Últimos temas
» ¿A qué sabe...?
Hoy a las 7:28 pm por jeliz

» ABECEDARIO
Hoy a las 7:15 pm por jeliz

» ¿Cuándo fue la última vez que....?
Hoy a las 7:12 pm por jeliz

» Si tú me dices ven...
Hoy a las 7:09 pm por jeliz

» Del 1 al 10
Hoy a las 7:08 pm por jeliz

» ¿Qué haces en este momento? 2.0
Hoy a las 7:06 pm por jeliz

» Lo que quiso decir el de arriba
Hoy a las 7:03 pm por jeliz

» ¡Beso, abrazo o golpe para la amatista de arriba! ( ͡° ͜ʖ ͡°)
Hoy a las 5:29 pm por sunsetbeta

» Verdad o Mentira. ᐠ( ᐛ )ᐟ
Hoy a las 5:28 pm por sunsetbeta

» ¿Cómo es la Amatista de arriba?
Hoy a las 5:27 pm por sunsetbeta

» Que eliges?
Hoy a las 5:18 pm por sunsetbeta

» ¿Cómo te sientes cuando...?
Hoy a las 5:08 pm por Alabesca

» Reporto A...
Hoy a las 4:20 pm por konan

» Abecedario Musical
Hoy a las 10:29 am por fairylumina

» El/La Zafiro de arriba
Hoy a las 12:09 am por ing-sama

Hermanos
Directorio
Elite
Créditos
Este foro es de tematica Exclusiva ANIME YURI y LGBT. Tanto las diviciones, concepto de Hermandades, códigos y diseños gráficos pertenecen al Staff o a los usuarios. Las imágenes usadas fueron editadas por la administración, mas no creadas. SÉ ORIGINAL Y NO PLAGIES. —Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.—Foros prestados por Ash, Skin editado y adaptado por Kyousha. —Base del tablón de anuncios por: Neeve de Captain Knows Best—Tabla de reglamentos, estadisticas y afiliados finales creada por Dementia. El foro lo creamos entre TODOS. Gracias por formar parte de nuestra humilde familia ♥
Mejores posteadores
Delfi22 (19355)
 
TAMIRA (13944)
 
Ymir (9320)
 
niche (8932)
 
angelis63 (8674)
 
Solkei (7874)
 
Kratos666 (7267)
 
sachiko_virtual (6834)
 
Umiko (6710)
 
Siale Benoit (6242)
 


Tienes la culpa de que siga viniendo. [Oneshot lemon]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por BBpeluza el Dom Nov 09, 2014 11:02 am
¡Hola! Es hora de ir subiendo las historias publicadas en el viejo foro. Ésta es mi historia más antigua, rescatada no hace mucho del baúl de los recuerdos.

Agradezco a todas y todos los que comentaron en su momento. De nuevo: gracias.

ATENCIÓN: ¡¡Contiene lemon!! como casi todas mis historias, ¿pues qué sería de la vida sin historias lemon? ^.^

¡¡Disfrútenla!!


Tienes la culpa de que siga viniendo.

Te miro a través de la ventana. Revivo mis anteriores visitas, en las que te despiertas presintiendo mi presencia, abres la ventana recibiéndome en tu alcoba. Al principio con mucha frecuencia... entraba y te arrebataba el líquido vital que corre por tus venas... sólo lo justo para satisfacerme y sin perjudicarte en demasía. Con el tiempo tu bello rostro se tornó más mortecino, señal inequívoca de que mi sed te estaba consumiendo. Mis visitas nocturnas se redujeron hasta ser esporádicas, pues el mayor de los pecados sería robar al mundo tan hermosa criatura... Tú, que por tu propia voluntad te me has sometido y te me entregas sin temor, aún a sabiendas que puedo destrozarte si lo deseo. Y créeme si te digo que a veces lo deseo. Porque me recuerdas lo que un día fui tiempo atrás. Ahora inútiles recuerdos de una vida muy lejana, pero que vuelven por tu culpa. Pongo mi mano en la ventana, todo esto es por tu culpa, estoy segura. Te miro y sigo sin entender por qué sigo viniendo.

No espero más, entro por la ventana con sigilo, y te sigo contemplando. Esta vez sin el cristal por medio. Apenas cubierta por las finas sábanas de seda que dejan traslucir tu desnudez. Me vuelve a la memoria, tan claro como si lo estuviera viendo, nuestros primeros encuentros, por entonces te vestías para dormir, pero  pronto dejaste de hacerlo y me esperabas tal como ahora, mostrando toda tu belleza sin pudor.

