Últimos temas
» ¿A qué sabe...?
Hoy a las 1:44 pm por AleSofie

» Del 1 al 10
Hoy a las 1:42 pm por AleSofie

» ¿Cuándo fue la última vez que....?
Hoy a las 1:40 pm por AleSofie

» Halaga al de Arriba
Hoy a las 1:35 pm por AleSofie

» Manga citrus
Ayer a las 10:52 pm por Alice Isabella

» Amor a la Fotografía
Ayer a las 9:45 pm por Yuhyrn

» ¡Soy parte de la historia Zafiriana!
Ayer a las 9:36 pm por sachieluwu

» Reporto A...
Ayer a las 7:57 pm por Solkei

» Opina sobre la de arriba 4.0
Ayer a las 7:40 pm por Alice Isabella

» ¿Qué haces en este momento? 2.0
Ayer a las 7:35 pm por Alice Isabella

» Amor al Dibujo
Ayer a las 7:35 pm por Yuhyrn

» Abecedario Musical
Ayer a las 7:28 pm por NHEFTHE

» Verdad o Mentira. ᐠ( ᐛ )ᐟ
Ayer a las 7:18 pm por NHEFTHE

» Que eliges?
Ayer a las 6:49 pm por NHEFTHE

» ^>v Juguemos a las flechitashhh xD
Ayer a las 5:04 pm por konan

Hermanos
Directorio
Elite
Créditos
Este foro es de tematica Exclusiva ANIME YURI y LGBT. Tanto las diviciones, concepto de Hermandades, códigos y diseños gráficos pertenecen al Staff o a los usuarios. Las imágenes usadas fueron editadas por la administración, mas no creadas. SÉ ORIGINAL Y NO PLAGIES. —Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.—Foros prestados por Ash, Skin editado y adaptado por Kyousha. —Base del tablón de anuncios por: Neeve de Captain Knows Best—Tabla de reglamentos, estadisticas y afiliados finales creada por Dementia. El foro lo creamos entre TODOS. Gracias por formar parte de nuestra humilde familia ♥
Mejores posteadores
Delfi22 (18908)
 
TAMIRA (13590)
 
Ymir (9320)
 
niche (8890)
 
angelis63 (8631)
 
Solkei (7479)
 
Kratos666 (7114)
 
sachiko_virtual (6834)
 
Umiko (6710)
 
Siale Benoit (6242)
 


SORPRESAS DE LA VIDA//TERMINADO!

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por saori sama el Dom Nov 02, 2014 7:48 pm
I CAPITULO



Era temprano y comenzaba a nevar, la verdad es que por Valencia capital no suele nevar para ser sinceros, pero ya hacia unos días que vivíamos con un temporal de bajas temperaturas y lluvias, era toda una delicia ver como caían del cielo una especie de gotas que descendían suavemente como plumas, era maravilloso ver algo así en una comarca en la que no se disfruta de estos cambios climáticos tan extremos, momentos así se convierten en esos recuerdos que uno piensa que son para no olvidar.

Desde niña siempre soñé con ver caer la nieve en dónde yo vivía, que si lo pienso en ese sentido no ha cambiado mucho la cosa, ya que sigo en el mismo piso en el que crecí con mi abuela y mi hermana Carolina, supongo que hoy  en día para muchos es raro escuchar lo de mi abuela esto y lo otro, ya que todos piensan relativamente en mi padre o mi madre, bueno todo tiene su simple explicación mis padres fallecieron cuando éramos niñas y gracias a dios, puedo decir que tuvimos la fortuna de tenerla a ella que nos arropó con sus múltiples atenciones y cariño, siempre era un consuelo acudir a ella cuando más falta nos hizo y su consuelo todo lo curaba, en especial el recibir las burlas de otros niños por no tener padres.

El pasado es un tiempo que ya no debe preocuparme y pensar más en el presente, bueno no tanto, eso de que me eche ya novio puede esperar no es algo que me interese mucho, más bien me trae sin cuidado, aunque eso no evita que me echen de vez en cuando el que me voy a quedar vistiendo santos o simplemente que seré una solterona, al menos me puedo reír y decir de que seré una solterona libre y sin habito como en la antigua usanza, mujer no casadera al convento…

Hoy en día se puede decir que no es que tenga mucho que contar, sigo en el mismo lugar que crecí, llegué a terminar mi carrera de leyes y mercantil, para acabar en la aseguradora familiar, por así decirlo, digamos que no es que tenga muchas aspiraciones, simplemente que me dejen en paz y bueno encontrar algo interesante en mi futuro y bueno quien sabe algo que me haga sonreír además de mi sobrina. Si me observo desde exterior se me podría considerar alguien introvertida, con un estilo de vestir practico sin mucho sentido de la moda, digamos que con ir bien me basta, no necesito un protocolo de estilos y modas para sentirme a gusto con lo que llevo, también puedo añadir que muy difícilmente alguien pueda recordarme llevando faldas ya que no me gustan en absoluto, yo con lo que siempre me he visto a gusto ha sido unos pantalones y camisas o deportivas, según, creo que sería fácil confundirme en ocasiones con un chico, pero siendo sincera disfruto con la situación las pocas veces que se ha dado.

Apenas he de girar una esquina y estaré en el local en el que paso gran parte de mi tiempo, ando con la mente perdida en mis pensamientos sin prestar mucha atención a mi alrededor, estando de cara a la persiana de la oficina con las llaves en la mano, no estoy segura del por qué pero algo provoca que me gire a mirar a mis espaldas, realmente fue una sorpresa, ya que mi atención fue captada por la nueva chica que trabaja en la panadería de enfrente estirándose como un gato de espaldas a mí, me la quedé observando largamente y debía admitir que su belleza era de admirar, esta chica poseía una tez morena,  con una sonrisa suave y cabellos ensortijados por los que mis ojos se deslizaban rizo por rizo, ese tipo de cabellos siempre me han fascinado, no tuve oportunidad de verle los ojos, pero me inquietaba la idea de ver su mirada observándome, parecía ridículo que algo así pudiera ocurrir, pero solo mirarla en esos instantes era como viajar al cielo.

Bueno supongo que me gusta, pero si me acerco a ella seguro que tendría una decepción al hablar con ella, pues me irritaba la gente prepotente y que quisieran tener la razón por el mero hecho de hablar. Con ellos esas conversaciones se hacían insustanciales y realmente pesadas, desde luego sería una lástima tanta belleza en una persona así, desde luego ya la estoy catalogando anticipadamente, ni siquiera le he dado una oportunidad y ya temo predecir algo desagradable, ni que tuviera miedo a conocerla…

No podía quedarme escuchando mis pensamientos por mas tiempo ahí parada en medio de la acera, como si no tuviera faena que hacer, de entrada hay que abrir el local, y tenerlo listo para la clientela, antes de que llegue el resto del personal, y para lo que tengo que hacer es mejor no tener a nadie dando tumbos por la oficina.

Trabajo en una empresa de seguros, uno de mis tíos es el dueño, y yo me ocupo del personal y de que todo este en orden, vamos jefa de personal se podría decir, pese a que tengo título de derecho empresarial, pero si uno quiere comer se ha de mojar en lo que halla. Tampoco me puedo quejar ya que no tengo intereses y expectativas  mayores, con vivir el día a día me basta, evitándome problemas innecesarios en la oficina, aunque claro siempre hay envidiosos que buscan mi puesto y añaden que lo tengo por ser de la familia.

El día transcurre sin novedad, una pirámide de documentación cayó sobre mi escritorio ya de buena mañana y sigo enfrascada en ella, llamando a los clientes y asegurándome de los desperfectos mientras envió a los peritos y especialistas para sus reparaciones, y yo por no poder concentrarme me he llevado un par de toques de atención de mi tío, así que estoy algo cansada tras comprobar que la persona encargada para ayudarme hoy tenía libre por necesidad medica , con todo sólo puedo decir que  hoy el trajín ha sido descomunal, para lo habitual.

Siguiendo la rutina me aseguro de que todo esté en orden antes de marcharme, y como una tonta sigo mirando a cada rato por la ventana, esperando verla, no me explico que me pasa, pero siento una especie de atracción por esa chica, y lo peor es que no olvido ese cabello, como si deseara tocarlo y acariciarlo….

Me dirijo hacia el aparato del aire acondicionado, debería buscar el mando a distancia pero ya ni animo siquiera  de eso, simplemente necesito alejarme del despacho y tomar el aire, dejar de pensar en esa chica, que hoy ha sido la causa de mis distracciones y mis fantasías, por lo que  parece no paro de soñar por saber  como serán sus ojos o el sonido de su voz.

Madre mía, si oyeran mis pensamientos  me mirarían como a un bicho raro, y ya es suficiente con que me digan que pierdo mi tiempo en las oficinas, que tendría que ir a un bufete, y para ser sinceros, no tengo ganas de meterme a hacer prestamos empresariales y demás, pero claro por opinar puede opinar cualquiera.

Al bajar la persiana oigo otra a mi espalda, me tenso con la idea de que sea ella, tanto pensar en ella ahora hace que me sienta como si con solo mirarme a la cara lo pudiera adivinar, dudo de que hacer, si marcharme  o girarme y mirarla, pero una voz con tono suave y calmado me dice hola, o al menos esa es la impresión que tengo, así que me giro a ver y corresponder al saludo…

Era ella, me miraba a la vez que me sonreía, y me vuelve a saludar como si ya me conociera, no estoy segura ni de cómo actuar ya que es como si estuviera atrapada en una situación de esas en las que a una la pillan haciendo algo indecoroso, en un principio no me sale ni el saludo mientras la observo, finalmente consigo responderle algo cohibida,  además estoy hechizada en la mirada de sus ojos, son verdes, preciosos, y de un tono intenso, casi uno diría que mira unas esmeraldas brillantes a la luz del sol, este tipo de ojos  de normal solo los veo en ese tono en verano, pues un primo mío los tiene así pero mas tirando a grises.

Me doy cuenta que me he quedado absorta en mis pensamientos, mientras me hablaba y que ahora me mira expectante como esperando una respuesta, ya es mala suerte, pues en realidad no tengo ni idea si me ha hecho una pregunta o qué.

- Perdona, pero he perdido la atención de qué me decías, si me lo puedes repetir….

- Jajaja, solo te decía que me llamo Sandra, y que te llevo viendo hace dos meses cerrar tu sola la cortina del local, y me preguntaba tu nombre, para saludarte cuando te veo, ya que no conozco todavía a nadie de por la zona aparte de clientas.

- Ah, perdona si, mi nombre es Susana, y cuando quieras, si te apetece un café con mucho gusto.

Al menos parece que he perdido la timidez, ya consigo sonreírle y lo del café la verdad es una idea impulsiva pero si que me gustaría que se diera la ocasión, su voz es un deleite y cada vez tengo más curiosidad.

- Ahora no hay prisas, así que no estaría mal, tomarse algo tranquilamente, si te apetece claro, sino lo dejamos para otro día.

Yo no podía dejar de observarla, mira que la ocasión era extraordinaria, y se me hacia interesante tomar algo y saber mas de ella, aunque era algo precipitado y no tenia idea alguna de hacia dónde llevarla, empecé a estar algo insegura pero bueno supongo que la curiosidad mató al gato, pues asentí y terminé de comprobar los cierres, antes de tomar dirección de una cafetería cercana, por el momento no se me ocurría nada mejor.

Las dos horas que pasamos en el local, pasaron volando, era muy simpática e inteligente, según me contó, hacía un año que acabó la carrera de psicología, pero al no encontrar todavía nada en su rama, tomó el puesto de la panadería, pues no tenía nada mejor, y aún vivía con sus padres, pero tenía ganas de independizarse. Yo también le conté la razón de que estuviera en la oficina de mi tío, que vivía sola en un piso que antes fue de mi abuela y que me dejó antes de morir.
Finalmente notamos que se hace muy tarde para seguir conversando ya que ella ha de madrugar mucho para atender el horneado aunque luego se ocupe de abrir el frontal que  da servicio al publico, tras pagar lo consumido nos dirigimos hacia el exterior justo antes de llegar a la entrada me percato que un hombre de mirada lasciva no le quita el ojo de encima a Sandra y es mas, prácticamente nos corta el paso en la intersección de dentro y fuera del local, justo antes de que ella llegue a su lado e intente una obscenidad me adelanto como si tuviera prisa imprimiendo con mi hombro y codo una presión sobre su vientre hediondo que lo hace recular y permitirnos el paso sin darle ocasión de acercarse a ella con esas intenciones,  apenas llegamos fuera me giro percibiendo una furia incontenible en su persona no me reprimo en ese momento, le devuelvo su gesto con otra mirada de amenaza en la que tengo claro que no le pienso permitir acercarse a ella y que de alivio a su lascivia.

En ese momento ella me toma de la mano y  tira de mi alejándome de ése individuo calvo y seboso, yo la sigo sin mediar palabra y me dejo llevar, todavía me siento indignada por el comportamiento del hombre y si soy sincera si para conmigo no permito que se sobrepasen menos todavía con quienes me acompañan y si he de intervenir como me salga intervengo…

Al cabo de un rato de ser arrastrada calle abajo cogida del brazo ella me suelta y se gira cara a mi, alza las cejas y es cuando yo espero un sermón por su parte, sin embargo me sigue mirando a la vez que tuerce la cabeza con una  cierta sonrisa de picardía y empiezo a intuir una especie de broma hacia mi persona.

- La próxima vez permíteme desfogarme yo con un pisotón de los que a uno lo dejan cojo, ¿vale?.

Ahora soy yo la que alza ambas cejas de incredulidad y con unas ganas tremendas de reír.

No hubo mas intercambio de opiniones simplemente ella se dio media vuelta sonriendo y diciéndome adiós y me dejó ahí con un sabor de boca raro, mas bien como si me hubiera quedado sin tomar el postre, ella se aleja de mi mientras yo la observo caminar hasta volver la esquina mas cercana y perderla de vista, es cuando me doy cuenta que su despedida no ha sido afectuosa  sino algo así como juguetona…


Tras dos horas dentro de la cafetería que más bien parecía un asentamiento de jubilados aficionados al puro y al domino, me noto entumecida y necesito pasear un rato, enfilo una calle a mi derecha que desemboca en el cauce del río Turia, el cual invirtieron hace años para convertirlo en una zona de ocio y naturaleza, muchos deportistas pasean a la carrera por los senderos, otros van en bicicleta y todo vigilado por la guardia montada o la policía motorizada, cuando oscurece no es el mejor lugar donde estar ya que puede ocurrir cualquier cosa, los fines de semana la zona infantil está a rebosar de madres con sus pequeños, a mi me gusta más venir y sentarme un rato en un banco frente al campo de béisbol y ver como algunos equipos le dan a la bola con el bate, a veces de noche hay equipos de fútbol en los campos de tierra bajo las Torres de Serrano, por lo que se puede disfrutar de la afición principal por aquí.

Tras media hora de paseo subí por una de las rampas, ya casi no se veía a nadie por abajo y había zonas que era mejor evitar ya que a la noche era pasto de los vagabundos y delincuentes, al llegar arriba busco un paso de cebra por donde cruzar al otro lado de la circulación, a esas horas era muy densa ya que muchos regresaban tarde a sus casas e incluso alguno iban de camino a sus empleos, me quedé esperando a la altura de la estación de autobuses a la espera de que el semáforo cambiara a verde, a mi lado un hombre con silla a motor esperaba a la vez que protestaba por la tardanza del semáforo.

Tras cruzar y caminar un buen rato llegué a mi patio justo cuando encendían ya las farolas, la nevada de la mañana apenas duró unos minutos y ya nada de su recuerdo quedaba en las calles, eso me hacia pensar en lo bonito que sería mirar esas farolas con una capa de nieve sobre ellas… ya sólo me quedaba ver cuándo sería la próxima vez que saldría a dar una vuelta y conversar con ella otro rato, la conversación había fluido de un modo ameno.

Bueno a subir pasar un rato al ordenador mientras preparo la cena ver un poco la tele si se tercia y a la cama, que mañana otro día será.


Así fue como nos fuimos conociendo, y cada mañana al empezar la rutina, nos saludábamos y los viernes quedábamos a tomar café en el local de siempre, finalmente desde esa tarde acudíamos a la misma cafetería, aunque a mi ese sitio se me hacía opresivo por el olor a tabaco, de los hombres que se sentaban a jugar a las cartas y dominó todas las tardes que estábamos allí. El local era como una reliquia de mi infantaza, con los ladrillos tradicionales de fondo el local desprendía un aire de antaño, las mesas de metal relucientes le daba vida, la barra seguía siendo de madera sobre una pared de azulejos rojos, parece que esa parte todavía no se había tocado del local original, en cambio era un sitio muy luminoso, ya que casi no tenia paredes frontales y si muchas mamparas y puertas acristaladas que permitían la entrada de la luz solar al interior y eso a su vez un ahorro de luz eléctrica, la barra heladería al fondo seguía abierta a la vista del publico y no en arcones como en muchos locales, aquí gustaba mucho de cucuruchos de dos bolas, del techo en vez bombillas de tubo caían en cadenas lámparas modernas de aluminio, era una mezcla un tanto discordante pero no parecía notarse mucho. Eso sí le daba algo de calor al local cuando oscurecía y se veía bastante bien, aunque el suelo tuviera una alfombra de colillas ya que muchos olvidaban que existen ceniceros…. A ver si aprueban la ley antitabaco.

Algunas veces conversábamos sobre nuestras infancias, en otras sobre los sueños perdidos e incluso aspiraciones, yo debía admitir que  no tenia muchas que digamos, ella en cambio parece que su aspiración era digna de admirar ya que el proteger al débil y mantener la ley era el sueño de muchos hombres y la gran prueba de la mujer, cada día muchas se decantaban por esta profesión, entre ellas mi hermana, a la cual admire por años cuando paso las pruebas de ingreso.

Siempre que llegaba el viernes disfrutaba mirando su estilo al arreglarse a diferencia de mí era muy femenina, yo en cambio siempre me decanté mas por lo versátil y comodidad, en pocas palabras no me gustaba  complicarme la vida a la hora de arreglarme, y si era por maquillaje con lo justo me sobraba.

Una tarde me pregunta si tenia novio, yo claro le dije que no, pues era cierto y entre titubeos me pregunta si me gustaría salir a tomar algo con ella, a una discoteca o a algo el fin de semana, yo estaba ilusionada, pues me sentía a gusto en su compañía, pero no estaba segura, si era que me invitaba de un modo amistoso o algo más…. Fuera como fuera la propuesta me emocionaba y abandonar mi ordenador tampoco era algo que me tuviera que doler, su compañía era mucho más dulce.

Tranquilamente acepto la invitación, sin estar segura de por qué, si por salir, si por no pasármelas delante de una pantalla llena de conocidos que no conocía, o simplemente por que era ella quien me lo pedía, con todo valió la pena, pues esos ojos suyos relucieron como esmeraldas volviendo a quedar mi mirada prendada de ellos, y su sonrisa parecía que me fuera a iluminar el camino al cielo, por favor se puede saber que estoy pensando.

Quedamos para el fin de semana siguiente, eligiendo ella el locales donde ir a tomar unas copas y luego pasaríamos al cine a elegir una película que ver, no me apetece ir de discoteca, después de todo que yo sepa es una salida amistosa, y hace tiempo que no salgo por ahí, a ver si me animo un poco más, casi se me puede tomar por una abuela con su chal viendo la tele hasta dormirse sentada en su sillón… Dios me libre.

Durante la semana hubo un par de líos con el papeleo en la oficina que me tocó solucionar, y fue una lástima pues no pude ver a Sandra cuando cerraba, echaba de menos esos minutos antes de marchar cada una a su casa,  pero al llegar el jueves por fin pudimos coincidir y la acerqué con el coche a su casa, mientras quedábamos a una hora en la plaza de España, al parecer ella vivía apartada de la ciudad de Valencia y de alguna manera pensé que le sería más sencillo trabajar cerca de en donde ella tenia su hogar para no tener que trasladarse tan lejos, por lo normal ella iba en su propio vehículo, el cuál se encontraba en el taller por un fallo del embrague, con todo yo ya me sentía impaciente…  Cuando llegó noche se lo conté a mi hermana mayor que estaba invitada a cenar, las dos nos encontrábamos en la cocina sentadas en las sillas a conjunto con la mesa de los años 60 con patas de hierro, la verdad es que tras fallecer mi abuela la cocina la dejé tal y como estaba, ese lugar se me hacia demasiado entrañable para remodelarlo, conservaba demasiados recuerdos de ella con nosotras a los fogones o en la mesa… en el mismo lugar en el que conversamos tantas noches con mi abuela yo compartía con ilusión los por mayores de mi amistad con Sandra, en un principio ella me escuchaba en silencio, de vez en cuando me hacia preguntas sin sentido como si buscara provocarme, en más de una ocasión me sentí incomoda y bueno ciertamente no sabría definir las razones, sólo sé que era como si se entrometieran demasiado en mi intimidad, claro está que mi hermana dada su vena de policía no se puede evitar que le cause curiosidad cualquier cambio en mi circulo de amistades y sobretodo alguna pareja, desde luego me hace pensar en mi abuela con una lupa en mano inspeccionándome de arriba abajo, por muy ridícula que parezca la escena es en lo único que he podido pensar al recibir su tanda de preguntas….

. No se por qué pero ella no paraba de reír, y yo venga a mirar su pelo, que se lo había teñido de rojo anaranjado, lo peor era que me miraba con mirada pícara, y no sabía que le hacía tanta gracia. Si fuera una mal pensada diría que se está burlando de mí,  pero conociéndola sospecho algo bien distinto, qué algo se me escapa y ella la muy bribona está al tanto y desde luego ya me tiene frustrada tanta risa y miraditas.

Mi hermana siempre fue una persona muy animada y curiosa, así que no me extrañé de sus preguntas ahora de que no parara de reír me crispaba, pues se me pasaban mil ideas por la cabeza y yo como tonta, esperando a que me contara el chiste. Ni el chiste ni la explicación llegó.

Finalmente la miro de frente y le suelto toda mosqueada.

- Oye se puede saber qué tiene tanta gracia, os que te ríes de mi o te has tomado algo raro antes de venir.

Esperaba picarla lo suficiente como para que se le escapara la razón de tanta risa, así que esperé su respuesta desafiante, desde luego se lo tomó con calma ya que se destornillo todavía mas y si fuera posible creo que mi rostro se hubiera vuelto morado de coraje, pero a fin de cuentas explotando no le iba a sacar nada, así era ella, o uno se controla o ella hará que estés dando más vueltas que un perro hasta tener la respuesta, lo que era seguro es que ella se divertiría con el proceso hasta que se compadeciera del infeliz que la hubiera desafiado….

- Tú me haces gracia, y estoy feliz por ti aunque todavía no sepas por qué y espero que te vaya todo bien este fin de semana.

Y yo con la boca abierta veo como se levanta se pone el abrigo y se marcha tras una despedida entre divertida y cariñosa. Y yo sin entender a que se refiere, lo mismo espera que me eche novio y todo. Ahora que lo pienso la idea se me hace desagradable, eso de buscarme a alguien por que estoy sola, no, no le veo interés. Supongo que aún no habiendo ladrado me va a tocar dar vueltas con las orejas gachas hasta que averigüe de que se trata, a veces la antipatía es insuperable, sigo sin entender por qué me trata así, supongo que por más que le de vueltas será inútil, todavía resuenan sus carcajadas en mi cabeza, me hago a la idea de recoger la cocina antes de ir a acostarme e intentar no perder el sueño.

Antes de acostarme me miro en el espejo, tengo la sensación de que me evalúo, al menos si me voy de fiesta que me vea bien, bueno el pelo lo llevo en melena y tiene un color rubio claro, no me he planteado teñirme como mi hermana, pero a veces pienso que se me hace aburrido, y me doy cuenta que tengo ganas de ver a Sandra y explicarle la conversación con mi hermana y lo mucho que me frustra su actitud,  me quedo mirando mi móvil, sin saber que hacer si llamarla o que, y me doy cuenta de que estoy actuando como un crío tras su primera novia, por dios ahora podría pensar que soy lesbiana y a saber que más.

Me miro algo mas en el espejo, las cejas finas y alineadas casi en línea recta, los labios gruesos, no se porque para mi gusto demasiado, y me miro mas atentamente, a lo que reparo que he ganado kilos y que me he de poner a dieta, genial lo que hace de una la idea de salir de fiesta o por ahí, verse obesa… antes de ir a la cama echo un vistazo a la nueva bañera que me permití cambiar las navidades pasadas y que era la dicha de mis delicias en momentos en que necesitaba un momento especial a solas, y por que no admitirlo la envidia de mi hermana, que siempre que tenia oportunidad aprovechaba para colarse dentro y darse un lujo…

Los siguientes días a esa noche, pasan en un estado de frenesí y nerviosismo, en si preguntarle que ponerme por si vamos a algún sitio que en cuestión hay que cubrir ciertas apariencias, en si quedamos más temprano, esto último producto de mi impaciencia, de paso salgo a comprar al Mercadota el supermercado más cercano a mi vivienda y realizo una compra para toda una semana, en serio me estoy desquiciando, teniendo en cuenta que no suelo comer en casa.

Llega el consabido día de fiesta y la espero en la plaza muerta de frío, hace ya dos meses que la conozco y todavía no habíamos echo ningún plan juntas, así que me siento ilusionada y con ganas de ver a donde vamos, yo todavía no he mirado que película podríamos ver esa noche, por más que le di vueltas seguía una idea en mi mente, que películas le gustan a ella para que no se aburra. Si por mi fuera con una de acción o de artes marciales iría mas feliz que un crío con unas golosinas, pero pensándolo mis gustos en lo que se refiere a películas nunca han sido tan finos y románticos como el resto de chicas, la mayoría se decantaba por una romántica y empalagosa, yo en cambio en ese tipo de estrenos me dormía cuando iba con Carol y sus amigas.

La veo llegar desde lejos, su manera de andar es inconfundible, varios tíos le dedican silbidos de admiración al pasar cerca de ellos, ese simple gesto me provoca varias sonrisas al pensar en lo poco que a ella le impresiona esos gestos, ya que la he visto eludir en el restaurante piropos de los mas obscenos como si fueran para ella mantequilla, provocándome risa el gesto de más de un sujeto tras alguna replica que deja al individuo de lo más incomodo hasta el punto de retirar la mirada. Conforme se acerca a mí me fijo en que lleva puesto, unos vaqueros bien ajustados, una blusa roja escotada, el pelo suelto y maquillada, impresionante, parece una modelo en pasarela, me miro y me digo que ni punto de comparación, llevo unos vaqueros rectos, y un yérsey fino con escote y botas de tacón alto, nos saludamos con dos besos en las mejillas y me doy cuenta que tengo la tentación de besarla en los labios, increíble, de veras estoy deseando besarla y la cuestión es que sigo mirándola como si esperara algo mas, ella sonríe y tengo la sensación de que sabe que pienso, por dios, me siento la cara arder y me oigo una risa fluida muy cerca, bajo la mirada y es ella, me mira con picardía y sonriendo, no parece que mi reacción la disguste, más bien le agrada…

Siento su persona muy cerca de mi, su rostro casi roza el mío, puedo notar su aliento cálido en mi cuello, no me puedo resistir, desciendo el rostro hacia el suyo, tomando posesión de ése calido roce que me ofrecen sus labios, y me siento viva, si, me doy cuenta de lo que estoy haciendo pero soy feliz, en ese momento caigo en la cuenta de por que se reía mi hermana de mi, y de lo que significan sus palabras, y lo que es más, lo acepta y no le importa, y me doy cuenta de que soy mas feliz todavía.

