaaa!– Grité con intenciones de ofender a la mujer que me ha llamado "niña" sin mirarla a los ojos. Pero el universo me otorga un chivo expiatorio.

–¡Heeeeey! –me acerqué a su auto en cuanto lo reconocí. –¡Tomoe Tonta! – creo que voy a llorar con esa media sonrisa que acaba de mostrarme. Ella que siempre parece molesta conmigo.

-¿Qué quieres estúpida? – Quiero a alguien que me salve… y hoy siento que Tomoe me ha salvado.

-Quiero espiar a ese par de idiotas. –Asiente con diversión y complicidad que nunca me había mostrado, al adivinar que me refiero a Ushio y a Sumika. –Eso es lo que quiero.

-¿Sabes las cosas románticas que acostumbra a hacer Murasame-kun? -Pregunta maliciosamente.

-No sé. ¿Ir a torneos de ajedrez y matemáticas? -Al menos esa es la imagen que tengo de ella.

-Jajajaja. -suelta una enorme carcajada que me hace sentir apenada, 'tan ridícula fue mi respuesta?

-Sumika Murasame sólo hace ese tipo de cosas aburridas cuando quien inspira la cita es Azusa Aoi. -Me mira a los ojos con emoción. - Pero esta vez, su acompañante es Ushio.

-Entonces... ¿un museo? -intento adivinar.

-¿Sabes patinar?

-Un poco. -Miento, no tengo idea de cómo mover los pies, excepto para caminar.

-Bien. Porque nos encontraremos "de casualidad" con ellas en la pista de patinaje del parque. -Dicho esto, quitó el seguro de la puerta y me permitió entrar.

Algunos metros más adelante recuerdo algo que podría ser importante.

-¿Qué pasará con Azusa-san?

-La mandaré asesinar. -Respondió en un tono alegre y no sé si creer o no... nunca sabes en qué gasta su dinero la gente rica.

-¿De verdad?

-No. -dice un poco más seria. -Pero ojalá Sumika sepa hacer las cosas bien. Lo que es seguro, es que no habrá un final feliz para alguna.

Lo que dice da miedo.

Da miedo porque es verdad.

Pero lo que me da más miedo es: que concuerdo con ella. La mujer a quien odio.
ushiomurasame
Mensajes : 429

Fecha de inscripción : 02/11/2014

Edad : 27

Localización : SLP beach

avatar
Consejo

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por sachiko_virtual el Mar Feb 06, 2018 9:09 pm
No puedo creer que se me haya hecho muy corto el capítulo

Esa reflexión acerca del amor me llegó XD

Y mi rompimiento?

Gracias por la actualización!
sachiko_virtual
Mensajes : 6834

Fecha de inscripción : 08/02/2015

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Shizukesa el Sáb Feb 17, 2018 1:38 am
conti conti contiiii
Shizukesa
Mensajes : 14

Fecha de inscripción : 20/03/2016

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por ushiomurasame el Miér Feb 21, 2018 10:38 pm
Soy la reina de actualizar tarde XD, va el capítulo

Capítulo 18
[POV Miyako]

Imaginé que sería como en las películas.

La idiota de Tomoe y la hermosa persona que soy yo, nos vestiríamos de negro, con una chaqueta negra, lentes oscuros y un sombrero. Vigilaríamos al par de tontas detrás de un arbusto o de un árbol por mera diversión.
Pero en lugar de eso, estamos sentadas como cualquier persona en este lugar.

-Hey tonta. –dice Tomoe.

-¿Mande? –Digo yo.

-jajajaja. –No entiendo por qué se rie… en fin.

-¿qué quieres? –pregunté molesta.

-Iba a ofrecerte un pastelillo de chocolate, pero creo que no quieres. Lo
comeré yo.

-Te haré un favor y me lo comeré en tu lugar. Te evitaré más celulitis en esas piernas feas tuyas.

-¿Estás tratando de decirme algo?

-nop. –sonreí y tomé uno de los pastelillos que llevaba en una bolsa de papel. -¿No se suponía que íbamos a patinar? –pregunté al tomar ansiosamente el pastelillo. -A decir verdad, este es mi desayuno. No hubo tiempo de comer algo en todo el día y lo depresivo del día no hizo mucho por mi apetito.

-Nop, Prefiero verlas desde lejos, además se intimidarían. –Se burló. –¡Oh! –Exclamó mi proveedora de pastelillos. –Ya están aquí. –Sonrió maternalmente. –Te dije que este era el lugar a donde vendrían, Murasame es muy predecible.

-¿De verdad sabes a dónde irá a cada cita?

-Conozco al menos las tres primeras citas, después dejará que sea Kazama-kun quien elija el lugar.

-Vaya… entonces, ¿a dónde crees que vayan por su segunda cita?

-La invitará a cenar a una pizzería, la más sencilla que encuentre. Pero eso será hasta el próximo miércoles. A Murasame le gusta consentir a esa chica, pero no quiere presionarla, así que no tendrá citas diariamente como ella quisiera.

-¿Por qué estás segura que hará exactamente eso?

-Porque mi mejor amiga habla dormida y en todos nuestros viajes de negocios, decía que llevaría a su novia a esos lugares. Aunque Aoi nunca accedió a estas citas, era más el tipo de persona que quiere ir al cine o al museo. –Dicho esto, dio un sorbo a su café caro de Starbucks.

-También quiero café. –Creo que pensé en voz alta.

-Lo siento, sólo compré el mío. –y mientras me mira, con una sonrisa maliciosa acerca el vaso a su boca y vuelve a beber. -¡Hoy se lucieron! De verdad que este café sabe mucho mejor que otros días.

-Que te aproveche. –Digo con cierto sarcasmo y vuelvo a ver al par de enamoradas. La tonta de las bubis enormes da tres pasos inestables con sus patines y visita el suelo, la idiota de lentes va en su auxilio. Esto podría ser divertido.

-Ustedes fueron amigas. –No pregunté. Era obvio que lo fueron. -¿Cómo fue que se conocieron? –Sin despegar la vista de las tortolitas que siguen dando un show gracias a las constantes caídas de Ushio.

-Ummm. –Dice después de un momento (supongo que de reflexión) –Fue en la universidad. Murasame-kun y yo estudiábamos en el área de economía. Coincidimos en dos materias desde el primer año… de hecho yo le copiaba sus tareas –El tono de voz nostálgico, provocó que volviera a fijar mi atención en ella. –De vez en cuando ella pasaba la noche en mi casa junto con otras personas, debido a los trabajos finales. –Suspira y cierra los ojos, como un aviso de que está a punto de compartirme un recuerdo importante. –Pero sucedió que una de mis tantas conquistas esparció por todo el campus el rumor de que yo era lesbiana… bueno, no es un rumor –aclara sin mirarme a los ojos –es la verdad. Sólo que esa chica provocó que muchas personas se alejaran de mí. Y quizá ellos se habrían alejado de mi de todas maneras, pero nunca lo sabré. Nunca tuve la oportunidad de "salir" por mi propio pie, me sacaron –Parecía furiosa mientras lo contaba. –Se fueron todos excepto ella "No es como si el mundo se acabara por esto Hachisuka-san" Dijo al siguiente día del escándalo, estaba sola como un hongo… me encantaría saber la expresión que tenía en mi cara para provocar que ella dijera eso. –su expresión es triste… tal vez la misma que lucía aquella vez, pero eso no lo sabré jamás.

-¿Fue entonces que se hicieron amigas? –Interrumpí antes de que pudiera ganarle el llanto.

-Así es. –Sonrió –Ese día conocí a mi primer y única amiga.

-¿Y Ushio-san?

-A ella la conocí un año más tarde. Se hizo amiga de Murasame y no se despegaba nunca de ella. –Suspiró. – Era una chica igual de atenta a como la conociste. Muy creativa, pero demasiado distraída e indecisa… Sumika se la comía con los ojos, pero Kazama-kun estaba distraída con los traseros de otras chicas que no lo notaba. –una ligera carcajada sale de sus labios y vuelve a tomar de su café, el cual tal vez se volvió a enfriar. –Sin darme cuenta, me encariñé con ambas. Nos volvimos inseparables. Muchas veces nos reunimos en mi casa, o en casa de Murasame. Excepto por esa vez que dormimos en casa de Ushio, una montaña de libros… literalmente una montaña de libros me cayó encima. –Hizo una pausa y luego volvió a hablar. –Pasó un tiempo y parecía que por fin ambas estaban en el mismo canal. Una tarde Murasame me llamó muy nerviosa, diciendo que se volvería a declarar, que le deseara suerte; pero yo sabía que tendría un "si" por respuesta. –Dejó de verme, dejó de ver cualquier cosa y dejó perder su mirada –Lo que nadie podía adivinar es que esa misma noche morirían los padres de Ushio… Luego de eso no supe nada de ella.

