Últimos temas
» Palabras Encadenadas
Hoy a las 12:43 am por Solkei

» Confesionario Rubi
Hoy a las 12:32 am por Gatoneja Erae

» Del 1 al 10
Ayer a las 10:21 pm por Solkei

» Yo Nunca Nunca he.....
Ayer a las 10:16 pm por Solkei

» ^>v Juguemos a las flechitashhh xD
Ayer a las 10:15 pm por Solkei

» Dedica una canción
Ayer a las 8:50 pm por Darkwriter21

» Verdad o Mentira. ᐠ( ᐛ )ᐟ
Ayer a las 8:39 pm por jeliz

» Dilo con una imagen
Ayer a las 8:38 pm por EmpiricalRabbit

» ¡Beso, abrazo o golpe para la amatista de arriba! ( ͡° ͜ʖ ͡°)
Ayer a las 4:48 pm por jeliz

» Reporto A...
Ayer a las 4:44 pm por jeliz

» Si tú me dices ven...
Ayer a las 12:55 pm por Solkei

» ABECEDARIO
Ayer a las 12:50 pm por Solkei

» ¿Cuándo fue la última vez que....?
Ayer a las 12:42 pm por Solkei

» ¡Todo con sed asesina!
Ayer a las 12:40 pm por Solkei

» Réquiem alfabético
Ayer a las 12:34 pm por fairylumina

Hermanos
Directorio
Elite
Créditos
Este foro es de tematica Exclusiva ANIME YURI y LGBT. Tanto las diviciones, concepto de Hermandades, códigos y diseños gráficos pertenecen al Staff o a los usuarios. Las imágenes usadas fueron editadas por la administración, mas no creadas. SÉ ORIGINAL Y NO PLAGIES. —Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.—Foros prestados por Ash, Skin editado y adaptado por Kyousha. —Base del tablón de anuncios por: Neeve de Captain Knows Best—Tabla de reglamentos, estadisticas y afiliados finales creada por Dementia. El foro lo creamos entre TODOS. Gracias por formar parte de nuestra humilde familia ♥
Mejores posteadores
Delfi22 (20193)
 
TAMIRA (14456)
 
Ymir (9320)
 
Solkei (9183)
 
niche (8932)
 
angelis63 (8675)
 
Kratos666 (7866)
 
sachiko_virtual (6833)
 
Umiko (6710)
 
jeliz (6355)
 


SPEEDSLIDE 1: ARCÁNGEL NEGRO (futurista/deportes) (Terminada)

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por BBpeluza el Dom Nov 23, 2014 9:46 am
¡Hola a todas y todos! Resubo esta historia que fue publicada en el anterior foro. Aprovecho la ocasión para agradecer a quienes comentaron este relato en su momento. A todas: ¡Gracias!

AVISOS: No está basado en series o personajes reales o ficticios conocidos.

¿De qué va? Tiene toques futuristas, va de un deporte inventado y el resto es… la historia ^^

¡Espero que guste!




SPEEDSLIDE



Capítulo 1


Me gusta la sensación previa a una carrera. Es esa tensión incipiente que me envuelve recordándome mi primera competición de speedslide. El deporte de contacto y velocidad que lleva años de moda. Una de las cosas más atrayente son las armaduras con las que nos embutimos para participar, son simples trajes acolchados y reforzados para fuertes impactos. Son casi armaduras, son vistosas y no hay dos iguales. Cada corredor viste sus colores y su estilo. Las altas velocidades que alcanzamos en las pistas y los golpes que nos damos para abrirnos paso hasta la meta, es lo que les hace hervir la sangre a los espectadores. Cuando se levantan de las gradas y te aclaman la sensación que produce es increíble.

No suelo ganar muchas carreras. Pero aun así, soy una estrella del deporte. Creo que lo importante no es llegar a la meta en sí, sino el espectáculo que damos, tanto dentro como fuera de las pistas. En la carrera anterior Nuke y yo protagonizamos una buena pelea por el tercer puesto en la que ese pedazo de bestia me noqueó. Ese simple hecho protagonizó varias tertulias en programas deportivos de máxima audiencia. Lo que significó: más fama para Nuke, más fama para mí y de regalo una visita al hospital.

Otro aliciente que he usado para levantar expectación sobre mi persona, es que nunca me he quitado el casco en público. Mi identidad es secreta. Además, el distorsionador de voz que lleva el traje ayuda a ello; por ejemplo, nadie sabe que soy mujer. Al principio de mi carrera deportiva en la alta competición, hubo un rumor en el que se especulaba que yo era una especie de androide. Eso me hizo reír durante días, y a mi mánager y jefa también. Gracias a eso, en una semana vendimos el merchandising de un año de camisetas, muñecos y digiposters.

La hora de empezar la carrera se acerca, y mi manager me da algunas instrucciones que yo apenas escucho, estoy observando a los demás corredores. Viktor está entre ellos y parece estar en mejor forma que nunca. Ese ruso es un presumido chupacámaras, de esos que parece que están haciendo un anuncio de pasta dentífrica cada vez que tiene un reportero o reportera delante, pero es el más rápido. Nuke está entre los corredores, si consigo dejarlo atrás en la salida, no debería ser un problema. Mi mánager me palmea la protección del hombro y me desea suerte. Es una buena mujer pero está demasiado ligada a los negocios.

Me dirijo a la salida, me toca salir entre Viktor que lleva traje amarillo y el Mestizo Húngaro de traje blanco, un tipo raro. Seguido de Sandler El Americano, amigo de Viktor y de traje rojo y azul. Nuke que tiene el aspecto de una gran pelota morada. King es otro colega de Viktor, va de negro ¿Mis colores? El gris oscuro y negro, con algunas líneas blancas. De los doce que vamos a salir, más de uno no llegará a la meta.

Me coloco en mi posición y me llevo un mal comentario de Viktor, que me asegura que no terminaré la carrera. Acompaña sus palabras con una sonrisa cargada de malicia antes de ponerse el casco. Le respondo, “estás soñando”, mientras activo mis botas magnéticas. Estamos en la línea. Cada uno en su cubículo. Empieza la cuenta atrás y cuento mentalmente: Uno, dos, tres ¡YA! Nos deslizamos hacia adelante todos a la vez por la gran pista ovalada. Y evito el primer codazo que viene de Viktor, predecible. Empujo a Sandler para colocarme a la par con el primero, Viktor. Como había planeado,  los demás se quedaban atrás. El visor del casco marca sesenta kilómetros por hora y sigo acelerando, exigiéndole a mis piernas más potencia, y las botas hacen su trabajo haciendo que me deslice suavemente a unos centímetros del suelo. Voy a ochenta y tres en la recta. Viene la primera curva y tengo de disminuir la velocidad. Me pego a Viktor en la cara interna de la curva y salimos de ella lanzados por la parte exterior. El ruso me adelanta un poco en la recta y aprovecho para ponerme justo detrás y disminuir la fricción del aire. Salgo de detrás de él para hacer un adelantamiento rápido aprovechando el empuje extra.  Y él me embiste de lado, empujándome hasta el borde del muro, que es del mismo material magnetizado y deslizante como el de la pista. Mi traje suelta chispas en contacto con la superficie, ya que sólo las suelas de las botas son magnéticas. Me libero cediéndole la delantera. Voy a setenta y dos kilómetros hora y disminuyendo. No acelero ya que tengo la siguiente curva encima. El ruso lleva la delantera. Intento salir acelerando al máximo. Es entonces cuando veo que lanza algo a aire y el visor del casco me avisa y marca de que un objeto extraño va a caer en la pista. No doy crédito porque reconozco de inmediato lo que es. Y le maldigo con todo mi ser… Pienso rápido, salto e intercepto en el aire lo que creo que  es un animal pequeño.  Y no me equivoco, al cazarlo en el aire, el animalito emite un quejido. Intento aterrizar suave pero no me es posible, estoy muy descolocada para caer bien y me vengo al suelo. Las protecciones de la espalda sueltan chispas pero hacen su cometido y me van frenando. En movimiento, levantarse no es tan fácil pero lo consigo. Veo una trampilla de salida abierta y salgo por ella del circuito.

Estoy furiosa por cómo me la ha jugado el estúpido cretino de Viktor. Mucha gente me rodea, me dicen cosas, pero sólo tengo ojos para las pantallas. Dicen que estoy fuera de carrera y que el ruso va primero. No falta mucho para que la carrera acabe. Tengo un periodista ante mí con un micrófono, lo aparto y avanzo entre la multitud. Juraría haber escuchado a mi mánager a lo lejos. No hago caso alguno y sigo avanzando apartando a periodistas, gente vip y lo que se me ponga por delante. Las tres vueltas han terminado y Viktor ha llegando primero. Levanta el brazo victorioso mientras le rodea la multitud. Entonces yo le estampo mi puño contra su casco, casi derribándolo. Sandler sostiene a su amigo y yo forcejeo con Nuke para que me suelte mientras éste insiste que me calme. Quiero volver a pegar a ese cabrón subnormal,  y se lo digo, pero ya son tres los que me sujetan y los de seguridad intervienen. Me acuerdo de que en el brazo izquierdo llevo al cachorro apretado contra mí  y que le puedo hacer daño si sigo forcejeando. Dejo de resistirme y me van soltando. Aunque con dudas. Le digo al subnormal que ya nos veremos las caras la próxima vez. Viktor se quita el casco y con esa sonrisa chulesca tan suya me dice que se lo agradeceré ¡¿Qué se lo agradeceré?! ¡Joder, cómo detesto a ese tipo! Simplemente doy media vuelta y me voy. Las cámaras me rodean, y los periodistas quieren declaraciones. No estoy de humor para ellos y los ignoro. Mi mánager llega y usando su don de gentes consigue que me dejen en paz. La encuentro extrañamente contenta. Le pregunto al respecto y su respuesta me deja sorprendida. El espectáculo que acababa de protagonizar, más el rescate heroico del perrito haría subir mi fama como la espuma. Y que eso significa dinero, dinero y más dinero. Simplemente no digo nada ya que bastante he tenido por hoy. Pero me encuentro con el problema de qué hacer con el cachorro. A pocos metros hay fans tras la valla que alargan los brazos al paso de los corredores. Tras unos segundos meditándolo qué hacer, encuentro una cara conocida. Una chica que, resulta ser mi vecina del bloque de edificios, a la que sólo conozco de saludarla en el ascensor. Sé que vive sola y, que yo sepa, no tiene perro. Casi por inercia me acerco a ella, que se queda mirándome con la boca abierta. No estoy de humor, pero su cara de total desconcierto me hace sonreír bajo el casco. Le tiendo el animalito y la invito a cogerlo con un “¿Lo cuidarías por mí?” Mira a los lados, como sorprendida de que me esté dirigiendo a ella. Con un gesto le hago entender de que le hablo sólo a ella. Entonces toma al cachorro con sumo cuidado e intenta decir algo, pero de los nervios no le sale nada. Hago un gesto con la mano a modo de despedida y, antes de irme a los camerinos, le pido que lo cuide bien. Para variar, los periodistas me vuelven a tocar las pelotas y mi mánager se frota las manos más que satisfecha.