Sandra me mira tímida, como si no supiera lo que me pasa, o como esperando a ver mi reacción, y yo la beso de nuevo, esta vez le robo un beso suyo, siendo feliz y plena al mismo tiempo, le tomo la mano y comienzo a caminar sin importarme ya el destino, he encontrado mi otra mitad y solo deseo seguir la noche en su compañía.


En  toda la noche no descansamos, cambiábamos de un lugar a otro sin poder parar quietas, para mí era todo una novedad, tanto tiempo en casa sin ganas de nada más que sentarme frente a la pantalla de mi ordenador, era como redescubrir un mundo de luces y color y montón de gente que se divertía sin fijarse en quienes eran unos u otros, nosotras sonreíamos como tontas, y para mas aclaración nos mirábamos cómplices, la electricidad era palpable en cada gesto que nos dedicábamos, en especial para mí cada vez que nuestras miradas se cruzaban, desde luego lo que sentíamos era evidente para cualquiera que nos observara unos segundos, aun así no nos importaba, con estar juntas, con saber lo que sentíamos ambas nos bastaba.

Cuando caminaba observaba como sus cabellos ensortijados se mecían con el ritmo de su caminar, a mi se me apetecía abrazarla por detrás y respirar el aroma que desprendían sus éstos, a cada rato tenía que contenerme de hacer cosas así, no sé si por cohibición o por no actuar por impulsos, parecía que fuera a perder la cabeza o lo que era peor la cordura, de todas formas en el fondo, me importaba bien poco, dios en verdad si soy yo quién piensa así no me reconozco, realmente me siento hambrienta, pero no de comida, más bien…. De ella, de su calor, de su alegría, de su tacto, de su…… mis pensamientos siguen sendas prohibidas para la decencia y la moral, pero que diablos, como no desear tenerlo todo cuando se tiene a un ángel como ella correspondiéndote.

Tan incontrolable me he vuelto de pronto como una adolescente, es como si un fuego me consumiera, y me forzara a arder cada vez mas, y la única manera de extinguir este ardor, fuera formar parte de esa corriente con ella, suena extraño, me estoy volviendo loca desde luego, pero esta ansiedad, me confunde mucho o más bien no haberla experimentado antes…

El agotamiento en ocasiones es perceptible pero otro cambio de ambiente es suficiente para espabilarme, ella me lleva por varios clubes de ambiente en el que puedo ver como otras parejas como nosotras disfrutan de la intimidad del local y la libertad de actuar sin perjuicios ajenos, aun me muevo algo descolocada pero mi curiosidad por verlo todo y en especial seguirla dónde sea es suficiente para no cohibirme en un lugar que todavía me es extraño.

Al final, es de mañana, no hemos parado, aprendiendo la una de la otra, el como hemos disfrutado de los distintos lugares, los ambientes han sido muy variados y cada vez se nos ha hecho mas emocionante, las reacciones en ocasiones nos provocaban una situación de ansia y excitación que nos obligaba a desviar nuestras miradas, la timidez era palpable en especial en mí ya que ella siempre me obsequiaba con una de sus sonrisas , seguimos hasta esas horas evitando llegar a precipitarnos a una situación en la que no veía preparada, todavía no, pero la deseaba…..

Llegamos a mi vehículo, exhaustas por una noche tan trepidante, con la felicidad marcada en nuestros rostros, sonreímos, la cita ha llegado a su fin, pese a que no nos apetece separarnos, estamos a gusto la una con la otra, nos miramos interrogantes, yo  con múltiples ideas en mi cabeza, esperando a que ella dijera algo. No me atrevía a decidir que paso dar a continuación ya que en esos instantes se me antojaba más apetecible a cariar sus cabellos y su piel, tampoco estaba segura si para ella seria algo precipitado, así que decidí atenerme a su decisión.

Está claro o nos miramos como dos señales de trafico contradictorias, o nos metemos en el vehículo antes de que nos tomen por un stop, no tengo ganas de ser abordada por un tío que se crea que dos tías solas, son dos mujeres necesitadas, en verdad algunos solo piensan en línea recta, y no sabrían lo que es dirección prohibida, con prisas y algo torpe desbloqueo los seguros con el automático y le abro la puerta antes de dirigirme a mi lado, preparándome  para conducir, como no… Uno de esos muertos de hambre pasa en su moto, silbándonos, no si soy gafe seguro.

Me meto a toda prisa y pongo en marcha el motor, no tengo ganas de ver si vuelve a ver si somos dos piezas fáciles, me coloco el cinturón conforme maniobro para salir a la circulación, en verdad debí ponerme primero el cinturón, pero no se, me siento con urgencia de salir cuanto antes, no lo entiendo bien es como si todas las células de mi persona estuvieran fuera de sí, tampoco la miro a ella ya que no me atrevo, estoy  tensa….

Cuando llevo unos minutos conduciendo, sin ánimos de decir nada esperando a encontrar la manera de cortar esa tensión que se ha creado entre ambas,  me detengo en un semáforo esperando a que cambie de disco, y es entonces cuando siento su mano sobre la mía, que calidez no se cómo, pero su contacto me reconforta, no estoy segura de cómo reaccionar mientras la miro de reojo, tiene los parpados caídos y una sonrisa suave como de paz, he olvidado el tiempo y el semáforo, e incluso el echo de que tengamos más vehículos haciendo cola por detrás nuestro, ella es como un brebaje, bueno si algún día siento ansiedad solo tendré que acercarme a ella…. Dios pero que me ando diciendo, es como si no me lo pudiera tomar en serio, tiene que ser mi nerviosismo, ya comienzo a pensar sandeces, como se me escape una, lo voy a pasar muy mal, no quiero ofenderla. Aunque me pregunto cómo tomaría ella la caprichosa idea de verla como una diosa de la serenidad en estos instantes…..

- Susana, estas muy tensa, ¿quieres hablar conmigo?, no se como decírtelo, pero de pronto te noto incomoda.

Vuelvo a mirarla de reojo, su semblante es de preocupación y duda, su mano antes posada con suavidad sobre la mía en estos momentos se sujeta a la mía a modo hacer notar su presencia y una respuesta por mi parte…ahora me puedo decir a mi misma, “la pifiaste”.

Finalmente mis pensamientos toman otra dirección intentando responder correctamente a su vez que tranquilizarla sin llegar a decir una mentira, no se, lo veo muy complicado de pronto…

Genial, y ahora me siento entupida, a ver como se le dice a la chica que te gusta, que la deseas, y que a la vez te sientes pudorosa, o peor, que es tu primera vez, no eso no, por favor que no me pregunte eso.

Finalmente consigo que las palabras me salgan algo atropellas por el nerviosismo lo cual me crea más inseguridad, conforme pronuncio cada frase… ella mantiene mientras su mirada atenta en mi rostro, el coche en esos momentos se me antoja diminuto y en cierta manera opresivo, creo que si me atreviera saldría de él sin prensármelo dos veces.

- Perdona, es solo que estoy nerviosa, además hace demasiado tiempo que no salía hasta tan tarde, y bueno la falta de costumbre, si tu tienes sueño puedes recostarte y descansar, no me importa en serio.

- No para nada, estoy estupendamente, pero no se por que de golpe te cierras, no te noto como siempre, se que te pasa algo pero todavía ignoro de que se trata, si quieres hablar te escucho como siempre y si, te incomodo dilo, pero al menos no me evites da la sensación que he hecho algo mal, y no me gusta.

Tiene razón, y mucha, no es su culpa, soy yo, pero tengo vergüenza de admitir la realidad del asunto.

Todavía divagaba en mi conciencia cuando llegamos al paso a nivel del tranvía, entonces siento su mano en mi brazo, con suavidad me acaricia rítmicamente, creando en mí un estado de hipnotismo y placer, pienso en sus ojos siguiendo la línea de su mano en cada caricia y no me puedo resistir a girar mi rostro para mirarla, está preocupada lo cual desinfla toda idea seductora que mi mente haya creado en esos instante de intimidad, parte de su alegría se ha desvanecido como una vela que atenúa su llama cuando su propia cera la abnega provocando una posible extinción de su luz, su espontaneidad sigue ahí como en una suplica silenciosa resistiéndose a sus pensamientos, los cuales corren en dirección contraria a sus actos y mientras instintivamente esperando a que confíe en ella, no se merece mi silencio, parpadeo pensando que decir pero no tengo tiempo ni de pesar, ella toma inesperadamente la iniciativa acercándose y besándome con ternura, con mucha suavidad va profundizando el beso mientras se intensifica con cada roce de nuestras lenguas, mi temperatura asciende rápidamente y solo un pensamiento atraviesa ese velo de fogosidad como una confesión de mi alma, su cariño me derrite y me emociona profundamente, mi mente se desconecta por completo sin ser ya consciente de mis actos, hasta el punto que olvido incluso que el motor sigue en marcha, solo existe su calor entre mis brazos, su dulzura en sus besos, su cariño en su entrega impetuosa…  Poco a poco crece ese fuego que ella ha prendido en mi interior y que me devora por momentos, avivado por todo lo que ella me hacer sentir y concebir con cada arremetida de nuestros deseos, el suyo fiero y desesperado y el mío ardiente y sumiso… algo en mi me dice, que ella manda.

Dejo de notar como el vehículo briba, y soy consciente por una milésima de segundo que ella lo ha apagado por lo que en el silencio de mi mente algo exclama agradecimiento y felicitaciones por saber mantener la mente despierta, lo siguiente es que se acomoda sobre mi, y todo mi ser clama a los cielos clemencia por la locura que se desata en mi interior, sin reparar en el volante ni perder contacto con mis labios sus manos me recorren ansiosas, un ronco gemido resuena en el insufrible espacio en el que nuestros cuerpos se retuercen por tener un contacto más libre de obstáculos, percibo la desesperación de su deseo que empieza a consumirla o eso pienso, mi cuerpo se estremece con su caricias implorando que no cesen, no me puedo resistir no se lo que hago instintivamente la sujeto de las nalgas y la arrimo más a mi ardiendo por un contacto más intimo, siento ansia por acariciar su piel aterciopelada, por tocarla desenfrenadamente y llenarme de ella… mis manos toman decisión tras decisión sin yo pedirles nada es el baile eterno de la pasión, me dejo llevar por cada ritmo que despierta en mi una nueva oleada de descubrimientos y ansias, ella me levanta el yérsey creando en mi una liberación, su mirada se clava intensa en la mía y sus ojos profundos me atraviesan en un latigazo de algo tan indescriptible que me desmorono en temblores, aún así no rompo el contacto visual mientras ella  me observa esperando una negativa, no se la doy en esos instantes no hay nada que desee más que darle todo cuanto deseé y entornando la mirada complacida ella sigue, sus manos desciendes por mi torso a acariciar mi estomago mientras sus labios se trasladan a mi cuello, ella es fuego liquido y yo suspiro de placer, me dedico a acariciar su espalda suave y fuerte que de alguna manera me incita a algo más que acariciar esa piel calida y sedosa, ansió mas, tocar mas, tengo mucha hambre de ella , me levanta los brazos quitándome la prenda, y en esos instantes nuestras miradas se cruzan de nuevo, el deseo que veo reflejado me seca la boca, deseando beber de sus labios hasta la ultima gota de placer que esta me otorgue, la beso con desesperación sin poder conformarme desciendo a su cuello, la mordisqueo, mi cuerpo arde derritiéndose en esta danza que obnubila mis sentidos…..

Un fuerte ruido nos sobresalta, el tranvía ha pasado, no se bien que ocurre algo confusa, miro a todos lados buscando la razón, mi sorpresa es mayor dándome cuenta de que estoy haciendo, bueno soy dichosa entre sus brazos pero dónde es otra cuestión, seguimos en plena ciudad en el interior de mi coche a la vista de cualquiera, con una cola de coches esperando a que les cedamos el paso, tocando el claxon y reclamándonos, que no hay derecho…..

Ella me mira entre sorprendida y orgullosa mostrando una sonrisa de complacencia que me arranca una carcajada pese a la incomodidad que siento, en verdad hemos perdido la noción del tiempo y el sentido común, se retira con rapidez para dejarme el volante libre, muevo mi coche del atasco creado por esa fugaz pasión de la cual todavía me deleito y avergüenzo en cierta manera, no me arrepiento simplemente prefiero más intimidad, atravieso la vía y recorro un trecho buscando un hueco entre la hilera de vehículos aparcados a mi derecha, encuentro uno  y aparco cerca de unos jardines nuevos que han bautizado como Marxalenes, la observo sin saber qué decir, descubro que esta sonrojada y me mira de reojo como una niña traviesa y sencillamente adoro ese gesto, levanta las cejas sonriendo con picardía, no se bien que le hace tanta gracia, pero quizás no le de oportunidad a que me lo explique, esa sonrisa promete otro intento de abordamiento ardiente. Mis pensamientos se movían entre ideas lujuriosas cuando su voz me devuelve al presente.

- Susana, no se tu, pero para mi seria muy extraño….

- ¿El qué seria extraño?, no me digas ahora que nuestra relación lo seria para ti.

- Jajjajajaja, no para nada, no eres la primera chica que conozco que me gusta, es solo que bueno, nunca pensé que vería echa realidad una fantasía así….

- ¿A qué te refieres?

- Pues a ver a una mujer hermosa, conducir como si tal cosa por la ciudad, en sujetador…

Madre de dios, no, no es posible, me miro, y es cierto, voy en sujetador, ¿desde cuando? pienso yo,  con la mirada busco la prenda con desesperación, en eso percibo que ella se estira como alcanzando algo tras de mí, y veo su torso bien escotado de la blusa… Sus pechos, se me antojan deliciosos, me dan ganas de tomarlos con mis manos, mi mirada la sigue recorriendo con un interés placentero, mi cuerpo se tensa conteniendo todo lo que siento, vuelvo a elevar la mirada y tropiezo con la suya, divertida ante mi descaro, siento que me arde la cara, me he dado cuenta de lo que hacia, me la comía como si de un dulce fuera y  me regalaran…..

Me ofrece la buscada prenda, pero sus ojos no me miran a mi, bueno si, pero no a mi rostro, demasiado bien se donde me mira ya que mi respiración queda contenida siendo como si en vez de mirarme sólo me acariciara con su deseo, me hace sentir bella y sensual además de completamente viva, me doy cuenta de que me gusta que me mire así , los labios los noto muy secos, paseo inconsciente la lengua por ellos en un inútil intento de aliviar esa sequedad, su mirada se desvía centrándose en mi gesto, hago amago de volver a la realidad de  no repetir la escena anterior en público, descubriendo lo incontenible que estoy y lo mucho que  me cuesta centrarme en la carretera, a duras penas puedo alternar miradas de la obligación al placer que siento con la idea de besarla de nuevo.

A la primera oportunidad que encuentro me acerco a besarla y en ese instante vuelvo  a escuchar otro silbido, ambas pegamos un respingo por la cercanía del sonido, nos volvemos en busca de la procedencia de éste con la sorpresa de saber que unos críos nos miran entre pullas y gestos obscenos, parece que vuelven de la discoteca, evidentemente por el aspecto y sus movimientos descoordinados está claro que  van tomados de alcohol y quien sabe si algo mas… algunos arrastran la ropa de abrigo la cuál cuelga como si de un pañuelo se tratase de sus cinturones, los pantalones de algunos prácticamente caídos mostrando la ropa interior, algunos andan tambaleándose mientras que otros son incapaces de coordinar el habla y apenas consiguen balbucear dos vocales continuas con sentido, las chicas se ríen estrepitosamente mientras sus ropas no dejan mucho para la imaginación lasciva casi una podría decir ven y tómame, propiamente se podría pensar que a tan corta edad aparentan cualquier cosa excepto decentes…

Sandra me echa mi yérsey encima toda apurada tapándome de las miradas indiscretas, no puedo evitar el reflejo de esconderme y abrazarme con rapidez sobre los pechos con la prenda como si esta pudiera protegerme de los pensamientos impuros de otros, parece que el día de hoy va a ser bastante inolvidable y a su vez una anécdota que espero no llegar a contar de la vergüenza que siento..

- Muévete atrás, yo conduciré, en cuanto estemos en marcha, arreglate….

Algo aturdida con todo lo que ha ocurrido, sin palabras y agradecida de que ella se haya hecho cargo de la situación, sigo sus indicaciones todo lo rápido que me permite el reducido espacio sin poder dejar de pensar en el bochorno, además de seguir semidesnuda ante unos adolescentes….

Ella me salvó de la situación, el ambiente entre nosotras se calmó aunque claro con semejante jarrón de agua fría imposible tener ganas de repetir, el interior del coche se tornó incomodo, no sabia ni cómo actuar, la miré de reojo encontrándome con una sonrisa divertida y una mirada muy brillante, lo que me inquietaba… era mi coche y quería salir corriendo de éste, seré cobarde, huir de ella ahora, menuda manera de demostrarle que me gusta, actuando como una mocosa.

Algo apabullada por la cobardía pasajera que sufrí apenas presto atención a sus movimientos, me pierdo en cada gesto que mi mente reproduce ensimismada como una niña en una fantasía y fascinada por el ímpetu que demostré anteriormente e incluso el valor y la confianza en cada acto como si descubriera que hay una parte de mi que no reconociera, ciertamente es así ya que jamás tuve iniciativa en el pasado en un sentido sexual, prácticamente mi interés hasta esos instantes había sido inexistente, una cierta sonrisa asoma a mis labios de satisfacción…
Evitando entablar una conversación por el momento, me quedo mirando el vacío a través del cristal, por mas carretera que haya no veo mas que la nada, el silencio es absoluto al igual que mi mente que la tengo en blanco con la mirada perdida, parece que ésto de no haber dormido me ha afectado el cerebro seriamente, no soy capaz de razonar solo espero que ella no se de cuenta, lo único que me faltaría es que me tomara por inmadura…

Casi sin darme cuenta me percato que la velocidad va aminorando y es cuando empiezo a fijarme en dónde nos encontramos, no lejos del mar un lugar relajante y tranquilo en un día como hoy que esta nublado, no hace mucho frío mas bien templado con algo de brisa, y el aire huele intensamente a sal y lo impregna todo creando un estado de alivio y bienestar, siempre me pasa cuando voy a pasear a la costa, para mi es un  aroma que te envuelve haciéndote sentir fresca por momentos y con ansias de correr y desahogar todo lo que se lleva dentro. Sencillamente es liberador.

Mi mirada se detiene en el horizonte donde apenas se otean a esta distancia algunas gaviotas que ya surcan los cielos por encima de las aguas arrulladoras y saladas, las observo un rato lamiendo la orilla de la playa mientras me siento tentada de dejarme refrescar por sus olas, la sensación es tan seductora que la idea de llevarla conmigo y disfrutar de un momento así juntas es muy tentadora….

Mientras pensaba en todo esto y disfrutaba de la sensación, ella ha detenido el coche de cara a una visión tan magnifica de la naturaleza, estaba tan ensimismada con todas las nuevas experiencias y sensaciones de las últimas horas, que creo que habría llegado al fin del mundo sin enterarme. Realmente tampoco me habría importado.

Tras el trayecto en silencio se me hace opresivo seguir así, finalmente decido girarme hacia ella quedándome petrificada, la observo mientras ella yace recostada en el asiento del conductor con los parpados cerrados, se distingue una tenue sonrisa en sus labios, deseo besarla de nuevo, me contengo pese a que sé que disfrutaría mucho haciéndolo, pero descubro que me siento en paz con solo mirarla, me recuesto también en mi asiento inclinándolo hasta la misma posición en el que ella colocó el otro y acomodándome de lado, disfrutando de su presencia de esa paz que me hace sentir con sólo tenerla cerca. Pasan los minutos, el cansancio me vence cayendo en un dulce duermevela hasta que ya no me resisto y me dejo llevar por el sueño, en el que continuo a su lado…..


Cuando despierto algo aturdida intento despejarme y pensar, no se cuantas horas han pasado,  de lo que estoy segura es de que me duele todo, noto mucha luz sobre mi rostro  lo que molesta de tal manera que intento correr las cortinas cercanas a mi cama, simplemente descubro que no hay cortinas ni mucho espacio ya que tropiezo con una ventana o como mínimo su cristal, intento abrir los ojos algo desorientada y me cuesta mucho, en ese momento de esfuerzo por mirar a mi alrededor me percato del fuerte olor a sal y de la calidez que siento en mi cuerpo, un momento no soy yo quien desprende tanta calor es algo que me da calor, sólo ésta idea me sobresalta, entonces es cuando me percibo de que alguien me abraza, volviendo  a revivir la noche pasada, poco a poco soy consciente de todo lo ocurrido y no tardo en comprender donde sigo tras mi ultimo recuerdo, y  lo que ese agradable calor significa, abro los ojos despacio, me cuesta enfocar la vista, un aroma distinto se filtra hasta mi, es algo empalagoso y a la vez irresistible, no se bien de donde procede, aguantando la molestia inicial del sol y esperando a que la visión se enfoque consigo por fin mirar a mi alrededor, haciéndome una idea más clara tras mi ultimo pensamiento o recuerdo, todavía me noto la mente algo espesa.

Ella está tumbada conmigo recorro su contorno desde su rostro hasta sus piernas, admirada todavía de ver que es tan hermosa como fui consciente en la noche anterior, cuando en mas de una ocasión la observaba caminar entre el gentío de los locales que frecuentamos movidas por las corrientes de cambio y ambientes; ella se ha atravesado a mi lado abrazándose recordándome a una criatura sujeta a su madre, solo atino a pensar que su contacto es muy calido, con una sensación tierna brotando en mi pecho desciendo mi rostro para posar un beso en su cabeza, y ese aroma me golpea muy fuerte en las fosas nasales, ahora es mas intenso, abro desmesuradamente los ojos, comprendiendo algo a lo que no sabría darle nombre y a su vez claridad para saber que me domina un irrefrenable deseo anulando mi voluntad para resistirme  sus labios, tan cerca de los míos… mi mirada se detiene en su rostro imperturbable por el sueño, me sigo acercando a ella sin pensar en nada mientras estoy mas embriagada por ese aroma tan perturbador….

No puede ser, únicas palabras que mi mente concibe en un instante lo justo para que yo empiece a comprender, pero si es así realmente ese perfume procede de ella, es su aroma….  Natural y enloquecedor que me envuelve seductoramente en un estado de atracción, volviéndome un animal enjaulado y proclive a perder la razón desesperada por  dejarme llevar por mis hormonas, mi conciencia intenta revelarse, no quiero actuar así como si fuera un animal, para ser mas exacta una gata en celo…..

Tengo que hacer algo, es en lo único que me centro, aunque no se bien el que, lucho contra mi misma intentando controlar mis instintos y  me doy cuenta que si sigo teniéndola en mis brazos pronto me vencerá mi ansia,  perderé la voluntad en un asalto contra la naturaleza, mi conciencia me recrimina que me he de alejar de ella; tomo la iniciativa de salir como sea y tomar aire cuanto antes, casi podría decir que es un milagro que sea capaz de razonar mientras  busco mi chaqueta en el asiento trasero donde la deje la noche pasada, aún me sorprende que lo recuerde, arropo a Sandra y me retiro con cuidado de no despertarla.

Consigo salir sin desvelarla, ni que lo note, respiro entrecortadamente, echo a andar con la esperanza de que me calme, miro la hora con la idea de centrarme y dar algo de razonamiento y así recuperar el sentido común, las 12h.del mediodía, hemos descansado toda la mañana juntas, ya algo apartada del vehículo me giro y miro hacia éste pensando en que la he tenido entre mis brazos mientras dormía, que al despertar me he sentido feliz al sentirla a mi lado, cogida a mi, como si siempre hubiera estado así  con ella.

Vuelvo a echar a andar, hacia la playa, estoy cerca, por lo que no tardo en llegar a la arena, me descalzo para notar en mis pies el deslizante y relajante tacto de la arena en mis pies, camino hasta la orilla y continuo su línea junto a las olas, que de vez en cuando me lamen los pies con sus aguas frías, se ve alguna persona pasear al igual que yo por la playa, no presto ninguna atención, sigo sumida en mis pensamientos, feliz, con diversas ideas en mi mente, recuerdos del pasado y sueños del futuro, siento ansias de volver a su lado y sentarme de nuevo en el coche, me doy cuenta que es un imán muy poderoso que me atrae sin remedio, eso en parte me da miedo…

Otra vez temiéndome a mi misma, seré cobarde, me da miedo el involucrarme y luego salir escaldada por la situación.

Si supiera cómo dudo, cómo me acobardo, seguro que desconfiaría de mi, deseo ser libre, seguir mis instintos mis sueños, ser feliz a su lado sin temer que ella no pueda amarme….
Doy la vuelta, retornando al punto de partida, donde ella descansaba, lentamente me dirijo hacia allí, sintiéndome como un dibujo animado con sus dos conciencias, divagando y en constante conflicto, deseo vivir a su lado, deseo no existir en un secretismo, no pienso que haga nada malo para esconderme… también sé que con lo gano no hay suficiente para mantenernos a ambas, la solución a tal caso seria ofrecer mis servicios a un buffet de abogados y cumplir con mi oficio, ganaría mucho mas, precisamente lo que me desagrada es que dicha decisión conlleva sus inconvenientes y es que no puedo ser libre a mostrarme tal como soy, pues en estos puestos se sigue un ambiente conservador y de gran discreción, por supuesto mi mayor valor seria mi propia discreción…..

Yo lo definiría así, mi conciencia liberal desea que siga mi vida sin perjuicios, mi conciencia conservadora me impone esos perjuicios para tener medios para vivir en condiciones sin necesidades.

Mis cavilaciones iban mas allá del presente y también al pasado al recordar los últimos sucesos y el como la deseaba, sólo pensarlo me provocaba tensión, en  un principio me sorprendí pero luego comprendí que no era por algo malo sino por todo lo contrario, me gustaba mucho esa sensación…

Faltaba poco para llegar donde estaba estacionado el vehículo, alce la mirada para asegurarme de que no me iba para otro lado, la garganta se me secó, no podía retirar los ojos de ella, que parece que tras mi marcha ella también se debió despertar y ahora descansaba sobre la capota del coche tomando el sol, con los ojos cerrados, sus cabellos desparramados a su alrededor, y mi mirada no dejaba de admirar ese torso siguiendo la curva de este y continuando por el resto de su cuerpo….