Me presientes y despiertas. Tus ojos enseguida me encuentran y brillan con algo que no puedo identificar, te levantas y te pones ante mí, esperando a que tome lo que he venido a buscar.

No lo sabes.

No.

No sabes que ya me he saciado y no es ése el motivo de la visita de esta noche.

Sigo sin moverme. Me interrogas con la mirada y sólo encuentras unos ojos oscuros que no reflejan emoción alguna, los míos.

Me inclino sobre ti, mi objetivo es tu cuello y lo sabes. Te me acercas, ladeas la cabeza y me lo ofreces. Mis labios tocan tu piel y mi lengua te degusta, con fuerza te aferras a mí. Mis colmillos rozan tu piel y contienes la respiración, cierras tus ojos anticipándote al dolor... Pero éste no se produce... mis labios siguen acariciando tu piel. Mantienes la tensión en tus músculos, lo noto en todo tu cuerpo. Sé que dudas de mis intenciones pues nunca había roto la rutina, hasta ahora... Sientes miedo, lo percibo, siento como recorre todo tu cuerpo y entra por el mío. Me embriaga esa sensación que emana de ti. Sigo lamiendo tu cuello con todo el cuidado que soy capaz, mientras deslizo mis dedos por tu largo cabello.

Sé lo que pasa por tus pensamientos, puedo leértelos como si fueras un libro abierto. Temes que me he haya cansado de ti y cumpla con el fatal hado que crees que está descrito para ti. Aún así, no te importa, pues crees ser merecedora de tal fatalidad. Pobre de ti... ¡Qué lejos estás de la verdad!

Me separo. Todavía tienes los ojos cerrados. Sé que nunca has intentado resistirte y que no lo harás ahora. Tu indefensión me fascina y atrae.

Te tomo en mis brazos, te recuesto en la cama. Muestro mi poder sobre ti. El poder de hacer contigo lo que me plazca... lo que quiera... lo que desee... No dejo de observar tus rasgos mientras con las yemas de mis dedos trazo el relieve de tu rostro suavemente, luego desciendo por tu cuello, tu pecho, tu estómago, allí detengo la mano.

Tienes los labios entreabiertos, me atraen, me llaman. Me inclino sobre ti y los poseo. No reaccionas a mí... todavía. Me separo un poco y te dedico una sonrisa, una despiadada sonrisa.

Noto un cambio en tus sensaciones; tu miedo desciende pero aumenta otra sensación completamente distinta, puedo sentirla, es similar a lo que siento cuando mi saliva y tu sangre se unen en mi boca. Como si necesitara calmar la sed y lo que la apagase lo tuviera justamente delante. Interesante...

No he olvidado mi mano, detenida en tu abdomen. La desciendo hasta llegar a tus rizos. Sin titubeo y sin demora, profano tu lugar sagrado, ése que nadie ha tocado.

Una caricia. Un gemido se escapa de lo más profundo de tu ser y enmudeces en tu boca. Me ha gustado como todo tu ser se ha contraído. Ese movimiento de la cabeza hacia atrás. La súbita tensión en tus facciones que dura lo que un suspiro y la relajación posterior. Me gusta este modo de martirio, así que vuelvo a hacerlo y obtengo el mismo efecto.

Percibo un calor en ti, unas ansias que te devoran ¿Las sientes? ¿Las sientes como las siento yo? ¿Esa misma tortura que cuando quiero beber más de ti y no puedo? No sabes cómo me has hecho sufrir, pequeña. Ahora te toca a ti.

Extraigo la mano intrusa y observo la humedad que envuelve mis dedos. Sonrío por ser yo quien te ha llevado hasta ese estado. Y no te hago esperar más. Tomo tu boca con la mía mientras tú te me rindes una vez más con pasividad. Yo busco tu lengua, no sé por qué, pero busco tentarte.

Mis manos recorren de arriba abajo tu desnudez. Poco a poco vas despertando a las sensaciones, por fin tus labios se mueven contra los míos. Tus instintos toman las riendas, y te aventuras a explorar mi boca, a unirte a mi juego... De repente, te detienes al contacto con uno de mis colmillos. Vuelves a tener conciencia de con quién estás y te detienes.