Estoy en casa, recostada en el sillón, buscando algo interesante que ver en la televisión. Zapeo canales y veo que aparezco en varios de ellos. No me interesa. Resoplo sonoramente ya que, como siempre, no hay algo decente que ver.

De repente, tocan a mi puerta. El sonido del timbre me saca de mi hastío, ya que me levanto del sofá preguntándome quién podrá ser. Cuando abro la puerta me encuentro a mi vecina, a la que hace pocas horas atrás le hice entrega del perrito. Perrito que en su regazo, se debate nervioso. Estoy sorprendida de tenerla ante mi puerta, parpadeo un par de veces incrédula. Tímidamente me saluda y me pide algo de leche. Casi parecía arrepentida de haber llamado. Y yo suelto el aire que no sabía que estaba conteniendo. Eso de tener una especie de identidad secreta hace que me vuelva paranoica con el que me descubran. Entonces, recuerdo las normas de cortesía, la saludo y le sonrío, pero le digo que la leche normal que tengo no sirve para un cachorro, ya que le sentaría mal. Y ella baja la mirada triste hacia la bolita de pelo marrón que parecía famélica. Le comento que conozco un sitio cercano donde venden leche para cachorros y que puedo acompañarla si me espera el tiempo suficiente para coger una chaqueta. La sonrisa abierta que me dedicó la interpreté como un sí. Sin demora, me pongo el abrigo y salgo al rellano.

“Claire, me llamo Claire” me dice mientras esperamos el ascensor.

Un “ya lo sé” quise responder, pero simplemente extendí la mano y dije:

“Sarah, me llamo Sarah.”



Continuará...


Última edición por BBpeluza el Dom Mar 25, 2018 12:40 pm, editado 7 veces
BBpeluza
Mensajes : 42

Fecha de inscripción : 01/11/2014

Edad : 98

Localización : España

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por CosmaFulanita el Dom Nov 23, 2014 2:14 pm
Me gustó mucho, más que nada por el deporte.
No estoy segura si me lo estoy imaginando bien, pero es como el Roller Derby con botas antigravedad? Jajaja, espero no estar totalmente errada.
Espero la próxima.

Saludos! :cheers:
CosmaFulanita
Mensajes : 231

Fecha de inscripción : 02/11/2014

Edad : 22

Localización : Argentina

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Delfi22 el Lun Nov 24, 2014 4:23 pm
Bueno como dije por allí,no comentaba en el otro foro.. pero leí tu historia y me gusto así que la volvere a leer.Espero el siguiente capitulo..nos vemos y que estes bien..
Delfi22
Mensajes : 20193

Fecha de inscripción : 06/11/2014

Localización : En el espacio infinito

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por BBpeluza el Miér Nov 26, 2014 1:10 pm
Bueno, aquí llega la actualización. ¡¡Espero que guste!!

A Cosmafulanita: Lo has imaginado bastante bien, sería como Roller Derby. Pero lo que me inspiró más fue el manga de GUNN en donde hay un deporte parecido, aunque sigue siendo con ruedas, pero con mucho contacto físico, el manga era bastante sangriento... ¡¡afortunadamente no es el caso de esta historia!! Como dices, se podrían llamar botas "antigravedad" pero no son antigravedad de verdad, ya que se basa en el magnetismo y sólo funcionan sobre una pista, que también debe ser magnética. ¡¡Espero que te siga gustando la historia!!

A Delfi22: ¡¡Gracias por leerla por segunda vez!!




Capítulo 2 (Parte 1)


Me gusta ver a Fallen comer en compañía de Claire, estando las dos en el suelo sentadas, codo con codo. Me encanta acariciarlo. El perrito recibió ese nombre por haber caído del cielo, no tan literalmente, pero casi. Desde que lo rescaté en la pista de speedslide, yo diría que ha triplicado o cuadruplicado su tamaño. Está enorme. Siempre que puedo le hago una visita a Fallen y de paso a su dueña, Claire, la bella estudiante que vive en la puerta de enfrente a mi piso, a la que cada vez la encuentro más adorable.

Dejo de prestar atención a Fallen para anunciarle a Claire que he de irme ya. Cuando me giro, encuentro sus labios a pocos centímetros de los míos. Contengo el aire unos segundos. Acabo de ruborizarme, lo noto en mis mejillas. Me aparto de ella antes de sucumbir a la tentación y cometer una estupidez muy grande. Vuelvo a acariciar Fallen como si nada hubiera pasado mientras mi corazón late desbocado, de un modo casi doloroso.

“Me tengo que ir yendo.” Le anuncio. No me atrevo a mirarla, así que le hablo sin dejar de mirar al cachorro. “Se me hace tarde y mañana me espera un día duro.” Mañana tengo carrera, pero no puedo decírselo.

“Sí, espero…, esperamos verte mañana”

Su voz me encanta, sobre todo por ese deje dulce con el que baña cada palabra. Ella sonríe, lo he visto por el rabillo del ojo y eso me alivia mucho. Parece ser que, lo pasado hace un minuto, ese acercamiento accidental por parte de las dos, ya está olvidado.

“Claro.” Le digo contenta, y ahora sí que siento el valor para devolviéndole la sonrisa. “Pero tendrá que ser un poco más tarde. No sé a qué hora llegaré pero no creo que sea antes de las seis.”

Asiente en respuesta.

Ella ya no me pregunta a qué me dedico, después de las primeras evasivas. Ya no lo hace. Y yo me siento mal porque me gustaría que supiera lo que hago y quién soy. Como toda fan del speedslide, tiene posters digitales en su habitación. Los vi el día que Fallen se escapó mientras lo bañábamos y regó el suelo de agua a su paso. ¡Fue muy divertido! Nosotras lo perseguimos por toda la casa y la persecución acabó en la habitación de Claire. ¡Y allí estaba yo!, en uno de los digiposters en su pared. En ese momento hubiera querido decirle: “¡Hey, esa soy yo!”. Cuanto más lo pienso, más segura estoy de que no me habría creído.

“¡Bueno…!” Exclamo con cierto esfuerzo, mientras me levanto de suelo y mis piernas protestan. Estiro la espalda. “Lo he pasado muy bien.”

“Me alegra mucho eso.” Replica.

Ella me sigue a la entrada seguida por Fallen. Cuando estoy en la puerta, agito la mano y me despido.

“Nos vemos, Claire, descansa.”

Claire, se agacha y toma la patita de Fallen y se despide con ella.

“Hasta mañana, Sarah.” Me dice con una vocecita graciosa, simulando que habla el animalito.

Con esto me desarma. Con esto me sonreír. Con esto sólo consigue que no quiera irme…

“Hasta mañana, Fallen.” Digo antes de salir.

Cierro la puerta detrás de mí y, ¡maltita desea!, creo que es obvio que ella me gusta mucho, ¿no? Y lo peor es que quizás no tenga ni una sola oportunidad con ella. O quizás, lo peor es que mañana tengo una carrera, que tengo la cabeza llena de pajaritos preñados, y que soy consciente de que tendría que estar concentrada y no pensando en Claire todo el tiempo. Soy consciente de que he estado con la cabeza en las nubes toda la semana. En realidad, llevo así todo el mes.

Mejor… me voy a descansar…

Cada mañana, lo primero que hago es aparecerme por el gimnasio. Hoy tengo una carrera y toca tomármelo con calma. Veo a mi mánager, que es la dueña del lugar. No voy a saludarla, ya se me acercará con disimulo para hablar conmigo mientras hago mis ejercicios, como hace siempre. Y me pongo en ellos. Pero… al cabo de un rato, lo doy por imposible. No estoy concentrada porque mis pensamientos me llevan a ella, a Claire. Necesito despejarme y se me ocurre ir con el monitor de boxeo, Mario, un buen chico, que accede en seguida a ayudarme.  Me pongo las guantillas y él las manoplas. Doy unos salditos y sacudo los brazos para asegurarme de que estoy lista. Y empezamos con amagos y juegos de piernas. Golpeo una manopla y luego la otra, uno, dos. Cambio el paso y golpeo otras dos veces. Me anticipo a su amago y me agacho, me enderezo volvemos a empezar. Guardia arriba, golpeo, golpeo, amago y golpeo. Empiezo a sudar a pesar de llevar menos de medio minuto. Y de nuevo, mis pensamientos me asaltan. Golpeo, amago y golpeo más fuerte. ¿Por qué no logro quitármela de la cabeza? Cambio la guardia y proyecto un puño tras otro contra las manoplas. ¿Por qué me tiene que gustar ella? Mario tiene el ceño fruncido y se le ve más concentrado, parece que empieza a tomarse el ejercicio en serio porque la fuerza de mis golpes va en aumento. ¿Debería declararme? Golpeo a la par que aumenta la opresión de mi pecho y noto como las lágrimas se acumulan en mis ojos. Cambio la guardia de nuevo y sigo golpeando con fuerza las manoplas. Amago con el puño izquierdo y golpeo fuerte con el derecho. ¿Y si me declaro y la pierdo por eso? Mario hace un amago con la manopla y yo la desvío con un golpe seco con un puño, Y con el otro, golpeo la otra manopla con todo lo que tengo. ¡¿Por qué duele tanto?!