Si hace unos minutos se me seco todo, ahora babeaba como un bebe por una piruleta, esta mujer me hace perder la compostura, de todas formas seria inútil negar que me encanta, solo mirarla es disfrutar sin contenciones…. Dejo de contemplar a esa especie de diosa que me espera y me acerco a ella, me apoyo a su lado y la miro sonriendo, esperando a ver como seguimos el día, si tiene idea de volver a su casa o cualquier otra cosa, ella sonríe sin abrir los ojos, los pelos de la nuca se me erizan al escuchar su voz en un susurro…..

- Me dejaste sola cariño, te eché en falta, al salir te vi pasear y me decanté por esperarte aquí al sol, se esta muy bien y parece que va ha hacer un día esplendido sobretodo para los que vengan a ponerse morenos.

- Vaya, me inquiete, así que decidí salir a tomar el aire y pasear por la orilla, es relajante, podías haber venido, ¿descansaste?

- Si, ¿estabas pensando verdad?

Giro la cabeza anonadada, sin palabras con que responderle, ¿tan evidente era?, bueno espero no tener que contarle mis divagaciones y dudas y demás….

- Si algo, pero podías haberme llamado, bueno tengo hambre, ¿desayunamos o comemos?

Ella se levanta me lanza las llaves y me rodea acariciándome la cintura, su mirada no se retira de la mía y su sonrisa no titubea, cando casi se ha retirado del todo, estiro mi brazo y la retengo, desciendo mi rostro hasta el suyo, que me mira con los ojos entrecerrados, su respiración se nota entrecortada cuando rozo mis labios con los suyos y los tomo, su aroma  me envuelve recordándome momentos antes,  mi deseo se intensifica, mi hambre me vuelve a guiar, no consigo controlarme, descubro que ella me responde con la misma intensidad….

Esa respuesta me empuja y me da mas confianza en lo que estoy sintiendo y haciendo, simplemente me dejo guiar por mis sentimientos e instintos y ya nada me importa que sus labios y su respuesta a mis besos.

Ignoro el tiempo que estuvimos tomándonos la una a la otra, solo que para mi fue el paraíso, cuando al fin fuimos capaces de distanciar nuestros cuerpos, respirábamos con dificultad y nuestras miradas seguían danzando la una con la otra devorándonos, reclamándonos lo que en realidad deseábamos la una de la otra.

Siento un escalofrío por la espalda, dejo de estar bajo la influencia del deseo, de la química que sentimos ambas, para descubrir que somos el centro de atención de los transeúntes que paseaban para disfrutar del buen día. No puedo evitar sentir incomodidad por las miradas, algunas obscenas y otras intrigadas, sin contar otras de asco.

Me giro, sin mediar palabra con la cabeza gacha, freno en seco en ese acto de vergüenza y comprendo como estoy actuando, no tengo que esconderme, ni actuar como si fuera vergonzoso solo por que me miren mal, si no les agrada que no miren, alzo de nuevo mi rostro, sonrío y la miro invitándola a subir al coche con un gesto de cabeza, recibo a cambio una sonrisa radiante, que me hace sentir ligera y feliz.

No puedo evitar observar sus movimientos, ligeros y gráciles cuando alcanza la puerta, y se mete dentro, no tardo en reunirme a su lado y arranco el coche sin saber en que dirección, la miro a la espera de alguna indicación, y solo dice una palabra, “Alboraya”, reconduzco en esa dirección intentando no distraerme.

- Susana, ¿antes de conocerme tuviste novia?, hemos hablado de muchas cosas en todo este tiempo, pero este tema no lo tocamos, no estaba segura si abordarlo ya que no quería molestarte, yo he estado con 3 mujeres, aunque admito que mi familia desconoce que me gustan las mujeres, son muy cerrados y conservadores.

Toda una confesión, a ver como le respondo, me siento ridícula teniendo que decirle, “no soy virgen, y solo he salido con un tío o dos sin mucho éxito”, bueno a dar la cara se ha dicho, aunque sea descompuesta.

- bueno, no tengo tu experiencia desde luego, en realidad nunca me plantee que me gustaran las mujeres, me sentía atraída por ti, y bueno…..

- Susana, soy tu primera novia, ¿es eso?

Bueno dicho y confesado, perspicaz  la chica, claro que eres la primera mujer por la que siento algo mas que aprecio, pero bueno no estoy para explayarme, me siento incomoda desvelando a estas alturas que es mi primera pareja femenina, y eso que todavía no le he confesado que soy virgen, bueno en este momento creo que prefiero la rectoría a mirarla y decirle pues si y soy virgen…

Asiento, no aparto la mirada de la carretera, su voz era suave y seria, no he notado ninguna acentuación de malestar ni nada parecido, de todas formas sigo pendiente de la carretera, con la esperanza de no tener que seguir con el tema, por favor, es ridículo sentirse así solo por desconocer que me gustaban las mujeres y encima confesárselo a ella, peor es actuar como si no tuviera seguridad o tuviera miedo, vale esto es hacer el payaso, de paso me puedo maquillar como tal y tendría el lote completo para la feria.

- Perdona, imagino que es incomodo, yo lo supe de niña, no podía alejarme de una chica de mi clase, fingía ser su mejor amiga, en realidad me gustaba mucho y soñaba con darle un beso en los labios y que a ella le gustara yo. Resultó que todas mis fantasías se fueron como vinieron al verla darse el lote con otro chico de la misma clase.

- Si que lo supiste a una edad temprana, es cierto nunca me lo plantee y con pocos hombres me he sentido a gusto del todo, por así decirlo, pero en realidad  si me sentía a gusto con las mujeres solo que jamás me planteé, bueno que tuviera intereses hacia ellas, aunque si que miraba los pechos en el instituto, diciéndome que me comparaba con los de ellas, si lo pienso lo mismo……

En ese momento su risa lleno el ambiente, cambiándolo de tenso a diversión, bueno parece que si dije una tontería, al menos no me siento tan a disgusto con la situación.

Aun se reía cuando aparcó en un sitio libre, y era difícil encontrar aparcamiento  a esas horas, bueno la suerte también existe, a fin de cuentas, me estiro, desperanzándome y desentumeciendo mi cuerpo, ya no acumulaba tensión todo volvía a su cauce, giro el rostro para decirle de bajar, y mi mirada se queda prendada de la suya, me devora, no se que he hecho pero puedo sentir su deseo y su apetito, el como me recorre cada parte de mi, y noto como respondo a la incitación de su mirada, que no tiene reparos en continuar su camino hacia……

Calor, mucho calor, me siento sofocada, me ahogo, no se bien pero necesito aire, pero no soy capaz de moverme, su mirada se centra en la mía y me siento arder de nuevo, tengo que salir, ahora, no es que sea cobarde, es que no deseo comer con las miradas lascivas de cualquier obseso, como el echo de que dos mujeres se lo monten, a mas de uno le da morbo, dios que asco, que narices ando pensando, mejor salgo yo, mientras ella se calma, a mi me sentara bien recuperar el control, no se si compararme con un caballo desbocado, o con un semental…..

Minutos mas tarde se reúne conmigo en un local cercano, donde me he sentado a esperarla, apenas le di indicación de que me sentaría a una mesa de aquí y con el rostro algo turbio por mi reacción. Dejé las llaves en el contacto de arranque al salir, por lo que ella me las trae en mano, meneándolas en mi vista. Me mira con reproche, deberá entender que no estoy acostumbrada a estas escenas, vienen a tomarnos nota de la comida y comenzamos a charlar de nuestra infancia y ocurrencias, es divertido, ninguna fuimos unas santas, todo lo contrario….


Última edición por saori sama el Sáb Dic 20, 2014 2:38 pm, editado 1 vez
saori sama
Mensajes : 162

Fecha de inscripción : 31/10/2014

Edad : 43

Localización : en brazos de mi Batwoman

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Kire-obito-sama el Miér Nov 05, 2014 3:58 am
me encanto cuanto sale el segundo capitulo
Kire-obito-sama
Mensajes : 48

Fecha de inscripción : 01/11/2014

Edad : 26

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por saori sama el Miér Nov 05, 2014 9:44 am
a finales de semana, este texto esta terminado a mi blog, como es batanee lo iré editando semana por semana a capítulos....
saori sama
Mensajes : 162

Fecha de inscripción : 31/10/2014

Edad : 43

Localización : en brazos de mi Batwoman

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por vod el Jue Nov 06, 2014 8:46 pm
Saori que genial que publiques tus historias aqui.
esta en particular no llegue a leerla, asi que me tendras comentandote y elogiando tus palabras.

mi opinion sobre este capitulo? digamos que se me hizo tierno, lindo y  un tanto gracioso.

puede que espere el segundo capitulo o, si tengo tiempo me pasare por tu blog XP (soy tramposa, lo se)
vod
Mensajes : 2384

Fecha de inscripción : 31/10/2014

Localización : entre lo que sabias y las debiles palabras que le precedieron

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por saori sama el Vie Nov 07, 2014 9:32 am
II CAPITULO



Es difícil de explicar, pero cada día que pasa es como un descubrimiento nuevo, sigo trabajando en la aseguradora, mi tío me mira raro por que me ve más feliz, me dice que quien es el afortunado, a lo que yo me río y callo, si estoy trabajando para él, no es cuestión que sepa de mi vida intima, si no le gusta, lo mismo luego causa problemas en mi labor, o mejor dicho que me ponga a elegir entre ella o comer, que se haga sus propias ideas y así evitándome dar explicaciones.

Al ver mi reticencia por contarle cualquier cosa de mi relación o pareja, empezó a quedarse hasta tarde y a cerrar el local, con la intención de ver quién me recogía, avisé a Sandra de las circunstancias, no se lo tomó a mal, gracias a Dios, mas bien a risa, cuando se me acercaba me saludaba de un modo casual si estaba él a mi lado, y me proponía tomar un café si no tenía nada que hacer, entonces mi tío me miraba y preguntaba qué cuando vendría a recogerme para conocerlo, y yo me alzaba de hombros sonriendo.

Sandra, mi chica, cuando nos alejábamos no paraba de reír y yo sonrojada, su risa me provocaba un calor interno, con increíbles intenciones de besarla….

Algunas tardes nos reuníamos en un parque y nos sentábamos en el césped a charlar, nos tomábamos de las manos, en ocasiones me daba por pensar que nos asemejábamos a dos adolescentes, y era cómico ver como nuestras miradas se centraban la una en la otra intentando no comernos, con el hambre que sentíamos la una por la otra, desde ese fin de semana, a regañadientes nos fuimos conformando con vernos unas horas al aire libre o tomando algo. Yo empezaba a impacientarme, deseaba con locura abrazarla y besarla sin contenerme, de pensarlo me entraba mucha frustración.

Pasó otra semana en las mismas circunstancias y pese a mi felicidad, mi estado de ánimo comenzaba a resentirse, comenzaba a pensar que a eso se le llama frustración sexual, no cejaba de planear como llevarla a mi casa y dejar de dar vueltas y contenernos, si las dos nos gustábamos y nos deseábamos qué razón nos impedía complacernos y disfrutar la una de la otra, era de locos. Y por capricho del destino mi realidad en esos momentos y en la más absoluta ignorancia de hasta cuando…

En esta ultima semana, me han ofrecido dos ofertas de empleo, lo cual me ha distraído en parte de dichas circunstancias, en dos bufetes de renombre, las condiciones y beneficios son interesantes, aun así no me convence, cuando se lo comento a ella, ésta baja la mirada, y me dice que es mi futuro y debo elegirlo yo, que ella es feliz a mi lado, pero empiezo a pensar que es una respuesta de conveniencia, para no decirme que no quiere alejarse de mí.

Esta noche mi hermana viene a cenar, ya hacia un par de meses que no quedábamos y bueno en parte se me hacia extraño, pero me alegra de que encontremos tiempo para quedar, su marido trabaja fuera y se siente sola, me dice que me echa de menos, que quiere saber de mí, bueno no le he dicho de que tengo pareja ni nada todavía, no se bien, pero me pareció notar una nota de picardía en su voz, ¿y si invito a Sandra y las presento… qué cara pondría?, dios no puedo evitar imaginarme a mi hermana con cara de pasmada y ojos como platos, o mejor la boca desencajada, si la abrazo delante de ella me pregunto si sentiría incómoda, me parece que le doy demasiadas vueltas al asunto, mejor espero a la noche y veremos que me trae su picardía como postre, la verdad su tono me crea mucha curiosidad.

Cojo el teléfono si n poder resistirme a la oportunidad de ver a mi hermana cohibida, llamo a Sandra y le comento sin muchos preámbulos e invito a cenar y algo más ésta noche,.. Aprovecho que hoy la agencia cierra al medio día y ella trabaja toda la tarde, así que tengo tiempo de prepararlo todo, ella guarda silencio lo cual me incomoda y me crea inseguridad la idea de que rechace mi invitación, al final dice que bien, pero que si no es bien recibida se marchará, a mí eso me causa malestar, pero lo acepto, no creo que mi hermana actúe desconsideradamente y menos contra mí, además ella sabe de Sandra como lo que siento por ella antes que yo misma.

Tras quedar a una hora en mi casa y darle la dirección, llamo a mi hermana y simplemente le aviso de que tendremos compañía, y que traiga vino para la cena, le pregunto si se cambio de color el pelo de nuevo, no puedo evitar pensar en que color le veré el pelo cada vez que la voy a ver, para no tener otra sorpresa con su nuevo look, si sale con otro color extraño tampoco podré evitar mirarla como a un marciano.

Paso la tarde limpiando, en un descanso me acerco a una floristería a por flores, observo que tienen paquetes de pétalos de rosas, y compro uno, lo guardo en la nevera como me indican, tengo una idea muy particular para esa noche….

Va llegando la hora acordada, y estoy muy nerviosa, no se quién llegará primero, espero que ella y pueda tener un rato de intimidad antes de que se una a nosotras mi hermana, llevamos dos días sin poder estar juntas, y de seguido paso las horas añorándola mirando por la ventana, a ratos con ansias por verla, mi tío no ha dejado de vigilarme y se ha pensado que teníamos problemas y ha querido entrometerse para averiguar algo del pretendiente, para que me dejara le he pasado el ultimo balance concretado lo cuál le ha cambiado la cara instantáneamente, con la esperanza de que se olvide algo de mí he pasado a otros trabajos sin parar quieta en ningún sitio en concreto, deseando salir cuanto antes de allí.
.
Suena el timbre sobresaltándome, las manos me tiemblan al tomar el telefonillo interno, éste se me cae como dos veces seguidas y no puedo evitar soltar varios improperios, al fin me lo coloco en la oreja y respondo, es ella y su voz es algo tensa, desde luego no soy la única que pasa un mal trago, dios… Pero qué pienso, ahora me siento mal y todo, le abro con el automático y la espero a la salida del ascensor, los minutos que tarda en subir se me hacen eternos, al salir me la quedo mirando, esta preciosa, una camisa blanca, con una falda de tubo, que estiliza su figura y a mi me hace sentir desesperada por desnudarla…
.
Ella sonríe, y viene a mi, me abraza y me besa en los labios tiernamente, cada vez se me hace mas difícil guardar la compostura, carraspeo, intentado que me salga la voz, ella ve la puerta de mi piso abierta y me empuja al interior, besándome entrecortadamente, mientras me guía, apenas pasamos el umbral, empujo la puerta para que esta se cierre, y no noto si se cierra o no, sus labios se han apoderado de los míos, y yo me dejo llevar, nuestras manos nos recorren con ansia mientras nuestros cuerpos tiemblan de deseo, solo escucho nuestras respiraciones, la acorralo contra la pared del pasillo, y la mantengo ahí, mi rodilla, se encaja entre sus muslos, mis manos se deslizan por debajo de la camisa, buscando su piel, o mas bien sus pechos, ella a tomado posesión con su mano de mi nuca y mi parte mas intima y siento que estoy húmeda mas bien mojada, mis caderas se mueven por impulso al ritmo de su mano, desciendo mi mano para tomarla a ella de la misma manera, mientras mis labios recorren su garganta, escucho un carraspeo, pero no le presto atención pienso que es ella que también se le secó la garganta, vuelvo a escucharlo cuando ella tiene entre sus dientes mi oreja derecha, abro los ojos y me quedo paralizada, la puerta no se había cerrado, Sandra también a cesado en sus caricia y mira hacia el mismo punto que yo, mi hermana esta en el marco de la puerta con esta entornada, colorada, sonriente y con la mirada muy, muy brillante….

Retiro la mirada de mi hermana, y miro a mi chica, ella esta pálida, tengo la sensación de que si no fuera por que todavía la abrazo ella se deslizaría hasta el suelo, desciendo mi mano hasta la cintura, para estrecharla mas posesivamente y guiarla conmigo para que no tema, la miro a los ojos con calma dejándole claro que no ocurre nada, mi hermana sigue en silencio, cierra la puerta y mirando hacia sus pies y de reojo a nosotras, se ríe por lo bajo como si me hubiera pillado en una travesura, bueno si lo piensas, si fuera una adolescente mas bien si me ha pillado en tal circunstancia, no es posible que esté pensando en algo así, me dan ganas de acribillarla con la mirada y lanzarle cuchillos, por qué no ha tocado a la puerta y así tener aviso de que ya había llegado…

Bueno no me queda otra, ya casi cara a cara, la miro y espero algo, supongo que su aceptación o un saludo o dios sabe qué, en eso Sandra se desembaraza de mi e intenta marchar excusándose, mi hermana es mas rápida y la sujeta, para sorpresa de ambas sonríe, y sin mas abraza a mi chica, desde luego solo ella sabe hacer las cosas sin palabras, eso me causa envidia tendré que preguntarle su secreto…

Aunque no sea yo quien la abrace, percibo que está tensa, como incómoda con la situación, mi hermana me mira y me da un aviso de esos que dicen “no te metas”, me revuelvo insegura de que hacer, y percibo que Carolina le susurra algo al oído, la tensión se alivia un poco, y mi chica abraza a mi hermana todo en completo silencio, como si las palabras sobraran, ahora soy yo quien se muere de curiosidad por saber que le ha dicho mi hermana para causar ese efecto.

Tas unos minutos así, Carol la conduce a la cocina, yo ando delante de ellas y me siento impotente y a la vez muy orgullosa, mi hermana lo ha sabido tomar y manejar a su antojo, sigo sin saber que le habrá dicho, espero que mas tarde me lo cuente alguna de las dos, dadas las circunstancias preparo té, hasta que el ambiente se distienda un poco, las dejo solas y me siento celosa de no estar ahí metida, pero entiendo que de alguna manera sobro, Dios si es mi chica y sobro, es ridículo y para colmo cierto.

Como no se bien que hacer pues me dedico a preparar algo que tomar les pregunto estando de espaldas a ellas y sin prestar mucha atención ya que me siento como una intrusa o incluso una fisgona, si quieren café o té u otra cosa, ambas guardan silencio y primero mi hermana pide un te y luego ella, así que me pongo manos a la obra y esperando que se me pase esa incomodidad de encima….. En realidad si lo pienso ella se debe sentir asi con mi hermana, bueno creo que puedo decir que me he puesto en su piel.

Cuando me giro para llevarles el té, Sandra me esta mirando de una manera que solo puedo definir como franca, cariñosa y agradecida, me he quedado paralizada, me hace sentir llena con solo mirarme así, bajo, no sé como mantenerle la mirada, agacho la mía, es como si me volviera vergonzosa, solo con ver lo que ella siente, aun distraída escucho una risa baja y profunda, retiro la mirada de ella, que en ningún momento cesé de hacerlo hasta ese momento, solo que lo oculte…

Mi hermana, no me quita ojo, y se la ve divertida, oh, Dios, ésta escena me es familiar, otra vez no puede ser, ahora que me fijo, no lleva el pelo naranja, dios pero lo lleva morado…. Por qué se hace eso en el pelo, no me puedo contener y echo a reír con solo mirarla, no lo puedo aguantar es como si mirara a mi hermana pero con una berenjena en la cabeza, , como se le ocurre … Cómo tiene valor seria la pregunta adecuada…Sus ojos verdes se clavan en mi, espero una replica pero al final se ríe también, menos mal, al menos no nos vera Sandra amarrándonos en una lucha sin cuartel, así llamo a nuestras disputas.

No tarda en ambientarse el encuentro en un aire de bromas y cariño, mi hermana le lanza miradas de apreciación a mi chica, lo que me provoca ganas de saltarle encima, lo que no impide que además ella lo sepa, pues me lanza miradas picaras, mientras yo abrazo a mi chica, y esta se ríe mucho mas relajada, desde luego el moscatel que tomamos en la cena ayudó mucho, vaya con Carol, en vez un vinito me trae Moscatel, no si seguro que planeaba emborracharme y sonsacarme lo que paso ese fin de semana…..

- Carol,¿ por qué Moscatel?, que tendrías tu en mente celebrar, para no traer vino blanco, o rosado, viniendo de ti, no se como tomármelo.

- Jajajajaja, tómatelo como quieras, como si te tomas la botella entera, pero ya obtuve lo que quería, una cuñada y muy guapa, hermanita…..

Una cuñada, eso es lo que buscaba, saber si al final quede en algo mas con mi chica que amigas, ella ya sabía que me gustaba Sandra, y antes que yo….

Me levanto con una sola cosa en la mente, me acerco a ella, una emoción que no se explicar me llena, y la abrazo, no se pero no me puedo contener y no soy capaz de soltarla, ella me estrecha y es cuando me percato que se me escapan las lágrimas, dios, desde cuando soy tan emotiva….

Dejo de pensar, y disfruto del abrazo, es raro que nos pongamos tan sentimentales pero bueno el momento vale la pena, noto como Sandra se levanta y sale de la cocina, espero que no se marche…. Escucho la puerta del baño, y me da más tranquilidad, mi hermana me palmea la espalda y me retiro, pero sigo sin soltarla.

- Ya era hora Susana, estoy feliz, nunca te vi tan radiante, ni tan pendiente de nadie, se nota que te gusta mucho, o mas bien que la quieres, ¿sabes? he notado que tiene miedo al rechazo, por eso huía, se lo he notado enseguida, yo creo que pasé por lo mismo, Dios, y me he sentido mal por ella, así que tranquila, oye muy buen gusto, es una monada…

- si sigues así pensaré que te gusta de un modo distinto a adularla…..

- jejejeje, ¿celosa hermanita?.

- Borde, como te gusta picarme, así que tu idea era soltarme la lengua con el licor, tendrá mala sombra, ya es tener mala leche Carol….

- Bueno era mi recurso, en caso de que no hablaras, pero me ha sobrado con la
escena del corredor, dios me ha dado envidia a mi, ojalá me tomara así el mío….
Ya hace tanto que no actuamos como unos recién enamorados, que casi se me había olvidado lo que son esos momentos tan intensos….

- Pues nada a soñar que es gratis.

Mi hermana se echó a reír, su risa se volvió contagiosa y ambas nos partíamos de risa sin podernos aguantar, Sandra salió del baño y nos observaba, nosotras la miramos y por la cara de sorpresa y curiosidad no pudimos reprimirnos y reírnos aún más, parecía que era imposible poder dejar de reír, llorábamos de la risa, yo me cogía del vientre de lo que me dolía, mi chica ya reía con nosotras, mi hermana no se podía contener y salía corriendo al baño, peor para mi que fue como ver una berenjena pegar saltos por el pasillo, era mas ridículo todavía que la mera idea de imaginarla como una berenjena rechoncha, caí redonda al suelo riéndome, Sandra se apoyaba en el marco de la puerta mientras se sujetaba y se reía, me miraba y yo admiraba lo hermosa que se la veía y más tan desinhibida por la risa.

Cuando por fin fuimos capaces de recuperar el control, nos encontrábamos tiradas las tres en el suelo de la cocina, habíamos soltado todo tipo de chorradas, criticado a los tíos, para escuchar a mi hermana decir…”están tan monos…”, dios la mirábamos y mas reír, al final nos costaba respirar, las caras rojas, no quiero pensar en el aspecto de Carol con el pelo morado y la cara roja, seria demasiado.

Pasaban de la media noche y Carol se despidió de nosotras alegando que la bebida hacia estragos…. Por favor y estar tan loca también, tengo que preguntarle el porque el morado, dios no me lo sacare de la cabeza.

Apenas se marcha nos miramos, no se que hacer, dejo la entrada y voy a la cocina a recoger, estoy nerviosa, no quiero que se vaya, me lo he pasado genial esta noche y todavía no quiero que acabe, pero ahora no se que hacer, ella guarda las sobras en la nevera y se queda unos momentos con ella abierta, no me fijo en porque, ya que estoy recogiendo la loza y fregándola, tampoco voy a vigilarla lo que quiero es que se sienta a gusto en mi casa.

- ¿Te apetece ver una película o algo en la televisión?, así pasamos algo de tiempo a solas…

- Bien, -me mira de reojo, y noto que tiene una sonrisa en los labios, ahora si que me siento intrigada.

- si prefieres algo distinto me lo dices.

Ella niega con la cabeza, y se sienta a esperar que acabe, me siento impaciente por terminar cuanto antes e ir con ella al sofá, lo mismo podemos retomar lo que comenzamos horas antes.

Vamos juntas al sofá y ni siquiera hablamos, nuestras miradas lo dicen todo, nos deseamos, ella se detiene, como pensando algo y se va al baño, yo mientras pongo la tele por hacer algo, no me interesa mucho lo que ponen, pero tampoco voy a estar como si nada parada en medio de la sala, iba a hacer la cena ahí en la sala, pero de alguna manera hemos acabado casi toda la tarde en la cocina, entre bromas.

Ella sale del baño y va a la cocina a buscar algo, luego entra con su bolso, me mira y veo que sus ojos brillan me dan ganas de ir tras ella, recuerdo en ese momento que tengo lo que compre en la floristería en la nevera, pero creo que es mejor para mas tarde, cuando tengamos mas intimidad.

Viene conmigo, yo la espero en el sofá, se sienta a mi lado y miramos un rato una peli, de aventuras, ¿por qué el prota siempre es el galán?, ¿por qué no puede ser dos tías?, madre, ya veo por donde andan mis pensamientos, yo quiero ser ese galán y ella la chica a la que rescato.

Sandra se levanta, estaba recostada en mi, va al baño de nuevo, me pregunto si se encontrará bien, espero a que salga, pero veo que no tiene mala cara, al menos no parece que este enferma, aun así me preocupa.

- ¿te encuentras bien cariño?, si necesitas algo me lo dices, por favor….

- No te preocupes solo estaba con algo, estoy perfectamente.

Ella se me acerca lentamente se mueve de un modo distinto, a mi la boca me cuelga, solo con mirarla los ojos se me salen, esa sensualidad…. Apenas pienso eso, ella se desliza sobre mi, me abraza y me besa, a principio con suavidad y con una ternura que desarma cualquier pensamiento que intente dar sentido a lo que ocurra, sus caricias hacen que sienta calor, tras mi primera sorpresa la correspondo besándola, cada vez con más ansia, la acaricio sin contenerme, deseo quitarle la ropa, como cuando estuvimos en el coche, mi mente ya no dice nada, solo disfruto de su calor, de su respiración en mi cuello, me incorporo sin separarla de mi y me quito lo que llevo, dejando a su merced mi torso, y mis pechos que ella buscaba con desesperación, siento que me duelen con sus caricias y a la vez me gusta…..