Me molestas, me enfureces. Prefiero una muestra de odio a tu estoicismo, prefiero cualquier otra cosa a tu pasividad. Esto es lo que me propongo esta noche, destrozar esa imperturbabilidad bajo la que te cubres.

Te vuelvo a besar, esta vez con menos delicadeza, hundiendo mis dedos en tu cabello pero con cuidado de no clavar mis afiladas y vítreas uñas.

Cautiva bajo mi peso, uso mis rodillas para separar tus piernas. Tú ni siquiera te debates a mi incursión. Mi mano cobra vida para volver a ese lugar cálido que casi te arranca un gemido.

Con ímpetu, introduzco dos dedos. Mis uñas desgarran tu delicada piel, tu cuerpo se convulsiona y un leve grito de dolor se te escapa. El dolor recorre tu cuerpo y atraviesa el mío, golpeándome de un modo que no imaginé posible.

Por primera vez producir dolor no me conforta.

Aparto mi mano de ti y a mis sentidos llega un familiar y ansiado aroma. Interpongo mi mano entre nuestros rostros de modo que puedas verla. El líquido rojo que baña mis dedos es ahora negro a la luz de la luna.

Tus cristalinos ojos todavía reflejan el dolor. En cambio no dejas de mirarme. ¿Por qué no me odias? ¿Por qué me miras así? Como si, haga lo que haga, no te hiciera daño. Todo lo que te hago es tolerado con total sumisión. Debería despreciarte por ello... y no puedo...

Huelo la sangre... me saca de mis pensamientos.

Limpio con mi voraz lengua el delicioso líquido. La sed se ha despertado. Quiero más. Desciendo por tu cuerpo y devoro el paraíso que tienes entre las piernas, limpiando atentamente el daño que te he causado, succionando el elixir que me da la vida, intentando no tocar con mis colmillos tu suave carne expuesta.

Te empiezas a mover contra mí de modo inconsciente. Mis caricias surgen efecto. Interiormente río. Vuelves a exigirme, durante un momento tomas las riendas, te aventuras una vez más a desinhibirte, a olvidar tu pasividad. Y no pienso desaprovechar el momento, voy a averiguar a dónde me va a llevar esto.

Mi lengua recorre cada pliegue, mis labios acarician allí donde te hace perder el control. A mis sentidos llega la misma sensación de antes y descubro que es tan fuerte que supera mi sed, mi ansia. Ahora mis sentidos los dominas tú.

Me arrebatas mi poder, me doblegas ante ti. Y la ironía es que tú, pequeña, eres ignorante de todo ello.

Una pasión visceral nace por debajo de tu estómago. Tu cuerpo habla y yo escucho. Pide más. De nuevo coloco los dedos en tu entrada. Esta vez con leves movimientos voy introduciéndolos, muy despacio. Mientras mantengo los suaves ataques de mis besos en tu sensibilidad y las caricias de mi lengua.

Aumentas la cadencia de tus movimientos y sólo tengo que acompasarme a tu ritmo. Leves sonidos huyen de tu boca, me conformaré con ellos, es más de lo que he conseguido antes. No sé por qué, pero eso me satisface.

Una nueva sensación se manifiesta en ti. Me obliga a cerrar los ojos como te ocurre a ti.

No detengo mis atenciones, pero estoy a punto de perder la concentración. Me obligo a abrir los ojos para no perderme en la embriagadora sensación que lo nubla todo. Mis ojos abiertos ya no ven. Noto como tu cuerpo se tensa y ha dejado de moverse, como se arquea y contienes el aire durante incontables segundos mientras te estremeces, para luego dejar escapar un hondo suspiro.

Tu cuerpo se relaja, pero... Esto no ha terminado. Tu cuerpo sigue pidiendo más, igual no eres consciente de ello, pero yo sí. Rápido asciendo por tu cuerpo y te obligo a mirarme. Mi mano vuelve al lugar que parece hecho para ella y, frenética, te acaricia exprimiendo cada retazo de placer no aflorado. Me abrazas tomando mi cuello. Hundes la cabeza en mi hombro y contra la tela te obligo a gritar. Ese sonido salvaje y descontrolado llega amortiguado a mis oídos. No me detengo, sé que todavía no debo hacerlo, pues leo en tu cuerpo como debo tocarte. Tus brazos me atenazan más. Otro espasmo te sacude y yo lo siento en mis sentidos. Aprieto los dientes para no ser yo la que jadea, tan fuerte, que es seguro que la sangre que tengo en mi boca es la mía y no la tuya como debería ser.