"No llores Miyako" Me repito a mí misma, mientras que imagino todas aquellas escenas. El dolor que debieron sentir. La preocupación de Tomoe…

-Sumika se volvió un auténtico zombie ¡Cielos Miyako! Ojalá nunca tengas que ver a una persona que aprecias sufrir eso, sé que no nos llevamos muy bien, pero de verdad, tampoco me gustaría verte en ese estado. Tan vacía, con tan pocas ganas de vivir. –Inesperadamente me conmueven sus palabras.

-¿Y fue entonces que apareció Aoi? ¿Fue ella por quien Sumika…

-No. –interrumpió. – Aoi no fue quien le devolvió las energías a Murasame – Adivinó el resto de mi pregunta. –Fue la hermana menor de Sumika, Miho. Esa pequeña le enseñó a mi amiga a vivir nuevamente, poco después apareció Azusa-san en el mapa. Sin embargo, si Miho-chan no hubiera nacido, Murasame no habría pensado siquiera en tener una relación de noviazgo, tal vez tampoco de amistad.

-Wao… Parece que no eres tan idiota después de todo. –Y ante mi comentario, se sonroja ¿Por qué?

Mi vista vuelve a la pista de patinaje. ¡No están! Se supone que Tomoe y yo estamos aquí sentadas expresamente para espiarlas… eso se oye mal… bueno, no importa. Pero ¡ya no están!

-¿Creíste que Ushio se humillaría cayendo sobre su trasero todo el día? –pregunta Tomoe recuperando su tono burlón. –Se fueron hace un par de minutos, ¿acaso no las viste?

Por supuesto que no las vi. Estaba embobada viendo tu cara de nostalgia… ¡Pero eso no lo sabrás nunca tonta Tomoe!

----------------

Volvimos a la empresa.
No existe mucho que podamos revisar. Estos trabajadores son aburridoramente eficaces.
Aunque el vernos a la jefa y a mi entrar juntas a la empresa fue un hecho que extrañamente atrajo la mirada sorprendida de cada bicho en este lugar. ¿Tan raro es?

–Tomoe-sama –Llama su atención una de las recepcionistas. –La señorita Azusa habló un par de veces a la empresa preguntando por usted.

-¿Aoi llamó? –pregunté como por acto reflejo.

-Al parecer. –Respondió Tomoe en medio de un suspiro- ¿Dejó algún recado para mí? –Dijo cortésmente, casi de forma seductora a la recepcionista, siempre lo hace y aún no deja de sorprenderme que lo haga.

-No. Terminó la llamada al saber que no estaba en la empresa… umm. –por un momento se puso pensativa. –Dijo algo acerca de que usted no había respondido las llamadas al móvil.

-Creo que olvidé encenderlo esta mañana. –respondió de manera juguetona. –gracias por informarme. –sonrió y se alejó de ahí.

Hay algo que parece extraño aquí. ¿Por qué Aoi llamaría a Tomoe?
Lo más probable es que esté relacionado a su reciente ruptura con Murasame-san. Por lo empalagosa apegada que era a ella… quizá busca que Tomoe le ayude a recuperarla…

Como sea, necesito revisar los formularios para contratación de personal. No debería pensar de más la vida de otras personas. ¡Tengo trabajo!
…bueno, dije que tengo trabajo, pero no dejo de pensar en lo que ocurre con Aoi.

¿Por qué vigilar la vida amorosa de los demás es tan divertido y a la vez frustrante?
Me siento feliz de ver felices a esas idiotas, pero el pensar en Aoi y su forever alonismo, me entristece.

----------------------

Los formularios están verdaderamente para llorar. ¿Y quién contesta estas cosas con pluma de colores y brillitos?

-Lo siento mucho Akemi Yamasaki, pero no trabajarás en esta empresa. –Me disculpo con el formulario y lo mando a la fila de rechazados. –Eres muy bella, ¿por qué tienes que ser tan tonta como para no saber que debes contestar con tinta negra? –Reclamo al ver nuevamente su fotografía.
El emocionante trabajo de leer formulario está por terminar. Si la señorita Chizuka Nishikigi –quien llenó el formulario que estoy por leer– resulta ser una buena candidata, no habré perdido el tiempo este día.

-¡Woooow!– es lo único que puedo decir al ver su fotografía. –Eres linda, niña, ojalá seas inteligente.– Y me encuentro con que lo es. Además por su escritura, parece pulcra y cuidadosa. Supongo que valdrá la pena entrevistarla.

El último formulario aparece ante mí. En unos minutos seré capaz de irme a casa y disfrutar una larga siesta que realmente merezco.

-Masaki Akemiya… -fruncí el ceño sin querer. –Tu rostro me parece conocido. –Cierro los ojos intentando recordar dónde. -¿De dónde nos conocemos? –por alguna razón me intriga. -… estoy perdiendo el tiempo hablando con un formulario, veamos qué tan apto eres para trabajar en la firma Hachisuka.

Tras enviar el par de correos electrónicos a los mejores candidatos, me dispuse a salir de la empresa. Mi trabajo de hoy está terminado.
A esta hora hay muy pocas personas por aquí. Sólo algunos que quieren adelantar un poco.

-No salgan muy tarde. –Digo indistintamente. –Quien salga al último, por favor apague las luces.

-Si. –responden algunos.

-Otsukare-sama –dicen otros, arrastrando palabras.

-----------------

Sólo un par de minutos. Si hubiera cruzado la puerta de salida un par de minutos antes, o quizá sólo uno… si eso hubiera sucedido, estaría tranquilamente en casa.
¡Pero no! Fui interceptada por Tomoe justo antes de salir y ahora estoy sentada en uno de los sillones de la oficina de la jefa, esperando que me diga por qué tanto drama.
Ella sólo camina de un lado a otro. Sin decir nada, sólo camina.

-Si querías que alguien te viera hacer caminatas cortas por tu oficina, pudiste pedir la ayuda de alguien más. –digo en tono sarcástico y con evidente molestia.

-Lo siento. – ¡Vaya! Es la primera vez que Tomoe se disculpa conmigo. –verás. –Tomó asiento. –Acabo de hablar con Sumika hace un momento- Masajeó sus sienes con índice y dedo corazón.

-¿Qué ocurre? –pregunté con interés, más bien preocupación.

-¡La muy infiel no tiene los calzones para cortar con Aoi!

-Ohh.

-¿Es eso lo único que tienes qué decir? –Parece molesta.

-Por el momento sí. –Digo sin poder evitar una sonrisa. Lo que probablemente moleste más a Tomoe, pero no es como si me importara… creo.

-¿Es que no entiendes? –Se exaspera. –¡Sumika está haciendo una estupidez! Va a lastimar mucho a Azusa-kun, de paso a Kazama.

-Eres una buena persona Tomoe. –sonrío y le doy un par de palmaditas en su cabeza. –Pero no debes comportarte como si fueras su madre… de hecho, tampoco su madre debería meterse. Este es problema de ellas tres, ¿no lo crees?

-Pero…

-Nada. –La interrumpo. –No hay peros. Sumika verá qué hacer y tú "señorita mejor amiga de Murasame" deberías estar apoyando en lo que puedas.

-Pero…

-¡Que no! –Vuelvo a interrumpir. –Deja de querer solucionarle la vida a tu amiga, podrías en cambio conseguirte una vida tú.

-Ya e…

-¡Te digo que dejes de preocuparte!

-¡DECÍA QUE YA ENTENDÍ!

-Vale, perdón. –y al disculparme me pongo de pie. –Pero gracias por ponerme al tanto. Ahora me iré a casa, si no te importa.

-Te puedo llevar si quieres. –ofrece.

-Hoy andas rara. –digo en lugar de aceptar.

-¿Por?

-No me has ofendido en todo el día e incluso me ofreces llevarme en tu auto.

-Puedo volver a ser una bruja exclusivamente para ti, si te hace sentir más cómoda.