Con precipitación la ropa va saliendo de ambas, es inevitable, va a pasar….. Esta ante mi desnuda, como una sirena regalándome los ojos con su belleza, la miraba de arriba abajo, la boca se me secaba y sentía ganas de llenarla con sus senos, ella me miraba igual, sus ojos se oscurecían, y a mi se me antojaba mas hermosa, deseaba hacerla mía….

Acerco mis manos para acariciar su silueta, recorriéndola con admiración, ella vuelve a tomar mis labios, con pasión y furor no creo que haya capaz de frenar ese fuego que crece en mi, un fuego que solo ella es capaz de amansar, solo ella puede saciar esa voracidad que poco a poco hace presa de mi….

Ella me alza de un tirón y me lleva hacia sí, la abrazo su cuerpo pegado al mío, su calor provoca temblores en mi, de sentirla como parte mía, de disfrutar de su contacto, no puedo evitar estremecerme de placer, ella me besa y tira de mi, me arrastra lentamente con ella, no me fijo hacia donde, me toma de las nalgas en un momento y presiona en ellas hacia ella, mi cuerpo reacciona al estímulo, la busca por si solo, no se bien que hago solo la sigo…..

Abro los ojos cuando ella rompe el contacto con mis labios, algo desorientada me doy cuenta de que estamos en el baño, y descubro por que iba y venia, ha llenado la bañera de agua caliente y derramado en ella los pétalos que compre esta mañana, con intención de ponerlos en la cama para ella…..

Las palabras sobran, la bañera es para nosotras, huele a perfume, es embriagador y me doy cuenta que es el mismo que percibí en el coche, la miro sabiendo que es su aroma, no me resisto a todo lo que contengo dentro de mí, la tomo en mis brazos y la beso sintiendo la dulzura que en esos momentos siento por su gesto, es hermoso pensar que ella ha preparado todo esto para nosotras, me estremezco solo con sentir todo lo que siento por ella.

Ella me toma de la mano y me guía al interior de la bañera, la sigo, el agua lame con suavidad mi cuerpo, calmando la carga de temblores que me sacude, en su interior mi cuerpo se relaja, como un bálsamo para mi piel y solo puedo pensar, que es una sensación maravillosa….

Como la sirena que es, ella se mueve por el agua arremolinando tras de sí los pétalos, me toma entre sus brazos haciéndome arder con su contacto más que el agua, mi cuerpo toma el control, la busco instintivamente, la abrazo y acaricio, ella toma con sus labios mis pezones, mi cuerpo se arquea voluntariamente, buscando mas el suyo, el deseo que siento es poderoso, mis labios la recorren por allá donde el agua no la cubra, ella desliza su mano hacia abajo, va por mi vientre, mientras asalta mi cuello con sus labios y sigue con mi lóbulo, se va acercando a mis labios, con su mano me acaricia cada vez mas cerca……mi mente está ausente de todo pensamiento solo existe su cuerpo y el mío, su contacto, el deseo y el ansia que me provoca con cada roce….

En un ligero roce mi cuerpo entra en una tensión placentera, su mano ya está en mi botón, acariciándolo, estimulándolo, no puedo moverme, lo que siento me absorbe, me domina, ella sigue y poco a poco sus dedos descienden mas hacia abajo, entrando en mí, al principio un poco, pero al ir a más, algo cambia, mi cuerpo se tensa, me duele, deseo moverme levantarme, ella esta sobre mi, con su peso me sujeta , cierra los ojos y frunce los labios, como si a ella también le doliera…. Siento algo de miedo, aunque soy consciente de lo que ocurre, no puedo evitar reaccionar ante el malestar con ganas de salir, pese a todo ella me mantiene ahí quieta, apenas puedo mirar sus expresiones, pues cierro los ojos por no gritar ante la impresión de una punzada mayor…..

-Tranquila Susana, pasara, solo será unos instantes…..

Tomo aire, la escucho, y se que es cierto, intento no tensarme, no tardo en notar un cambio, no es dolor solo es algo mas…..

Ella abre los ojos, su mirada es toda calma, sonríe suavemente como dándome ánimo, me besa con esa dulzura que me muestra en un principio me cuesta centrarme en sus besos, pero algo va a más en mi interior, no estoy segura qué es, pero es mayor cada vez, mi respiración se acelera como antes, la abrazo no se por que, su mano la que aun tiene en mi, se mueve, me provoca sensaciones que no sabría explicar, el ansia por ella aumenta, la acaricio mientras mis caderas van tras sus caricias…. Me cuesta respirar deseo arquearme, cada vez mi cuerpo se tensa más, algo está por venir, su cuerpo su cariño me guía, esta sobre mí y se mueve, siento su fricción, y no se si atreverme a hacerle lo mismo, no me da tiempo, me agarro a ella con desesperación al sentir como me rompo de placer, y me siento deshacerme como otra capa de agua en la bañera……

La escucho gemir entre mis brazos y sonrío, mi cuerpo la siguió a ella pese a llegar al final, buscando que ella compartiera esos momentos, me besa, me acaricia mis cabellos cortos y húmedos…..

- Tenemos que salir cariño, o nos quedaremos heladas, y el esfuerzo nos ha superado a ambas, me siento agotada….

Intento levantarme, me siento sin fuerzas, pero la sigo, me pongo el albornoz, y a ella la toalla, salimos fuera y la guió a mi dormitorio, ahí le doy la bata, vamos a la cama, el paraíso de las sabanas, ella abre la cama, dios parece como si no me valiera, en cierta manera me siento torpe…. Apenas me deslizo en ella, la tomo de la mano atrayéndola hacia mí, no quiero que se aleje de mi lado, Sandra accede, con una sonrisa me mira y se mete conmigo, tal como estamos con bata y albornoz, nos dejamos caer en el sueño sin soltarnos….

Me estoy despertando, aun me encuentro entre las brumas del sueño, me noto relajada sin prisa por levantarme, noto una calidez a mi costado, es extraño, no se bien de que se trata aún así no siento prisa por averiguarlo, despacio voy abriendo los ojos, la luz me es molesta, y me tapo la cara con un brazo, el otro lo tengo bajo un peso…. Pienso, recordando la noche pasada y me acaloro ante la experiencia nocturna, y caigo en cuenta que ese peso, esa calidez es ella, que duerme a mi lado.

Desde luego a veces me cuesta volver en mi cuando despierto, no recordaba nada, termino de abrir los ojos y bajo la mirada, ella aún duerme, su aroma vuelve a llegar a mi olfato, el cual inhalo con placer y mi cuerpo reacciona ante los recuerdos y su olor, me siento estremecer, un fuerte palpitar en el bajo vientre, nunca había sentido esto, hasta la noche pasada en la que hicimos el amor…..

Siento un gran orgullo, no se bien por qué, pero la miro y el pecho se me ensancha por esa sensación, si tuviera que explicarlo diría que es por tenerla, por lo que compartimos, por como llevó la situación, por lo que sentí y siento a su lado.

Vuelvo a mirarla y así me quedo, dejando pasar el tiempo, disfrutando de su calidez al lado de mi cuerpo, su bata se ha abierto y puedo mirar su desnudez, siento un fuerte deseo de tocarla, me reprimo ya que la despertaría, prefiero que descase cuanto le haga falta en mis brazos, solo esa sensación con el echo de tenerla así a mi lado, me llena, me completa aun más de lo que ya me sentía. No puedo dejar de admirar su belleza y esa sensualidad innata que desprende, aun durmiendo la puedo apreciar…..

Cierro los ojos mientras rememoro todo lo que hemos pasado juntas una sonrisa aflora a mis labios, ante cada recuerdo, mira que he hecho o pensado estupideces, a su lado llego a perder la compostura como una tonta.

Puedo escuchar su respiración acompasada y como poco a poco esta va cambiando, va despertando, es dulce sentir como va despertando entre mis brazos, como se tensa unos instantes al percatarse de donde está y luego como se vuelve a relajar como suspira, yo no he abierto los ojos, solo la escucho, se acerca más a mí y me abraza, yo la correspondo tomando su peso entre mis brazos y arrimándola más a mí, es entonces cuando abro los parpados y la miro, ella sonríe, solo ése gesto me hace feliz, y el estar así juntas aún más.

Aún me pesa una pregunta en la conciencia desde anoche, mas que pesarme me pica la curiosidad, no estoy segura de si hacerla ahora, me parece que mejor la dejo para cuando comamos algo, Dios me siento el estomago encogido, si no fuera por que estoy segura de que cené anoche, creería que no he comido en días. Desde cuando no me habré sentido tan famélica, de normal no tengo casi apetito de buena mañana, supongo que será lo que compartimos, y que será cierto lo que se dice, que el acto sexual abre el apetito…..

Acaricio su espalada, noto en ella un ligero temblor, me pregunto si tendrá cosquillas en la espalda…..

- Susana, si me acaricias más la espalda, te aseguro que no tardare en repetir lo de anoche, y no se, creo que lo mismo es pronto para ti repetir, o mejor dicho prefiero tomar algo de comer primero….

- Jajajajaja, vale …..

Ella se incorpora sobre mí, su bata queda totalmente abierta ante mi mirada y no puedo reprimir el recorrerla y desear tenerla de nuevo entre mis brazos, su rostro se sonroja, hace amago de cubrirse, no se lo permito, con lo bella que es no debería esconderse, si no disfrutarlo, al menos cuando estamos solas….

Sandra me mira a los ojos, dubitativa y termino de descubrirla, deseo verla desnuda, sin prisas, solo mirarla, ver como su cuerpo su mueve sinuoso, sensual, ante mis ojos…..

Su lengua recorre sus labios y mis ojos siguen ese sutil movimiento, con un feroz deseo de atrapar esa lengua con mis labios, sé que si lo hago, no sabremos contenernos, ella está sobre mí, y la tensión sexual late entre ambas, como un corazón que palpita al son de nuestras ansias…

Cierro los ojos, intentando no perder el control, no dejarme llevar, me sorprende ella besándome en los labios, los abro dejando que su beso profundice, mis ojos se entreabren, la miro, sus ojos se han oscurecido, que hermosa, el deseo es como una llama que crece entre ambas, sus manos terminan de retirar el albornoz de mi cuerpo, dejándome a merced de su mirada, mi cuerpo se estremece ante su atención es como si me acariciara, teniendo en cuente que ni me ha tocado.

Su rodilla se acomoda entre las mías, vuelve a descender su rostro para besarme, cada vez siento más ansia de ella, mis manos toman posesión de su cuerpo, acariciándolo, palpándolo, sin poder contenerme ya interrumpo el beso y tomo sus pechos con mis labios, mis manos mientras se sacian acariciándola por doquier, como si nada fuera suficiente, deseo hacerla mía, verla disfrutar en mis brazos, satisfacerla en cualquiera de sus deseos…..

Ella gime y alzo mis caderas buscado su contacto, ni siquiera yo se lo que hago, pero hace rato que dejo de preocuparme por ello, sólo sigo mis instintos y me dejo llevar… Sus caderas se contonean en pos de las mías, va marcando un ritmo, ese movimiento me enloquece, arrancando de mi garganta un gemido de desesperación, instintivamente sigo sus movimientos y sin saber bien, nuestros cuerpos van acoplándose en una postura algo enredada, pero mas accesible para ambas, nuestras respiraciones resuenan en mi mente al igual que en mis oídos descompasadas, y cada vez más desesperadas, se escuchan entre gemidos y ligeros gritos de urgencia….. Los besos son urgentes ansiosos, nos devoramos la una a la otra, nos incitamos con caricias cada vez más atrevidas, más insistentes, su mano va desplazándose de nuevo a ese punto, no lo puedo evitar se que estoy llegando…. De alguna manera tomo una determinación y adentro mi mano en la misma dirección, conteniendo la suya, ella me mira a los ojos, no es que no lo desee, la necesito con urgencia, mi cuerpo lo reclama a gritos, deseo que ella se adentre en mi, pero otro deseo mayor me domina, el de tomarla yo a ella…

La beso profundamente como si mi vida dependiera de ello, mientras voy desplazando mi mano al corazón de su excitación, noto que desprende mucho calor, ligeramente la acaricio y ella responde con fuerza, buscando más de lo que he hecho, solo con esa indicación de su cuerpo, de su deseo, el instinto me guía a repetir con una mayor constancia a acariciar ese punto con más determinación, ella responde acompasándose a mis movimientos, me siento anonadada y mas animada en lo que hago de igual manera que una excitación tan distinta a la vivida la noche pasada… voy dejándome llevar, sus gemidos aumentan y de alguna manera los míos la siguen, es como si pudiera sentir cuanto ella siente en estos momentos, su mano vuelve a mi, me toma igual que yo a ella, y ahora vamos a la par, buscándonos, percibiéndonos y comprendiéndonos de un modo como nunca pensé…. No estoy segura cuando, pero no era capaz de aguantar la tensión que me consumía, cada vez era mayor, la abrazaba con más fuerza, como si con ello pudiera aliviar ese fuego que nos consumía, su mano se adentra a la vez que yo la tomo y me adentro en su interior, su cuerpo hace como de contener algo, gime, no parece dolor, yo en cambio me alzo hacia ella buscándola, ella gime y se estira, yo cierro los ojos por instinto y mi cuerpo se deja llevar entre temblores de placer, ella tiembla y eso me hace sentir un gozo inexplicable, entreabro los ojos, y comprendo, ha llegado al orgasmo al igual que yo….. Éso me hace sonreír, he cumplido mi deseo, me incorporo cuanto puedo con su peso sobre mi, y la abrazo con un suspiro de complacencia, no me sale nada más, solo un suspiro como si mi meta hubiera sido cumplida.

Nuestros cuerpos quedan sobre la cama exhaustos tras momentos tan intensos pero con una gran satisfacción, quiero cambiar de posición y acomodarme mejor y siento un agotamiento tan placentero que me limito a tumbarme dejándola recostarse sobre mí, sintiendo su peso y su dejadez, solo me viene una idea a la cabeza, “mía”, dios ni que fuera una posesión, desde luego la idea persiste, y un cariño sincero me llena, como si algo distinto hubiera acabado de ocurrir.

No siento ya ganas de moverme, aunque mi estomago me indica lo contrario gruñendo, ella comienza a reír, yo me tapo la cara avergonzada, se incorpora y me destapa el rostro, me da un ligero beso, se levanta soltándome una palmada el muslo, y alejándose de mi camina desnuda hacia el baño.

Mis ojos la persiguen recorriéndola, admirando su silueta, disfrutando de su contoneo, salivando por ella, madre mía, iría tras ella como un perrito y la lengua colgando, solo la idea me provoca risa, ella echa a reír cuando me mira y corre hasta la puerta del baño,
recuerdo que la bañera estará llena de agua y pétalos y no puedo evitar un sentimiento de tristeza, por que el agua no esté caliente, sino me metería con ella dentro….

Al poco sale y me mira, no puedo dejar de sonreír, se cruza de brazos mirándome algo altanera, con una sonrisa picara, pienso que algo espera, la verdad cuando hace eso, juro que no se como reaccionar.

Me muevo inquieta, mirando a mí alrededor, y ella echa a reír a carcajadas….

- Bueno no solo tu te vas a deleitar mirándome andar desnuda…..

- Ejem, no lo había pensado, ¿quieres verme, no?....

- Claro, seria todo un placer, mujer.

Agacho la cabeza algo tímida, me levanto lentamente, se me antoja complacerla pese a la vergüenza que siento en esos momentos, llega a mis oídos como contiene una exclamación, la miro de reojo, esta colorada y la mirada es brillante, dejo asomar una sonrisa de placer al ver que le agrado, con más confianza termino de alzarme y ponerme derecha…..

Camino despacio hasta donde se encuentra ella, nuestras miradas se sostienen la una a la otra sin vacilar, me toma de la mano y volvemos al baño, como la noche anterior pero sin dudas tras cada recuerdo de la noche pasada aún ardiendo en mi memoria, la bañera se vuelve a llenar, con agua caliente, la miro y ella sonríe con socarrona suficiencia, no me puedo contener, me destornillo de risa.

- Pensé que un baño más relajado nos vendría bien antes de desayunar….

- Me parece bien, aunque me va a costar evitar no pensar en anoche, Sandra.

Ambas nos sonrojamos y evitamos nuestras miradas, nuestra primera vez juntas, se nos hace como algo tan íntimo y especial, que no sabría explicarlo.

Esperamos a que se termine de llenar media bañera, sin saber que decir las dos, cerramos el agua y cuando echo sales para el baño, ella viene con algo entre las manos, yo ya me metía dentro, es cuando sé de que se trata, son los pétalos, parece que guardó algunos, los desparrama sobre mí y el agua, luego se mete conmigo divertida con el gesto de mi rostro, me ha dejado sorprendida, así que disfruto mirando como va sumergiéndose en el agua hasta los hombros.

El baño transcurre entre risas y miradas intimas, nos frotamos la una a la otra, hasta que el agua dejó de ser agradable por la temperatura, tuvimos que salir tiritando, lo que provoco más risas, era como tener una compañera de juegos, al menos en ese momento, ella fue con una toalla al salón a buscar sus pertenencias, yo a mi dormitorio a vestirme, mientras pensaba que desayunar…..

Al salir ella me esperaba vestida y preparada para ir a algún sitio a tomar algo, con la excusa de que yo cocine anoche, no me importa, la sigo a la puerta y tomo las llaves, antes de salir la retengo, ella me mira con curiosidad, pero no más de la que yo tengo en lo que mi hermana le dijo ayer, en el mismo lugar en el que nos encontramos en ese momento.

-Ayer mi hermana, cuando quisiste marchar, te retuvo y te dijo algo al oído….

- Si.

- Bueno, es que me causa curiosidad, por que te tranquilizo, y no te fuiste.

- Pues veras, me dijo lo siguiente….” Bienvenida a la familia cuñada”, me dejo descolocada, y yo me marchaba por miedo al rechazo, pero tu hermana me recibió con los brazos abiertos Susana, me impresiono sobremanera y me hizo sentirme acogida y en familia…..

Baja por unos instantes la mirada como evitando que vea algo en sus ojos, me intriga pero no voy a presionarla ya que me ha respondido y no quiero preguntar que piensa, no me parece que deba presionarla cuando me ha dado una respuesta tan evidente viniendo de Carol. Pero algo me dice que no me lo ha dicho todo….

- Bueno, tengo que darle las gracias a esa picara, pero no lo puedo negar, así es ella, si te digo algo no te lo creerías, ella supo antes que yo lo que sentía por ti y sin decirme nada lo acepto, bueno me dejo una pista, pero no supe a que se refería hasta nuestro primer beso.

Ella me mira perpleja, no dijo nada, solo sonrió y asintió, salimos de mi piso y marchamos a desayunar, la verdad para ambas mi hermana es como una sorpresa andante, solo le falta el lazo decorativo…

Muchas ideas nos rondaban la cabeza, las experiencias recién vividas, aun se hacían notar en cada poro de nuestra piel, el cosquilleo eléctrico que me recorría cada punto nervioso de mi cuerpo con un solo roce suyo, me provocaba mil sensaciones y una cantidad de impulsos a los que no sabia como reaccionar, aparte de ir como ausente sumida en mis pensamientos y por como me miraba ella, era consciente de que estaba colorada, cualquiera que me mire, su idea será que soy vergonzosa hasta la médula, lo peor era saber que parecía una adolescente en ese estado……

Cuando pasábamos por una chocolatería, no me pude resistir a la tentación y mi delirio por el dulce, mi línea se va a resentir y mi guardarropa, entramos a petición mía y tomamos chocolate con churros, y me supo a gloria, nuestras miradas se encontraban a cada rato, cómplices en su sentir, intimas y penetrantes, esa corriente que nos tomaba y manejaba a su antojo, seguía ahí latente, esperando la menor oportunidad de dominarnos con un deseo insaciable y que nos dejásemos llevar de nuevo.

Sólo al acabar pudimos respirar de alivio y satisfacción, no pude evitar ver un ligero rasgo de tristeza en su rostro, sentí lastima, no sabia bien por qué pero tenia la sensación de que todavía no me lo había contado todo, era mi intuición, pero aún sólo con eso estaba segura, el inconveniente es que no podía involucrarme sin su permiso, y menos preguntar sin saber bien de que…..

Sandra se levanta, sin apenas mirarme ya a los ojos se retira de la mesa, va a la caja y paga, no debería, pero no me opongo, en otra ocasión yo me ocupare de la cuenta, hoy no la veo como para poner pegas, espero poder hablar pronto sin que se sienta a la defensiva ya que algo me dice que si digo algo esa será su reacción, vuelve a donde la espero algo cabizbaja, me da un ligero beso en los labios, apenas ha sido un ligero pestañeo de sus ojos, pero suficiente, para saber que tiene miedo, que algo la atemoriza, se marcha con prisas casi sin apenas susurrar una despedida, siento deseos de seguirla, de correr tras ella y averiguar cuanto le pasa……

¿De qué huye una chica como ella?, nunca he podido percibir en ella duda alguna, que por lo que he podido comprobar persigue sin pudor cuanto desea, para que de pronto, actúe como un animalito asustadizo.

Me cuesta contener el impulso, pese a todo la observo en silencio mientras se aleja corriendo, como llega a la parada de autobús y se sube al primero que pasa, justo cuando ella llega a la parada, si no fuera por lo que ha ocurrido esta mañana mis pensamientos serian que huye de mí, se que no es así que su actitud cambió al mirar el móvil…..

De pronto me siento extraña, un desconsuelo me inunda sin que yo pueda comprender, con solo su marcha, me siento sola, abandonada.

Salgo del local, en vez de volver a mi piso, sigo caminando dando un paseo, de algún modo, voy a parar a un parque con una fuente en el lado oeste de éste, una ráfaga de brisa me roza el rostro, rociándome con la frescura de la mañana pese a lo avanzada de ésta, no tardo en sentirme reconfortada, busco a mi alrededor un banco, donde acomodarme y disfrutar de esa sensación tan agradable.

Cierro los ojos, intento dejar la mente en blanco, al final no me es posible, no puedo evitar rememorar nuestro ultimo encuentro, me parece increíble que haya sucedido, es más casi sin pensar, desde luego pierdo la cabeza y dejo de ser yo….. Bueno, genial, si que puedo desconectar al fin y al cabo mi cerebro…..

-¿Por qué será esta sonrisa?

Pego un respingo al escuchar esa voz, abro los ojos y me giro en redondo, me lo quedo mirando como si en verdad mirara a un fantasma, no me lo esperaba, hace tiempo que tampoco le veo.

- Hola, me has sorprendido.

- Por tu reacción mejor decir, que te he pegado un susto cuñada, bueno a que se debe que tu pases tiempo al aire libre, de normal no hay quien te saque del ordenador o de tu casa, supongo que ya no cabrás en ella con la cantidad de libros que tienes.

- Jajajajaja, si un buen número de ellos son tuyos José, mi hermana duerme o sigue con las pilas bien puestas.

- Si miras en los columpios la veras con Marina.

- ¿Me estás diciendo que mi sobrina está aquí?

- Creo que es evidente, estamos en el parque cerca de mi casa, algo despistada si que andas…..

- Ehhhhh, adiós cuñado me voy a buscarlas.

El me toma del brazo en plena zancada, cuando echaba a correr y me sujeta, parece que algo mas me tiene que decir, no puedo imaginar de que, nunca me sentí cómoda del todo con él.

- Susana, me alegro mucho por ti, cuando quieras venís a cenar a casa, y me la presentas.

- José…..

- Corre, ya veras como se alegra Marina.

No tengo palabras, mi hermana se lo ha contado y él se lo ha tomado a bien, aun no me hago a la idea de que lo sepa o que me puedan mirar de un modo distinto, pero lo mas difícil de asimilar es el echo de que él lo sepa y si soy sincera aún no estaba lista para ello, en mi opinión parece un hombre cerrado y tengo que admitir que me equivocaba con él, no lo es tanto, incluso nos ha invitado a ambas, un momento mi hermana le contó y yo sin saber, tendré que hablar con ella, antes de que todos sepan y me vea a disgusto o bajo vigilancia con sus miradas, como me paso en la playa y eso que eran desconocidos.

Apenas doy unos pasos hacia los columpios paro en seco e impulsivamente me giro y voy cara a él, dándole un abrazo y un sonoro beso en la mejilla y esta vez si salgo corriendo, su cara de estupefacción es para no olvidarla, solo con ver como se ha quedado a valido la pena, ya comienzo a alejarme cuando le escucho reír a mandíbula abierta, dios lo mismo se la desencaja, ¿cuando me he vuelto besucona?……

Ya estoy alcanzando a la carrera la zona de juegos de los jardines, sigo sin comprender por que e ido a parar aquí, de todas formas es un gusto tener la oportunidad de ver a mi sobrina, jugar y pasar otro rato con Caro, puede que me permita darle alguna colleja por no avisarme.

La estoy buscando con la mirada, pensando en ella como una berenjena andante, cuando algo morado se agita, a mi derecha, es ella pegando saltos y agitando los brazos, parece que José la avisó con el móvil o me vio, miro a mi alrededor y me fijo en la atención ajena a la escena que ella está provocando, por favor, todo el parque la está mirando, el sol le pega de lleno en el cabello y este destella como si fuera un prisma, solo se ve un brillo morado…..

Tengo que reconocer que sabe como llamar la atención, ya puestos a decir, como ser el centro de atención y que me sienta ridícula e intimidada por las miradas.

Me acerco a ella, andando con calma, ahora todos me miran a mí, con todo el jaleo que a armado no es de extrañar que tengan curiosidad por ver quien es el otro mono de feria, tengo que hablar con ella, estas situaciones se me hacen muy violentas en público, por favor, unos me miran con la boca abierta, lo mismo llevo chicle en el pelo, otros ríen por lo bajo, ya me gustaría saber la razón de tanta risa y mientras me miran , es algo que me enoja mucho…

Llego a su lado, colocándome delante de ella en jarras y la miro fijamente, no tengo ni idea de que soltarle, pero no es para quedarme ahí parada en plan sargento…

-Carolina, sobraba el ponerte a dar saltos como un payaso de circo, con tu color de pelo me sobra para distinguirte en una multitud, y sobra decir que con la que has armado ahora somos el centro de cotilleo, no es que me importe, es mas incomodidad de ver una ciruela pegando saltos y todos mirando…… ejem, ¿dónde está esa ricura de niña?, me muero por darle un beso.

- Detrás de mí, hermanita, en el tobogán, me avisó José de que venías, así que ya ves me aseguré de que no me buscaras.