Estás sin aire, sin fuerzas, en cambio no me sueltas.

Doy todo por terminado, quiero irme pero no me dejas. Tiras de mí hacia abajo y depositas mi cabeza en tu pecho.

Tiemblas, sollozas. Exiges... Me gusta.

Oigo tu corazón latir rápido, desesperado, su ritmo me martillea la cabeza. Parece susurrar algo... cosas que nunca has dicho... cosas que tal vez con el tiempo encuentres palabras para explicar...

Intento irme nuevamente, pero tus manos buscan una entrada hacia mi piel, tiran insistentes de mis ropas, encuentran el camino hacia mi cuerpo. Deberías saber que, por osadías mucho menores, he matado. En cambio, te lo estoy consintiendo. Recorres con las yemas de tus dedos una piel que debe parecerte gélida. Tomas mis pechos de improviso.. ¡y hasta ahí te pienso consentir! Te detengo capturando tus manos con las mías. Pongo distancia por medio. Me miras sin entender. Pequeña..., te esfuerzas en vano. Apenas percibo el calor que emanan de las manos que ahora sostengo. Pero, sentir a través de ti ha sido algo muy nuevo, algo que tengo que repetir.

Es la hora. Me alejo, me voy.

Me detienes.

Insistes en atarme aferrándote a la tela de mi brazo. Mas, comprendes mi prisa, el día despunta y con pesar me sueltas, mi lejanía te estremece y tus lágrimas mueren sobre las sábanas.

Llego a la ventana, allí me detengo y te miro una última vez. Sólo veo pureza. Tú y sólo tú, tienes la culpa de que siga viniendo. Maldigo mi suerte. Maldigo el conocerte. Maldigo querer regresar a este lugar. Maldigo mi necesidad de ti.

El viento sopla y las cortinas se agitan. Vuelves a estar sola... y maldices. Maldices tu suerte. Maldices el conocerme sin vida. Maldices los muros testigos de tu tórrida pasión. Maldices tu imposible amor.


-FIN-


Última edición por BBpeluza el Lun Mar 12, 2018 4:26 pm, editado 3 veces
BBpeluza
Mensajes : 42

Fecha de inscripción : 01/11/2014

Edad : 98

Localización : España

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por HikaruTakanashi el Miér Nov 19, 2014 2:13 pm
Por dios! Me enamoré de cómo escribís!!!! ♥♥♥♥♥
Espero leer Algo tuyo muy pronto n.n
HikaruTakanashi
Mensajes : 21

Fecha de inscripción : 17/11/2014

Edad : 22

Localización : Rio Grande, Tierra del Fuego

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Ghoo el Jue Dic 04, 2014 1:58 am
Ah!! Esta historia la conozco!! Y no sé por qué tengo la sensación de que es hiper mega ultra vieja! ^^/
Ghoo
Mensajes : 798

Fecha de inscripción : 31/10/2014

Localización : En Darkilandia <3 o <3 *derretida*

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por BBpeluza el Jue Dic 04, 2014 1:18 pm
Es que es hiper-mega-ultra vieja-viejuna. ¡¡Debe tener 10 años cumplidos ya o más!! Y la conoces porque la leíste hace muuuuuuuuuuuuucho.

Gracias a todos los lectores de Coyuhi por invertir su tiempo en leer los trabajos que publicamos los escritores de Taller Literario.

¡Saludos a todas/todos!
BBpeluza
Mensajes : 42

Fecha de inscripción : 01/11/2014

Edad : 98

Localización : España

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Anesthesia el Miér Mar 04, 2015 2:19 pm
Me encanta como escribis, me declaro tu fan Idea Neutral Question
Anesthesia
Mensajes : 44

Fecha de inscripción : 16/11/2014

Edad : 23

Localización : Buenos Aires- ARGENTINA

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Paimi el Mar Jul 21, 2015 12:29 am
para mi es una historia nueva ^^, me encanto esta historia la volvería a leer muchas veces, creo que hasta un poco especial para mi ya que es uno de los primero historias que leo y creo que gracias a este seguiré leyendo mas ^^, gracias por publicar tan buena historia.