-Como quieras. –Sonreí.

---------------

Por alguna extraña razón voy en el asiento de copiloto del auto de Tomoe… por segunda vez en este día. Yo, que según había rechazado la oferta.
El cielo se muestra despejado y el tráfico parece no existir. Como si alguien supiera que es Tomoe Hachisuka quien maneja en este instante y desocupó las calles para ella.
Conoce el camino a mi casa, no pregunta si va mal o no. Tampoco se preocupa si maneja mal o no… de hecho es un peligro para la humanidad cuando va al volante, pero no se lo diré. Además acaba de ahorrarme la tarifa del taxi.

-Aquí estamos. –frena de golpe justo frente al complejo de apartamentos donde vivo.

-¿Quieres pasar? –ofrezco.

-Preferiría que no. –rechaza la invitación tan amablemente como le es posible.

-Vamos. –insisto. –Prometo que no te pasará nada malo.

-Será sólo un instante. –Acepta luego de un rato.

Baja del auto y pisa un suelo tan diferente al que acostumbra pisar. Pasa por alto las evidentes cuarteaduras que tienen las paredes de todo el edificio… todo tan diferente a lo que ella ve todos los días. Me muero de pena, pero trato de ocultarlo. Después de todo, yo insistí en que pasara.

-Buenas noches. –saluda el portero del edificio. –llegó un paquete para usted esta tarde. –A pesar de su amabilidad, no oculta el interés en mi invitada.

-Gracias. –Digo rápidamente y alejo a Tomoe de su vista.

Justo estamos delante de mi apartamento cuando el móvil de Tomoe comienza a sonar.

-Mi día aún no termina. –dice con pesar al ver la pantalla. Contestó. –Hola Aoi-kun… La recepcionista me dijo, -abrí la puerta y ambas entramos a mi muy ordinario apartamento. –lo siento, -Continúa con la llamada. –fue un día ocupado… ¿Que cómo está Sumika? Ella está aún muy débil, pero la muy idiota decidió aparecer en el trabajo. -¡Miente descaradamente! –¿No contestó tus llamadas hoy? Eso es muy extraño –Dice mientras niega con la cabeza y se culpa internamente. –Pierde cuidado… Ajá, yo le digo… intenta llamarla otra vez, hace un momento que la llevé a su casa. –Mientras lo dice, hace un ademán indicando que llame a la tonta de lentes. Lo hago y me indican que está apagado. Pero soy muy lista y marco el número de Ushio.

-¿Hola? –Contesta débilmente luego de un rato. –

-Buenas noches Ushio-san, ¿Interrumpo algo? – Se escucha un mal disimulado"¡Ahh!" en la línea. ¡Definitivamente interrumpo algo!

-Para nada. ¿Qué deseas?

-Verás,-"Calma Taema hermosa", me digo internamente. "Deja de imaginarte la escena" –Llevo toda la tarde intentando llamar a Murasame porque me faltan algunos documentos, pero no la encuentro. –"¡mmmhahh!" POR FAVOR DEJEN DE HACER ESO – Ya pregunté a más personas y… dudo que la hayas visto en estos días – Pasará una eternidad antes de que olvide estas escenas no aptas para menores que estoy imaginando. –pero aún así… ¿la has visto?

-Lo siento. –Contesta jadeante. No creí que ella fuera así de pervertida. –No he tenido contacto con ella hace tiempo. –¡Cínica!

-Ok. Gracias. –corté la llamada. No deseaba seguir escuchando.

-…te deseo lo mejor en la última etapa de tu gira. –Dice Tomoe aún al teléfono y después termina la llamada. -¿Por qué estás sonrojada? –Me mira fijamente.

-Por nada. Pero creo que Aoi no debería llamar en este momento, y si llama… no quiero saber nada.

-¿Pasó algo? ¿Qué te dijo Sumika?

-Ella no contestó, aún tenía apagado el móvil. Así que llamé a Ushio y… -me sonrojé… más que eso, me convertí en un tomate andante. -¡Esas dos son unas malditas pervertidas! Mira que contestar una llamada mientras…

-¡No inventes! –Entendió todo. –Si Aoi llama ahora…

-No hay nada que podamos hacer, de todas formas. –dije y me recosté, dejé el teléfono en una mesita.

-¿Me ofrecerás un café?

-Estoy cansada. –dije con fastidio. Después de todo, ella me hizo involucrarme en esto (aunque yo no me negué) –Sírvete sola, sabes dónde está todo.

-Grosera. –Levanta una ceja y me mira con desaprobación. – No debería sorprenderme, aunque me dejé llevar por tu amabilidad… Mejor me voy.

-Lo siento. –me levanté a preparar su café. –Sólo me sentí fastidiada por todo lo de hoy. Sólo espera un momento y estará listo.

-No te atrevas a poner licor en nuestras bebidas. –Advierte.

-Jajajaja. –sale fácilmente la carcajada. –No te preocupes, no lo haré. Pero no creo que ocurra nada.

-Aún así no quiero correr el riesgo.

-Hoy ninguna de las dos se siente deprimida o sola esta noche. –Sonreí débilmente y encendí la cafetera. –No volverá a pasar nada entre tú y yo.

-Tienes razón. –Sonríe. –Además, no sería capaz de dormir con alguien a quien odio.

--------------

Hasta aquí queda el capítulo ;)
¿Recuerdan a Akemi Yamasaki? ¿A Chizuka Nishikigi? ¿O Masaki Akemiya? Bien, por si los olvidaron Chizuka es la sempai de la biblioteca de quien Kazama se enamoró en el primer capítulo de la serie. Masaki Akemiya es el eterno enamorado de Sumi-chan y se viste de mujer para gustarle (Akemi Yamasaki). A saber si lleguen a tener un papel principal en este fic XD
ushiomurasame
Mensajes : 429

Fecha de inscripción : 02/11/2014

Edad : 27

Localización : SLP beach

avatar
Consejo

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Shizukesa el Sáb Feb 24, 2018 11:30 pm
Very Happy
Shizukesa
Mensajes : 14

Fecha de inscripción : 20/03/2016

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por sachiko_virtual el Sáb Mar 03, 2018 6:07 pm
Jajajaja XD ay dios XD no la creí tan pervertida he XDD

Me hizo gracia que las hayan interrumpido en pleno acto XD y que haya puesto que sumika no tiene los calzones para terminar a Aoi jaja los calzones jajajajaja muy buena esa XD

Que barbaridad. Pobre Aoi cuando se entere..

Gracias por la actualización!
sachiko_virtual
Mensajes : 6834

Fecha de inscripción : 08/02/2015

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por ushiomurasame el Jue Mar 29, 2018 10:19 pm
Capítulo 19

(POV Ushio)

La luz del alba atraviesa las ventanas débilmente. Anuncia una nueva mañana… el inicio de millones de oportunidades nuevas. No suelo despertar tan temprano, de hecho nunca lo haría si me lo pidieran. Pero… es mi única oportunidad de verla dormir.

Siempre me quedo dormida antes que ella y para cuando despierto, ella ya ha terminado de ducharse e incluso preparó el desayuno. Simplemente así es ella y así me encanta.

Es la escena más hermosa que puedo ver: Ella durmiendo. Su respiración es tranquila, su pecho le levanta conforme el aire entra a sus pulmones. Su postura es un perfecto rictus mortis… a cualquiera le daría miedo, pero yo creo que es la criatura más linda de toda la creación.

Y recuerdo el momento en que finalmente caí total y profundamente enamorada de ella.

---------

Esa noche en que me invitó a dormir a su casa, aun puedo recordar lo que cenamos esa noche algas y sopa miso. Jugamos babanuki por un momento, pero más que nada charlamos toda la noche hasta que el cansancio nos hizo ir a dormir.

"No debí beber tanto" me reprendí cuando las ganas de ir al baño me hicieron despertar para ir corriendo al baño. "No debí…" volví a reprenderme cuando mi dedo pequeño del pie se golpeó en la esquina de la puerta.

…y la vi a ella. Durmiendo plácidamente, en su postura boca arriba, con las manos entrelazadas justo encima de su abdomen, un perfecto rictus mortis que hacía dudar si aún estaba entre los vivos… de no ser por su respiración acompasada. Tomé un pequeño gato negro de peluche que encontré por ahí y lo acomodé cuidadosamente entre sus manos.