- Si ya te vi, yo y todo el parque Carol, por favor, morado, porqué tiene que ser morado tu pelo, no podría ser de un color normal, o algo más corriente.

- Supongo que si pero sería más insulso, además me encanta la cara que pones cuando me ves, es muy graciosa, a veces me gustaría saber que piensas, cuando la pones…..

Me la quedo mirando, desde luego si lo hace por picarme y provocarme un acceso de vergüenza ajena, lo consigue con creces.

Busco a marina, pidiendo a los cielos que no le haya tintado los cabellos a ella también, si lo hace la mato, la descuartizo y me olvido de ella… Hasta ahora no he temido que lo hiciera pero hoy no se por qué tengo ese mal presentimiento…. Supongo que tras lo de Sandra ando algo pesimista y desconfiada.

La encuentro corriendo en mi dirección, y los ojos se me salen de las orbitas, por favor, no puede ser cierto, en sus lindos cabellos lleva una inconfundible trenza del mismo color que los pelos de mi hermana, aguanto el tipo, sonriéndola, y la recibo en mis brazos, me dejo caer en la arena con ella entre risas, besos y mismos, es una dulzura.

Me paso como una hora haciendo el payaso literalmente, riéndome hasta de mí misma, diciendo estupideces, jugando con ella, me he llegado a subir al tobogán y tirarme con ella en brazos, ella gritaba con todo el gozo del momento y mi hermana se reía de mi bien a gusto, no creo que se ría tanto, cuando le habrá la cabeza y averigüe si en ella lleva cerebro o guisantes…..

Marina cae rendida, no se separa de mí y mi hermana dice de ir a su casa, asiento transportando a mi sobrina en brazos, la cual se ha quedado dormida y bien sujeta a mi ropa.

Nos reunimos con mi cuñado apenas salimos de los columpios, lleva unos helados en las manos, mi hermana echa a reír es como una broma entre ellos, se conocieron en este parque cuando él la invito a un helado, y cuando le pega repite la escenita, al menos esta vez varia la tradicional broma, me ha traído uno a mi y todo, me viene genial, me caigo de calor.

Mi cuñado acaba el suyo en un santiamén, y me coge a la niña de mis brazos, yo ya tenía problemas para tomarlo sin pringar a mi sobrina, así que me siento agradecida, antes de eso….. Le pego una colleja a mi hermana, la miro bien seria, le cojo los pelos, y miro a mi sobrina que duerme dulcemente en brazos de su padre, evitando alzar la voz me dirijo a ella con muy mal talante……

- Tengo que comprobar un día si tienes cerebro o guisantes en la cavidad craneal, o si simplemente te comiste el entendimiento, sobraba ver a mi hermana morada como una berenjena para ver a la cría con una trenza del color de cabellos de su madre, ¿la próxima qué será el pelo entero?, o una cresta multicolor…..

- Ah, vale Susana, no es para tanto, no te pongas así, que daño me has echo, no, no otra no, por favor, que te he entendido, pero escúchame por favor, ¿y cómo se te ocurre?, para nada haría tal cosa a mi hija, no quiero que se rían de ella.

- ¿Estas segura? por que bien poco te importa que todo un parque te mire, pegando saltos con tu pelo brillando en ese tono y todos riéndose a nuestras expensas, para que luego vea a mi sobrina que va tan campante con la trencita.

Mi cuñado me miraba con la mirada brillante, y contenía la risa, intentaba girarse, para que no le viera…..

- ¿Y tu de qué te ríes?, o me vas a decir que no tengo razón.

- Toda la razón, cuñada, pero me encanta ver que tu la puedes enfrentar.

- Susana no me pegues más por favor, yo no se lo iba a hacer, ella miró mi pelo y le gustó, me pidió lo mismo, insistía , y bueno para que se calmara le hice la trenza, nada más, ahora es la envidia de su clase.

- Si ya, y cuando sea mayor sus cabellos estropeados por los químicos, te luces hermana, de paso la próxima que será, ¿qué te pida veneno a probar y se lo des?, será tu hija, pero no es cuestión de que la consientas así, es muy niña, y conforme crezca no se conformara con nada.

Apenas acabe de decir esto, ella me cruzó la cara con una sonora bofetada, la miro bastante sorprendida, me callo me giro y me marcho, no pienso decir nada más.

- Carolina te pasaste, sabes que tenía razón no es que se exprese dulcemente, pero la tenía, y más aún sabiendo que es muy protectora con ella y la adora. Deberías disculparte, pero sabes haz lo que quieras, me voy con la niña a dar una vuelta y comeremos fuera, así te calmas y reflexionas, no pienso escuchar tus razones, y menos sabiendo la causa, y que ella tenía razón, yo mismo te dije algo parecido, por si lo has olvidado.

Yo había parado al oír el tono de mi cuñado y escuchado sin girarme, aún así no pensaba quedarme a escuchar sus disculpas, nunca le levantaría la mano, pero tampoco perdono que me la pongan encima.

Sigo andando mirando hacia el suelo sin mirar nadie de frente, la cara me arde y duele, las lágrimas se me saltan, me ha herido mucho que me golpeara, además no quiero que me vea llorar.

Escucho unos pasos apresurados y acelero los míos, entonces escucho la voz de mi cuñado que me llama y freno, no estoy de humor para nada, guardo silencio y cuando me alcanza lo miro de reojo, no me dice nada, solo con un gesto me indica que lo siga, le sigo reticente sin muchos ánimos, más bien daría media vuelta y me marcharía, pero ha dado la cara por mi, contra su esposa, y no me atrevo a negarme.

Me hace seguirle hasta una cafetería, me pasa ala niña apenas llegamos a una de las mesas de la terraza y entra al local él sólo, Marina sigue en la gloria soñando, es como tener a la cosa mas tierna del mundo en tus brazos……

Vuelve José a nuestro lado, le he notado llegar pero no le he dado mayor importancia, estoy ensimismada mirando a mi sobrina, más bien mi mente anda mas perdida en lo que acaba de ocurrir con mi hermana, evito decir cualquier cosa lo único que siento en ése momento son ganas de llorar, me contengo con toda mi alma, no es ningún placer llorar delante de nadie, me hace sentir más vulnerable, y es algo que me hace sentir muy, muy incomoda.

Cierro unos instantes los ojos, tomo aire y tras abrirlos enfrento la mirada de mi cuñado, que se ha sentado en el sitio libre y guarda silencio, el me mira con calma, me sonríe, este hombre me inquieta cuando actúa así como si no pasara nada……

El camarero aparece con una bandeja repleta de varios platos y bebidas, viene a nuestra mesa, nos sirve unas bravas, sepia, ensaladilla, y pinchos morunos, cerveza para él, para mí una coca cola, en realidad se me apetece más una cerveza, no suelo beber, ni es que tenga costumbre, bueno, miro al camarero y cambio ésta por otra cerveza, mi cuñado fija los ojos en mí mirándome como si pensara que me he bebido yo ahora el entendimiento, alza una ceja a modo de pregunta y sorpresa, le hace un gesto tan cómico, que si estuviera de humor no podría parar de reír……

Sigo pensando que qué narices hago ahí, él sin mediar palabra comienza a tomar y beber de lo que ha pedido, lo miro de reojo, sigo sin palabras, miro la cerveza, antes se me antojaba tomarla y ahogar mi malestar en ella, ahora me quedo con la idea de por qué la pido sino suelo tomar, bueno la he pedido pues a callar, que por mas vueltas que le dé la cuestión es que es para mí, por mucho que ahora me desagrade mi decisión….

José me hace un gesto hacia la comida, no creo que pueda con todo lo que ha pedido él sólo, tomo el cubierto y voy picando sin muchas ganas, el móvil de él suena le mira la pantalla y contesta, parece que es mi hermana, tras colgar me mira y sonríe, asiente con la cabeza, que mal presagio estoy sintiendo, le miro entrecierro los ojos, algo no me dice.

- ¿Qué quería mi hermana?

- Nada Susana, solo disculparse, le he dicho que dónde siempre.

- Disculparse, ósea que viene….

- Si.

- Lo siento, no quiero hablar con ella, deberías haberme consultado.

Me levanto cargando a la niña, apenas mirándole le devuelvo a Marina, le doy las gracias por todo, tomando dirección contraría a la que llegamos aquí, ando con prisa, sin mirar atrás, casi como si yo huyera, más bien no quiero cruzarme con ella…..

Como si fuera tan fácil perdonarla en estos momentos, si se arrepiente bien sabe que esto no es algo que yo le perdone a nadie, si tanto le duele lo que digo, para empezar sabe como soy, lo que pienso y sabía de sobra mi reacción cuando viera a Marina así y en vez darse cuenta de mis motivos y de que la quiero, coge y me abofetea, pues tranquila si no me quiere escuchar no me tendrá que volver a oír, no me involucraré en su vida, ni siquiera hablaré con ella…….

Soy consciente que estoy muy dolida, pero jamás la habría puesto la mano encima y ella lo sabe, sabiendo que es algo que me es imposible perdonar así como así, lo hace.

Dejo de pensar, siento que la sangre me bulle, que me da igual a donde vaya, solo ando, camino y camino sin cesar sin rumbo, cuando me doy cuenta estoy casi en mi casa, no quiero subir, miro mi coche sin pensar tampoco lo abro y me pongo al volante, no tengo claro donde ir aunque tampoco me importa, ya lo decidiré, ahora solo quiero alejarme de todo, nada más…….
saori sama
Mensajes : 162

Fecha de inscripción : 31/10/2014

Edad : 43

Localización : en brazos de mi Batwoman

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por saori sama el Vie Nov 07, 2014 9:34 am
ya actualice vod y no eres tramposa solo impaciente jijiji si te gusto es normal que busques seguirla si puedes no?

bueno espero que la disfruten y las siga leyendo bsos
saori sama
Mensajes : 162

Fecha de inscripción : 31/10/2014

Edad : 43

Localización : en brazos de mi Batwoman

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por saori sama el Lun Nov 17, 2014 9:54 am
III CAPITULO



No soy consciente del tiempo que llevo al volante, ni estoy segura por donde he pasado conduciendo, aunque para ser sincera la última señal que recuerdo haber visto me indicaba que estaba en Pinedo, es cuando pienso en la playa de un modo sugerente con el recuerdo del día que estuve con ella, me dirijo hacia la costa, ya es tarde, el sol ya se oculta y no tardara en oscurecer, me importa poco incluso me apetece más la soledad y la oscuridad, a fin de cuentas solo quiero sentarme en la arena y mirar el mar, ver como las olas vienen y van con su ronroneo, al igual que los días pasan sus olas son como una cadena, en mi caso de pensamientos, no sé por qué mi felicidad duró poco o cómo me siento tan pesimista y no intento ver lo bueno de las cosas…

Cierro los ojos, y escucho el agua ir y venir, cada ola es como una caricia de paz al torbellino que llevo dentro, no sé bien que le ocurre a Sandra, me preocupa la reacción de esta mañana, ese temor que percibí, con recordarlo me inquieta sobremanera que tenga miedo, pero más ignorar el por qué o de qué.

Espero hablar pronto con ella, aclarar todas estas dudas que me corroen por dentro, la inseguridad de perderla, el sentirme impotente por desconocimiento de las razones que le causan miedo me provocan un gran dolor, luego pienso en la discusión de esta mañana, a lo que me siento reticente de tomar acciones, con Carolina mejor que no me plantee nada, no tengo ganas ni de verla, me interesa en estos momentos ayudar a Sandra y no perderla, de alguna manera se ha convertido en lo más importante de mi vida, en el centro de mis pensamientos.

Dejo de darle vueltas a mis ideas y preocupaciones, ya que me da por pensar que me estoy atormentando a mi misma, mi móvil a sonado unas 6 veces cada vez que lo escucho me irrita, no respondo a ninguna llamada al ver que era Carol, simplemente lo he ignorado, cada vez que veo su nombre me viene a la mente su bofetada y mi indignación aumenta.

Me levanto de la arena notándome agotada por la tensión, salgo de la playa y me sacudo de la ropa la arena, pensaba subir al coche y volver a mi casa aunque no me emocionara mucho el volver, pero un delicioso olor a comida me atrae, mis tripas suenan y he de admitir que desde media mañana no he comido nada, dejándome llevar por mi estomago sigo ese olor hasta el local, resulta ser una parrilla argentina, así que me siento en una de las mesas con la intención de cenar y no pensar en nada mas, tomo de la mesa la carta de platos para ver que me apetece, tras un rato decido que tomaré costillar a la barbacoa, apenas pasa un camarero hago mi pedido y espero a que me sirvan.

Una cabellera ensortijada me llama la atención a la distancia en la que me encuentro no he podido identificar a su propietario ni siquiera se si es hombre o mujer, sin embargo su recuerdo solo me provoca recordarla… No me parece posible que sea ella, pero no consigo olvidarla, solo ha sido unos segundos y sigo con esa incertidumbre de que es ella, empiezo a pensar que me lo he imaginado pero esa cabellera vuelve a flotar en el fondo del local, me levanto de mi sitio y voy hacia los aseos para refrescarme a ver si así dejo de tener alucinaciones, casi he llegado cuando vuelve a salir de la cocina y me quedo parada, es Sandra, en su rostro se refleja la misma sorpresa que yo siento y me mira unos instantes, luego finge no haberme visto o conocerme y pasa tras de mí, escucho un susurro de sus labios al pasar cerca de mío, me indica que luego hablaremos….. Sólo con un susurro de su voz todo mi cuerpo ha entrado en tensión.

Tras bajar la mirada a modo de disimular mi reacción sigo mi camino al aseo, donde me miro al espejo, no comprendo que pasa, ésto es muy confuso, el temor de sus ojos, la indiferencia al verme, el hablarme como a escondidas, intentando quedar para más tarde, no hago más que preguntarme de que se esconde. E incluso siento cólera al pensar si se avergüenza de mi o de quien es y me mintió…. Ahora yo dudo y es algo que me provoca un gran malestar….

Sigo con la mirada perdida en mi reflejo, siento ganas de marchar, asco de esconderme, rabia por que actúe así conmigo……

La cuestión es que pienso que espera que sea yo quien se esconda para encubrirla, me pregunto por qué se esconde o de qué o quién, que le provoca temor, por que si es un tío, vamos se lo quito de encima rápido, lo que me molesta en verdad es que todavía no haya confiado en mi o no me pida ayuda, incluso el hecho de que no se de cuenta de que la amo……

Mi ojos se quedaron petrificados frente al espejo, acababa de admitir que la amaba, y de alguna manera sabia, tenía la certeza de que a la menor oportunidad le pediría matrimonio….. No me puedo creer que me lo esté planteando, nunca pensé en casarme, para ser sincera no era algo que hasta ahora se me hubiera pasado por la mente, solo el ver a mi hermana feliz de blanco, pero nada más….. Acabo de pensar en casarme, me he planteado tomar como esposa a Sandra y soy feliz, creo que esto va muy rápido y sólo la idea en sí me provoca ansiedad y ahogo, mejor salgo tomo lo que he pedido y huyo a la playa a ver si se me quita la locura matrimonial.

Vuelvo a mi mesa y mientras como, sin prestar mucha atención a la comida, la miro ir y venir de la cocina, su pelo ondeando como saludando con su exuberante belleza a cuantos ojos la observaban, de vez en cuando sus ojos y los míos se encontraban en fugaces miradas, siempre a la espera de la siguiente ocasión en que nos volvamos a cruzar y sonreírnos.

Uno de los camareros me mira mal, cuando se cruza con Sandra la empuja y le hace un gesto despectivo y ella agacha la cabeza, su actitud sumisa me ha sorprendido, no me ha gustado ver que la traten así, el camarero me vuelve a mirar con una de esas miradas amenazantes y despectivas, me dan ganas de levantarme y decirle que qué modo es ése de tratar a la clientela o al personal, si hay una rencilla me es igual no tiene perdón que actúe así, que a ver qué le he hecho yo, o mejor partirle la cara por tratar a mi chica así, no me gusta ese tío, me da que tiene interés en ella.

Me paso bastante rato mirando mi plato, cambiando los restos de lado como un niño pequeño que no quiere comerse la comida y juega con ésta, ella ya no mira hacia mi y esta muy tensa, eso me hace sentir como si la hubiera metido en problemas, pero en todo caso ¿qué puedo haber echo para que ella se vea así?, sólo la he mirado y eso no es pecado, cada vez estoy mas intrigada y determinada a saber qué le ocurre y sacarla de aquí, pero todavía tengo que averiguar cuáles son sus circunstancias, por algo tengo los títulos para saber qué hacer y cómo en cada caso y si es necesario contactaré con cualquier compañero, pero intuyo que tiene problemas y graves……

Me sirven el café, el individuo que me provoca malestar con solo mirarlo, me mira de lejos como si pensara que así me va a espantar y echar del local, amenazándome con esa actitud agresiva en su mirada, si nos vemos fuera pronto sabrá cuánto me intimidan sus amenazas, de la ostia que le pego lo tumbo delante de sus congéneres a que le vean cuan poca hombría tiene los de su calaña. No puedo negar que le tengo ganas.

Tomo el café y pago la cuenta sin más miramientos, el local esta perdiendo la corriente de gentío y se ésta quedando vacío, pronto irán cerrando el lugar, por lo que no queda mucho para verla y aclarar todo.

Con cierta desgana salgo del local, mostrando que no me atemoriza, me dirijo a la playa a buscar donde sentarme a esperarla, ahora que sé que la puedo ver no tengo ninguna prisa, tampoco es que antes la tuviera, la brisa del mar es embriagadora y me pongo de cara a ella dejando que me golpee su frescura en el rostro, mientras voy llegando a la arena…

Me siento al pie de una palmera, disfrutando aún de la brisa me recuesto en ella, la brisa fresca de la noche es muy agradable, el aroma a mar lo impregna todo, me dan ganas de vivir en la costa y no en la ciudad, mientras cierro los ojos siento que la paz es absoluta, es como estar en otro lugar, en un paraíso, en los confines de la civilización…..

Escucho una moto precipitarse hacia mí, abro los ojos pensando si no será el prepotente del local, su luz me ciega por lo que no distingo más que por donde llega, me alzo todo lo rápido que puedo y me protejo tras la palmera, la moto derrapa cerca y una voz me llama, sin dudar corro a la moto, es Sandra, me echa un casco y subo sin preguntas, aun no me lo he puesto y ella arranca otra vez precipitadamente, a duras penas consigo ponérmelo y protegerme la cabeza, el viento me golpea en la cara, los ojos me lloran y todo mi ser se me hiela por las ráfagas de la velocidad precipitada, al rato frena, ella se baja y se gira, observándome se quita su chaqueta poniéndomela, yo estoy tiritando, ella lleva otra debajo por lo que deduzco que vino preparada, me la quedo mirando sin palabras, asiente con suficiencia y vuelve a subir a retomar la carrera anterior, del modo
que conduce estoy segura de que huye.

Me sujeto a ella como puedo para no caer en marcha, al abrazarme noto un movimiento rítmico rozándome los brazos, me doy cuenta que son sus pechos meciéndose por la marcha y mal estado de la carretera, lo cual me hace sonreír, aunque también me provoca ganas de acariciarlos, dejo de pensar y sin darme cuenta una de mis manos se ha deslizado bajo su chaqueta, tomándole el pecho y acariciándolo, parece que no tengo pudor y menos vergüenza cuando la tengo cerca de mí, su espalda se arquea ligeramente, lo que me indica que le gusta y me da animo a continuar, ella en algún momento se retira de la carretera principal y se dirige a una arboleda, va aminorando la velocidad y se detiene, le coloca el caballete a la moto, y sin bajar se gira en mis brazos, besándome, yo la correspondo acariciando todavía sus pechos, fascinada por sus reacciones, se le escapa un gemido lo cual me hace sonreír de gozo de sentir que no le soy en lo más mínimo indiferente, ella acerca sus caderas a las mías, lleva una falda negra muy corta, parece que es el uniforme, siento su ansia y necesidad con sólo escuchar su respiración, su desahogo en mi cercanía es más que palpable y muy incitante… un coche pasa y nos alumbra, aun así no cesamos en nuestra entrega.

Me falta el aire, el raciocinio no me responde, mis caricias van mas allá de lo que se debería hacer en público….. La beso con hambre, la estrecho, y mi mano se adentra en ese lugar calido que espera ser mimado con la ternura de mis caricias.

Ella se abre y se acerca mas a mi, mi cuerpo se excita cada vez más al ver, sentir y escuchar sus respuestas, deseo ver su placer, sentir como se deshace, se desinhibe en mis brazos, introduzco mis dedos en su interior la acaricio con suavidad, ella responde a mi, me anima a seguir, me siento cada vez mas centrada en ella, en lo que siente en lo que hace, su instinto me guía, de un modo silencioso, como si no necesitáramos mas, solo sentirnos, cada vez se agita mas, su respiración está mas alterada, su mirada se centra en la mía completamente desinhibida, esta a punto y eso me llena a mi de algo que no comprendo, me gusta, y me inspira a seguir más rápido y profundo, su respuesta es clara, sus gemidos ya no son contenidos, su cuerpo se me entrega dándome a ver el éxtasis que le he provocado, la prueba de que ella es mía.

Sin dejar de mirar como su cuerpo se va relajando, la abrazo y recuesto en mi, sin moverme de donde he estado todo el tiempo, disfrutando de su entrega, mientras mi mente me deja claro que de ésta noche no pasa, que la verdad no puede seguir siendo un secreto, si nos afecta a ambas, sé que debería darle tiempo pero no soy capaz, algo hay que me provoca muy malos pensamientos, no quiero que sufra, que se esconda ni que huya, ni de mí ni de nadie.

La sostengo todo el tiempo, mirando sus cabellos escuchando sus suspiros, percibiendo de vez en cuando algún temblor, la abrazo protegiéndola de sus temores, yo que temía perderla la protejo ahora, la sigo sosteniendo cuando con una mano tomo el manillar, y arranco de nuevo, echando a andar con ella en mis brazos, manejo sin prisas la moto y no tomo velocidad, solo busco donde acomodarnos, donde estar en paz mientras recupera sus fuerzas del día de trabajo, de las horas pasadas conmigo, de lo exhausta que ha quedado en mis brazos..

Al final encuentro un caserón abandonado y medio derruido, está a punto de llover por lo que me apuro, es mejor meterse ahí con la moto y todo, lo primero que percibo al entrar es una peste putrefacta que tira para atrás, han debido de usarlo para pasar de fiesta ahí alguna noche haciendo botellón, tal y como ahora es habitual entre los festeros, para luego dejar el lugar mas abandonado de lo que estaba, la podredumbre la hay por todos lados, tomo una rama, y arrejunto un montón de papel y madera mas algo de cartón en el centro del bajo, saco un mechero que llevo por si acaso y lo enciendo, enseguida prende, por lo que no hará falta los focos de la moto ni gastar la batería.

Ella sigue adormilada, ella sigue en el mismo lugar donde la dejé asentada al lado de la moto, ahora que me fijo menuda moto es de las que una podría babear, una Kawasaki, busco unos cartones o algo mejor para sentarnos cerca de la hoguera ya que me noto el cuerpo algo entumecido pese al ejercicio de despejar la zona, hace frío, la temperatura ha bajado y la humedad se hace notar.
Algo de suerte tengo, un colchón y unos trozos de cartón que ponerle sobre para no rozarnos con los que este lleve, lo miro con aprensión y no huele de lo mejor pero bueno tampoco me puedo quejar, bueno si, prefiero mi propia cama…..

Tras colocarlo todo me giro hacia ella acercándome y la tomo en mis brazos una vez todo listo sintiendo su livianez, se me hace como llevar una muñequita, solo que mucho más hermosa, la tumbo y cuando me voy a sentar cara al fuego ella gira y se me abraza, la miro, sigue durmiendo, de alguna manera tengo la sensación que le da miedo dormir sola o al menos ahora.

El lugar es grande, se ve todo tipo de porquería debe llevar tiempo así, es mejor no alejarse del fuego por si los roedores, éstos lo rehuyen y tampoco es cuestión de que se les antojemos un manjar entre tanta basura. El humo sale por la puerta al patio trasero, que da a un gran huerto, o la tierra de esté ya que de igual manera está dejado de la mano de Dios.

Las puertas principales casi no se sostienen en sus goznes, es una lástima, si la tuviera la arreglaría y le devolvería su esplendor perdido, esto debió de ser un gran hogar en el pasado, estas casas hoy en día se van dejando desmoronar como algo que ya no tiene valor, al menos algunas se salvan tras remodelarlas por algunos ocupas, que las cuidan y viven en ellas.

Sandra se remueve a mi lado, habla en sueños…….”No padre, no me deseo casar, no padre tampoco te quiero deshonrar, padre no me obligues por favor, no deseo estar con el, aun por el bien del negocio, padre escúchame, no, no, no me pegues, si, si te entiendo, como quieras padre, de acuerdo, en Octubre, sí padre entonces seré de Gerardo, si padre, no te deshonrare.”

Me duele la mandíbula, de tanto apretar los dientes, su padre la obliga a casarse y seguro que ese tal Gerardo es ni más ni menos que quien me miraba mal…….

Empiezo a pensar a marcha forzada el como evitar que ocurra, ese desgraciado no la merece, hasta octubre tengo tiempo para arreglar algo y ayudarla, podemos marcharnos de aquí juntas, puedo aceptar una de las propuestas y cambiar de domicilio, dejar que mi hermana y cuñado vendan el piso y buscar algo alejado, mejor y difícil de que den con ella, yo me tendré que alejar un tiempo para tenerlo todo listo, pero esto es solo pensar, quiero hablar con ella sin demora, darle alguna seguridad, que pueda ver un futuro que ella desee y no impuesto.

- Sandra, despierta cariño.

- Ummmm, estoy tan cansada………

- Lo se cariño, tenemos que hablar mi amor, despierta va.

Ella mira alrededor, muy desorientada y me mira con desconcierto, vuelve a mirar alrededor en realidad no sabe ni donde se encuentra, me mira de nuevo a mi, y otra vez alrededor, gira el rostro con una mueca y alza las cejas……

- Empezaba a llover y puse la moto en marcha llevándola y avanzando despacio
teniéndote conmigo, vi este caserón abandonado y bueno lo vi buen refugio.

- eh, gracias Susana, siento haberme quedado dormida así tan pronto….

-¿Por qué te disculpas?, trabajas de mañana al horno, de tardes o noches al restaurante, ¿verdad?, has estado conmigo casi sin descansar, digamos que es imposible que no estés exhausta.

- Bueno si tienes razón, mi familia no sabe lo del horno, creen que lo dejé cuando insistieron con que volviera al restaurante entre otras cosas…….

- Gerardo, y tu padre……

Ella me mira con los ojos desorbitados, los cuales se le abniegan de lágrimas, me acerco a ella pero se retira de mi, así que no hago por darle consuelo solo miro el fuego y de vez en cuando a ella…..

- Me, me tengo que ir.

- No Sandra, por favor, quiero que hablemos que me cuentes.

- No debería ausentarme tanto Susana.