Y mis lágrimas salen sin control, por mucho que intento que no.

“¡Alto, alto!” Oigo exclamar a mi mánager.

Parpadeo un par de veces desconcertada, y por un momento me siento completamente desubicada. Mi mánager me hace una seña para que me acerque. Despido a Mario con un gesto y sin atreverme a mirarlo. Mientras me aproximo, rezo para que mis lágrimas se confundan con mi sudor.

“¿Qué haces, Sarah? No puedes excederte, la carrera es hoy ¿te pasa algo?”

“No se preocupe, sólo estoy calentando un poco…, lo hago para despejarme para la carrera.”

“¿Seguro que estás bien?”

“Sí, señora.”

“Bien, pero no te excedas. Te quiero en plena forma para la carrera de hoy.”

Asiento en respuesta.

Cuando se aleja, me pregunto si me ve como una inversión y si soy sólo dinero para ella. Suspiro pesadamente. Parece que el día de hoy se me va a hacer interminable.


Continuará...


Última edición por BBpeluza el Dom Mar 25, 2018 12:42 pm, editado 5 veces
BBpeluza
Mensajes : 42

Fecha de inscripción : 01/11/2014

Edad : 98

Localización : España

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por CosmaFulanita el Miér Nov 26, 2014 5:24 pm
Hola!

Gracias por aclararme la duda Very Happy

La escena de boxeo estuvo tremendamente genial! Y la despedida fue de lo más tierno. No puedo esperar a la segunda arte ^^

Hasta la próxima! :cheers:
CosmaFulanita
Mensajes : 231

Fecha de inscripción : 02/11/2014

Edad : 22

Localización : Argentina

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por BBpeluza el Vie Nov 28, 2014 10:22 pm
¡¡Una conti más!!

Cosmafulanita: Si te gustó la escena de boxeo, espero que no quedes decepcionada con la segunda parte del capítulo 2. O sea que espero que te guste aún más. ¡¡Gracias por leer!!



Capítulo 2 (Parte 2)


Ya está todo listo, la carrera va a comenzar y las alineaciones hoy son algo diferentes. Viktor compite pero no está con sus camaradas habituales. Y eso es bueno. Casi la mitad vienen de la liga regional y nunca han corrido en una competición de nivel. Están verdes, y eso, es bueno también. ¡No sé en qué demonios están pensando los organizadores al meter a tanto novato, además de meternos a los dos en la misma carrera! ¿Acaso quieren que la volvamos a liar Viktor y yo? Todo parece indicar que sí, y que quieren espectáculo.

Me voy a mi box de salida y saludo a Nuke que sale en el box contiguo al mío. Al menos Nuke me cae bien. Intentaré dejarlo atrás en la salida. Si hago una buena salida tengo posibilidades hoy. Una buena salida es crucial en el speedslide.

Nos estamos colocando y activo mis botas magnéticas. Oigo un comentario mal intencionado de Viktor y en respuesta, estiro el puño en su dirección y le levanto el dedo central. Y lo hago con ganas. No quiero responder a provocaciones, ya la lié bastante la última vez que me metí con él. La organización nos impuso una sanción de un mes a los dos. A él lo sancionaron por conducta ‘temeraria y desleal’ durante la carrera, y a mí, por agredirlo fuera de la pista.

Quiero concentrarme. Respiro hondo para bajar mi nivel de ansiedad, sé que Claire estará viéndome y por eso tengo que hacerlo bien. Si el ruso presumido ése, se cruza en mi camino, le pegaré duro, muy duro, en la carrera todo vale. Y quiero ganar.

La cuenta atrás empieza. Luz roja, cuento uno… ambar, cuento dos… verde, cuento tres… ¡Ya! Los box se abren a la vez y salimos deslizándonos por la pista magnetizada. Tomo la delantera dejando atrás a Nuke y a la mayoría de los nuevos. Tengo a Viktor demasiado pegado, sé que intentará golpearme en cuanto me alcance. Y así lo hace. Escapo de él esquivándolo y casi choca contra la pared, pero la usa para impulsarse y carga contra mí de nuevo. Chocamos, me agarra rodeándome con los brazos e intenta derribarme. Le empujo. No me suelta. Le golpeo. Me suelta y me golpea. Y vuelvo a golpearle. Detiene mi brazo. Me da un cabezazo. ¡Oh, eso ha dolido! El casco amortigua, pero la sacudida que me he llevado duele. Me agarro a él para volverme a estabilizar. ¡Casi me derriba!… Furiosa, le golpeo con todas mis fuerzas, pero el ruso es más fuerte, más alto y más robusto, tengo la sensación de que le hago cosquillas. Intento zafarme de él pero me agarra y no me dejar ir. Nos intercambiamos golpes, pierdo terreno en el intercambio. Él es muy duro y me castiga a conciencia. Si no fuera porque ahora soy yo quien se agarra a él ya habría caído. Mi fuerza y reflejos ya están mermados, hasta tal punto que, ya sólo encajo golpes. Y de un codazo en la cabeza consigue que me suelte. Entonces, mi traje besa la superficie de la pista. Las protecciones me protegen eficientemente. Suelto chispas tanto por el traje como por dentro. Vaya… otra caída. Empieza  a ser una mala costumbre que no consiga terminar una carrera… ¡Mierda, mierda y mierda! ¡Ni levantarme puedo!, no tengo fuerzas. Se acabó. Me da pena y rabia. Al menos querría terminar la carrera en pie.

¡Vaya! Encima Nuke viene hacia mí a toda velocidad. Estoy en su trayectoria y lo único pienso es que, con mi suerte, igual me arrolla y todo. El choque es inminente, cierro los ojos y ruego para que me esquive. Me pilla por sorpresa cuando Nuke me agarra en la pasada y me alza como si yo no fuera nada. Estoy más que atónita cuando me incorpora devolviéndome a la carrera. Repito, atónita.

Todo ha sido muy rápido. Cundo reacciono, Nuke ya está por delante de mí.

Agradezco interiormente sus intenciones, estoy en pie, pero…  estoy muy tocada. Queda una vuelta y me duele todo, en especial allí donde Viktor me ha golpeado. Me llevo las manos a las costillas, duelen.  Lo bueno es que lo he ralentizado bastante y le he dado a Nuke la oportunidad de alcanzarlo. Veo como sin piedad, se abalanza sobre el ruso. Yo sólo puedo animarle mentalmente. Quiero que derribe a ese cabrón.

A unos cuantos metros por delante, veo que se ahostian de lo lindo. Nuke es más pesado y lento a la hora de esquivar. El ruso, por su parte, tiene más agilidad y no sólo esquiva bien, sino que también sabe encajar los golpes su rival.

Los otros corredores que tenía olvidados, están alcanzándome. ¡De eso nada!, me digo. ¡No pienso quedarme atrás! Aprieto los dientes. Saco fuerzas de flaqueza y me doy más impulso. Sé que todo mi cuerpo tiembla bajo el traje por el esfuerzo, ignoro eso. Sólo quiero acabar. Me centro en Nuke y Viktor, sólo uno de los dos pasará primero por la meta, ¿pero quién? Seré tercera una vez más, mejor eso que nada… Viktor golpea con tal acierto a Nuke que se desequilibra y eso le hace perder unos valiosos metros. Sé bien que los golpes del ruso son como mazazos.

Viktor lleva la delantera y nos encontramos cerca de la última curva antes de llegar a la meta y ¡no quiero que Viktor gane! No importa lo que cueste, pero que no gane. Estoy mejor que antes, de modo que le exijo a mis piernas un último esfuerzo. Tengo que intentarlo. ¡Tengo que hacerlo! Acelero mucho más y me preparo para chocar contra la espalda Nuke. Le embisto con el hombro por delante y con todo el impulso que llevo. La protección de la espalda de lo protege, pero yo siento como si chocara contra un muro de cemento armado, oigo crujir mis articulaciones y un latigazo me recorre la columna como una corriente eléctrica. “Antes por mí y ahora por ti” Murmuro cuando Nuke sale disparado hacia adelante con el puño en alto y listo para zurrar al ruso, al que pilla confiado en la delantera. Sin verlo venir, recibe ese único golpe que por fin lo derriba en medio de la curva. Viktor acaba contra la pared externa para rebotar en el lado interno. Por mi lado, estoy demasiado mal ya…, aturdida…, demasiado aturdida. No sé como, por reflejo, por instinto, sin pensar y no sé con qué fuerzas, quizás por pura fuerza de voluntad, salto por encima de Viktor para no arrollarlo. Aterrizo bien. Milagro. Y llego segunda a la meta.  

Por delante de mí, Nuke levanta los brazos victorioso, yo sólo me concentro en que el dolor no me haga venirme al suelo. Cuando paro me tengo que agarrar del muro. No veo bien. No estoy bien. Necesito a... oh… mi cabeza... Nuke toma mi brazo y lo levanta para disfrutar de su victoria y compartirla conmigo. Me alaga pero no tengo cuerpo para eso. Me zafo lo más rápido que puedo sin que parezca precipitado en exceso. Miro al público buscando una cara conocida, la única cara que me reconfortaría ver. Sé que está ahí, en alguna parte. Sólo logro encontrar a mi mánager que parece extremadamente satisfecha. Con un sólo gesto le hago saber que algo no va bien. Se me acerca preocupada.

“¿Estás bien? ¿Qué pasa?”

Parece verdaderamente preocupada. Bueno, más bien creo que está preocupada de su inversión.

“Tengo que quitarme esto ya… creo que necesito ir al hospital, estoy…” me llevo la mano al casco, “la cabeza se me va”.

“Ven. Salgamos de aquí.”

Se presta de inmediato a intentar ayudarme a caminar, pero la detengo.

“No…, las cámaras.” digo apretando los dientes.

“Cierto.” Susurra ella.

Lucho por mantener la compostura en todo momento. Agradezco que mi manager tenga la consideración de caminar despacio por mí. Ella, mi jefa, tiene la costumbre de caminar a un paso decidido y rápido, como si el hecho de caminar un poco más despacio le hiciera perder millones a cada paso. Siempre ha tenido aspecto de ejecutiva agresiva o de tiburón de las finanzas. Y en cuanto a su manera de vestir, la refleja tal y como es: Dura, decidida y elegante.