"Ahora la figura está completa" Pensé con maldad y busqué mi teléfono para tomar una fotografía y conmemorar que yo, Ushio Kazama, había logrado tomar un momento vergonzoso de la perfecta Sumika Murasame.

-¡Nooo! –Gritó

-Demonios – me sobresalté- despertas…

–¡Deja en paz a ese cachorro! –gritó una vez más y caí en cuenta que la gran Murasame habla dormida.

-Jiji… -reí

Quizá mi reacción normal hubiera sido estallar a carcajadas… Sin embargo no fue así.

-Qué linda. –susurré… y al mismo tiempo mi corazón dio un salto enorme.

Asustada por tal inocente pensamiento, me encerré en el futón.

Apreté los ojos y traté de dormir. ¿Qué demonios estoy pensando? ¿Sumika linda?

-Calma- le susurré a mi corazón. –Calma ya… los despertarás a todos. –Digo asustada por los enormes martilleos.

Me asomé rápidamente para asegurarme de no haberla despertado… y ella seguía tal y como la dejé.

La fecha en el calendario aún mantenía el 8 de marzo que arrancaríamos al amanecer. El antiguo reloj marcaba las 3:30 y la hora siguió avanzando… recuerdos de esas ocasiones en que me pedía ser su novia vienen a mi mente

-Calma- susurré una vez más…

"Cobarde" me gritó el corazón.

-Calma… dame tiempo… -susurré...


-------

-No me perderé una foto de ella esta vez. –Vuelvo al presente y declaro solemnemente, mientras preparo la cámara de mi móvil.

Una. Dos. Tres… quizá estén bien algunas desde este otro ángulo. Cuatro. Cinco. ¡Vaya! Esa pose es sexy… Seis…veinte…

Y una idea loca surge desde lo profundo de quién sabe dónde. VIDEO.

Como si fuera algo planeado, justo después de unos segundos de que inicia la grabación ella arruga los ojos y lentamente los abre.

-Buen día. –La saludo con una evidente sonrisa, conmovida hasta el fondo de mi corazón.

-Buen día Ushio- responde con una cálida sonrisa.

-Hermosa… -susurro y no me resisto a darle un beso y el teléfono más que olvidado.

Es un largo beso, inspirado, sin necesidad de algo más para demostrar los sentimientos que ambas llevamos. Puedo dar por satisfechos esos susurros que en todo este tiempo fueron dedicados a ella y que no pudieron llegar a su destino. Esto es felicidad, verdaderamente lo es.

-Te amo. – Dice mi amada Sumika.

"No llores Ushio. ¡NO LLORES! Se preocupará…" Me ordeno a mí misma, pero sé que es inútil. Puedo sentir el tibio líquido recorrer mis mejillas y caer desde mi barbilla.

-Ushio, –me toma cuidadosamente y con su mano acaricia mi rostro- ¿Estás bien? –pregunta con preocupación.

-Si. Jiji- respondo enternecida. –Yo…-dudo

-¿Si? –me anima a continuar.

-Yo nunca creí que podría escucharte decir que me amaras… Yo…

La frase se ve interrumpida por un beso aun más apasionado que el anterior.

Ojalá el mundo se congelara ahora mismo. Que este momento durara para siempre…

"Any way you wanted! That's the…" Pero es el teléfono de Sumika el encargado de romper la magia.

-Perdón… debo contestar esta llamada. – Se esfumó de la habitación en un momento.

-Jajajajaja. –Abracé la almohada y reí como una histérica. –Supongo que así funciona la felicidad… es tan jodidamente efímera.

-Debo ir a trabajar. –Dice Sumika en tono de disculpa al entrar a la habitación.

-Lo entiendo. –Sonreí. –Yo creo que debo ir a casa. Tengo muchas ganas de pintar algo.

-¡WOW! Eso es maravilloso, ¿me dejarás ver lo que hayas pintado?

-¡No! –contesto avergonzada. –Podría ser horrible.

-No es verdad. –Me abraza. –He visto lo que haces y sé que tienes todo el talento para hacer algo excelente.

Rubor máxima potencia: Activado.

Como ama de casa que ve partir a su marido al trabajo, nos despedimos en la puerta. Aliso su traje sastre y acomodo bien sus anteojos. ¡Está para comérsela!

-¿Te veré luego? –pregunta antes de salir.

-Claro. –Omito mis pensamientos de sexo en su oficina que empezaban a invadir mi imaginación.- Llámame.

-Lo haré. –Dice y me regala un suave beso de despedida.

Después de media hora, por fin he dejado en orden el apartamento de Sumika. Pero media hora es sólo un decir… digamos que cada lugar que recorría me traía un par de recuerdos y he sido una verdadera boba la mayoría del tiempo.

Y luego, sólo por cabezonería volví a limpiar... En realidad no hay a quien quiera admitirle que no quiero irme de este lugar.

-¿Qué hora es? –pensé en voz alta.

Busco por todos lados mi teléfono y lo encuentro descansando en el piso.

Muerto. Completamente muerto, sin una pizca de batería. Olvidé que nunca pulsé el botón para terminar la grabación de video de la mañana. ¡Maldición! Creo que debo dar por perdido el video de mi princesa…

En fin… creo que ya debo irme de aquí.

-¡No quiero!–Reprocho como niña pequeña. - …pero así debe ser. Sólo llevamos dos días de novias, no debo estar aquí plantada… además quiero tener citas normales con Sumi-chan.

Decidido. Debo irme por el bien de mi historia romántica.

------
-¡USHIIO! –Una hiperactiva rubia se lanza a mis brazos en cuanto cruzo el umbral de mi casa. -¿Dónde demonios estuviste todo este tiempo? ¡BAKAAA!

-Estuve con… -mi ruborizado rostro se adelanta a cualquier respuesta.

-¡No inventes! –Dice con los ojos como platos. –¿Conseguiste con quién engañarme, mi hermosa novia falsa?

-Algo así. –Respondo tímidamente.

-¡Quiero detalles!- Exigió.

-Estás loca, Lotte-chan.

-No voy a debatir mi estado mental contigo esta tarde Kazama Ushio. –mientras niega con la cabeza, se dirige a la cocina. –Me contarás los detalles SI o SI.

-Pero…

-Nada de peros. Estuve tres días enteros sin saber de ti, comiendo bentos de la tienda porque mi cocinera personal andaba desaparecida en algún lugar haciendo quién sabe qué cosas… Así que me lo debes Ushio. –Gritó desde la cocina ¿Son palomitas lo que huele?

-¿Y bien? –Se sienta frente a mi, toma un puñado de palomitas del tazón y no retira su mirada expectante.

Este día será largo…

-------
Wikipedia dice: El amor es un concepto universal relativo a la afinidad entre seres, definido de diversas formas según las diferentes ideologías y puntos de vista (científico, filosófico, religioso,artístico). Habitualmente, y fundamentalmente en Occidente, se interpreta como un sentimiento relacionado con el afecto y el apego, y resultante y productor de una serie de emociones, experiencias y actitudes. En el contexto filosófico, el amor es una virtud que representa toda la bondad, compasión y afecto del ser humano. También puede describirse como acciones dirigidas hacia otros y basadas en la compasión, o bien como acciones dirigidas hacia otros (o hacia uno mismo) y basadas en el afecto.

El Diccionario de la lengua española: m. Conjunto de sentimientos que ligan una persona a otra, o bien a las cosas, ideas, etc. Amor. (Del lat. amor, -ōris). 1. m. Sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser. 2. m. Sentimiento hacia otra persona que naturalmente nos atrae y que, procurando reciprocidad en el deseo de unión, nos completa, alegra y da energía para convivir, comunicarnos y crear. 3. m. Sentimiento de afecto, inclinación y entrega a alguien o algo.

Una amiga mía dijo algo así: el amor es… ya sabes… cuando tú amas a alguien… que no puedes hacer nada sin dejar de recordar su cara… si me entiendes ¿no?

Algún tipo ingenioso en Yahoo Respuestas dice: amor, estado de irracionalidad, estupidez y felicidad manejada por los latidos y que se hace mas fascinante aun si se es correspondido por alguien de igual comportamiento hacia a ti.

Otro, también en yahoo: es un estado patológico caracterizado por una disminución de serotonina (un neurotransmisor) a nivel cerebral, lo que conduce a un incremento de la sensibilidad emocional e inestabilidad.