- Prometiste hablar conmigo en el restaurante, espero poder hacerlo ahora, he sabido lo del matrimonio y que no estas de acuerdo, al menos voluntariamente, hablas en sueños Sandra.

Ella baja los ojos y llora, cada vez más desconsolada, me siento morir viéndola así, desesperada por sus lagrimas rabiosa por partirle la cara a los causantes del dolor que ella vive, de cada lágrima que ella desprende por la agonía que debe llevar dentro.

Con algo de tartamudeo, intenta comenzar a hablar, al final coge aire profundamente y da pie a su desahogo.

- Mi hermano falleció, mi hermana no esta bien, tiene problemas mentales, así que el mejor partido soy yo, soy el premio a cambio de un digno precesor que siga llevando el restaurante hasta que yo le de nietos, entonces estos serán los herederos del local y la fortuna familiar, así lo ve mi padre, Gerardo me desea a mi y los ingresos que percibirá por el negocio, yo no quiero ni eso ni lo otro, estoy cansada de servir y que los hombres me miren como a un plato de comida caliente………

Yo la miro en un principio perpleja y luego dolida, siento su situación como mía, ya de por si desprecio a su progenitor, de igual manera odio a ese desgraciado obseso, no la tocará de ése me encargaré yo.

- Mi madre esta impotente, no ve como puede llevar la contraria, ella depende de él y ha de cuidar de Gabriela, mi hermana, ella y yo dormimos juntas, yo cierro la puerta para que nadie entre en mi dormitorio, mi madre sabe lo que siento, sabe lo que soy, ella está guardando dinero y yo sigo en el horno haciendo lo mismo, mi madre dice que solo puedo marchar y vivir por mi cuenta, y que no las llame, solo que salve mi futuro.

Volvió a llorar a la desesperada, esta vez, se echo a mi pecho y me agarro con fuerza, del mismo modo yo la cogí, decidido, la saco de ahí, mañana mismo comienzo con todo, voy a preparar nuestra vida juntas.

Consigo calmarla y le cuento de mis ahorros, de las propuestas y lo bien pagadas que están, de la posibilidad de conseguir un sitio como éste, arreglarlo para marcharnos juntas, sin que puedan hacer nada más, de que no tiene que temer, solo aguantar un poco, que lo que más quiero es que estemos juntas, pero que no llore más.

Ella me mira, me echa las manos al cuello y tiembla, creo que es de la impresión, se queda así hasta que se calma, yo sin embargo no puedo dejar de mirarle los labios, aunque pienso que no es el mejor momento, ahora más que nada urge arreglar la situación.

- Tengo que volver, solo tengo excusa de que se pusiera a llover y me refugiara, te puedo dejar donde tu coche y hablamos por teléfono, Susana si quiero, quiero estar a tu lado, quiero…

- Yo también Sandra, te prometo que lo arreglaremos, ten fe cariño, marchemos.

Salgo al corral, donde hay un pozal lleno del agua de la lluvia y lo uso para extinguir el fuego que nos daba calor, supongo que habrá otra ocasión que nos de oportunidad de pasar a su refugio en un momento u otro, a veces las cosas son más extrañas de lo que parecen.

Ella prepara la moto y la pone en marcha, al principio cuesta con el frío, pero al final arranca sin problemas, me mira y me sonríe, se pone el casco toda animada, una nueva mirada vive en sus ojos y me llena por dentro una sensación indescriptible, ella ya tiene valor para luchar, tiene esperanza, tiene una meta y esa meta soy yo, ese pensamiento me llena de regocijo.

Subo tras ella a la moto, salimos del edificio y le indico hacia donde, al poco ya sabe por donde llegamos y acelera, el viento frío me da en la cara, es como una bofetada de la noche, que me despierta y me hace pensar y pensar en como llegar a cumplir nuestro propósito, mientras miro al horizonte con mis ensoñaciones, la abrazo y ella ríe girando un poco la cabeza, como recordándome lo que hemos hecho hace poco.

Una sonrisa se me refleja en el rostro, se que la he hecho feliz, la abrazo con mas fuerza y ella ríe mas, sigue el camino, veo que está cerca de donde aparque mi coche y le indico que pare, me apeo y al despedirnos ella me besa, me toma el rostro y me besa con pasión como si no supiera cuando nos volveríamos a ver de nuevo, la miro a los ojos apenas el beso da a su fin, ella sonríe pero también contiene lágrimas, no sé ni como sentirme, le doy el casco y se marcha de mi lado, dejándome impotente.

Recorro con pereza el tramo hasta mi coche, sin muchas ganas de nada, si por mi fuera me hubiera marchado con ella a mi casa y allí la abría retenido incondicionalmente, pero también es cierto que de ningún modo hubiéramos solucionado el problema, aún así si el caso se da, marcharé con ella tan lejos como pueda.

Entro en el coche y lo primero que me viene a la mente es nuestro beso en el mismo lugar en el que estoy sentada, una sonrisa me viene a los labios y pienso en cuando tendré la oportunidad de acabar lo que empezamos aquella mañana…..


Vuelvo con calma a mi casa, al llegar apenas entro al patio miro el buzón, éste está lleno de propaganda, suspiro algo exasperada de verlo así, lo abro cogiendo todo lo que hay en su interior y subo al ascensor, con pereza voy separando cartas de propaganda, al llegar arriba abro la puerta llevando en mis manos una factura, y no presto atención de adonde voy hasta que llego a la cocina, allí lo dejo todo y levanto la mirada………. No estoy sola en mi piso, la mesa está puesta, también huele a comida recién echa. No puede ser otra que Carol, ha venido y me habrá estado esperando, desde luego no puedo negar que es persistente, aunque con todo lo ocurrido hoy no tengo ni ganas de hablar, menos de discutir sobre lo ocurrido……

Salgo de la cocina, me dirijo a la sala buscándola y la encuentro dormida, con un despertador en la mesa, me acerco sin hacer ruido para coger el despertador miro a que hora esta programado y salgo con él hacia la cocina, quedan 5 minutos para que suene, así que miro el horno y como pensaba esta funcionando y su reloj también programado para avisar a la misma hora.

Se quedó dormida, mientras esperaba a que estuviera lista la cena para cuando yo llegara, bien si lo pienso podría no haber vuelto hasta mañana…….

Apago el horno y las alarmas, vuelvo a la sala, y me siento en el suelo, al otro lado de la mesa, y apoyo la cabeza en el asiento del sofá, la miro y no puedo evitar sentir lastima de ella, me siento mal, se que se sintió muy mal tras lo ocurrido, que la herí y no la dejé disculparse, arreglar su mal acto, y aún así vino a mi casa y todo, se quedo esperando no se desde que hora haciéndome la cena.

Paso media hora sentada en el mismo lugar, pensando en todo en ella, en Sandra, en lo que tengo que hacer, en lo que quiero, en cuando o donde…. Cuando tenga claro del puesto que cojo, sabré donde buscar otro lugar, la cuestión es como sacar a Sandra y que pierdan la pista de ella, al menos hasta que se calmen los ánimos de su familia, lo veo todo tan complicado, lo único que tengo claro es que no podrá estar mucho allí, sin que pueda ocurrir algo con ese mal nacido.

Mis últimos pensamientos rondaban aun cuando noto como ella se remueve y estira la mano buscando algo, si claro el despertador que está en la cocina, la observo esperando a que termine de despertarse….

Hacia tanto que no la veía desperezarse como cuando vivíamos juntas, que me quedo observándola fascinada, como si fuera algo inusual, pienso que es mi hermana y a la vez se me hace algo tan especial verla estirarse y gemir, que empiezo a sentirme incomoda por lo que me provoca en ciertos instantes…..

Cierro los ojos unos instantes y me vienen a la mente multitud de recuerdos del pasado, de mi niñez a su lado, del cariño y la complicidad que compartíamos, y me hace sonreír algunos de esos momentos.

Abro los ojos y puedo verla estirarse conforme le incorpora, esta abriendo los ojos, no sabe que he llegado todavía, se la ve algo desorientada, pero no tarda en volver a saber donde esta, y la escucho suspirar con pesar, agacha la cabeza se alza del sofá y cuando levanta la mirada al despertador no lo ve, levanta una ceja, se esta agachando cuando de alguna manera siente mi presencia en ningún momento a mirado hacia donde yo me encuentro.

Gira la cabeza medio agachada y pierde el equilibrio lo que hace que caiga casi encima de mí pero consigue apoyarse en la mesa y quedamos con nuestros rostros cara a cara. Ninguna decimos nada, solo nos quedamos así como esperando a que la otra diga algo, pero ambas estamos como sin pensamientos, de alguna manera opto por incorporarme y la abrazo, desde mi sitio estirando de ella hacia mi, y dejando que su cuerpo caiga en mi regazo.

Ella chilla, y dios que agudo….. La mantengo abrazada a mi, y suspira otra vez, esta vez de alivio, al menos me evito las frases de disculpa, nos quedamos así bastante rato, ella me abraza y muy fuerte, en algún momento la noto temblar, y en mi rostro noto humedad….. Esta llorando, mi hermana llora por mi, seré idiota……… la abrazo con fuerza no me atrevo a decir nada, ella gime, parece que me pase.

Ella se retira de mi un poco, me mira y a mi se me cae el alma al mirarla, me coge el rostro y me mira a los ojos, luego me acaricia los cabellos, es como cuando éramos niñas, la miro sin retirar la mirada, a la vez que sigo recordando momentos como este, y por impulso le doy un beso suave en los labios y la abrazo otra vez, ella se queda como sorprendida y luego se echa a reír, yo con el rostro escondido en su cuello, sonrío, la pille desprevenida y bueno parece que va dejando su tristeza y malestar de lado.

- jajá jajá, dios no hacías esto desde muy pequeña, cuando no sabias que hacer, venias y me dabas un beso así y salías corriendo, como pidiéndome disculpas tímidamente.

- Si, casi no lo recordaba, hasta que me pillo la abuela y me dio un tremendo tirón de orejas….

- A mi me dio un sermón y que no permitiera ese comportamiento tuyo, que yo era la mayor y te tenia que corregir como debía.

- De ella no me extraña, me vigilaba todo el rato, siempre pendiente de mi por que no paraba quieta, estaba siempre lista para ir al medico…..

- Si, eras muy inquieta y atrevida.

Se levanta corriendo, y yo sonrío, se donde va tan apurada, piensa que el horno sigue funcionando, vuelve enseguida y se queda apoyada en el marco de la puerta, mirándome, sonríe con todo descaro, y yo me alegro vuelve a estar feliz, esta mujer es demasiado emocional, cambia de un extremo a otro como beber agua.

- ¿Cenaste?.

Ahora como le digo que si cene….. Debería decirle, pero se ha tomado tantas molestias que no tengo ganas de hacerle el feo, así que con la cabeza le indico que no, la miro de reojo, ella echa a reír.

- Mentirosa, sigues haciendo como siempre, cuando no quieres mentir no hablas solo asientes o niegas.

Río por la bajo, siempre me pilla, supongo que toda una vida es suficiente para saber hasta en lo que pienso, así que me levanto, y me dirijo hacia la cocina, tomándola de la mano, la arrastro conmigo, me siento a la mesa, y miro el horno con picardía, como esperando que la comida salga sola……

- Vaya eso es que cenaste algo, aunque no te lleno como debía……

La sonrío, disfrutando de esos momentos de intimidad que hacia que no compartíamos así, es como volver a ser niña, y estar entre sus brazos.

Ella medio bailando comienza a preparar lo que queda y se dispone a servir cuando llaman a su móvil, ella contesta, resulta que es mi cuñado, apenas le dice que acabo de llegar, que estamos apunto de cenar, le robo el móvil y me pongo.

- Hola José, disculpa las molestias, mañana libras si no me equivoco, pues mira, te la secuestro por esta noche, no se va para allá hasta mañana, jejejeje, así que te apañas con nuestra nena una noche, constrúyele un castillo y a dormir juntitos….

Escucho sus risas al otro lado del aparato, y le paso este a mi hermana que me mira perpleja, apenas unos monosílabos y cuelga, me mira como expectante, yo solo le sonrío con picardía y se que me lo estoy pasando como nunca.

Me siento de nuevo en la silla, ella me da la espalda y me fijo en como se mueve, ahora se por que los tíos babean a su paso, cuando vamos por la calle, como se mueve, jajajaja, esta mal pensarlo, pero si no fuera mi hermana….. Quien sabe.

Ella termina de servir la comida, sonríe a momentos a otros canturrea, pienso en Sandra en como sería estar con ella así, cada día, sólo pensarlo me siento muy feliz, mi mirada se ha quedado perdida en algún punto de la cocina, Carol me mira con esa mirada suya, que me intriga tanto tantas veces.

Cenamos mirándonos y riéndonos sin saber muy bien por que, solo nos sentimos felices, pienso en Sandra en lo que ella tiene que estar pasando y me siento muy mal por ella, mi hermana lo nota enseguida, deja su cubierto y me mira fijamente, sé que no le puedo ocultar nada, la miro, pero no me salen las palabras, ella se levanta viene a mi y me abraza, ahora es ella quien me da consuelo….

Poco a poco, con sus preguntas va consiguiendo que le cuente todo, según el momento, sus ojos se abren como platos y en otras se tensa, cuando no me mira con ternura, es como ver a un expresionista profesional, no me lo puede ocultar, excepto cuando trama algo…..

Tras pasar unas horas haciéndome preguntas, me agarra del brazo y tirando de mi me hace ir a la cama, la verdad estoy reticente me cuesta aceptar la idea de acostarme sin saber si ella esta bien, si se dieron cuenta de que marcho durante ese tiempo que estuvo conmigo.

Parece que Carol me intuye, pues me arranca de mi sitio con un soberbio empujón con el que llego a caer de cara a la cama, me giro mirándola, esta se ríe tapándose la boca, así que esta juguetona, interesante, se me antoja……

No termino el pensamiento, ya que agarro la almohada y se la lanzo, esta le da en el rostro, ella chilla de la sorpresa, lo que me anima a buscar otra y los cojines en segundos van y vienen a través del espacio que nos separas, mientras gritamos y reímos, ya no somos adultas sino dos crías pequeñas que se están divirtiendo de lo lindo.

En algún momento dejamos de lanzárnoslos y sin poder aguantarnos mas, nos dejamos caer ahí donde nos encontramos con todo desparramado a nuestro alrededor, y reímos sin cesar, señalándonos la una a la otra, solo recordar nuestras muecas nos provoca mas risas….

Ya no podía mas….. Miraba la cama con anhelo, pero sin poder evitar pensar en todo lo que habíamos compartido ahí….. Al final me levanto, le doy la mano a mi hermana, la alzo y nos dedicamos a recoger y preparar la cama, nos cambiamos dejándole uno de mis pijamas, y nos metemos en la cama, estoy tan agotada que apenas toco la almohada caigo dormida.

A la mañana siguiente, me levanto con prisas sin acordarme que tengo una semana libre… mi hermana, en la cocina me mira corriendo como una posesa de un lado a otro, mientras yo ni recordaba la llamada de mi tío, mientras charlamos la noche pasada, ya que no le di importancia, iban a hacer unas obras en las oficinas, así que estaríamos sin ir esos días, cuando cojo la maleta para salir corriendo de casa, me quedo parada acordándome de ese echo, en ese momento mi hermana a mi espalda rompe a reír en carcajadas, desde luego hice un buen espectáculo, yendo a la pata coja mientras me ponía los calcetines e iba a por el traje, como corriendo de un lado para otro preparándome y tropezando, sin saber que desayunar y robándole la tostada….

Será borde…. Si ella sabia, que no iba y se lo calla solo por verme hacer el ridículo, me giro la miro de cara…….

- ¡Mamonaaaaaaa!, te has divertido a mi costa Carol, ya te vale, ¿qué ha sido divertido verme tropezar y vestirme a medias por la casa sin acordarme que no tenia que acudir hoy a la oficina?.

Ella me da la espalda mientras se ríe, y me deja en el vestíbulo como una tonta que ha hecho bien ridículo dándole su espectáculo, vaya manera de comenzar la mañana, desde luego si necesito un café y bien largo, o no sabré que otra estupidez haré en el día de hoy, además he de aprovechar para solucionar cuanto antes la situación de Sandra y evitar que ese…. Le toque un pelo, no tengo ganas ni de pensar en ello, pero es algo que no paro de tener presente, mas tarde pasare por la panadería y me la llevaré a comer, así podremos hablar y me llevo a Carol, a ver si con los recursos de ambas podemos dar mas prisa a la solución y evitarnos mas malestar y quebraderos de cabeza.

Tomo el teléfono, empiezo a hablar con conocidos cuyos negocios u ocupaciones abarcar préstamos, deudas e hipotecas…. Tras esto, llamo a otros con buenos contactos en las jefaturas de policía, en los que solicito todo lo que puedan sacar del padre y prometido de mi chica, así con todo, tomo decisión de tomar medidas de protección para la madre y ella más la otra hermana….

Mi hermana habla con unos antiguos conocidos, los cuales le deben algún favor que otro, estos se ocupan de manejar todo lo que se sabe en la calle, así que concertó una cita en grupo, con lo que nostras saquemos y lo que se pueda luego reunir, tenemos que movernos, es lo que tiene que tu hermana haya sido policía algunos años…. Hasta que se casó y tuvo a la pequeña, cumplió su sueño de tener una familia…

Ya llegaba a ser la hora de comer, no nos apetecía cocinar, así que decidimos comer fuera, antes de eso, le dije de pasar por el horno, donde ella trabaja, así mirar como se encontraba, cuando llegué, la sangre se me heló al verla, tenía la mejilla y el ojo derechos hinchados y amoratados…. Luego una cólera ciega me arrolló, mi hermana se me agarró con fuerza, no me salían las palabras pero si el ansia de venganza, de acabar con el desgraciado que la había golpeado….

Otros brazos me sujetaron en cuestión de segundos, yo solo quería soltarme y salir con toda mi rabia al local del día anterior y barrer el suelo con él…..

Su voz me contuvo, su llanto me apaciguó, su dolor me caló tan hondo que no fui capaz de nada mas que abrazarla y respirar, respirar ese aroma que me hacía sentir tantas cosas, que con solo tenerla a mi lado, me sentía como señora de todo lo que posee y siente, como si fuera ella mi todo….

Apenas percibí un suspiro a mi espalda, y recordé que estábamos en la calle, haciendo un espectáculo por mi causa, que mi hermana había temido por lo que pudiera hacer…

Gire la cabeza y la mire al rostros, ella miraba al suelo pero me notó, y me miro, yo la asentí indicándole que tranquila, ella me devolvió el gesto, y yo ladee la cabeza y la sonreí, supo en seguida que le pedía perdón… se echó a reír y eso me dejó mas tranquila, mi chica nos miraba medio sonriendo también.

- Sandra, quiero que me cuentes esto, -acariciando con extremo cuidado su rostro- que ocurrió, vamos a comer, si no es problema ven con nosotras, luego te acercamos, venga cariño, sé que no tienes mucho tiempo…..

- Sí voy, esta tarde no me toca turno, el jefe me ha visto la cara y me ha pedido que vaya a descansar… creo que le he dado pena –me dice esquivando mi mirada- así que si quieres podemos pasar mas tiempo, pero tengo que estar para la hora de cierre de camino a mi casa, me toca turno en el local toda esta semana de noche.

Ella vuelve al interior del horno, mi hermana me pone la mano al hombro, diciéndome a cada rato que estuviera tranquila, a lo que yo solo pienso, es fácil decirlo pero sentirlo y no dejarse llevar, no es mismo, como se está una tranquila cuando ve las marcas de los daños que otros le causan a la persona que amas, no de lejos creo que alguien pudiera…

Ella vuelve a salir, se cubre la cara con unas gafas, con el rostro bajo, escondiéndolo, la rabia me carcome, siento como si la hubieran humillado y solo pienso si no le habrán echo algo más….

La tomo de los hombros, la acerco a mi y la llevo así conmigo, mi hermana cogió el coche y se puso al volante, yo en vez sentarme de copiloto lo hice atrás a su lado, ella esta abatida, no habla ni sonríe, sólo mira por la ventana, siento que tengo que conseguir que salga de ese mutismo, aunque no se me ocurre cómo, la cabeza no para de dar vueltas a las posibilidades, a soluciones, a sus razones para estar así, a todo lo que pueda haber sufrido y si esta será la primera vez una de tantas otras….

No me siento capaz de dejarla volver para encontrarla peor, no quiero que vuelva para ver como se marchita, no siento su alegría y eso me amarga por dentro, la abrazo intentando hacerla ver que la voy a proteger, así y todo cómo sea……

Le digo a mi hermana que me deje en un sitio, y que la lleve al restaurante donde comemos juntas, tengo en mi cuenta suficiente como para dar la entrada para una casa, y dinero a plazo fijo, con lo que ganaba me mantenía así que no tenía que echar mano de cuanto ahorraba, mi hermana me ha dicho que ella también tiene algo y si Sandra también como me contó, quizás hallemos un lugar lejos donde no la localicen….

Entro en una inmobiliaria dónde la dueña me debe varios favores en los juzgados, así que puede que le saque ventajas…. Al entrar me mira sorprendida, me recibe con aprecio y gusto, no tardo en comentarle lo que busco y que me urge, así como confidencialidad absoluta, ella asiente y aceptando mis condiciones, así como encontrar rebajas, estaba apunto de salir cuando me llama la atención y me indica que me acerque de nuevo, me enseña la pantalla del ordenador y en ella se ve una casa como un caserío, que no esta mal y me explica el terreno que tiene y todo, así como la situación de ésta, la miro esperando un precio ella me lo daba sin preámbulos y me indica que se puede rebajar, yo aun no me quito la sorpresa, la localización es de otra ciudad, de la provincia de al lado, y es una de las zonas donde se me ha ofrecido un buen empleo…..

Le pido su móvil y le indico que esta noche hablamos con calma, le pido así y todo su número de fax, para arreglar papeles también me llevo copias de las fotos de la casa para que las vea mi hermana, la dirección tomé nota, así que me acercare cuanto antes….

Me reúno con ellas, mi hermana niega con la cabeza, Sandra no come ni habla, al llegar alza la cabeza y apenas un haz de luz se asoma a sus ojos, aun tengo una esperanza de recuperarla, de que vuelva a sonreír….

Entre carantoñas y mimos consigo que vaya comiendo, mi hermana nos mira con atención y disfruta de verme tan atenta a ella, supongo que es normal si no me ha visto interés por casi nadie, ni tan tirada para adelante por alguien, solo tengo una seguridad y es que tenemos que estar juntas.

Al volver al coche, ella se derrumba mi hermana se queda fuera, y yo con ella en el interior, la ventana está semi bajada por lo que sé que Carol lo escucha todo…

- Susana, no puedo volver y tampoco dejarlas allí….

- Cuéntame que ha ocurrido, quien te ha dañado, quien te ha roto de esta manera Sandra.

- Mi padre me apalizó, tras ver que salí sin permiso, ha puesto a alguien a controlarme en las horas del trabajo en el restaurante, ahora me encubre un profesor de la universidad y creen que estoy en las aulas, pero ya me saque el título, este profesor ama a mi madre, y haría cuanto fuera, pero ella no se puede alejar sin antes sacarnos, como tampoco pedir la separación sin represalias.

- Sigo aquí, casi tengo un lugar para vosotras, ahora saldré a verlo, así que tranquila podemos dar casi todo de golpe con lo que Carol y yo tenemos, nos faltara algo pero eso lo puedo poner a plazos, así como que habrá que hacer reparaciones….

- Yo tengo dinero ahorrado a escondidas y mi madre joyas y otros ahorros que esconde para huir con mi hermana, pero no se puede mover y encontrar el modo todavía, y eso me mata a mí, soy el trofeo ya mancillado de ese desgraciado…..

- Mancillado…….

- Anoche tras la paliza me tomó por la fuerza, me violó, me insultó y me dejó en claro que ya no tendría salida si en mi seno llevaba un bastardo suyo.


Mi hermana entra precipitadamente, la toma de la barbilla, la besa en la frente, asiente y se pone al volante…
saori sama
Mensajes : 162

Fecha de inscripción : 31/10/2014

Edad : 43

Localización : en brazos de mi Batwoman

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Delfi22 el Lun Nov 17, 2014 6:36 pm
Primero que nada ..holaaaa...era una lectora fantasma y nunca dejaba mensajes, hasta ahora solo puedo decir que tu historia me encanta y espero verle el final.Y esperar el nuevo capitulo...
Delfi22
Mensajes : 18908

Fecha de inscripción : 06/11/2014

Localización : En el espacio infinito

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por saori sama el Mar Nov 18, 2014 2:42 pm
hola me alegro ke te guste tanto y trankila hay un capitulo mas ke da al final, para el fin de semana lo editare y podreis disfrutar de la historia entera, ademas tengo mi blog si en algun momento te interesa mandame un mp

saludos!
saori sama
Mensajes : 162

Fecha de inscripción : 31/10/2014

Edad : 43

Localización : en brazos de mi Batwoman

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por saori sama el Sáb Nov 22, 2014 3:13 pm
IV CAPITULO



Casi como si no hubiera otra cosa más importante que para mí no la había, Carolina
la lleva a jefatura la pone en el despacho con el jefe de ésta, que parece ser que fue su instructor, éste la escucha con calma, así como le da a mi hermana todo lo que pide para la protección, luego corriendo nos arrastra a ambas a la psicóloga que atiende estas situaciones, se ocupan de la denuncia, mi hermana envía a unas colegas y les dice que coman en el local, les da una nota y una foto de la madre de Sandra, mas tarde sé que las va a sacar de allí, el jefe saca unas llaves y me las da, yo le miro como si no estuviera segura ya que está pasando….


En eso aparece la mujer de la mobiliaria y me mira sonriente, se abraza al jefe y yo miro a mi hermana, esta me sonríe toda pícara, así que me estaba controlando a fin de cuentas.

Dos chicos de uniforme se acercan a ella.

- Jefa, aquí tiene cuanto nos pidió, ese individuo es de mucho cuidado, hay mas de lo que se suponía.

- Carol, no se pero te confunden ahora con tu jefe o sigues dando esos aires….

- No Susana, volví a la jefatura con un puesto en estos casos, así como de trabajo incubierto, yo soy quien manda aquí, hay mucho trabajo que muevo en casa y mucho otro que hago desde la calle, también te diré que el tío no cerró por obras, sino por trafico ilegal. No podía decirte nada, todavía hasta que todo estuviera en los tribunales lo siento.

- El tío traficando, tu eres la jefa de la policía, yo idiota de paso, sin enterarme de nada.

- Anoche ya puse vigilancia en el local que trabaja Sandra, conforme te dormiste me ocupe de todo, ahora que ya conocen algo los movimientos miraran de sacarlas de allí, el violador es un delincuente de un prestigio a tomar muy en cuenta, parece que el padre de ella también tiene algunas cosas por las que tiene que dar la cara, así que tranquila, la casa la esta supervisando mi compañero, bueno le que se suele ocupar de enlazar todas las intervenciones con los miembros, yo soy quien da vía libre y pone los casos en manos de los mas adecuados según sea la situación, entre muchas otras cosas.