Entro en el camerino detrás de ella. Ante el espejo, me quito rápidamente los cierres del casco y me lo saco. Me veo fatal en el reflejo. Tengo mis ojos azules ensombrecidos por el dolor, mi corto pelo rubio completamente empapado y pegado a la frente, la mandíbula cuadrada por la tensión y la vena de la sien completamente hinchada. Estoy que no me reconozco.

Siento el cuello atenazado y aunque no me duele en exceso, sé que tengo algo fuera de su sitio, en mi espalda. Pongo las manos en el espaldar de la silla para apoyarme. Cierro los ojos y cojo aire. Necesito valor para lo que voy a hacer. No he hecho esto nunca antes, pero sé que por instinto, el cuerpo sabe recolocarse por sí solo. Intento dejar la mente en blanco, me relajo  y le pego un tirón al cuello hacia un lado. El crujido proveniente de algún lugar justo debajo de las cervicales me pone de rodillas al suelo. Me aferro a la silla como si fuera una tabla salvavidas y contengo el aire para no gritar. Estoy paralizada. Es tal el dolor que tengo que me obliga a tener los ojos fuertemente cerrados.

En pocos segundos ya siento cómo el dolor empieza a disminuir. No me equivocaba, sí que había algo fuera de su sitio y me lo acababa de colocar. Suelto el aire y cuando abro los ojos, al principio sólo veo manchas blancas y negras pero en seguida recupero la vista y veo a mi jefa agachada junto a mí. Veo que tiene la cara desencajada de la preocupación. Alguna vez la he visto preocupada, pero es la primera vez que me mira así. Me bombardea a preguntas que apenas atino a comprender, debe estar realmente asustada porque reconozco su tono apresurado agudo con el que me habla ahora. Súbitamente, me siento culpable por pensar que esa mujer es de acero cuando obviamente no lo es. Le sonrío para calmarla y sepa que estoy bien. Entonces me suelto de la silla y pongo las manos en el suelo. El dolor del cuello se disipa cada vez más rápido. A pesar de que me duele bastante, me siento extrañamente mejor. Cuando hago el gesto de levantarme me auxilia de inmediato. Cuando recupero la vertical, pierdo el equilibro, ella me abraza fuerte para estabilizarme. Ya en pie, me siento apenada por lo que le tengo que decir a mi jefa.

“Ne-necesito…” no sabía que me iba a costar tanto hablar, “su ayuda para… cambiarme… no puedo yo sola…”

Siento tener que pedirle tal cosa, pero es la única que me puede ayudar.

“Te ayudo.” Me responde apresurada, y a la vez, muy preocupada.



Continuará...


Última edición por BBpeluza el Dom Mar 25, 2018 12:45 pm, editado 5 veces
BBpeluza
Mensajes : 42

Fecha de inscripción : 01/11/2014

Edad : 98

Localización : España

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Delfi22 el Sáb Nov 29, 2014 2:01 am
Y esperar el tercer capitulo,así como salio apaleada de la carrera,así me siento.Me encanto y esperar el siguiente cap...Que estes bien....
Delfi22
Mensajes : 20193

Fecha de inscripción : 06/11/2014

Localización : En el espacio infinito

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por CosmaFulanita el Sáb Nov 29, 2014 6:33 pm
También me gustó mucho, aunque fue más violento de lo que esperaba. Nunca leo fanfics en castellano, pero éste me cautivó y no puedo esperar por los demás capítulos. :bounce: Tu forma de escribir me gusta mucho!
Además, me encantan las personajes tomboy y deportistas como Sarah! ❤

Saludos! :cheers:
CosmaFulanita
Mensajes : 231

Fecha de inscripción : 02/11/2014

Edad : 22

Localización : Argentina

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por marivth el Miér Dic 03, 2014 1:21 am
me gusto mucho, ya quiero saber que pasa por favor pon conti luego, te lo ruego!!! n.n



Rubí una vez, Rubí por siempre
marivth
Mensajes : 464

Fecha de inscripción : 31/10/2014

Edad : 21

Localización : en mi camita, durmiendo

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por BBpeluza el Miér Dic 03, 2014 8:40 pm
Una conti más que llega un poco más tarde de lo planeado. ¡Pero aquí está!

Ohhh, es la primera vez que me dicen que esta historia la encuentran un poco violenta...Pero admito que tengo un par de historias en desarrollo en las que hago sufrir mucho, físicamente, a mis protagonistas. Y admito que me gusta hacerlas sufrir. En una de ellas, ya en el primer capítulo, le disparan tres veces en el pecho, (básicamente así arranca esa historia). ¡¡Tengo otras en las que las protagonistas reciben muchos palos!! Espero poder llevar a buen término todos mis proyectos y que esas historias lleguen a ver la luz, y luego me digan: "¡Las haces sufrir demasiado! :( " Jejejeje. Admito también, que parte del sufrimiento de Sarah en el capítulo anterior, está basado en algunas vivencias propias ^^ (en un intento de que sea creíble y parezca más realista).

¡Me alegra mucho que los personajes gusten! ¡Gracias por leerla!

Y ahora, la historia...



Capítulo 3 (Parte 1)


Las apariencias son lo primero en el negocio. No es conveniente que los periodistas sepan que estoy mal. No quiero que invadan hospitales hasta dar conmigo. Reconozco que la ayuda de mi jefa ha sido inestimable. Normalmente me suele acompañar al hospital cuando algo así pasa, pero después de lo bien que se ha portado conmigo hoy, que incluso me ha dejado en frente de mi casa, y que estaba dispuesta a  acompañarme a mi piso para asegurarse de que llegaba bien a casa, me ha hecho pensar que he sido muy injusta juzgándola.

Hasta ahora he hecho de todo para que nadie sepa quién soy. Cuando salgo de los estadios lo hago disfrazada, unas veces del personal de seguridad que tiene contratado mi jefa, o sea, de guardaespaldas; y salgo de smoking por la puerta principal. Otras veces me mezclo con el personal de limpieza o de mantenimiento y salgo de las instalaciones por la puerta trasera. O mezclada con la prensa. Todo eso para mantener una vida normal, tranquila y sin paparazzis… Últimamente me cuestiono tantas cosas sobre mi futuro y mi vida que… la idea de dejarlo todo… esta vida que llevo, no me parece tan mala idea. A veces pienso que, si no tuviera que ocultar tantas cosas, quizás mi vida personal no habría sido siempre tan desastrosa.

Y aquí estoy, frente a la puerta de mi casa, intentando sacar del bolsillo la maldita tarjeta que abre la maldita puerta. ¡La tengo!, se cae, ¡Mieeeeeeeerda! Ahora toca recogerla y casi no me puedo doblar por el dolor de las costillas. Al menos, puedo estar contenta de no tener alguna rota, o sea que podría haber acabado peor. Ya está, te tengo… ¡Me cago en…, cómo me cuesta levantarme! Me dispongo a abrir, y en ese preciso momento se abre la puerta de enfrente. Claire se asoma y me mira, y yo a ella con cada de idiota.

“¿Sarah, estás bien?” Me pregunta acercándose pero deteniéndose a medio camino. “¿Qué Te ha pasado?”

Su mirada delata su preocupación.

“En el trabajo… un pequeño accidente, no es grave, en serio. Mira…” Me llevo las manos al collarín que llevo en el cuello desde que salí del hospital y me lo saco. “Ni siquiera sé por qué lo tengo que llevar…” Digo quitándole importancia.

Ella me sonríe de una manera que me derrite, a pesar de la preocupación, a pesar de la tristeza que parece que siente.

“Es que me preocupé tanto cuando no viniste…”

¡Mierda, mierda y mierda! ¡Es verdad! Habíamos quedado por la tarde para darle de comer a Fallen. ¡Mierda, joder!

“¡De verdad lo siento, Claire!” me siento fatal por mi despiste. “Se me complicó tanto la tarde que…” tuve que tragar para seguir hablando porque tenía un nudo en la garganta de la aflicción de haber olvidado por completo algo tan importante y de no haberla avisado “Se me fue por completo de la cabeza.”

“No importa.” Me dice. Sí importa, lo veo en sus ojos, está triste. “Me alegra que hayas llegado… Bien… ¿Entonces nos vemos mañana?”

¿Qué si nos vemos mañana? ¡Vamos Sarah, ahora sería el momento perfecto para decirle que la quieres y que quieres se quede contigo, esta noche y todas las noches!

“Sí, hasta mañana.” Le respondo.

¡Soy estúpida!

Y cobarde, porque entro en el piso huyendo de ella. Me apoyo en la puerta y siento que mi corazón protesta insistente en mi pecho. Siento que la necesito. No me siento bien. Es tan tarde y estoy tan cansada, que no quiero estar sola. Si tan sólo pudiera pedirle un abrazo, eso me reconfortaría tanto... Me llevo una mano a la cabeza y una lágrima baja por mi mejilla. ¿Me voy a quedar así, con ese dolor en el pecho? ¿Con estas ganas de llorar? Abro la puerta esperando encontrarme con el rellano vacío y su puerta cerrada. Pero no, ella está frente a mi puerta, como si fuera a llamar. Me mira perpleja y yo sonrío porque me alegro de verla.  Entonces, ella avanza hacia mí un paso, me toma del rostro con ambas manos y me besa.

Y en este instante, muero. Correspondo como puedo, muy torpemente. Y vuelvo a morir. La sensación que me recorre es vertiginosa y me abrazo a ella para no caerme.

Cuando se separa de mí, doy un gemido de protesta. A ella le faltara el aire y yo lucho contra todo el cansancio y las emociones del día para no desmayarme aquí mismo. Y soy feliz, muy feliz, porque me ha besado.

Espera… ¿ella siente algo por mí? Estoy gratamente sorprendida por la revelación…

Es curioso, veo a Claire sonrojada, asustada, como si se acabara de dar cuenta de lo que acababa de hacer. Retrocede despacio y parece que fuera a salir corriendo en cualquier momento, por eso, me afano en tomarla de las manos urgentemente.