Investigué algo en el best seller de todos los tiempos… así es: la Biblia. El amor que Dios nos tiene a nosotros y que nosotros le debemos tener hacia Él es el más importante (ágape). Es el amor de la voluntad – una decisión que tomamos – de desear y actuar a favor del bien de otra persona. Pronto, si Dios permite, le enviaremos una recopilación de información sobre este amor tomada de ciertas porciones de algunos de nuestros cursos. Dios es amor (1 Juan 4:8). En Él conocemos el amor (1 Juan 4:8-10). En 1 Corintios 13:1-8 el Espíritu Santo nos presenta una descripción de varias de las cualidades de este amor.

De todo el discurso lleno de eufemismos y/o redundancias, me quedo con la parte subrayada

Lo que dice mi profesión: En si es una reaccion quimica de la Oxitocina una hormona relacionada con los patrones sexuales y con la conducta maternal y paternal que actúa también como neurotransmisor en el cerebro. En las mujeres, la oxitocina se libera en grandes cantidades en respuesta a la estimulación También se piensa que su función está asociada con el contacto y el orgasmo. Algunos la llaman la "molécula del amor" o "la molécula afrodisíaca". En el cerebro parece estar involucrada en el reconocimiento y establecimiento de relaciones sociales y podría estar involucrada en la formación de relaciones de confianzay generosidad entre personas.

Luego busqué cualquier cosa que dijera Sócrates: "desear que la persona amada sea lo más feliz posible"… vale, se escucha muy padre, pero a mi parecer dice la persona amada haciéndome volver al punto principal de mi desesperada búsqueda del significado de esa palabra que ha trascendido desde tiempos inmemorables… así que ¿qué es el amor?

Si hay algo que puedo asegurar, es que está científicamente comprobado que no sé lo que es el amor.

-¿a qué hora vas a venir a desayunar? –grita Lilia, mi compañera de departamento.

-en este preciso instante. –digo al entrar al comedor.

-¡ya deberías aprender a cocinar!

-bien sabes que eso de la cocina no se me da muy bien.

-¡Por favor! –grita mientras se sirve un expresso. -¡eres profesora de química!

-y eso qué tiene que ver?

-que los nerds de la química por lo general son muy buenos en la cocina.

-pues resulta que no soy miembro honorario del común denominador. –respondo para hacerla enojar, a sabiendas de lo que viene después.

-¡estoy cansada de esto! –limpia los rastros de café que hay en las comisuras de su boca y… -¡a partir de esta tarde dejaré de preparar la comida!

-okay –respondo sin mirarla a los ojos… tiene una mirada de esas que pretenden asesinar. –¿no se te hace tarde para tu trabajo-

-¡Demonios! ¡Hoy tengo una reunión importantísima!

-más te vale apurarte entonces. –tomo un pan tostado y pongo encima de él un huevo frito.

-okay, entonces me llevaré tu auto...



-------

Seis páginas de mi libreta de bocetos se han llenado de palabras. ¿Cómo sucedió? Es un misterio.

Había pasado la tarde entera contando todo lo sucedido los últimos días desde mi desaparición. Cómo en un acto desesperado dejé esa pintura donde había retratado a Sumika justo en su oficina. Cómo terminé yendo a su apartamento a cuidar de ella… y cómo me convertí en su novia.

Lotte era un total sinónimo de sorpresa y emoción.

Me abrazaba cada cinco minutos feliz de que mi relación con Sumi-chan ya no fuera sólo una amistad. Cuando el hambre hizo acto de presencia, ordenó nuestra pizza favorita: champiñones con pimiento y extra de queso… Tener amigos es simplemente genial.

Después de que me hizo contar cada detalle que quiso saber, de hacerme recordar cada momento feliz que viví estos días; me liberó.

Entré a mi habitación y descubrí con sorpresa que se encontraba en ese perfecto desorden en el que la había dejado y así lo dejé.

Tenía muchas, bastantes… demasiadas ganas de pintar algo. Así que tomé mi libreta para bocetear algo. Y al poner en contacto el lápiz con el papel no fueron dibujos, sino letras lo que fluyó sin cesar.

Lentamente tomaba forma una historia…

Eso hace el amor ¿No es así?

Te hace recordar que alguna vez tuviste sueños y te vuelve valiente para intentar lograr todo.

---------

Hola! me perdí un cambio de reglas por aquí, será que debo editar un par de capítulos traviesos que tengo?
Comosea... disculpen la tardanza en actualizar, fui secuestrada por aliens que se dicen llamar "mi trabajo" pero les hice pagar y pedí vacaciones. Gracias por leer (Si es que por aquí me siguen leyendo XD)


Última edición por ushiomurasame el Sáb Mar 31, 2018 11:10 pm, editado 4 veces
ushiomurasame
Mensajes : 429

Fecha de inscripción : 02/11/2014

Edad : 27

Localización : SLP beach

avatar
Consejo

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por sachiko_virtual el Sáb Mar 31, 2018 9:13 am
Me perdí XD

Quién es Lilia? La profesora de química?  XD

E interesante las definiciones del amor XD

No creo que sea necesario editar o.o

Para cuándo el ruptura entra sumika y aoi?
sachiko_virtual
Mensajes : 6834

Fecha de inscripción : 08/02/2015

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por ushiomurasame el Mar Abr 10, 2018 7:59 pm
Capítulo 20
[POV Sumika]

Tomoe me ha repetido bastantes veces que es hora de decir la verdad…

¿La verdad?

Pues la verdad es que estoy hecha una total mierda… pero no por las razones que debería. Por principio de cuentas estuve en el paraíso al menos un par de semanas. ¿No se nota por mi enorme sonrisa? Eso se lo debo enormemente a mi hermosa Ushio.

Había estado tan acostumbrada ya a su ausencia que no había notado lo mucho que le hacía falta a mi vida… no lo digo como una obsesiva enamorada (Aunque lo soy, no lo niego), es algo inexplicable, pero el sólo tenerla me hace sentirme capaz de todo, una mejor persona. Incluso arreglé la tubería rota del baño que he ignorado desde hace meses…

Pero volviendo al punto principal, estoy hecha mierda porque estoy pagando el precio de haber faltado a mi trabajo durante dos semanas. Estoy haciendo los cálculos de los impuestos para este mes, revisando presupuestos… números y números. Estoy segura que no dormiré otra noche.

-Sempai. –Interrumpe mis cálculos una voz casi femenina.

-Adelante.- doy la orden sin mirar.

-Soy yo otra vez. –Y me obligo a levantar la mirada… Es mi muy ¿lindo? Kouhai

-Yamasaki-kun ¿qué es lo que se te ofrece?

-En realidad sólo venía a traerle un café. –Acerca una taza llena de esa bebida. Ojalá sirva para darme energías. –Parece cansada. –Dice con timidez.

-Gracias. Eso es un lindo detalle. –Digo sinceramente agradecida por el gesto.

-Con gusto. -¿Acaba de ruborizarse? –Umm…

-¿Necesitas algo? –Pregunto por educación, en realidad me gustaría que se fuera y así poder continuar con mi trabajo.

-En realidad me preguntaba si… -Ahora está al máximo punto de rojo. -¡NO! Gomenasai, olvídelo sempai.

Y así como así, desapareció de mi oficina. En fin… estos informes no se llenarán solos. ¡Debo trabajar!

Mi trasero debe haber tomado la forma del asiento. Llevo bastantes horas sentada en la misma posición. No quiero saber lo doloroso que será levantarme cuando deba hacerlo… y sé que será pronto.

-Hola Kazama-san. –La inconfundible voz de Tomoe se hace presente.

-¿Kazama? –Pregunto con evidente emoción. -¿Está ella aquí?

-Jajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajaja. –Estalla en carcajadas. –Claro que no. –Dice en cuanto recupera algo de aire. –Tú eres Kazama-san-

-¿Eh? –No entiendo lo que dice.

-Digo que te has convertido en la esposa innegable de Kazama.

-Ohh. –Aquí viene mi sonrisa estúpida. –Si jeje.

-¡Vaya! Vengo aquí con ánimos de hacerte sonrojar y lo único que consigo es provocar una cara de tonta enamorada feliz.

-Jajaja. Así las cosas Hachi…

-¡No me digas así! No soy un perro.