- ¿qué hacemos ahora?

- Nada esperar a que las traigan, solo coge el vehículo y ves con Armando, él se ocupa de lo que haga falta en mi ausencia aquí, te ayudara a coger cuanto te haga falta y todo lo que haya llegado al fax se lo pasas a él, así cuanto más tengamos mejor.

La abrazo, sin aun creerme que ella sea la jefa de todo esto, emocionada por no verme sola en algo así, como feliz de sacar a Sandra de ahí, también de ver que les podía dar un hogar a ella y su familia. No quiero soltarla solo me dan ganas de llorar, aunque no me sale nada de la congoja que siento dentro.

- Sandra cuando salga, me la llevo al ginecólogo a que la exploren y se le realice un diagnostico, así como que confirmes o nieguen si está en estado, en tal caso tiene derecho a un aborto dadas las circunstancias…..

- Quiero acompañarla, no quiero dejarla sola y menos en una consulta, si le dicen que esta preñada como que quiero estar ahí apoyándola no en mi casa.

- Correr, te esperare con ella aquí, mientras traen a su familia, las llaves son de la casa, a ellas tras tomar testimonio cuando lleguen, las trasladaremos a la casa, estate tranquila Susana, ahora me he de ocupar de todo, para que esté listo y los cojamos antes de que sepan que está pasando.

Apenas lo dice ya estoy saliendo corriendo por la puerta con el tal Armando a mis espaldas, cojo el coche y salgo casi sin control, cuanto menos tarde mejor, Armando me pide calma, que no se van a ir sin mi, y que peor seria si provocamos un accidente, asiento sabiendo que tiene razón, y por dentro a regañadientes pensando que tenga que dársela.

No tardamos en llegar, pues aun con las peticiones de Armando a cada rato aceleraba, y bueno digamos que me salté más de un semáforo en ámbar, así que deje de contar a mitad de camino las regañas de mi acompañante y sea dicho de paso, el pobre casi se ve obligado a quitarme del volante y amenazarme de quitarme el permiso de conducir, dios le gruñía y todo, a lo que el sonreía pues veía que aminoraba pero en cuanto veía todo despejado, yo le daba al pedal de acelerar….

La verdad no me fue fácil seguir hacia delante pensando en todo y sabiendo que la dejaba allí sin mí, pero al menos tenía la tranquilidad de que estaría segura y también que mi hermana estaría a su lado en todo momento.

Apenas aparque casi no le doy tiempo a mi acompañante para salir y este ahora en vez reír bufaba, a lo que era mi momento de sonreír aun siendo un momento de dicha por que ya solo era salir corriendo de vuelta en un tiempo record no tenía ganas, ni de eso, sólo quería llegar y volver a su lado.

Bueno era momento de demostrar sangre fría, le cedí a mi guardián la delantera, las llaves y lo acompañé siguiendo sus instrucciones, al llegar a mi planta, lo contuve, la luz del rellano no funcionaba y salía un alo de luz de debajo de la puerta de mi casa, le di aviso y éste pidió refuerzos, le indique de que subía arriba con otros vecinos a esperar y no interferir, ya que era lo correcto, y no quería fastidiarla a esas alturas, Armando asintió y no tardó en llegar apoyo al edificio, llamaron a la puerta en la que indique que esperaría y abrí, a mis conocidos vecinos, les dije que avia alguien en mi domicilio y que pensaba que era un ratero, y que como iba acompañada de un amigo policía este se estaba ocupando del asunto además de pedir ayuda, así que no hacían que darme palabras de consuelo y animo, con la idea de cómo me iba a encontrar mi domicilio tras el registro del maleante….

Yo a mi pesar, pensaba en algo mucho peor, que supieran donde vivo y quién soy o que soy para Sandra, y estuvieran investigándome así cómo esperándome para algo muy poco honesto y decente….

A los pocos minutos se escucha todo el revuelo de un forcejeo debajo de mí, unos gritos y destrozos, también como se le persigue a la escalera dónde es contenido por el apoyo solicitado, y ahí acaba todo por lo que parece, mi compañero de viaje y guardia sube con un móvil en mano, y me enseña unas fotos de dos individuos y que efectivamente a uno lo reconozco sin duda, ese desgraciado tuvo el valor de venir a buscarla a mi casa e introducirse en ella….

Le indico quién es y Armando asiente y me dice que ya lo sabía pero buscaba una confirmación y que si conocía al otro, a lo que yo reconozco que no me suena en absoluto, apenas llegan a la calle ya que yo lo veo desde la ventana, en esos momentos, el violador de Sandra golpea a uno de los guardias y el otro es tirado por una moto que se cierne por sorpresa sobre estos y el detenido escapa subiendo a la moto sin perder tiempo, con las manos aún esposadas a la espalda.

Todo me hierve, la cólera me sube con la adrenalina y miro a Armando con ganas de degollarle a él, se suponía que había un cerco alrededor de mi domicilio, esto no debería haber ocurrido, salgo en embestida del piso en dirección al mío, como era de suponer todo revuelto, mi chica sola en la comisaría y yo perdiendo el tiempo en esperar que detengan al causante del daño que ella ha sufrido y tengo que presenciar como se les escapa….

Con él a mi espalda siguiéndome voy recogiendo entre el revoltijo todo lo que mi hermana espera, ropa para ella y para mí, mi documentación y todo lo necesario, ya de paso preparo algo de comida para llevar de lo que hay en la nevera, para el camino por si acaso, las fotos compruebo si faltan, efectivamente falta una en la que estoy con mi hermana y su familia, llamo en seguida a Carolina dándole la noticia mientras compruebo dónde ésta la agenda que mi abuela tenia en un cajón en el recibidor, para mi mayor cólera ésta también falta, y se lo notifico esperando que sea a tiempo y pueda sacarlos del peligro que corren, ése tío cada vez me da más miedo, pienso en proteger a la persona que amo y veo en peligro al resto de mi familia a los que quiero con locura, como ocurra algo ése no sale vivo, de eso estoy segura.

Armando va tomando nota de todo lo que le indico que descubro como lo que falta o se ha movido de habitación como si lo hubiera estado inspeccionando con más detenimiento para que tomen huellas o pruebas, así como lo que puede haber sacado en datos o información de ello, gran parte de lo que conseguimos reunir estaba esparcido por todos lados destrozado pero no inservible todavía ya que los datos todavía se podían comprobar y volver a recopilar, con todo la rabia que siento es cada vez mayor, al final no aguanto salgo de ahí con ganas de partirle la cara a quién se me ponga en medio y en verdad esperando a que cualquiera lo haga, me dirijo a mi coche sin prestar atención a nadie, lo que vine a buscar lo llevo conmigo y lo que podría haber ayudado en verdad, está perdido por el momento….

Antes de abrir la puerta del conductor mi acompañante me impide entrar al asiento del conductor y me indica que me ponga en el copiloto lo miro desafiante y éste se muestra con toda la calma, esperando a que ceda, finalmente lo hago por no perder mas rato así ya que mi única idea es volver cuanto antes junto a ella y alejarme de todo.

Resoplando me siento, mientras Armando se dirige a uno de los vehículos aparcados y coge algo de su interior, tras esto vuelve con ello bajo el brazo y hablando con la radio, espero intentando mostrar paciencia o al menos calma, la verdad ninguna de las dos son de mi agrado en ese momento, observo como llega a mi lado y pega algo con un imán o ventosa al techo, no estoy segura pero mete un cable al interior con una clavija para enchufar al cargador del mechero….

Da la vuelta con prisas, se sienta poniéndose el cinturón y poniendo en marcha el coche y apenas hace maniobra para salir, enchufa el cable de lo que colocó arriba, empieza a sonar una sirena y una luz parpadeante se ve apenas desde mi sitio, sacó la cabeza y sólo puedo sonreír, la sirena de emergencia de los policías de paisano, es lo que ha colocado al techo, eso nos dará prioridad en el camino hasta la comisaría.

Saliendo de la calle pasamos por un puesto de vigilancia, el cerco, a buenas horas, un tanto tarde, pero supongo que hasta que no acaben de investigar hechos y registro de mi domicilio estará dando trabajo a los vecinos de la zona.

Apenas salimos del cerco mi chofer toma velocidad poco a poco, conforme va pasando de una zona a otra dejando atrás edificios y tomando la autovía exterior para dar una ligera vuelta y entrar hacia la comisaría por otro sitio donde no hay tanta zona urbana.
Enseguida llegamos para mi regocijo, dejo todo en el maletero excepto la documentación recopilada, y salgo corriendo hacia el interior, hay mucho revuelo y un hombre enorme gritando en medio de lo menos 4 policías que intentan llevarlo hacia el interior y sacarlo del recibidor, para no alterar mas a los visitantes por así decirlo….

Cuando me guían por otro lado donde mi hermana está acompañando a mi chica y a su madre y hermana, veo cuan demacradas están estás y lo que es peor el cómo tiemblan, al escuchar otro grito del gigantón de fuera, estás dan un respingo tremendo y la tensión que percibo en ellas aumenta….


Si la cólera de antes era grande esta vez no me pude contener… salí de ahí decida a todo con toda mi alma encendía de odio, Armando, aún en el pasillo que da al recibidor, me cierra el paso a un aviso de mi hermana, me da igual, estoy dispuesta a pasar por encima de él y de quien sea….

Estoy a unos metros y no me voy a detener, es algo que tengo claro, ese bastardo se merece toda la miseria del mundo y yo estoy dispuesta a darle una parte de ésta, va a pagar con la misma moneda el daño causado a mi chica y su familia, no merece seguir pisando el mismo suelo que ellas, aunque me pareciera extraño, así eran mis pensamientos y la verdad no me desagradaban en absoluto puedo decir que incluso me daban mas fuerza a cada paso que daba, y mi decisión se volvía mas inquebrantable, hasta que su voz se interpuso entre yo y mi objetivo, ella me llamaba, gritando desesperada, me suplicaba, me he quedado ahí, paralizada, sin poder mover un músculo y con toda la rabia en mi, contenida con su voz, me sentía impotente, de golpe y porrazo no era capaz de seguir adelante e ir en contra de su deseo, sólo hubo una razón, no la podía lastimar aún mas, solo deseaba cuidarla y satisfacerla, volverla a ver sonreír, y sabia que haría lo que fuera que ella me pidiera, incluso no hacerle pagar a aquel desgraciado, todo el daño que le había causado, solo por petición suya, callaría, me contendría, con tal de hacerla feliz....

Y ahora ahí estaba yo, sin saber si mirarla, sin saber que hacer en ese momento, con todos en guardia a mi alrededor, yo impotente e indecisa, ella ahí esperando, yo sin valor a mirarla y con toda la rabia contenida, con ganas de gritar y patear lo que fuera….

Era difícil mirarla a los ojos, sin sentir dolor y rabia a la vez, sentía la necesidad de rehuir su mirada, pero con todo, su voz me atraía, su dolor se imponía a cualquier otro impuso que de mí naciera, ya que por encima de todo me superaba la fuerza de protegerla y cuidar de ella, y sólo negarme a ello me provocaba un malestar mayor,
era como traicionar mis sentimientos, un código que en mí siempre hubo, de modo silencioso, el de por encima de todo proteger, y por supuesto mi prioridad, la razón de mi ser, mi mayor tesoro, era ella, no necesitaba mas explicaciones, no tenía que buscar una razón cuando entre mis brazos, tenía en su mirada todas las que pudiera buscar u encontrar....
.
Sin escucharla llegar a mi, noto como con suavidad me rodea con sus brazos, como me abraza desde atrás, como se recuesta en mi espalda y así se queda, sin decirme nada, en el fondo no hacía falta, como por magia toda la rabia contenida y la impotencia empiezan a abandonarme, con calma casi como si temiera asustarla, me vuelvo entre sus brazos, colocándome de frente a ella, su cabeza no se alzo, solo espero a que yo me volviera para volver a recostarse en mi, y así siguió hasta que yo dudando le correspondí al abrazo, su cuerpo se relajó, era increíble esa tensión que ella contenía, casi imperceptible, solo con un cambio se percibió en su totalidad como ella se relajaba y se entregaba ya por completo a mis brazos.

Supongo que a simple vista es incomprensible, pero bueno, así de simple era saber que a su lado me convertía en un animalito sumiso, capaz de lo que fuera por una palabra suave de su ama, dios si lo pienso así es ridículo, aunque en parte tierno, mientras evite mirarme a mi como ése animalito, he de admitir que me da reparo verme de ésa manera, más bien vergüenza, sólo puedo pedir que Carolina no se dé cuenta, por que no soportaría su mirada, pero la verdad tener a ese trocito de cielo en mis brazos era lo más maravilloso del mundo, aunque ahora siento la necesidad de que vuelva a brillar el sol en su vida, que su sonrisa vuelva a relucir en su rostro, que recuperé la felicidad, aunque aún se tenga en pie, noto en su silencio que por dentro está rota, lo que más me inquieta es si conseguiré sanar alguna vez ésa herida, si aunque recupere la alegría, si obtendrá la paz en su vida y la seguridad, la certeza de que todo quedará en el pasado, aunque éste no desaparezca...

Algo me despierta de mis cavilaciones, noto tensión en Sandra, la miro con atención lo que percibo es sorpresa, y muy grande sea dicho, es como si viera un fantasma, pero en vez tener miedo, no se lo creyera...

Alzo la mirada siguiendo la de ella, al punto hacia donde mira tan atentamente, algo se revuelve salvajemente en los brazos de la madre de Sandra, mi hermana está al lado de la mujer como intentando razonar con un animal que gruñe y se revuelve con gran rabia, de pronto una mole de ropa se tira contra ella, apartándola de su camino, apenas tengo un instante para interponerme entre mi chica y lo que sea que se dirige hacia nosotras, tardo un momento en comprender que ese amasijo de ropas, fuerza y rabia, no es un animal sino mas bien la hermana de mi chica, que viene como a la carga contra mí, me quedo como paralizada, sólo pienso...”se me tira encima y no sé que hacer...” mi cuñada, ya que de otra manera no la podía considerar, se lanza contra mí, me empuja gruñendo, no se en que momento empieza a gritarme “déjala” o “no la hagas llorar” en un momento que no se precisar, escucho “eres mala”, por supuesto se me cae el alma al suelo, no se cómo explicarle que no quiero hacer llorar a su hermana, que la amo, aunque no creo que sea lo mejor que le pueda decir a una chica con deficiencia mental, pues la verdad ignoro hasta donde comprende la muchacha, por alguna razón la abrazo con fuerza, la sujeto contra mi pecho, y desde luego no es una empresa fácil, pues me muele a golpes, desde luego es fuerte y mucho, lo que me provoca diversión, consigo llegar a su oreja donde le susurro que no haré daño a su hermana si ella no quiere, que yo quiero mucho a su hermana, que no seré mala, y si lo soy me puede pegar.... escucho un sollozo algo entrecortado, sus golpes empiezan a ceder y me siento suspirar de alivio, la abrazo con mas fuerza, la impresión de un cambio tan brusco me deja algo desorientada, aunque de alguna manera comprendo que está aceptando mi palabra, que confía en mí, aunque no se si alegrarme o temer decepcionarla.

Miro a mi alrededor al percibir varias sombras cercanas a mi, ya hacía un rato que no prestaba atención a mi alrededor, una es mi hermana que me mira con algo de sorna y no sé si considerar ese brillo de ojos suyo, admiración o que le divierte mas de lo que expresa, la otra con lagrimas en los ojos y bastante desconcierto es Sandra, algo mas apartada, apoyada en el marco de la puerta se halla la madre, con la boca abierta semioculta con su mano, llorando desconsoladamente aunque algo me dice que no es cómo antes, hay algo que ignoro, mi intuición me lo dice, siento gran curiosidad por saber la razón de tanta sorpresa, es como si algo hubiera cambiado en esos instantes, algo impensable acaba de suceder, y en mi opinión tiene que ver con este amasijo de lloros y rabia que me agarra como si la vida se le fuera en ello..... Mi chica, se acerca con cierta cautela, me mira de vez en cuando, mostrándome cautela, posa con suavidad sus manos en los hombros de su hermana, ésta la mira como decidida a no soltarme, dios no se si sentirme alagada o presa de su abrazo, pero la cuestión es que no tengo mas remedio que esperar a ver que sucede...

La chica cede a la petición de su hermana y se deja guiar por ella de nuevo a la sala de donde salió anteriormente, allí la toma su madre entre sus brazos con dulces susurros con el animo de calmarla y endulzar de nuevo, como a un bebe tras un momento de rabieta, se me hizo tierna la escena, pero mi atención no tardo en cambiar de lugar, para centrarse en algo más íntimo... Noto como con suavidad me rodea con sus brazos, como me abraza desde atrás, como se recuesta en mi espalda y así se queda, sin decirme nada, en el fondo no hacía falta, como por magia toda la rabia contenida y la impotencia empiezan a abandonarme, con calma casi como si temiera asustarla, me vuelvo entre sus brazos, colocándome de frente a ella, su cabeza se alzo, solo espero a que yo me volviera para volver a recostarse en mi, y así siguió hasta que yo dudando le correspondí al abrazo, su cuerpo se relajó, era increíble esa tensión que ella contenía, casi imperceptible, solo con un cambio se percibió en su totalidad como ella se relajaba y se entregaba ya por completo a mis brazos.

Cuando volví a alzar la mirada, para ver hacia donde llevarla y sentarla a mi lado en un lugar tranquilo, me encontré casi a solas con ella, mi guardián seguía a mi espalda, manteniendo cierta distancia, mi hermana me esperaba en el marco de la habitación de donde salía con la hermana de Sandra, la cual la abrazaba con fuerza, pero ya sin llorar, parece que la había adoptado como segunda hermana, a mi parecer se ha ganado una gran aliada, en mi contra o a mi favor, según como yo le simpatice dicho de paso.

La escena se me hacia curiosa, las dos hermanas abrazadas por otras dos hermanas, la verdad pienso que aunque bajo condiciones distintas se hace algo cómico pensarlo, parece que mas que una suegra voy a tener una madre y ella cuatro hijas, no me puedo creer que ando pensando en estos momentos, no se si por ridículo, o por precipitado, aun no me consta si esta mujer que espera sentada acepta la condición de su hija y lo que es más, que yo sea su pareja, tampoco creo que sea momento de planteárselo a fin de cuentas.

Con suavidad guío a mi dulce pareja hacia la sala donde me recibieron anteriormente, apenas llego al marco donde me esperan mirándome con curiosidad, mi cuñada me mira de soslayo, como si analizara si le gusto o no, si confía en mi o mas bien no se acercaría, acaricio a Sandra mientras espero a ver la siguiente reacción, ya que algo me dice que es un momento muy importante entre ambas, mi hermana le acaricia los cabellos como apaciguándola, supongo que la idea de que quisiera dañar a su padre no la debe de simpatizar….

Bueno entre abrazos intentando no caernos, consigo llegar al interior de la sala donde la madre se encuentra sentada, y encogida por los aun persistentes gritos, aun demasiado cercanos para conseguir ignorarlos, parece que se oyen mas en esa habitación que en el corredor donde nos hallábamos antes, retiro la mirada de la mujer y la fijo en mi hermana esta me hace un gesto de asentimiento y otro que me indica que la siga y luego a las demás, parece que nos va a cambiar de lugar, o al menos parece que es lo que tiene pensado, le indico a mi cuñada que vaya con mi hermana, esta mira a Carolina y se emociona, en verdad que la quiere es alguien muy cariñoso, por mas loca que este en mi opinión, bueno no tan loca si ocupa el puesto en jefe de la comisaría, pero bueno diría que extravagante, aunque no se puede negar que a todos los críos pequeños y grandes les encanta, es como algo refrescante para ellos tanto color, solo falta que un día se me presente con el arco iris, por favor, que no lo haga, si lo hace no la podría ni mirar……

Es absurdo que pueda leer mis pensamientos, pero dado que le miro el pelo y siempre me lee el rostro, pues es inevitable que intuya que estoy pensando, solo espero que no de en el clavo, por que en verdad no es algo que me vaya hacer ninguna gracia, ver un payaso multicolor como hermana y si le añadimos ropas un tanto alegres, entonces ya me ha matado toda esperanza de verla con un aspecto mas corriente.

Sandra le da la mano a su madre, pero esta tiene la mirada extraviada y la veo muy, muy pálida, me acerco por temor a que le pase algo malo, ademas del miedo, compruebo que tiene el pulso acelerado, y que da un respingo al rozarle, también que aunque casi no se le note respira muy rápido, lo malo es que no me responde ni a mi, ni a mi chica, esta paralizada de terror, al final la tomo en mis brazos, dios la mujer esta en los huesos, es como un esqueleto con una sabana de piel sobre sus huesos, es triste ver y notar como alguien llega a tal estado.

Mi chica no suelta su mano y le habla con cariño, parece que la mujer esta reviviendo cada momento de su vida, empieza a temblar y en un principio me asusto, pensando en un ataque de epilepsia u otra cosa parecida, no es el caso está llorando, y muy aterrada gime, la abrazo con fuerza y ternura , Sandra tararea una música que para mi es realmente familiar, ya que se la escuchaba tararear a mi abuela de niña cuando ella cocinaba, a Sandra le tiembla la voz, es mas se percibe su miedo en ella, de alguna manera algo me impulsa a tararear también, dándole más fondo, mas seguridad a la voz y al sonido, de modo que noto un cambio en la mujer , me mira, como hipnotizada, y sigue así dejando de llorar, aunque persisten sus temblores, estos ya no son tan intensos. Su mirada ya no está vacía, ahora es como si viera algo distinto, en cierta manera indefinible, la mujer reacciona como si viera algo importante en mi o mejor dicho escuchara algo que la emociona u da sentido para ella.

Mi hermana se gira y ella misma tararea esa canción con su adoradora, las voces de ellas se entremezclan con suavidad en la sonata, la mía es algo más potente y parece que las dirige, pero de algún modo todas tarareamos al mismo son, como una orquesta bien engrasada, y es hermoso, la mujer mira hacia mi hermana, así se queda un rato, como si algo fuera extraño, estira una mano hacia ellas, yo me acerco con la mujer a la vez que mi hermana se detiene con la muchacha antes de entrar en otra habitación en el piso superior, por donde pasamos , y a la que llegamos tras un recorrido a través de una pequeña rampa en forma de caracol antigua, en mi opinión ahí se podría haber colocado un ascensor.

La mujer con lagrimas en los ojos, roza el rostro de su hija, como si la descubriera por primera vez…. Mi hermana me mira y me indica que mire a mi izquierda, Sandra esta llorando a la vez que se cubre la boca con las manos, algo extraordinario acaba de ocurrir, algo que no se decir por que para mí no se bien que es lo que ha cambiado u ocurrido para que ambas mujeres estén tan emocionadas, teniendo en cuenta que antes estaban aterradas, mi cuñada las rehuye en ese momento, como si temiera algo u sintiera que ha hecho algo mal, yo no entiendo bien que esta ocurriendo, en estos momentos no recuerdo mucho de lo que ella me contó de su familia, sólo que ella las quiere muchísimo por el modo en que habla de ellas y la ternura implícita en sus palabras.

El momento tan enigmático se ha detenido, el tiempo se ha detenido, ninguna sabe ya como actuar, todas estamos paralizadas, solo la pequeña se mece, su cuerpo se tambalea como un péndulo de un lado a otro, mi hermana abre la puerta y nos encontramos con una especie de dormitorio, bastante austero, con seis camas, mi hermana me indica una, y allí recuesto a la mujer, la cual hace el esfuerzo de incorporarse, y darme un abrazo cuando me iba a retirar, es débil, pero igual me emociona, ya que en parte indica que esta saliendo de ese mundo de sombras y malos recuerdos en el que vive.

Sandra en cambio, toma de la mano a su hermana, no deja de mirarla a los ojos, algo ha cambiado eso está claro, las observo a ambas, mi chica llora, mi cuñada medio sonríe y baja la mirada, es como si hubiera ocultado algo y con timidez lo estuviera contando en esos instantes, la cuestión o mas bien el chiste, es que no dice absolutamente nada, no se escucha sonido alguno, solo medio sonríe mientras mira medio de reojo a su hermana, como una niña chiquita, casi me dan ganas de reír por el gesto tan inocente...

Carolina me roza el hombro, intentando llamar mi atención, me giro, esperando ver que necesita, me indica que la siga, y me aparta de ellas, guiándome a una ventana bien apartada, sonriendo y mirando de vez en cuando a las mujeres, me pide que me siente, quiere conversar conmigo, está claro, ¿de qué se tratará, para alejarme a un aparte?...


Me mira fijamente a los ojos, está preocupada y la noto insegura, es como si tuviera un secreto que no supiera como contar, la verdad hace tiempo que tendría que haber sido yo la que estuviera en ese estado, lo cierto es que me siento mas intrigada al verla mirar a las mujeres y mirarme a mi de soslayo, su nerviosismo aumenta, naturalmente yo empiezo a perder la paciencia, ha sido demasiado para que ahora vaya con rodeos.

Pasa su lengua por los labios, intenta hablar un par de veces, al final la tomo del mentón me acerco a sus rostro y le dijo entre susurros…

- Suéltalo, no lo pienses más, no le des mas vueltas a lo que sea y cuéntame cuál es el gran problema que te tiene tan insegura y reticente, o lo sueltas o comienzo a gritarte ya mismo, no tengo ni ánimos ni paciencia para acertijos Carol.

Su mirada queda baja tras estas palabras, su mano va a su oreja sujetando un transmisor con forma de audífono, por el que parecen la tienen al tanto de todo, su postura es tensa, siento que algo no está bien, algo ha cambiado en el transcurso de unos minutos, sospecho que mientras nos trasladábamos, echo mi mano a su hombro la empujo hacia la puerta, ella se gira y la desafío con la mirada, vamos a salir de ese dormitorio, me lo va a explicar todo sin tapujos, aunque tenga que armar otro espectáculo, ya me es indiferente, si quiero proteger a quien amo, he de saber lo que me oculta mi hermana, y me guste o no, he de hacerlo a solas sin que Sandra sospeche nada, ya bastante hay, bastante ha pasado y suficiente a peleado para exponerla a más.

Ella se gira, me mira mientras tiene a su hermana en brazos y la saludo con una sonrisa, salgo con calma del dormitorio y sigo a Carol, la cual no dice nada, solo escucha el aparato que lleva puesto, no me entrometo, al fin y al cabo está en su trabajo y tiene toda la responsabilidades en sus manos, también sospecho que la informan o escucha el interrogatorio al que es sometido o mas bien la declaración del padre de mi chica, me guste o no he de tener paciencia y esperar las noticias y todo cuanto estas conlleven.