“¡Por favor, no te vayas!” Exclamo desesperada.

Mis palabras han sonado a súplica. Me cuesta tragar, casi no puedo respirar y mis rodillas apenas me sostienen. Noto como en mis ojos se acumulan lágrimas que amenazan con salir sin control. La idea de quedarme sola me aterra…, y estoy tan cansada… La cabeza se me va… Siento que me faltan las fuerzas…, y entonces, todo se vuelve negro…

Me despierta la claridad. Odio la luz para dormir y la mínima me suele despertar. No sé qué hago en la cama, porque… estoy en mi cama, sí…, y no recuerdo haber llegado hasta aquí. Me muevo ligeramente y me doy cuenta de que me duele todo, pero todo, todo. Intento levantarme y el cuello protesta con un fuerte latigazo de dolor, que me hace desistir en el intento. Respiro hondo, y cuando Intento levantarme de nuevo, noto como algo se mueve a mi lado. Es tal el sobresalto que casi me caigo al suelo. ¡¿Pero qué hace Claire aquí en mi cama?! Y de repente todo me viene a la memoria, ¡el inesperado beso de Claire! Ese muy, pero que muy increíble e inesperado beso... Después, la retuve para que no me dejara sola, y entonces… creo que me desmayé. ¡Oh, no…! ¡¿De verdad me desmayé delante de ella?! Entonces…, ¿ha sido Claire la que me llevó hasta la cama? ¡Oh, vaya…! Me llevo la mano a la frente por lo idiota que me siento... ¡Qué bochornoso…! No me extraña que parezca tan cansada, me siento culpable por ello, y realmente no me la imagino cargando conmigo para traerme hasta aquí. No quiero despertarla, y aunque quiera acariciar su mejilla y besar su frente, me abstengo. Prefiero que descanse un poco más, y para mí, ya es hora de que me ponga en marcha. Necesito levantarme y darme una ducha urgentemente. Me deslizo despacio intentando no despertarla. ¡Ay! Cierro los ojos y aprieto los dientes. Qué dolor… malditas costillas. Cuando me levanto noto que llevo el pantalón desabrochado. Claire, no sólo me cargó, sino que me acomodó, me quitó los zapatos y, presumiblemente, se quedó conmigo para hasta quedarse dormida. Me podría quedar mirándola así siglos, toda ella es preciosa… me acerco y la arropo con cuidado. Me quedo mirándola embobada durante un momento más, y a continuación, recojo la ropa limpia que necesito y me obligo a ir a la ducha.

Lo bueno de las duchas es que siempre sientan bien y lo bueno de tener el pelo corto es que se me seca en nada. Me siento mejor ahora, y además me he tomado la medicación. No quiero ir a la habitación para no molestar a Claire, no sé cuando tiempo estuvo velándome y quiero que duerma hasta que se despierte, y también quiero tener tiempo de pensar en qué quiero hacer.

Tomo el teléfono y lo pongo delante de mí en la mesa. Estoy tentada en llamar a mi jefa y contarle mis dudas y las mil cosas que me dan vueltas en la cabeza. ¿Qué pensará si le digo que estoy tan echa un lio y que hasta he pensado en dejar el speedslide? Que, a veces, pienso que lo mejor sería tener una vida más normal, sin secretos y sin mentiras. Mentir a Claire no es una opción y menos si quiero que… ¡Qué mierda, no sé que somos Claire y yo ahora mismo! Todavía no hemos hablado y no tengo ni idea de lo que ella siente. Me siento tan contrariada que sólo puedo hundir mi cabeza en mis manos y rezar para que se vaya el maldito dolor de cabeza que tengo.

No sé cuánto tiempo llevo sentada, pero oigo la puerta de mi habitación abrirse y unos pasos ligeros, casi inaudibles, es Claire, que se me acerca por detrás y me abraza por la espalda. Mi cuerpo entero se estremece en el contacto con ella.

“Buenos días. ¿Estás bien?” Siento sus manos deslizarse por mi cuerpo con suavidad. “Estás… tensa.” Me dice.

Yo me deshago de su abrazo lo justo para poderme girar un poco y verla.

“Claire, yo…”

Y sus suaves labios me callan con un beso muy suave que me deja roja y perpleja… me siento aturdida.

“¿Mejor ahora?”

“Sí…” Respondo difícilmente, embelesada por esos ojos color miel.

“Hueles muy bien… ” Me dice en un susurro tan sensual que hace que se me erice la piel.

Sonrío casi tímidamente. Hace mucho, pero mucho-mucho tiempo que nadie me ha hablado así.

“Esa es la idea…” Digo mordiéndome el labio inferior.

Si ella puede ser sugerente, yo también. Y no olvido regalarme otra sonrisa. Si supiera qué estoy pensando…, me llamaría pervertida, ¡eso seguro!

“Ven.” Dice tomándome de las manos y tirando de mí suavemente para ayudarme a levantar.

La verdad es que agradezco su ayuda. Ya que por lo visto, no tengo manera de moverme sin que me acompañe el dolor. De la mano me lleva a…, ¿a mi habitación? ¿Es que sabe leer el pensamiento? No…, no…También puede ser que esté suponiendo lo que no es, y que lo único que quiera Claire es que descanse un poco más. Dócilmente me dejo conducir. No estoy por la labor de decirle que ‘no’ a una mujer tan maravillosa como ella. Entramos y…, me vuelve a besar, pero esta vez es diferente, lo siento diferente. Ella quiere más, lo sé por cómo mueve sus labios contra los míos. Siento su prisa. Me está devorando y yo, gustosa, me estoy dejando… La sensación embriagadora que me golpea los sentidos no me deja pensar, ni controlar mis emociones. La quiero, la anhelo y la deseo de un modo abrumador. Ella se pega a mí aún más y la rodeo con mis brazos.

Cuando nos separamos estamos casi jadeando. Pero no reprimo el impulso de besarla y lo hago. Mis manos recorren su espalda desesperadamente, como queriendo encontrar un camino a la piel que hay debajo. Quiero que sepa que quiero lo mismo que ella. El súbito contacto de su lengua con la mía desata un hambre ancestral que había olvidado que existía. Mis manos descienden por su espalda hasta llegar a sus glúteos, donde hundo mis dedos en ellos y acerco su cadera a la mía.

Y gemimos.

Y nos descontrolamos.

Y… no sé en qué momento ella acabó encima de la cama… y yo encima de ella…

Me separo de sus labios un momento para mirarla, para buscar algo de raciocinio ya que mí no me queda…, en sus ojos tampoco veo que haya. Nos acercamos y nos besamos apasionadamente otra vez…. Me veo obligada a interrumpir el beso súbitamente. Y ella me responde con una mirada preocupada y una acaricia en la mejilla. Estoy en una postura forzada. Se ha notado que, ese último gesto he hecho, me ha dolido bastante. Sonrío para tranquilizarla, sabiendo que tengo que ser más cuidadosa con los movimientos que hago.

“Ven, recuéstate…” Me dice dulcemente, invitándome a obedecerla. Nos intercambiamos las posiciones. Ahora es ella la que está encima de mí. Y me gusta. Y aún más, que esté a horcajadas sobre mis caderas… ¡No exagero al pensar que ella es increíble! ¿Hay algo más hermoso que lo que estoy sintiendo por ella? Creo que no… Cierro los ojos cuando se inclina sobre mí y nos volvemos a besar. Claire es un sueño hecho realidad.


Continuará...


Última edición por BBpeluza el Dom Mar 25, 2018 12:46 pm, editado 3 veces
BBpeluza
Mensajes : 42

Fecha de inscripción : 01/11/2014

Edad : 98

Localización : España

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por CosmaFulanita el Vie Dic 05, 2014 4:08 pm
Genial. Con esa última parte ya me olvidé de todo lo que leí, jajajajaja :bounce: :bounce: :bounce:
CosmaFulanita
Mensajes : 231

Fecha de inscripción : 02/11/2014

Edad : 22

Localización : Argentina

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Delfi22 el Vie Dic 05, 2014 5:20 pm
Muy buen capitulo..mi mente pervertida volo muy lejos....jajajaja...no es cierto....me encanto y a esperar el siguiente....que estes bien...
Delfi22
Mensajes : 20193

Fecha de inscripción : 06/11/2014

Localización : En el espacio infinito

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por BBpeluza el Lun Dic 08, 2014 11:23 pm
¡¡Una nueva conti para quien le guste esta historia!! ^^. Se impone un cambio en el color de las letras, porque realmente el color que pone el foro por defecto hace los textos incómodos de leer.

¡Gracias por los comentarios!



Capítulo 3 (Parte 2)


Cuando abro los ojos cuando sigue siendo de día y aunque la insidiosa claridad me molesta, no me puedo sentir más dichosa. Tengo a Claire junto a mí, dormida encima de mi pecho. Definitivamente, me gusta esto de ser su almohada, me da mucha paz sentir el contacto de su cuerpo desnudo junto al mío y su larga melena castaña revuelta alrededor nuestro, cosquilleando mi piel. Acomodo las sábanas para arroparla mejor, la abrazo con suavidad, y de nuevo, siento que se me cierran los ojos.

No sé cuanto rato he dormido, pero unos suaves besos en los labios me despiertan. Sonrío antes de abrir los ojos.

“Claire…”

“Hola.”

“Hola.”

Tardo un momento en comprender lo que estoy viendo.

“Estás muy vestida para mi gusto. ¿Te vas?” Digo, queriendo que no se vaya.

Mis palabras provocan lo que parece un leve sonrojo en Claire y una suave risa. Estira su mano y me acaricia la mejilla.

“Me voy por un rato. Tengo a Fallen solo en casa y estará loco por salir a hacer sus ‘cositas’.”
Asiento en respuesta.

“A mí también me vendría bien un paseo. Te acompaño.” Digo haciendo ademán de levantarme.

“No. Mejor quédate. Quiero que descanses. Ya has hecho mucho esfuerzo por hoy.” Y me guiña el ojo.