-Y bueno, no es mi culpa que tu apellido se Hachisuka, mi querida Hachi.

-Cállate idiota. –bueno, al parecer la broma salió al revez.

-¿Y bien?

-¿Qué cosa?

-Pregunto la razón de tu visita.

-Oh. Claro, vengo a sacar tu horrible trasero de mi edificio. ¿Acaso no has notado la hora?

-Nop.

-Eso creí. Pues bien, es casi media noche.

-¿Media noche? -¡No puede seeeer! Reviso el reloj del PC y efectivamente: faltan quince minutos para media noche.

-Vamos Murasame, estoy harta de estar esperando a que salgas.

-Ohh. ¿Tenías planes para un trio salvaje en tu oficina con la chica de limpieza y la recepcionista?

-No, ellas fueron muy aburridas la última vez. –Wow… yo sólo estaba de broma, pero al parecer ella es capaz de eso… -En realidad estaba esperando para poder tener un tiempo contigo.

-¡Oh no! Sabes que soy una persona muy fiel, yo ya tengo a mi Ushio.

-Jajaja. –Rió de buena gana. –Murasame, dejé de estar enamorada de ti hace años y no planeo tener sexo contigo. Por otro lado, -su semblante se volvió serio. -tu mala broma de verdad es la peor que puedes hacer. Tú y yo sabemos que no eres fiel.

-Ahhh. –Suspiré con pesar.

-Por eso es que me quedé esta noche. Estoy bastante cansada de cubrirte. –Y de verdad sonaba cansada.

-Terminaré pronto con el trabajo que llevo retrasado. –Me defendí.

-No estoy hablando de eso. Deja de hacerte la estúpida ¿estamos?

-Bien.

-Debes tomar una decisión. Sabes que entre más pronto lo hagas, va a ser menos difícil para las tres.-

-Es que no quiero lastimarla. –Cada palabra pesa… bastante.

-¿A quién no quieres lastimar?

-¿A qué te refieres con eso? –Y al escucharme decir esto, su mirada se volvió distante. –Además ¿qué haces tú pretendiendo darme consejos?

-Te veo y no me parece que esté hablando con mi mejor amiga… Ya vete a tu casa… descansa.

De verdad… ¿Qué pretende una persona como Tomoe al darme consejos? Ella tiene un montón de chicas. Una cada fin de semana… ¡¿Qué sabe ella?!

Me levanté de mi silla y tal como esperaba, el dolor fue insoportable. ¡No vuelvo a quedarme sentada por más de 16 horas seguidas!

------------------

El silencio de la noche gobierna en paz la ciudad. Escucho despierta el canto de los grillos… como si ellos hubiesen venido a traer serenata… y no sé si odiar o amar sus agudas voces.

-Asinremxiernicma- Mi bella compañera dice algo indescifrable en sueños. Ojalá pudiera saber lo que sueña. Supongo que es un sueño feliz porque está sonriendo. Debe ser uno de esos sueños de los que se desea no salir nunca.

Ahhh parece que estoy divagando de nuevo.

Justo cambia la hora en el reloj. 4 de la mañana y sigo sin poder dormir.

Por las mañanas soy el ser más dichoso del universo, sonriendo porque tengo a mi lado a la mujer que siempre he amado. Pero llegada la noche, recuerdo que mi realidad es otra muy distinta a la que pretendo estar viviendo.

No soy una mujer exitosa que además de tener las cuentas claras de una empresa multimillonaria, gana lo suficiente como para dejar de trabajar ya mismo y por si fuera poco tiene a su lado a la bella Ushio Kazama por quien mi corazón anhelaba tanto.

Bueno… en realidad todo aquello es cierto. Salvo que la pequeña vocecita que solía decirme "Haz las cosas bien" se ha convertido en un grito constante dentro de mi cabeza "¡Tienes que decírselo a Aoi!" "Perderás todo si continúas de idiota"

-Se lo diré. –Hago mi resolución en voz alta. Tomo mi teléfono, con el número de Aoi preparado desde hace bastante tiempo.

Y…

Observo la pantalla.

Respiro hondo. Una vez. Dos veces. Tres veces. Veinte veces. "La lastimaré si hago esto… si termino con ella…"

Y mi resolución vuelve a irse a la mierda.

Me pierdo en el mundo de los sueños. Parecía tan difícil el quedarme dormida, pero de alguna manera lo he logrado… ¿Qué lugar es este?

Siempre es este lugar. Construcciones de piedra fría, camino sin dirección y al tiempo parece que sé justo a donde debo llegar. Luego la tienda de música a un lado de una tienda de licor. Justo ahí sé que la encontraré, me verá con esa expresión llena de preguntas por hacer.

Aquí. Sólo aquí soy valiente. Tengo las palabras justas y sin adornos. No hay dudas en decirle que amo a alguien más, que ya no soy capaz de darle la felicidad que se merece. Y pido perdón de tantas formas…

Ella sonríe, me dice que todo estará bien y se aleja.

¡Qué simple ha resultado todo!

Sin embargo llega la mañana y vuelvo a darme cuenta que sólo ha sido un sueño. Estoy atorada en esta situación.

Un delicioso olor inunda mis sentidos. Kazama está aquí frente a mí con el desayuno. Así de fácil se consigue la felicidad.

-Buen día mi amor. –Dice con su voz dulce y suave.

-Buen día Ushio. –Respondo con una sonrisa enorme y me preparo para recibir uno de esos besos, de esos que consiguen robarte el alma pedacito a pedacito…

-Tienes ojeras otra vez.- Menciona con evidente preocupación.

-Me quedé despierta hasta tarde, Tomoe me dejó bastante trabajo. –Al menos no estoy mintiendo en esta parte… no totalmente.

-Deberías quejarte. –Hace un adorable puchero

-Jajaja. –Es inevitable no sentirme enternecida por su expresión. Esas mejillas infladas que se muestran al mismo tiempo de una mirada preocupada, es simplemente un cuadro gracioso y cálido. ¡La amo tanto!

-¿Qué es tan gracioso? –

-Nada- Sonrío. –Además es mi trabajo. Tu más que nadie sabe que falté por una semana entera a mi trabajo. – digo en tono sugerente y obtengo lo que quiero: su rostro sonrojado. –era obvio que se acumularía.

-De acuerdo. –Suspiró con pesadez.

-No seas preocupona Ushio. –Intento calmarla. –Hoy tendré terminado todo este trabajo y podré descansar.

-Bien.

-Te amo. –Mis sentimientos salen sin aviso previo.

-¡Oyeee! –Parece sorprendida de mi declaración y soy recompensada por un beso. ¡Qué bello es el amor cuando es correspondido!

-Gracias por estar aquí. Y disculpa por haber llegado así de tarde…

-No te preocupes Sumi-chan. –sonríe quitando importancia al hecho de que la he dejado sola en esta casa por días enteros. –Además yo fui quien se quiso quedar aquí contigo… ojalá podamos mudarnos juntas.

Su línea de pensamiento me llena de ilusión. Me atrapa… Sueño despierta con tener una casa a su lado. Desayunar juntas, desvelarnos viendo películas, haciendo el amor donde nos plazca…

Y así… sin darme cuenta, me vuelvo a ver envuelta en lalalandia.

--------------

Como si fuera algo de pequeña importancia... lo dejé estar. Como si fuera algo que no me quitaba el sueño. Una vocecilla que inició como un susurro y ahora era peor que un bombardeo constante dentro de mi cabeza.

No es como simplemente elegir entre blanco y negro... maze runner o crepúsculo... cara o cruz.

Era tomar una decisión ya. Ushio o Aoi.

Y lo más adecuado en realidad era quedarme sola, irme de misionera a algún lugar recóndito porque sinceramente la había embarrado completamente. Hoy soy eso que nunca debí ser. La muy maldita tonta que hace malabares con dos mujeres a la vez.

Camino... camino... izquierda, derecha, vuelta a la izquierda, paso, paso, giro de 180 grados y volver a caminar sin sentido dentro de mi oficina. Mi último refugio desde que no sé cómo mirar de frente a Ushio. No es como si ella sospechara lo que ronda por mi cabeza, aunque definitivamente no soy para nada una buena actriz, así que no se cómo es que me cree que mi relación con Aoi terminó.

Y hablando del diablo...

-¡Amor! -Una voz tan conocida que casi creo estarla alucinando...