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por chinakane95 el Vie Jul 31, 2015 1:11 am
Gran historia
chinakane95
Mensajes : 11

Fecha de inscripción : 01/11/2014

Edad : 22

Localización : Lima,Peru

Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por juliana mosquera el Vie Jul 31, 2015 1:10 pm
Está muy llamatima esta historia
juliana mosquera
Mensajes : 143

Fecha de inscripción : 04/11/2014

Localización : Colombiana

Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Zueth el Mar Jul 04, 2017 11:26 pm
Oneshot sobre vampiros, mis favoritos xD
Zueth
Mensajes : 632

Fecha de inscripción : 14/06/2016

Edad : 22

Localización : España

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por kagamy el Dom Oct 15, 2017 1:52 pm
Genial historia ^^ me gusto mucho y me anima a querer leer más escritos tuyos. Gracias por haberla compartido de nuevo por acá =')


Y solo algunos serán capaces de ver toda la verdad verdadera xD
kagamy
Mensajes : 3717

Fecha de inscripción : 01/11/2014

Edad : 35

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Tana05 el Miér Nov 01, 2017 6:17 pm
@bbpeluza soy tu fan y lo sabes, aun estoy esperando para leer la historia del far west. Me dejas con ganas pelusilla.
Tana05
Mensajes : 747

Fecha de inscripción : 25/09/2017

Edad : 34

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por nanoha27 el Miér Ene 10, 2018 12:03 pm
@BBpeluza escribió:¡Hola! Es hora de ir subiendo las historias publicadas en el viejo foro. Ésta es mi historia más antigua, rescatada no hace mucho del baúl de los recuerdos.

Agradezco a todas y todos los que comentaron en su momento. De nuevo: gracias.

ATENCIÓN: ¡¡Contiene lemon!! como casi todas mis historias, ¿pues qué sería de la vida sin historias lemon? ^.^

¡¡Disfrútenla!!


Tienes la culpa de que siga viniendo.

Te miro a través de la ventana. Revivo mis anteriores visitas, en las que te despiertas presintiendo mi presencia, abres la ventana recibiéndome en tu alcoba. Al principio con mucha frecuencia... entraba y te arrebataba el líquido vital que corre por tus venas... sólo lo justo para satisfacerme y sin perjudicarte en demasía. Con el tiempo tu bello rostro se tornó más mortecino, señal inequívoca de que mi sed te estaba consumiendo. Mis visitas nocturnas se redujeron hasta ser esporádicas, pues el mayor de los pecados sería robar al mundo tan hermosa criatura... Tú, que por tu propia voluntad te me has sometido y te me entregas sin temor, aún a sabiendas que puedo destrozarte si lo deseo. Y créeme si te digo que a veces lo deseo. Porque me recuerdas lo que un día fui tiempo atrás. Ahora inútiles recuerdos de una vida muy lejana, pero que vuelven por tu culpa. Pongo mi mano en la ventana, todo esto es por tu culpa, estoy segura. Te miro y sigo sin entender por qué sigo viniendo.

No espero más, entro por la ventana con sigilo, y te sigo contemplando. Esta vez sin el cristal por medio. Apenas cubierta por las finas sábanas de seda que dejan traslucir tu desnudez. Me vuelve a la memoria, tan claro como si lo estuviera viendo, nuestros primeros encuentros, por entonces te vestías para dormir, pero  pronto dejaste de hacerlo y me esperabas tal como ahora, mostrando toda tu belleza sin pudor.

Me presientes y despiertas. Tus ojos enseguida me encuentran y brillan con algo que no puedo identificar, te levantas y te pones ante mí, esperando a que tome lo que he venido a buscar.

No lo sabes.

No.

No sabes que ya me he saciado y no es ése el motivo de la visita de esta noche.

Sigo sin moverme. Me interrogas con la mirada y sólo encuentras unos ojos oscuros que no reflejan emoción alguna, los míos.

Me inclino sobre ti, mi objetivo es tu cuello y lo sabes. Te me acercas, ladeas la cabeza y me lo ofreces. Mis labios tocan tu piel y mi lengua te degusta, con fuerza te aferras a mí. Mis colmillos rozan tu piel y contienes la respiración, cierras tus ojos anticipándote al dolor... Pero éste no se produce... mis labios siguen acariciando tu piel. Mantienes la tensión en tus músculos, lo noto en todo tu cuerpo. Sé que dudas de mis intenciones pues nunca había roto la rutina, hasta ahora... Sientes miedo, lo percibo, siento como recorre todo tu cuerpo y entra por el mío. Me embriaga esa sensación que emana de ti. Sigo lamiendo tu cuello con todo el cuidado que soy capaz, mientras deslizo mis dedos por tu largo cabello.