Ahora soy yo la se sonroja. Aunque sigo magullada, el sueño ha sido reparador, y por eso, cuando ella se separa de mí, no dudo en levantarme de la cama para ir tras ella. Estoy bastante segura de que si la sigo, conseguiré algún beso más antes de que se vaya. Miro la hora antes de salir de la habitación.

“Me quedaré, pero te esperaré para almorzar.”

“¿Quieres almorzar a media tarde?”

“Ajá”

“¿Y tienes comida?” Pregunta alzando una ceja como si dudara de ello.

Deduzco que ha visto el interior de mi frigorífico…

“Tengo comida deshidratada para un mes entero.” Respondo con autosuficiencia.

“No sé por qué no me extraña. Parece que eso de comer comida preparada te pega.”

Río, no puedo negar la evidencia. Y cierro los ojos cuando se inclina para darme breve un beso que gustosa recibo.

“¿Sabes que estando así… ” Empieza ella con tono sugerente “…tal como estás ahora, me está costando mucho separarme de ti?”

Al principio no entiendo bien hasta que me doy cuenta de que lo dice porque no llevo ropa.  

¡Oh!

Le sonrío ampliamente con toda la inocencia que poseo.

“Ah… Vale…” Balbuceo mientras retrocedo un poco para darle espacio. “Ya te dejo ir. ¡Ah! Y no te olvides de la tarjeta.” Digo recogiéndola del suelo de la entrada, junto al collarín que quedó olvidado allí en la madrugada. “Para que puedas entrar.”

La veo irse y aprovecho para vestirme rápidamente. Me vale, lo que llevaba antes de que Claire me desvistiera. ¡Y no pienso ducharme de nuevo! Quiero su aroma en mi cuerpo durante todo el tiempo posible. No quiero borrar las pruebas de lo que hicimos en la cama, de cómo nos amamos entre las sábanas y de lo que nos susurramos cómplices al oído. Me ruborizo con sólo recordarlo. Ahora mismo, estaría recorriéndome la casa entera a saltitos de pura felicidad, pero no puedo.

Ahora que Claire no está, debería llamar a mi manager, y contarle todo lo que me reconcome. Me quedo mirando el teléfono que sigue encima de la mesa donde lo dejé. ¿Qué le digo a esa mujer? ¿Me entenderá? No me apetece enfrentar esto ahora, pero entonces ¿Cuándo? Cierro los ojos para intentar imaginarme que decir, elegir bien las palabras y las ideas que quiero expresar. Y tengo que hacer esto antes de que Claire vuelva.

Por fin me decido, tomo el teléfono y llamo. Un toque, dos toques, y descuelga. Tras mi saludo, mi mánager me bombardea con una retahíla de preguntas sobre mi salud a las que sólo atino a contestar con escasas palabras.

“Estoy bien, en serio… que sí, sí… Estoy muy bien señora Clayton. Sí. De verdad.” Pongo los ojos en blanco, mientras escucho, mi manager ya está más tranquila aunque me sigue inflando a preguntas. “Que sí, he tomado la medicación.” Respondo. “Me estoy portando bien.” Abrego. Y de repente me pongo muy roja, cuando me doy cuenta de que lo que he dicho, no es del todo cierto… “Por cierto, Señora Clayton…”

No me deja continuar.

“¡Sarah, no me llames ‘señora Clayton’, llámame Maggie! ¿de acuerdo?”

“Vale… sí… esto… Maggie.” Tomo aire. “Llamaba porque últimamente me estoy planteando muchas cosas con respecto a mi carrera en el speedslide. De un tiempo a esta parte no he estado lo suficientemente centrada y eso seguramente se habrá notado… Lo que, quiero decir es que estoy barajando la posibilidad de que lo mejor para mí sería retirarme del mundo de la competición.”

“¡¿Qué?!”

¡Hay, mierda, mis oídos! ¡Qué dolor! Me he tenido que quitar el teléfono de la oreja. El largo de mi brazo es poco… necesito más brazo... Duele… ¡Cacho bruta, tampoco es como para gritar así!

“¡¿Es que la paliza que te dio Viktor te ha afectado al cerebro?!”

¡Uf, otro grito!

“No, no es eso…” Intento explicarme.

“Sarah, permíteme recordarte que te han pegado más fuerte, y has estado peor. No puedes abandonar sólo por cuatro golpes que te han dado!”

Si al menos hubieran sido cuatro...

Con precaución vuelvo a acercarme le teléfono pero no demasiado. Por si acaso.

“No, no es eso. Verá… esto… Maggie,” trago saliva, se me hace tan raro tutearla. “Escúchame, por favor. He estado pensando y la verdad es que quiero una vida un poco más normal.” Me veo obligada a hacer una pausa para elegir mis palabras.

“Vale, sigue.” Me urge ella.

“La verdad es que quiero empezar algo con alguien. Quiero ir en serio y no quiero tener que mentir en lo que hago para ganarme la vida. Tengo un contrato firmado con una cláusula de anonimato que yo misma pedí. El caso es que no quiero seguir así, ahora mismo tengo la cabeza hecha un lío y no sé bien que quiero hacer con respecto a mi carrera profesional. Ahora mismo me siento sobrepasada por todo. Y sé de sobras que abandonar en el camino fácil, pero a veces siento que no puedo con todo…”

“¡Vaya! La verdad es que me alegra mucho que quieras empezar una relación, ¡ya era hora, chica, me tenías preocupada!” Arrugo la cara porque no me estoy creyendo lo que está diciendo. “Y por increíble que parezca, te entiendo. Mira…, si es por la cláusula del contrato sobre tu anonimato, te diré que es un contrato, y que eso se puede cambiar. La cuestión es que no te das cuenta de que estás en lo más alto del ranking de popularidad. Vale, no has ganado tantas carreras como otros. Pero aún así, estás en lo más alto. Entiendo que, llegado el momento, te puedas sentir desganada… ¿crees que no he notado el cambio que ha habido en ti en este último año? Tienes a mucha gente que te sigue y apoya, El público te adora. Eres respetada por los demás corredores. Lo tienes todo, Sarah, y creo que no eres consciente de ello porque siempre has sido una chica muy impermeable... Sarah, el speedslide es tu vida… Por eso te digo que, si se trata de tu anonimato, ¡hagámoslo público, no hay problema! Piensa que es pronto para dejar tu carrera de estrella del deporte. Piensa en el largo camino que has hecho y en la pasión que tenías cuando empezaste. Trae de vuelta todo eso y tómate el tiempo que necesites para recuperarte, tanto física como anímicamente. Piénsalo bien y cuando estés segura de tu decisión llámame. Y entonces me dices si abandonas o si firmas un nuevo contrato. ¿Te parece?”

“Me parece, vale…, me lo pensaré.” Digo sin demasiados ánimos. Como a una niña a la que le ponen deberes.

“Sarah, no olvides lo mucho que significa para ti el speedslide.”

“Sí...”

“Pero piénsatelo.”

“Que sí. Un saludo para el pequeño Simon y para el señor Clayton.” Puedo intuir su sonrisa al otro lado del teléfono.

“Se alegrarán mucho, sobre todo Simon.”

“Adiós, Maggie. Gracias.”

“No hay que darlas, para esto estoy.”

No sé qué decir. Pero antes de que le silencio se prolongara más tiempo, Maggie lo rompe para despedirse.

“Adiós Sarah, espero que te mejores pronto. Si necesitaras cualquier cosa, llámame.”

“Sí…” Y cuelgo.

No estoy más tranquila que antes. Al contrario, la conversación sólo me ha aportado más preguntas que respuestas. Y ahora tengo mucho más en lo que pensar…

Pongo comida a hidratar para cuando llegue Claire y me siento a ver la tele un rato. No tarda en llegar y se trae consigo esa cosita peluda que es Fallen. La saludo desde el sillón y Fallen emprende una frenética carrera hacia mí que concluye tirándoseme encima emocionado. Y no consigo disimular el dolor que me hace con sus patitas en las costillas que tengo machacadas. Claire viene en mi ayuda y regaña al animalito. Yo me quedo sonriendo viendo la escena. Ella es preciosa, pienso. Y entonces, ella me mira… se me acerca, me acaricia la mejilla, cierro los ojos anticipándome al maravilloso contacto de sus labios.

“¿Me has echado de menos?” Me pregunta.

“Mucho.”

“¿Necesitas algo?”

“Sí, que me ayudes a levantarme. Me cuesta moverme… “

“No, quédate sentada. Ya me encargaré yo de la comida.”

Nunca he comido con Claire. De hecho, hace tiempo que no disfruto de una comida en compañía…  Tenemos a Fallen a nuestros pies mientras vemos la tele. Me siento feliz.

“Oh.” Exclama Claire “Esto me interesa.” Añade, mientras sube el volumen. “¿No ves estos programas?”

Vaya, son las noticias de speedslide.

“No, en realidad, no.” Contesto. Y es verdad, no veo los programas de deportes y especialmente cuando es de algo que ya conozco muy bien como el speedslide.

“¡Pues no sabes que te pierdes, la carrera de ayer fue espectacular! Dos corredores trabajando en equipo le pararon los pies a Viktor, que no dejaba de ganar una carrera detrás de otra… mira para que veas lo que digo.” Me insta a ver la pantalla.

Estoy viendo una escena a cámara lenta de Viktor machacándome. Instintivamente me llevo una mano a las costillas. Esa parte del traje es acolchada pero no tiene otro refuerzo para no quitar movilidad. Y ahora la escena en que me derriba de un codazo. Sin darme cuenta me inclinado hacia la pantalla.

<<¡¡Impresionante recogida de Nuke!!>> Exclama el comentarista.

“Ese tipo es enorme…” Digo, en la pantalla Nuke se ve una mole al lado mío, colosal.

“¿Nuke? Ya lo creo, debe medir más de dos metros y pesar al menos ciento cincuenta kilos. Pero mira, el tío es genial, mira como levanta al Arcángel Negro como si no fuera nada y lo ayuda a volver a la carrera. ¿Sabes? El de violeta, Nuke, me parece que es muy modesto como persona, siempre está con campañas de ayuda a los menos favorecidos.”