-Ao... Hola mi amor-

-¿Qué pasa? ¿no estás emocionada de verme de nuevo? -Creo que ella si sabe que soy pésima actriz

-Nada princesa... estoy cansada... sólo eso. ¿Cuándo llegaste a Japón?

-Justo ahora. Ni tiempo tuve de llegar a casa, tenía tantas ganas de verte. -

Eso... ¡es una jodida suerte! Kazama justamente está en esa casa que no es mia. ¿Cómo me las he arreglado para ser tan idiota?

-Yo también quería verte princesa. -Sonrío y toco suavemente su mejilla. Ella se ve tan feliz...

-Hace tanto que no me llamabas princesa. -Dice claramente emocionada y yo me las arreglo para disimular mi enorme y más reciente metedura de pata. Princesa... así es como llamo a Kazama desde que inicié mi aventura con ella.

-Es que te he extrañado una eternidad. - "¿Te he extrañado una eternidad?" no sé ni lo que acao de decir ¿Es esa una frase válida?

El beso apasionado que recibo por parte de ella me indica que tal vez en alguna parte de su corazón esa frase tiene algo de lógica.

-¿Cómo te fue en México amor? - pregunté por no tener algo más que decir luego de que terminara el beso.

-Pues... debido a que mi viaje fue en Europa, puedo decirte con total seguridad que en México me fue extraordinariamente bien. -dice divertida.

Y yo creo que debería callarme un rato porque esto de hablar con la cabeza vacía es verdaderamente un peligro para mi existencia.

De golpe. Con la frente arrugada. Con el evidente estrés que me invade... Despierto y caigo en la cuenta de que una vez más es un sueño. Que sigo con Kazama, que ella duerme apaciblemente en mi cama junto a mi porque simplemente ella no tiene ninguna preocupación... y es ahí donde me siento más mierda que el día anterior.

¿A qué estoy jugando?

Me levanto sigilosa. La observo enternecida, guardo esa imagen para mi misma. Trato de recordar hasta el último de los detalles de su rostro, el mechón castaño que suele cubrirle parte de su frente y medio ojo izquierdo. El inevitable sistema montañoso que se crea donde la sábana beige cubre su pecho. La curva sexy que hace su trasero. Sus pequeños pies que nunca estarán cobijados.

"No debí"

Esa voz culpable que resuena desde mi conciencia hace su entrada triunfal.

Si esa maldita voz hubiera hablado hace más tiempo, no estaría tan enterrada debajo de toda esta mierda.

"Si hablé, no te hagas tonta Sumika"

Ok... ahora mi voz de la conciencia viene a hacerse la graciosa.

Es tiempo de que me haga responsable de todo esto que yo misma creé. ¿Será capaz de perdonarme?

Escucho su respiración... de pronto empieza a moverse y sé que abrirá los ojos.

-Buen día amor.

-----------------


[POV Tomoe]

-Buen día mi amor- Saluda con su sonrisa que fue diseñada para derretir corazones…

-Buen dia… -y no hay mejor complemento para un saludo que un beso.

¿Cómo es que llegué a estar en esta situación? Ni yo misma lo sé. Había un mundo de decisiones que tomar. Vidas que destruir y millones que ganar.

Amores platónicos que perseguir.

-¿Desayunaremos pronto? –Dice con evidente cara de somnolencia. Y me sorprende no ser una perra que evita desayunar con su conquista. Ni siquiera pienso que lo hace por interés, justo como estoy acostumbrada.

-A la hora que quieras Miyako. –sonrío y me ganan las ansias por besar sus labios.

Y no… no llevamos más que una noche saliendo.

¿Saliendo?

Si. Admito que juré odiarla por toda la eternidad por la manera en que entró a la empresa. Por la manera en que se coló a mi vida. Y su maldita personalidad que siempre fue tan adorable… odiosamente adorable.

Pero ayer… no sé, sólo caí en sus brazos.

Intentaba advertir a la estúpida de Murasame acerca de sus muy tontas decisiones tomadas al vapor y en medio de mi berrinche estaba frente a ella. A solas como últimamente estábamos… cada quien persiguiendo su propio interés.

No diré que algo se apoderó de mi. Porque ese sería un pésimo pretexto.

Simplemente estábamos en el auto, preguntándonos hasta dónde sería capaz de llegar Sumika. Una broma aquí y una broma allá. Luego el silencio… la miré y la besé.

Y mientras tanto, las mariposas que pensé tener enterradas revolotearon.

¿Magia? ¿Un milagro? No lo sé, pero ese deseo que se acompaña con unas incontrolables ganas de ser la única que esté en sus pensamientos y en su corazón, llegaron de la nada. ¿Quién lo diría? La odiosa Miyako provocando eso en mi…

Pensé que al besarla se apartaría de mí, me diría alguna de sus típicas líneas "¡Tomoe no Baka!" "¿A quién crees que estás besando idiota?" una patada, o cachetada… Pero correspondió. Incluso me atrajo hacia ella en un abrazo.

Increíble Ninguna de las dos estaba ebria como aquella vez.

¡MIA! Gritaban mis deseos… Y sin pensarlo, conduje hasta mi casa. Ni siquiera le pregunté si quería venir… estaba hecha una maldita egoista.

Entramos tímidamente a mi habitación, pero después de un nuevo beso la timidez quedó en el olvido.


-¿En qué piensas? –Me saca de mi embelesamiento y no puedo evitar notar un tono de picardía en su pregunta.

-En nada- sonrío –Vamos a tomar algo de desayunar.

-Espera. –ese tono fue más serio.

-Dime.

-Lo de anoche… -Ahora sí es tímida. –Lo siento, nos dejamos llevar.

" R" Justo cuando creí que esto iba para más… algo lindo. Además ¿No fue ella quien dijo "mi amor" hoy por la mañana?

¿Seré una estúpida si le sigo la corriente?

-Tal vez tu te dejaste llevar. –Respondo cortante. –Yo quería esto, así que no te disculpes. –Ella sólo abre la boca, al parecer está por decir algo, pero no quiero escucharla. –No te preocupes por nada. Desayunemos y sigamos con nuestras vidas, tan enemigas como siempre.

Simple como eso. Tengo experiencia en rompeduras de corazón. De hecho a estas alturas tengo un doctorado.

Supongo que seguiré cuidando la vida amorosa de Sumika hasta que sea una vieja llena de arrugas, hasta que me convierta en polvo.

En silencio conduzco hacia el trabajo. ¿Qué mejor forma de deshacerse de un mal recuerdo que administrar mi propia empresa?

-Jajajaja- solté una pequeña carcajada.

-¿Qué pasa? –Pregunta mi copiloto… olvidé que traigo a Miyako conmigo.

-Nada –Respondo con desgana- Sólo me río de mi misma, descuida.

Solamente me río de mi. De mi propia ingenuidad; hoy al despertar tenía una enorme sonrisa en mi rostro. Me imaginaba haciendo el amor todos los días con ella, envejeciendo a su lado ¡Incluso teniendo hijos!

Y al momento todo eso se derrumbaba con un odioso "lo siento"

JAJAJAJA qué idiota. Pero fui yo quien se hizo toda la novela en su mente y yo misma quien debe borrar esas ilusiones que secretamente buscaba desde quien sabe cuándo.

-No te preocupes Taema –La llamo por su primer nombre. –No es tu culpa, es mi culpa por creer en todo lo que Disney me dijo.

-…

-Tranquila, no tienes que decir nada. Trabajemos y sigamos con esta bonita enemistad que hemos formado con los años.

Y así como así termina lo que no empezó.

"A lo que sigue" Me animo y entro a la empresa.

Literalmente a lo que sigue.

-Tomoe-san. –Saluda sonriente y yo soy un cúmulo enorme de "DEMONIOS"

-Aoi, no esperaba verte por aquí.

-Jajaja. Lo sé.

…Eso dice ella, pero por su expresión de eterna idiota enamorada, creo tener la razón en suponer que no sabe nada.

-¿Qué te trae por aquí? –Pregunto ignorando mis pensamientos.

-Pues terminé antes mis asuntos y quise volver.

-¿Has visto a Murasame-kun? –pregunto cuidadosamente.

-Claro que no. –Dice claramente nerviosa.

-¿Y eso a que se debe?

-Que no podría mirarla a la cara… -

¿Eh? ¿EEEEEHHHHHH?