Sé lo que pasa por tus pensamientos, puedo leértelos como si fueras un libro abierto. Temes que me he haya cansado de ti y cumpla con el fatal hado que crees que está descrito para ti. Aún así, no te importa, pues crees ser merecedora de tal fatalidad. Pobre de ti... ¡Qué lejos estás de la verdad!

Me separo. Todavía tienes los ojos cerrados. Sé que nunca has intentado resistirte y que no lo harás ahora. Tu indefensión me fascina y atrae.

Te tomo en mis brazos, te recuesto en la cama. Muestro mi poder sobre ti. El poder de hacer contigo lo que me plazca... lo que quiera... lo que desee... No dejo de observar tus rasgos mientras con las yemas de mis dedos trazo el relieve de tu rostro suavemente, luego desciendo por tu cuello, tu pecho, tu estómago, allí detengo la mano.

Tienes los labios entreabiertos, me atraen, me llaman. Me inclino sobre ti y los poseo. No reaccionas a mí... todavía. Me separo un poco y te dedico una sonrisa, una despiadada sonrisa.

Noto un cambio en tus sensaciones; tu miedo desciende pero aumenta otra sensación completamente distinta, puedo sentirla, es similar a lo que siento cuando mi saliva y tu sangre se unen en mi boca. Como si necesitara calmar la sed y lo que la apagase lo tuviera justamente delante. Interesante...

No he olvidado mi mano, detenida en tu abdomen. La desciendo hasta llegar a tus rizos. Sin titubeo y sin demora, profano tu lugar sagrado, ése que nadie ha tocado.

Una caricia. Un gemido se escapa de lo más profundo de tu ser y enmudeces en tu boca. Me ha gustado como todo tu ser se ha contraído. Ese movimiento de la cabeza hacia atrás. La súbita tensión en tus facciones que dura lo que un suspiro y la relajación posterior. Me gusta este modo de martirio, así que vuelvo a hacerlo y obtengo el mismo efecto.

Percibo un calor en ti, unas ansias que te devoran ¿Las sientes? ¿Las sientes como las siento yo? ¿Esa misma tortura que cuando quiero beber más de ti y no puedo? No sabes cómo me has hecho sufrir, pequeña. Ahora te toca a ti.

Extraigo la mano intrusa y observo la humedad que envuelve mis dedos. Sonrío por ser yo quien te ha llevado hasta ese estado. Y no te hago esperar más. Tomo tu boca con la mía mientras tú te me rindes una vez más con pasividad. Yo busco tu lengua, no sé por qué, pero busco tentarte.

Mis manos recorren de arriba abajo tu desnudez. Poco a poco vas despertando a las sensaciones, por fin tus labios se mueven contra los míos. Tus instintos toman las riendas, y te aventuras a explorar mi boca, a unirte a mi juego... De repente, te detienes al contacto con uno de mis colmillos. Vuelves a tener conciencia de con quién estás y te detienes.

Me molestas, me enfureces. Prefiero una muestra de odio a tu estoicismo, prefiero cualquier otra cosa a tu pasividad. Esto es lo que me propongo esta noche, destrozar esa imperturbabilidad bajo la que te cubres.

Te vuelvo a besar, esta vez con menos delicadeza, hundiendo mis dedos en tu cabello pero con cuidado de no clavar mis afiladas y vítreas uñas.

Cautiva bajo mi peso, uso mis rodillas para separar tus piernas. Tú ni siquiera te debates a mi incursión. Mi mano cobra vida para volver a ese lugar cálido que casi te arranca un gemido.

Con ímpetu, introduzco dos dedos. Mis uñas desgarran tu delicada piel, tu cuerpo se convulsiona y un leve grito de dolor se te escapa. El dolor recorre tu cuerpo y atraviesa el mío, golpeándome de un modo que no imaginé posible.

Postea para continuar la lectura! Tus comentarios me animan a seguir escribiendo!
nanoha27
Mensajes : 6

Fecha de inscripción : 10/07/2015

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por jeliz el Dom Abr 22, 2018 4:25 pm
Oh por Dios! Vaya que cosa tan sublime me han presentado muy muy bien definitivamente otra fan a tu lista!


Lánzate al fuego y si sobrevives, hay fuego en ti




jeliz
Mensajes : 5997

Fecha de inscripción : 15/02/2018

Edad : 26

avatar
Consejo

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.