“Ah…” Cierto, coincidí con él en la campaña de este año.

“Se rumorea que TeamStar va tras él para ficharlo. He oído que quieren que haga equipo con su único corredor, con Arcángel Negro, con ése.” Dice señalándome en la pantalla.

“¡¿Ah, sí?!” ¡Pues vaya!, es la primera noticia que tengo de eso. Es un chismorreo que se me hace difícil de creer, ya que de ser así, yo lo sabría, ¿no?

“¡Mira, mira! ésta es la mejor parte….” Es cuando embisto a Nuke por la espalda y éste sale disparado hacia Viktor, al cual golpea y cae.

La escena impacta.

“Wow” Digo, pero con ganas de gritar: ¡Chúpate esa Viktor!

“¡Y mira con que habilidad salta por encima...! Y parecía que no podía más, no sé de que estará hecho  Arcángel Negro, pero tengo que reconocer que es muy buen corredor… además…,” dijo estirando la mano para acariciar a Fallen. “Él me dio a Fallen.”

Sonrío, no voy a mentirle sorprendiéndome como si no supiera nada. Lo que más deseo es decirle la verdad.

“Claire, yo…” Y me freno de golpe. ¡Mierda! Mi subconsciente me acaba de traicionar, se lo iba a decir… y no puedo ahora.

“¿Qué?” Me interroga a ver que me he quedado callada.

“Pues…, que creo…, que esos dos harían un buen equipo…” Comento por decir algo. Y la verdad es que no me parece mala idea…

“¿Verdad? Opino lo mismo.” Me dice ella.

La cámara enfoca a Viktor, y éste disgustado, empuja a un periodista.

“Está muy cabreado.” Observo.

¡Qué bien! Grito por dentro.

“Ya lo creo. Le han robado la victoria de las narices.”

Me acabo de dar cuenta de que Claire está convirtiendo el speedslide en algo apasiónate. Sonrío. Y me quedo embobada mirándola… ¿Es esto lo que tengo que buscar? ¿Ver las cosas como las ve ella, con esa admiración y cariño? ¿Esa ilusión que la envuelve por completo cuando habla del speedslide? ¿Es posible que lo que me esté faltando, lo tenga ella?

“¿Por qué me miras así? ¿Significa eso que te está gustando el deporte?”

“Bueno, tengo admitir que no entiendo cómo un deporte en el que unos tíos corrían detrás de una pelota fue tan popular en el siglo pasado… Hemos evolucionado sin duda, y a mejor”

“¿Ves? Ya te tengo casi convertida a mi religión.” Dice muy resuelta y alegre.

Eso me hace reír mucho y lo malo es que si tienes las costillas mal, duelen…

“¡¿Sarah, estás bien?!” Pregunta, casi saltando de su asiento cuando me agarro el costado.

“Estoy bien. Es sólo que no puedo reír, por lo visto.” Respondo resoplando.

“¿No deberías llevar el collarín, o algo?”

“De verdad no hace falta, y no creo que sea necesario, seré buena y no moveré mucho el cuello. No te preocupes tanto, sé cuidarme. No es la primera vez que acabo así” ¡Vaya! Eso último se me ha escapado.

La mirada de Claire me desarma y me derrite. Me acaricia la mejilla preocupada.

“¿No es la primera vez?” Claire baja la vista triste, y con su otra mano toma la mía. “Quiero saber cómo pasó, qué estabas haciendo para acabar así…”

“Claire, Claire mírame.” La tomo de la barbilla. “No puedo contártelo ahora. Pero lo haré pronto… Necesito que tengas un poco más de paciencia…, necesito unos días, sólo unos días, y te lo contaré todo. Te lo prometo.”

Ella asiente, me sonríe cariñosamente. Me siento aliviada y comprendida. No me insiste y su mirada está limpia de todo enojo o resentimiento. Ella no puede ser más perfecta.

“¿Lo prometes? ”

Asiento.

“sí, lo prom…” no me deja terminar, sus labios capturan los míos.

“¡Hey, buena menara de callarme!” Exclamo nada más separarnos.

“No quería callarte, sino encenderte.” Me susurra ella con la voz más sugerente y dulce del mundo.

Y en este instante, una ola de emociones me inunda los sentidos, haciendo que el rubor tiña mis mejillas y que un calor repentino se deposite en las partes más sensibles de mi cuerpo.

“Ven.” Me dice, invitándome a tomar su mano para ayudarme a levantar.

Y yo, llevada por mi instinto más primario, se la tomo.

No recuerdo haber sonreído tanto en el pasado. No recuerdo haber sido tan dichosa como ahora.



Continuará...


Última edición por BBpeluza el Dom Mar 25, 2018 12:48 pm, editado 2 veces
BBpeluza
Mensajes : 42

Fecha de inscripción : 01/11/2014

Edad : 98

Localización : España

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Delfi22 el Mar Dic 09, 2014 1:16 am
Gracias,ahora no forze tanto la vista.Buen capitulo y esperar el siguiente.....nos vemos y que estes bien.....
Delfi22
Mensajes : 20193

Fecha de inscripción : 06/11/2014

Localización : En el espacio infinito

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por CosmaFulanita el Mar Dic 09, 2014 6:29 pm
Un momento, entonces Claire es más alta que Sarah? Que lindo :cheers:

Muchas gracias por cambiar el color de la fuente, ya me está haciendo doler la cabeza el color actual. No sé por qué no arreglan eso.

Saludos!
CosmaFulanita
Mensajes : 231

Fecha de inscripción : 02/11/2014

Edad : 22

Localización : Argentina

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por BBpeluza el Jue Dic 11, 2014 11:28 am
¡Ya está aquí el final de esta sencilla historia! ^^ Espero que guste. También quiero agradecer los comentarios, ¡¡además, aprecio las opiniones!! ¡¡No dejéis de escribir!!



Capítulo 3 (parte 3)



Después de comunicarle a mi mánager mi decisión. Ella insistió en que tenía que celebrarse una rueda de prensa para hacer un comunicado público. Yo debía asistir, por supuesto, y mi jefa, me convenció de que era de vital importancia que Claire asistiera también. Pero, ¿cómo?, ¿cómo hacerlo sin que sospeche y sin que parezca raro? Al día siguiente de esa llamada telefónica, me llegó un pase VIP por mensajería. Y eso me dio la excusa perfecta, para decirle a Claire que fuera en mi lugar, ya que yo no podía ir en mi estado y que ella debería aprovechar el pase, ya que se trataba de su deporte favorito, del speedslide. Cuando preguntó que de dónde había salido ese pase, le dije la verdad, que me lo había enviado mi jefa por cortesía.

¡Qué bien, el día ha llegado! Y estoy aterrada….  

No debería, pero heme aquí, con el traje puesto. Y como es habitual, como si fuera un espectáculo en lugar de una simple rueda de prensa. Hay que recordar que, el espectáculo es lo que hace grande el speedslide, y esa máxima la lleva  Maggie al extremo. Y otra cosa…, ¿qué demonios hace Nuke en la rueda de prensa, ocupando la misma mesa que yo y al otro lado de mi mánager? Al entrar en la sala de prensa y verlo ahí, lo primero que he pensado es que Claire estaba en lo cierto con respecto al rumor. Y ahí está ella, mi Claire, preciosa como siempre y apoyada en la pared del fondo de la sala. Por suerte, no sabe que estoy aquí, si lo supiera estaría enfadada por no cuidarme y salir de casa, contraviniendo el consejo de los médicos de no hacer esfuerzos. No sé cómo va acabar este día, pero estoy nerviosa, y por lo visto, Claire parece que también lo está. No me extraña, está en un sitio desconocido rodeada de gente que no conoce. A pocos metros de ella, acompañándola , está uno de los guardaespaldas de mi jefa y mánager.

Maggie se sienta y los demás la imitamos. Y antes de que empiece a hablar. Los flases nos iluminan.

“Buenas tardes a todos, he convocado esta rueda de prensa con la intención de dar a conocer algunas decisiones que ha tomado el equipo de TeamStar con respecto a nuevas adquisiciones y nuevos contratos.”

Giro la cabeza hacia ella… ¡Lo sabía! Nuke es la nueva adquisición.

“Señora Clayton, se comenta que TeamStar pasa por dificultades financieras, ¿qué hay de cierto en estas afirmaciones?”

“Señora Clayton, hay rumores en la red de una posible lesión de Arcángel Negro en la última carrera.”

“Arcángel Negro, Arcángel Negro. Se rumorea que dejarás el speedside.”

Frunzo el ceño, ¿cómo saben eso? Maggie… y su… ¡Espectáculo, espectáculo!

“¡Calma señores, de uno en uno!” Interrumpe mi mánager y señala al periodista que ha hablado en primer lugar. “TeamStar está en un buen momento, y no tenemos problemas financieros. Al contrario, diría que tenemos suficientes beneficios como para ampliar nuestro número de corredores estrella, y por eso, Robert Brandon, también conocido como Nuke, formará parte de nuestro equipo en cuanto haya firmado éste contrato.” Dijo tomando unos documentos de la mesa y alzándolos para que todo el mundo los viera.

No se vio mi boca abierta porque llevo un casco integral. Como era de suponer. Reconozco que sabe escoger las palabras y que sabe ser efectista como buen ‘tiburón de la finanzas’ que es. Y pienso yo, ¡en lugar de callárselo, me lo podría haber dicho! Y no enterarme por la prensa, nunca mejor dicho. Los periodistas empezaron a flasearnos con las cámaras y a hacer más preguntas. Con un gesto Maggie las acalló todas.

“Siguiendo con el orden de preguntas…” Continúa ella. “Sí, son ciertos los rumores de la lesión de nuestro corredor principal, Arcángel Negro, en la carrera del viernes. Por suerte es una lesión leve y esperamos que en poco tiempo vuelva a escena a deleitarnos con su estilo.” Soltó muy contenta.

Esa mujer lo está disfrutando. No cabe duda.

“Con respecto a si quiere dejar el speedslide, deberían preguntarle directamente al Arcángel.”

“¿Arcángel, son ciertos los rumores?” Me preguntan varias voces casi al unísono.