Serenidad Tomoe. Quizá esto sea bueno… En realidad no tan bueno si es lo que estoy imaginando…
ushiomurasame
Mensajes : 429

Fecha de inscripción : 02/11/2014

Edad : 27

Localización : SLP beach

avatar
Consejo

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por sachiko_virtual el Miér Abr 11, 2018 6:43 pm
Umm XD espero que el próximo capítulo sea el de la ruptura o.o
sachiko_virtual
Mensajes : 6834

Fecha de inscripción : 08/02/2015

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por TAMIRA el Miér Abr 11, 2018 8:44 pm
@sachiko_virtual escribió:Umm XD espero que el próximo capítulo sea el de la ruptura o.o

Que manera de decirlo Onee X)




Petita de  la linda y participativa Sashiko virtual,
Onee oficial de la culta y refinada Tachibana.Akemi , Onee de la cute Umiko =3


Consejera honoraria Rubí, Consejera Amatista, chica Rubiatista de corazón =3
TAMIRA
Mensajes : 13866

Fecha de inscripción : 01/11/2014

Edad : 26

avatar
Consejo

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por ushiomurasame el Jue Jul 26, 2018 1:23 am
Hola. Lamento mucho el abandono. Epoca bastante difícil... pero si no doy ningun paso nadie me va a sacar del hoyo. Whatever next!!!

Capítulo 22

Aoi...

Como un sueño. Uno de los bonitos, de los maravillosos.

Viajar por el mundo y ser admirada por personas que no conozco, pero que me conocen a través de los libros.

Mujeres bellas que quieren saber de dónde demonios saco tantas ideas para escribir mis historias.

Y la razón sólo es una: Tu…

Es estúpido en realidad… he vivido con ella años y es apenas este día cuando me doy cuenta que no necesito esto. Venir a Europa a firmar portadas de mi propio libro, aunque es lo que había soñado, no es lo que realmente deseaba.

Y lo siento por mis lectoras que tomaron algunas de sus horas para venir y tener unos cuantos segundos frente a mi… estoy sonando a una tonta diva.

¡Quiero estar con Sumika!

Eso es lo que ha dicho mi corazón desde el maldito instante en que tomé el avión. Quiero estar con ella en casa. Cocinando. Viendo televisión. Comiendo pizza. Durmiendo. ¡Lo que sea! Pero con ella.

¿Qué demonios estoy haciendo aquí?

Fotografiándome con desconocidas. Posando con un tonto símbolo de la paz hecho con mi índice y dedo medio… no soy una idol como para esas tontas poses

¿Por qué estoy aquí demonios?

Quiero estar con mi novia.

-Concéntrate. –Me susurra al oído mi editora. –Estás asustando a las chicas.

Efectivamente. Creo que mis pensamientos se volvieron bastante transparentes y me miran con un gesto indescifrable.

-Disculpen chicas. Pasaba por un momento de inspiración. –Por sus miradas creo que se tragaron este cuento…

-Oh, esperamos leerlo pronto. –Dice la mujer que tengo frente a mi con una seductora voz… y su pose. Firmo sin más, sin prestar atención al post it con un número telefónico que recién pegó en mi muñeca.

-Gracias por venir. –Sonrío.

-Gracias a ti. –Respondo… Una vez más ¿Qué estoy haciendo aquí?

-¡¿Qué haces?! –Dice al teléfono mi ahora muy odiosa editora. –Tenemos una cena programada para hoy.

-Pues prográmala para otra ocasión. Yo quiero ver a mi novia.

-¿Eres idiota acaso? No se puede reprogramar algo como…

Corté la llamada. Debo llegar lo antes posible. Quiero verla. Quiero…

-----------------------------
-Tomoe-san. –Saludo al verla y su sorpresa es evidente.

-Aoi, no esperaba verte por aquí.

-Jajaja. Lo sé. –Ojalá me ayude con mis planes… todo el camino en avión lo he pensado…

-¿Qué te trae por aquí? –Me pregunta, es obvio que también sabía mi calendario.

-Pues terminé antes mis asuntos y quise volver.- Miento un poco, nadie debe saber que me escapé como una adolescente de instituto

-¿Has visto a Murasame-kun? –pregunta. Pero aun no la he visto… ¡No! Suelo arruinar las cosas que planeo con ella si la veo. Me derrito al verla

-Claro que no. –

-¿Y eso a que se debe? -

-Que no podría mirarla a la cara… - Declaro y ahora me empieza a ver con esa mirada instigadora.

Como un policía a su peor criminal

-¿Q… Cómo? ¿Acaso la estás engañando o algo parecido?

-¡jajajajajaja! –Me rio ante la obviedad de lo imposible que suena eso. –Claro que no. –Niego la posibilidad y hago un ademán negativo con las manos para dejar en claro que no es lo que se imagina.

-Ah. –Responde como toda respuesta.

-¿Te pasa algo Tomoe?

-Nada. ¿Por?

-Es que no eres tú… La Tomoe que conozco se estaría revolviendo en el piso de risa y tu… sólo dijiste "Ah" ¿Qué demonios?

-No es nada. Vengo de una de tantas decepciones amorosas de una noche, ya sabes, lo de siempre.

-Como digas. –Termina la discusión, pero no es que esté convencida. No se comporta como con sus anteriores decepciones de una noche. -¿Me invitas a tu oficina?

-Claro… -suena no muy convencida ¿Quién demonios fue su conquista de anoche que la dejó así? –adelante.

-¿Qué opinas? –Digo mostrando ese pequeño objeto y su mirada lo dice todo.

-Simplemente Wow. ¿De verdad planeas hacer esto?

-Claro que si. Estos días fuera me han hecho pensar que este es el momento justo.

-¿De verdad lo crees?

-Si, ya te lo dije. –Sonrío sin más… -Ella está en un buen momento en su trabajo y yo también. Además llevamos más de tres años juntas. Es lógico que un día esto iba a pasar.

-Es lógico para ti. –Dijo con un tono no muy convencido, supongo que es cosa de su decepción amorosa. –Ella es como un niño… ya lo sabes…

-Jajaja, Tomoe-san, pero tu no la conoces como yo.

-Ummmm.

-Tranquila. –sonrio una vez más. –Además no es como si lo fuera a hacer ya mismo. Es decir. –Me miro a mi misma. –Mirame. –Señalo mi atuendo. –Ni siquiera me he duchado, tengo ojeras y no he preparado un discurso para pedírselo… ¡Oh si! Y necesito hacer una reservación en el restaurant ¡Y el HOTEL!

-¡Vaya! Tranquila Aoi-kun, necesitas respirar un poco.

-Es verdad.- me tranquilizo un poco. Es que ¡Demonios! Justo ahora estoy flotando en una nube… -Bueno, y a lo que venía es a pedir tu ayuda.

-Oh… ¿Qué tipo de ayuda?

-Pues que hagas a Sumika llegar al lugar donde se lo propondré. -¿Por qué palidece? –Lo siento… yo hablando de proponer matrimonio cuando me acabas de decir que tuviste una mala noche.

-jaja. –Rie sin ganas. –No te preocupes. Ahm, dame los detalles y trataré de ayudarte.

-¡Gracias! –La abrazo sin pensar. -Eres la mejor, de verdad la mejor. Es más, si necesitas que le patee el trasero a la chica de anoche, lo haré.

Ah qué estúpida… Acabo de hacer que su aura se volviera oscura. Creo que hice que sus chakras se desalinearan más de lo que estaban.

-No te preocupes por eso. Ya me encargué de ella. –Sonríe más por despreocuparme que por sentir de verdad alguna emoción.

-…De acuerdo. Uhmm, te llamaré para hacerte saber los detalles.

-Ok. –Dice sin mirarme mientras textea a alguien en su teléfono.

-Bien. –La abrazo una vez más- Mil gracias Tomoe.

-No hay por qué. -y regresa a su teléfono...

Veo el anillo una vez más y mi corazón se vuelve loco.

Volver de Europa ha sido la mejor decisión de mi vida. Ahora un mundo entero se abre ante mi, la vida me sonríe justo ahora y no puedo más que sonreir junto a ella.

Sonreír como una estúpida…

Estupida. Literalmente.
ushiomurasame
Mensajes : 429

Fecha de inscripción : 02/11/2014

Edad : 27

Localización : SLP beach

avatar
Consejo

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.