“No lo son. Y quiero aprovechar la ocasión para decirles, que el speedslide es muy importante para mí y no tengo intención de abandonarlo. Y tras pensarlo mucho, he decidido ajustar algunos términos de mi contrato con TeamStar. Como prueba de ello, lo voy a firmar aquí, delante de todos.”

Miro a mi mánager para que sepa que estoy dispuesta a firmar. Ella se levanta de la silla y me hace entrega de los documentos, y a continuación se entrega los suyos a Nuke.

“Yo también firmaré delante de todos los presentes mi incorporación al TeamStar.” Nuke nos sonríe, a mi mánager y a mí. Se quita el casco que lleva, lo deposita a su lado en la mesa y empieza a firmar. Yo lo imito, firmo en cada hoja del contrato mientras los flashes nos bombardean. Al terminar, Maggie, los recoge y los presenta a la prensa para que la fotografíen con los documentos para posteriormente continuación guardarlos en su maletín.

Nuke, mi primer compañero de equipo, se pone a mi lado y me extiende la mano. Se la estrecho. Toma mi brazo y lo levanta. Me abraza. Le devuelvo el abrazo. Nos separamos y me da una palmada en la espalda. Me deja seca del golpe. No importa que me haya dado muy flojo, él tiene mucha fuerza. Se da cuenta y hace un gesto de disculpa. Le golpeo con el puño en el hombro, con el significado de ‘no pasa nada, colega’. Y entones, sin que lo vea venir, le revuelvo el pelo pelirrojo, cosa que llevo tiempo queriendo hacer. Nuke me cae demasiado bien.

Los reporteros nos hacen preguntas, ya no están sentados, están descolocados  y no parecen querer respetar el orden de los turnos. Uno de ellos, al pie de la tarima, estira su grabadora hacia mí antes de hacer su pregunta.

“¿Arcángel, por favor, qué es lo que cambiará con este nuevo contrato?”

El corazón me golpea fuerte en el pecho, sabiendo que el momento ése, que deseaba que fuera prolongado, acaba de llegar.

Carraspeo.

Me giro Maggie. Estoy nerviosa.

Ella asiente, animándome.

Miro a los periodistas, veo a Claire al fondo, tomo aire, me llevo las manos al casco, y suelto los anclajes laterales de ambos lados que permiten que se abra lo suficiente la parte frontal para que salga con facilidad. Veo, ya sin el visor, muchas caras de sorpresa. Claire está con la boca abierta.

“Woooooow. Chica, no estás nada mal…” Oigo decir a Nuke.

Le hago un gesto con la cabeza al grandullón por su cumplido, me paso la mano nerviosamente por el cabello para acomodármelo un poco e intento no mirar tan fijamente a Claire.

“Me llamo Sarah Summers y he vestido todos estos años el traje de Arcángel Negro. El nuevo contrato que acabo de firmar tiene rescindida la cláusula sobre el anonimato de mi identidad...” veo que Claire está siendo conducida hacia adelante por el guardaespaldas de Maggie. “Si me disculpan.” Digo ya sin prestar atención a los periodistas que tengo frente a mí y salto de la tarima, haciendo que se aparten todos. “¡Claire!” voy hacia ella. Sin saber bien qué le voy a decir.

Me planto delante. No sé cómo interpretar su cara, parece tan aturdida que… no sé. Pero necesito decirle tantas cosas que, llegado a este punto, no quiero parar.

“Esto es lo que hago y he hecho desde siempre, correr en el speedslide. Era mi pasión desde niña y luché mucho para estar aquí, adoro ser corredora y no me veo haciendo otra cosa. Querría haber podido explicarte todo esto antes, decirte quien soy, lo que hago. Quería decirte, que te di a Fallen porque no sabía que hacer con él, y eras la única cara conocida que había allí, y actué sin pensar. Me moría por decirte, ¡hey, el de ese poster, en realidad, soy yo! Por decirte, que acabé en el hospital porque Vicktor me castigó mucho en la pista. Claire, no sé si esto es lo quieres para ti. Le he dado muchas vueltas toda la semana. Tengo miedo de que esto lo cambie todo y que decidas no seguir adelante con lo nuestro…”

Es tortuoso esperar una respuesta, tanto que sólo bajo la vista a la espera de que ella diga algo.

Y la respuesta a mi plegaria parece no llegar.

“Por favor, di algo…” digo con unas ganas locas de salir corriendo, porque no podría soportar que Claire decidiera dar media vuelta e irse.

Cuando no obtengo respuesta, levanto la vista y veo como a Claire se le escapan las lágrimas. Y al no saber descifrar su cara, pienso lo peor, y aún así, reprimo las ganas de llorar.

“¿Te he dicho alguna vez que eres una mujer maravillosa?” Toma mis manos con las suyas. “Te quiero como eres… Yo, de verdad quiero estar contigo, porque estoy muy enamorada de ti, y nada en el mundo cambiaría lo que siento por ti…”

Si digo que no quepo en mí de alegría, me estaría quedando corta… y de repente me siento idiota por haber dudado de lo que Claire ha dejado claro desde el principio. Son tantas emociones juntas que sólo puedo pensar en una cosa y sólo quiero hacer una cosa. Todos desaparecen, sólo importa ella, a la mierda los periodistas que nos rodean. Me acerco a Claire y ella a mí, hasta fundirnos en un apasionado beso, que hace estallar los vítores de los presentes y los flashes.

Nos separamos para fundirnos en un abrazo. Creo que con esto, nos estamos escondiendo un poco del espectáculo que acabos de protagonizar. Yo, al menos, sé que estoy roja como un tomate maduro. Y mientras, desde donde estoy, podría decir que puedo oír cómo mi mánager se frota las manos. Ella está viendo primeras páginas para el día de mañana, entrevistas y exclusivas que vender, más y nuevo merchandissing en camisetas, juguetes, posters digitales… Yo, por mi lado, veo una nueva vida. Un comienzo de lo que pueden ser mil cosas buenas. Estoy sintiendo el amor que ella, mi bella Claire, me procesa.

“Te amo.” Le susurro al oído.

Y ella me responde estrechándome más.

Ahora sé que Viktor tenía razón cuando dijo que se lo iba a agradecer. Y de verdad, se lo agradezco. Si él no hubiera lanzado a Fallen, Claire y no nos hubiéramos acercado tanto. Y tal vez nunca nos habríamos enamorado.



FIN


Última edición por BBpeluza el Dom Mar 25, 2018 12:49 pm, editado 2 veces
BBpeluza
Mensajes : 42

Fecha de inscripción : 01/11/2014

Edad : 98

Localización : España

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por marivth el Jue Dic 11, 2014 4:35 pm
awwww que lindo.... espera Fin????, ya dio fin ahh :( :(
yo queria leer más
pero si ya es el fin pues que lindo te quedo, es muy bueno tu fic ojala que sigas escribiendo. Very Happy Very Happy



Rubí una vez, Rubí por siempre
marivth
Mensajes : 464

Fecha de inscripción : 31/10/2014

Edad : 21

Localización : en mi camita, durmiendo

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por CosmaFulanita el Jue Dic 11, 2014 6:48 pm
Eso fue tan lindo! :oops:

No me esperaba que fuera el final, pero me gustó mucho y espero con ansias leer tus próximos fics, aunque no sean de deportes, porque me gusta mucho tu estilo.

Saludos! :cheers:


Última edición por CosmaFulanita el Lun Ene 05, 2015 3:52 am, editado 1 vez
CosmaFulanita
Mensajes : 231

Fecha de inscripción : 02/11/2014

Edad : 22

Localización : Argentina

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Delfi22 el Jue Dic 11, 2014 11:07 pm
Bueno tuvo un final feliz como debe ser.....nos vemos y que estes bien.....
Delfi22
Mensajes : 20193

Fecha de inscripción : 06/11/2014

Localización : En el espacio infinito

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por BBpeluza el Dom Dic 14, 2014 10:16 pm
¡Hola!

Me alegra que en general haya gustado, me gustan las historias sencillas, directas, sin tanta tragedia y complicaciones. ¡Gracias por leer!

El mundo del speedslide puede dar mucho más de sí. De modo que no descarto hacer más historias cortas con nuevos personajes y con la participación de personajes ya conocidos ^^

Actualmente tengo varios proyectos grandes en desarrollo. Llevarán tiempo. Cuando se pueda, habrá más sobre speedslide.

¡Muchos saludos a todas/todos!


Última edición por BBpeluza el Lun Ene 05, 2015 5:40 am, editado 1 vez
BBpeluza
Mensajes : 42

Fecha de inscripción : 01/11/2014

Edad : 98

Localización : España

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por tatarara el Vie Ene 02, 2015 10:56 pm
O.O Final perfecto ❤ yo ya estoy esperando la segunda parte xD Genial, me ha encantado y ha estado muy entretenida ^^ Gracias por compartirla
tatarara
Mensajes : 262

Fecha de inscripción : 31/10/2014

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Dox2 el Lun Ene 05, 2015 11:30 pm
Y acá un mensaje de "me gusto mucho" por que me gusto mucho. Fin
Dox2
Mensajes : 2

Fecha de inscripción : 19/12/2014

Edad : 20

Localización : Dentro de tu PC.

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Paimi el Mar Jul 21, 2015 10:21 pm
Esta historia es buenísima, llena de acción y de emoción, me hubiera gustado que no terminara y que continuara pero creo que quedo a la imaginación de todas XD me encanta Sarah quiero ser como ella ^^
gracias por compartir le doy un 10 por que es muy original y hasta dan ganas de ir a una carrera XD

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por juliana mosquera el Mar Jul 28, 2015 11:43 pm
Voy a leer lo y ver q tal va la histotia ya q la.introducción se ve llamativa ....
juliana mosquera
Mensajes : 143

Fecha de inscripción : 04/11/2014

Localización : Colombiana

Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Ann Castillo el Jue Jul 30, 2015 2:38 am
Me encanta esta historia, la manera en la que suceden las cosas y estan redactadas, gracias por subir esta increible historia :3
Ann Castillo
Mensajes : 28

Fecha de inscripción : 01/11/2014

Edad : 27

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.