Llegamos al despacho, entra y va a su escritorio, allí se apoya y me observa seria, empiezo a sentirme incomoda como una niña a punto de ser regañada, sigue pensativa, está calibrándome a mi o las noticias que tiene o puede que el como arreglar algo, y ese algo es lo que a mi se me escapa de las manos, por que ignoro que es lo que la tiene a ella así, ahora mismo no parece la misma, esa alegría que siempre me ha hecho sonreír no le nace, cada vez estoy más preocupada.

- Dame tu móvil por favor, he de hacer unas llamadas y no puedo desde aquí sin que se tome nota de todo, confía en mi…

- No entiendo que es todo esto, algo no va bien y lo intuyo, sabes que me he dado cuenta, y lo que mas me molesta es que no confíes en mi…


- Te equivocas, es sólo que si digo algo pongo en peligro tu seguridad y la de tu nueva familia, si, ellas son tu responsabilidad tu familia y las quieres proteger, así que confía en mi, tu eres mi familia y te voy a proteger y contigo a todas, dame tu móvil.

A regañadientes la obedezco, me pide que espere fuera, empiezo a sentirme peor, siento impotencia y rabia de nuevo, encima ignoro el como desahogar todo sin ni siquiera se la razón de tal situación, el impulso de escuchar a escondidas es fuerte, me temo que al ser el despacho de la jefa, hay demasiado personal cerca como para arriesgarme, por muy familiar que yo sea.

A los minutos aparece mi niñera y entra sin llamar al despacho, a los 20 minutos, cuando ya no puedo más sale de nuevo y se marcha casi corriendo, la puerta queda abierta, me asomo y ella está sentada mirando el suelo, me acerco corriendo, está llorando en silencio, la abrazo sin saber que más podría hacer, la rabia ya no la siento pero si mucho dolor, Dios, que ocurre para que esté tan afectada, cuál es la razón para que actúe como a escondidas, he de preguntarle, así que me arrodillo frente a ella tras ir primero a cerrar de nuevo la puerta, me entrega mi móvil y me señala varios mensajes de un numero desconocido, su dedo va en gesto sumiso a sus labios, y me mira abatida, no hay más que añadir, tomo el móvil y comienzo a abrir el correo desde el mas antiguo al mas reciente de los que han llegado mientras ella lo ha guardado consigo.

Ella sale del despacho y me deja a solas, los mensajes están a un correo electrónico, que desconozco, y que por lo que parece han unido a mi móvil, al comprobar datos me sorprendo ya que la cuenta es reciente, hay varios mensajes con documentos adjuntos, empiezo a sospechar que es una cuenta fantasma, para que pueda saber cuanto se me oculta, tengo mucho miedo, pero mi determinación es mayor, el rostro de Sandra, su sonrisa y su modo de mirarme me da fuerzas, solo con recordarla me basta, y me hace sentir mejor, abro el primero y leo el aviso de caro, si ella es la que me informa y parece que tiene mucho mas miedo que yo, incluso me da algunas instrucciones, empiezo a pensar que ella misma se encuentra en un peligro mayor de lo que admite, empiezo a sentir terror por todo, incluso por leer el adjunto, si ella confía en mi como para arriesgarse tanto, he de seguir adelante, si con ello puedo luchar a su lado.

Lo abro…. Empiezo a leer y al principio son datos, de el negocio, de los miembros en la unión familiar, de los empleados que trabajan para el local y de los inmuebles que poseen como patrimonio, al cabo de estar leyendo un buen rato, los hechos empiezan no en el presente, sino desde la época del matrimonio del padre de Sandra, mi alma cae al suelo echa polvo, la cosa es más seria de lo que jamás hubiera imaginado, la madre alguien tan impotente en estos momentos, en su día fue la hija del mayor capo conocido de la comarca de Valencia, alguien a quien se creyó desaparecida e incluso fallecida, la única testigo de los negocios y componentes de la anterior monarquía de la delincuencia, por que así fue como se reconoció tan asociación de negocios, una monarquía ya que blanqueaban y vendían ilegalmente de todo, incluso trata de blancas, neonatos, armas, drogas, todo lo que en sí no fuera ilegal y en mi opinión monstruoso, estaba incubierto por un imperio de negocios a la vista legales para la ley, que a la vez eran las puertas a lo más oscuro de la vida.

El imperio fue desmantelado, pero hubo grandes cantidades de dinero desviados y desaparecidos antes de llegar a ese punto, la hija desaparecida, el hermano mayor de ésta muerto bajo su propia gente, hubo grandes recompensas por encontrarla, no llego a darse tan oportunidad, finalmente se la empezó a creer muerta por algún traidor que robo y rehizo un imperio a parte….

Dejo de leer, empiezo a darle un sentido tenebroso a todo esto, mis pensamientos vuelan, la madre fue sacada de todo aquella vida… pero, ¿y si fue protegida por el hermano mayor el cuál perdió su vida a cambio de salvar la de ella?, teniendo la desgracia de acabar con alguien tan vil como el padre….

También podría ser, que aquel que ayudó al hermano lo traicionó y asesinó para poseer a la precesora de sangre de tal imperio y así robar para si todas las riquezas que con ella salvaría de la fiscalía recaudadora….

Mil vueltas le daba a todo, cuando caí en la cuenta que seguía en el despacho de mi hermana, y que todavía no había terminado con todo, así que tomo el móvil y sigo leyendo, detalles de todo lo que la familia recaudó, de sus cimientos y negocios, exportaciones y asesinatos, deudas y contrabandos, las cifras y nombres solo conseguían que mi estómago se descompusiera y deseara ir al baño….

Intentando saltar ciertos detalles no lo dejé hasta ir llegando al presente, alguien a parte de mi hermana había llevado ésta investigación, comienzo a leer un párrafo en el que empiezo hace que sientas ganas de morir, estallo en un lloro desconsolado y ahogado, no podía ser cierto lo que mis ojos estaban viendo, ni lo que mi conciencia estaba comprendiendo, no era posible ni cierto, lo volví a leer, comprobé los datos y al hacerlo una ventana subyacente se activa, es mi hermana, desde otro terminal, ella estaba esperando a que llegara a éste punto…”Sí, fueron nuestros padres, el chivo espiratorio para encubrir un negocio que no salió como ellos esperaban, papa y mama íntegros y no se dejaron comprar ni chantajear, y para robar el negocio el tío los vendió, el padre de Sandra mandó eliminarlos, Susana, ellas no son culpables de nada…. Remuérdalo.” Lloro con más ganas, así que esto es lo que tanto dolor le causaba a mi hermana, aquello que no tenía valor a contarme, la razón de que me recordara que ahora todas son mi familia y las he de cuidar, igual que hicieron con nosotras nuestra abuela, darles un hogar con amor, algo de lo que han carecido toda una vida….

Seguía comprendiendo todo cuanto sentía, todo cuanto implicaba las palabras de ella y lo que en sí todo cuanto leía me dejaba entrever, cuando….”Sigue leyendo, no hay mucho tiempo para distracciones.”

Lo tomé al pie de la letra, y lo que acababa de descubrir era algo más que increíble, la hermana era el secreto de toda la organización, era la poseedora de todas las claves, ya que su intelecto sensorial y discapacidad era poco corriente, no podría evolucionar como persona, pero su capacidad matemática y memoria estaba fuera de lo común, ella creó las claves de todo así como que sin conocimiento se convirtió en su guardiana…. Tantos detalles solo me decían una única cosa, alguien de dentro muy cercano, había desmantelado todos los secretos, un topo que le dio a la policía las pruebas y claves para desmantelar y salvar a todos, incluso ajusticiarlos por la muerte de inocentes.

La cabeza me daba vueltas, cuando otra vez se habría esa ventana, y mi hermana me enseñaba un mensaje que para mí fue una pedrada, que me dejó sin aire en los pulmones… “tu chica, ella es de la secreta, su expediente es alto secreto, no pudo pedir ayuda sin poner en peligro a todos, está destrozada, arriesgó su vida e integridad, y se enamoró de ti, mientras ocupó el puesto de entrega y recogida de su labor…. No supo quien eras hasta verme en tu casa…. Yo le di mi beneplácito, Susana.” Lloraba, cada vez con mas fuerza, estuvo luchando y a la vez atrapada, lucho por su familia por salvarlas, estuvo atrapada por no poder sacarlas, ya que en los datos constaban unos vigilantes contra los que no podía hacer nada sin desmantelar la investigación, sufrió los daños y el sufrimiento de ellas, siguió adelante cargando un gran peso, y me encontró a mí, evitando hacerme sufrir, evitando que supiera nada…

Volví a fijar mi mirada en la pantalla, en el último adjunto, se me informaba de las medidas que estaba tomando, para protegernos y alejarnos de todo, se correría la voz de que la heredera de la monarquía del crimen había reaparecido, y que el actual orden estaba destrozado, los topos no tardarían en saber de todo o parte de la información, éstas medidas estaban fuera de conocimiento de todo miembro de la jefatura, era personal, y solo los de confianza estarían implicados en nuestra protección…
Todos vigilarían los mensajes a Sandra, una pieza principal de éste juego de ajedrez, y de ella misma, ya que ha sido la que ha guiado tal, por eso se creó un modo de comunicación fantasma, el que usaba ahora mismo, mi tarjeta de móvil había sido cambiada, mi numero anulado, todo corría contra reloj, era momento de hacernos desaparecer….

Unos minutos después de tomar conciencia de todas las implicaciones, la puerta del despacho se abrió, mi hermana me esperaba en el umbral, me levanté del asiento, todo mi cuerpo en un estado de agotamiento extremo, mi cuerpo temblaba, empezaba a sentirme superada por las circunstancias, sintiéndome insegura de cada movimiento caminé hasta ella, me abrazó con fuerza y sentí una desesperación como nunca antes.

No me soltó, entró de nuevo al despacho sujetándome y me sostuvo mientras mi cuerpo daba suelta a toda la tensión contenida, sobrepasé mis propios limites, ella me susurraba y me calmaba con su voz dulce, igual que con su hija, sentía la gran necesidad de hacerle mil preguntas, deseaba con todas mis fuerzas parar el tiempo, entonces entre sus susurros ella me dijo: “ella dio todo cuanto averiguó, otra parte la hice yo misma, ella no sabe que ellos eran nuestros padres, yo complemente la información, y dos compañeros con cámaras averiguamos lo de tu cuñada, no es consciente del mal y el bien de lo que se le pida, solo le dan miedo cuando los siente, percibe la maldad igual que la bondad, cuídalas, yo también estaré desaparecida, bajo la protección del estado, vosotras bajo mi responsabilidad personal y contactos especiales, todas las semanas llamaré”… señalo el móvil, me abrazo con fuerza y me besó con ternura, igual que mi pareja, yo me sentía desencajada, como si viviera una película, me costaba estar segura de si todo estaba ocurriendo realmente.

Salimos juntas al corredor, me guió hasta la habitación que ocupábamos, allí Sandra comprobaba unas maletas, que un compañero trasladaba cada vez que se revisaba, me miró de un modo inseguro, necesitaba con urgencia abrazarla, y sentir que ella estaba ahí que todo era real, recuperar las fuerzas a su lado, sentir que algo podía hacer en esa locura en lo que se había convertido todo…

Carol, se acercó a Sandra y tomando mi mano la puso en las suyas, la besó en la mejilla , yo no podía alejarme, tampoco decir palabra, mi cuerpo estaba perdiendo la vida por instantes, y en algún momento un calor dulce me presionó en pecho, alguien me sujetaba y abrí los ojos, no se cuándo los cerré, ella era quien me abrazaba quien me devolvía de algún modo las fuerzas y el sentido, ella estaba ahí conmigo, me abrazaba me ofrecía su protección y cariño, me demostraba que nada cambiaría, y con tener la certeza de todo, fue suficiente para recuperar mi determinación y mirarla a los ojos decidida a lo que hiciera falta por seguir a su lado.
saori sama
Mensajes : 162

Fecha de inscripción : 31/10/2014

Edad : 43

Localización : en brazos de mi Batwoman

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Delfi22 el Lun Nov 24, 2014 1:27 am
Vaya sorpresa si que no me lo esperaba,Carol y Sandra-Quién las viera?-buen capitulo,nos vemos y que estes bien....byeee
Delfi22
Mensajes : 18908

Fecha de inscripción : 06/11/2014

Localización : En el espacio infinito

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por saori sama el Sáb Nov 29, 2014 3:36 pm
V CAPITULO



Mi suegra descansaba en la cama abrazada por mi cuñada, mi hermana seguía con la tarea que antes ocupaba a Sandra, miré a una y otra, pensando que nadie mas que yo podía ser más afortunada en el mundo, de tener a una mujer así a mi lado, no solo belleza e inteligencia, también fortaleza y determinación, una luchadora de purasangre, lo más especial que en mi vida podía hallar y a quien deseaba colmar con toda mi alma de toda la felicidad que el destino me permitiera, demostrarle que iba a seguir a su lado y que no estaría sola nunca más.

Me dejé llevar por todo cuanto sentía, la besé sin respiro, deseando cada vez más, conteniendo como podía la gran necesidad por hacerle el amor, por demostrarle cuanto la necesitaba y amaba, era superior a mis fuerzas, pero no me permití dejarme llevar por más que lo deseara, debía pensar en mi hermana, cuñada y suegra, era incómodo verme así no pudiendo dar rienda suelta a todo…

Me había acostumbrado a nuestra intimidad, desde ése momento todo cambiaba, ya que era algo difícil disfrutar de esa intimidad y confianza de cuando estábamos solas hasta el día de hoy, supongo que era cuestión de planteárselo desde un punto de vista diferente, encontrar las ventajas y disfrutar de un modo distinto de vivir a lo que había conocido, al menos espero que nada empañe el nuevo comienzo para todas, menos estos momentos tan dramáticos y dolorosos, era cuestión de sembrar una nueva esperanza en el futuro…

Sandra se separa de mí mirándome a los ojos, noto una cierta incertidumbre en esa mirada suya, pese a que no soy capaz de decir nada la miro mostrándole una sonrisa de seguridad y confianza, ella asiente dándome a entender que el mensaje ha sido captado, mientras se gira para continuar con la tarea, me sonríe y me mira de reojo con picardía, dios que mujer, ganas tengo de volverla a tomar entre mis brazos y devolverle cada instante feliz que ella me ha regalado todo este tiempo, traer a su vida una felicidad mayor de la que jamás hubiera soñado.

Me siento cerca de mi cuñada con la única intención de no estorbar, la verdad, algo desencajada estoy con todo, a fin de cuentas no estoy familiarizada con los preparativos, observo y tomo nota de todo y escucho el tarareo de mi suegra y cuñada de una música pausada y dulce, parece una balada, me dejo llevar por el sonido y mi mente va dando letra a la música a la vez que pienso en ella, es curioso lo que una persona puede expresar así sin darse cuenta, si me descuido me veré algún día cantándole una serenata, espero poder evitarme hacer tal ridículo….

Me sigue preocupando que no haya sido atendida por el personal médico, algo me hace sospechar que ella evita a toda costa que nadie más la toque, muy seguramente trata de retrasarlo y no le conviene en lo más mínimo. Me levanto bajo la atenta mirada de mi hermana, la cual se asegura de que todo está en orden, me coloco tras mi chica y pongo mis manos sobre sus hombros con suavidad, ella se tensa y espero con paciencia a que se gire, lentamente lo hace, la tomo de las manos con dulzura…

- Tienes que dejarte hacer la revisión medica cariño, nada va a cambiar ni tampoco servirá que pase el tiempo, el recuerdo seguirá ahí y tu miedo también, si no lo afrontas no podrás luchar por ti cariño, por favor, atiende a mi suplica, seguro que te lo han pedido antes, ahora te lo pido yo y estaré a tu lado, cariño no hay pruebas de violación si no accedes a ello…

- Se que es así, conozco de sobra mi deber, conozco el protocolo de sobra, solo busco las fuerzas para no tener que pensar en ello, de que me vayan a tocar y no me sienta como si lo hiciera él…


- Bueno pues cambiemos esa despectiva, que tal si me ves a mi y no a él, piensa en ello, a lo mejor es un poco brusco, pero creo que puede ayudar cariño, piensa en mi, solo te pido eso…

No estoy segura de dónde me salieron las palabras, pero le calaron y mucho por que se puso a llorar de nuevo, en silencio, no pude consolarla y menos darle ánimos, un peso enorme con un fuerte golpe me cayó encima, dejándome en el suelo sin aire y aturdida, me costo un rato ser capaz de moverme, mi hermana, arrodillada a mi lado me miraba con preocupación y Sandra sujetaba a su hermana con sumo esfuerzo, la chica estaba rabiosa, parece que yo era el blanco de su rabia, lo que me costaba aún deducir era el por qué, todavía no podía pensar con claridad, Carol me pedía que respirara con calma, dios, no tengo una cuñada sino una apisonadora y me ha arrollado.

De pronto escucho un tono de autoridad en el dormitorio, no somos nosotras tres, mi hermana mira al frente igual que Sandra y su hermana mira al suelo, como una criatura recibiendo una regañina… en verdad el caso es que así es. Dirijo la mirada hacia donde miran y es como ver a una persona distinta en el lugar de mi suegra, ya no parece tan desvalida y agotada, ese temple se parece mucho al de Sandra, así que de ella lo ha heredado. Se acerca a mí ayudándome a incorporarme, hasta poder colocarme inclinada sobre mis rodillas, consigo a duras penas respirar, ya que la presión no cede, pero no parece que tenga ninguna costilla rota, Sandra se arrodilla enfrente tomándome las manos, me parece imposible que esa chica tenga tanta fuerza…

Entre tanto caos, los preparativos no quedan relegados a un segundo plano, mi hermana mira a Sandra y esta toma el micro de ella y empieza a atender las prioridades y las instrucciones a seguir, todas la observamos con admiración incluida su familia, están viendo a una persona distinta en esos instantes.

- Los vehículos están listos jefa, los coches que llevan las pertenencias han salido con distintas rutas, algunos realizaran primero su ronda y luego acudirán a hacer la entrega, cada uno a la hora convenida, los señuelos salen en 5 minutos, así que no podemos ser vistas desde ya, en las horas nocturnas que el personal de la jefatura es más reducido realizaremos nuestra gran escapada, camufladas, de momento es todo cuanto debéis saber, jefa los tuyos ya están en lugar seguro y libres de peligro, saldrás ya con tu patrulla y cambiaras de coche durante ésta, desde ahora yo tengo el mando, estaremos en contacto, por favor ten cuidado y si algo falla da la señal, tu niñera ya está al corriente tras tu traslado se ocupara del nuestro.

- Gracias Sandra por todo, no sabes hasta que punto el resultado de la investigación ha sido un éxito, te agradezco de todo corazón tu sacrificio y me tienes para lo que necesites, y espero ser madrina en vuestra boda, aunque quien sabe cuando puede ser el gran momento.

Sandra asiente sin saber que decir, se ha emocionado y sonrojado, me dan ganas de reír, pero todavía me es imposible aspirar con fuerza como para poder reír.

Es el momento de la despedida y los abrazos, lo que me causa gran tristeza es no haber podido despedirme de mi sobrina, le pido que me tenga al corriente y fotos de ella, que se cuide mucho, me es imposible contenerme y lloro como una criatura, la idea de perderla es insoportable pero al menos no soy la única, ella me agarra como si la vida se le fuera en ello, también ella llora lo que se me hace tierno en vez de incomodo, no estoy acostumbrada a verla así y solo ocurre cuándo se siente dolida.

Carol sale precipitada del dormitorio, en esos momentos he perdido un pilar de mi vida, y todo mi mundo está desapareciendo en segundos, el peso de las que me rodean se hace notar en el silencio en el que todas quedamos, así que me levanto aun algo dolorida y tomo la mano de mi chica la cual mira al vacío, le doy un ligero apretón de ánimo, me acerco a la nevera que hay al fondo aunque antes no me pareció que estuviera, observo que está llena de bocadillos y sándwiches, bebida sin alcohol, fruta, lácteos, empiezo a pensar que no nos vendría mal llevárnoslo para el viaje hasta nuestro nuevo destino, tomo el brick de zumo de manzana, unos vasos y vuelvo al lado de ellas, les sirvo a cada una, miran la bebida sin mucho interés ignoro el gesto y bebo sin mucha preocupación con la esperanza de que me imiten, por suerte funciona, mi chica me mira de reojo y parece que ha comprendido mi intención lo que en verdad es un alivio, el resto beben sin darse cuenta de un trago todo el contenido de los vasos, muestro el zumo ofreciéndoles repetir, funciona ambas alzan sus vasos, a ver si así levanto los ánimos.

Tras ese momento de complicidad con el zumo, pasamos las horas o durmiendo o distrayendo a nuestras acompañantes, por mi lado conociéndolas un poco más, teniendo en cuenta que hasta ahora no las conocía en persona, es un gran cambio, y todo un alivio no ser rechazada por ser su pareja, ya que sí se hubiera complicado la convivencia de no ser así.

Mis pensamientos van y vienen de ellas a mi hermana, el ansia por saber es grande, la preocupación toda una carga y las dudas de si todo habría salido bien desesperante, de vez en cuando miro de reojo el gesto de ella, esperando descubrir algún gesto que me permita saber algo, inmutable no da pista alguna de lo que pueda escuchar, desde luego sabe como enmascarar sus sentimientos ante los demás, he de encontrar la manera que no pueda ocultar así lo que siente conmigo.

Al fin mi suegra y cuñada se quedan dormidas en las camas, mi cuñada era como una niña pequeña abrazada a un peluche ya muy gastado, era un conejo que ya había perdido todo su brillo y apenas le quedaba vida de lo usado que ya estaba, me pregunto si le gustaría tener uno nuevo y de que color le gustaría…

Mi chica no tardó en ocupar mis pensamientos a su manera, sus manos ya me recorrían con calma e incitándome con cada roce suyo, yo deseaba seguir con mis caderas su mano, cada vez que la retiraba solo deseaba con más intensidad, no supe cuando pero gemía cada vez que volvía a rozarme y ella reía por lo bajo encantada, si seguía así no lo iba a soportar, me estaba torturando, la verdad era una tortura muy placentera, de la que yo quería mucho más, mis ojos iban de los suyos a los bultos de las otras dos mujeres, solo pensarlo me hacía sentir con mas ansía y cada vez me importaba menos si estábamos solas….

Sus labios rozaron mi cuello y curve mi cuerpo en busca del suyo, mi mente ya no dictaba normas solo buscaba aliviar la excitación palpitante que me consumía, ella me respondió con el suyo bailando de arriba hacia abajo sobre mi, el aire se me escapó en un sonoro gemido, que intente contener mordiendo impulsivamente su hombro, ella se encogió unos segundos para embestirme con su cuerpo con mas fuerza, yo seguí su ritmo cada vez más intenso, deslicé mi mano bajo su pantalón abierto, y me centre en esa parte calida de su ser que buscaba desesperadamente que la rozara, sus ojos cerrados con su boca abierta casi sin aliento era hermoso de ver y algo que para recordar toda mi vida, por reacción a la penetración ella echo la cabeza hacia atrás conteniendo un gemido de placer, la sujeté por la cintura y la senté sobre mí acomodándola en el hueco de mis piernas, las suyas caían ya a mis costados rendidas al placer mientras su cadera marcaba el ritmo de mi mano, cada vez más intenso con una mayor facilidad por la humedad y una palpitación que era el gozo de mis sentidos y el escuchar su respiración entrecortada…

La bese sin pausa, a la espera de verla llegar a la culmine de su placer, no sentía desesperación por seguirla, ese momento era suyo y mi regalo de tenerla en mis brazos, su cuerpo entraba en convulsiones de tensión, su cuerpo se movía sin control buscando llegar al orgasmo, su sonrojez era tierna y no cesé en el ritmo lo aceleré y sorprendentemente mi cuerpo estaba reaccionando a su propio placer como si fuera mío… ella gemía y se sujetaba a mí con todas sus fuerzas y yo me iba en un coito inesperado…..

Recosté sin fuerza la cabeza en el hombro que mordí y donde pude apreciar la marca mis dientes, no debería sentir gozo pero bueno así era, una sonrisa se me escapó, y una risa suave sonó en mi oído, la abracé de un modo posesivo y así la mantuve a mi lado, entreabrí los ojos y bueno ella iba sin camisa no se cuando se la quito tampoco recuerdo todo cuanto hicimos, solo su rostro con gesto de placer absoluto….

Sus manos iban por mi espalda en un gesto repetitivo, sentía escalofríos, y ella dejó de hacerlo y se llevó la mano al oído donde todavía llevaba el aparato de escucha, su gesto se volvió serio un segundo y luego una sonrisa de alivio, un gesto de asentimiento me indico que era mi hermana o noticias de ella, ya nada más existía en mi cabeza que sus próximas palabras…me miro de nuevo tras responder a unas preguntas de un modo muy escueto, finalmente se quedó en silencio y me explicó que todo había salido bien que ya había llegado Carol con su hija y marido, que las próximas noticias serían en una semana, saldría al piso de abajo por un ascensor privado y sería atendida por una medica para la denuncia, yo quería ir, ella me dijo con el rostro en sombras y escondiéndolo de mí, que debía ir sola, a mí no me gustaba para nada dejarla ir así.


Tras quedarme sola en la habitación con mis dos bellas durmientes, todo un cambio de ver la tensión producida tras tanto tiempo de mal vivir y malos tratos, a verlas a ambas en ese sueño calmado como si nada en el mundo ya importara; estuve paseando por el reducido espacio que en sí no era una ratonera, pero se me hacia pequeño en el estado de nervios que me sentía sin tenerla cerca y saber si estaba bien, mis pasos me llevaban de un extremo del dormitorio al otro, era como comerme esa habitación poco a poco y sentir que cada vez su espacio era mas reducido…

Cuanto más miraba el reloj más largos se me hacían los minutos, sólo quería que volviera a mi lado y dejar de padecer por lo que estaría pasando, ignoraba si estaba frente a su padre, si estaba pasando esa revisión medica, si algo no estaría saliendo bien, y ante todo si ella estaría segura…

Mi mirada iba de la puerta a la cama y así repetidamente, en la esperanza de que no despertaran y no explicar el por qué ella no estaba, no me sentía segura de saber calmarlas si se asustaban o se preocupaban como yo en estos momentos.

El pomo de la puerta se movió ligeramente y me detuve de golpe pendiente de quien se asomaría por esa puerta, era ella, entraba con algo de timidez, como si esperara encontrarse una escena distinta, se me queda mirando como pensando que decirme o como actuar, eso precisamente me inquieta mucho más, algo tiene en mente y precisamente no es algo que me quiera contar es como si tuviera dudas o hubiera echo algo que no debiera, en esos momentos me recordó a mí de adolescente cuando quería llegar a mi cuarto sin dar explicaciones de que había echo, por que me daba apuro de tener que contar mis experiencias o travesuras, incluso que me pillaran en esos momentos para mí era todo un suplicio, dios… como odiaba la mirada atenta de mi abuela en aquellos momentos como si pudiera ver todo lo que pensaba u supiera cuanto había echo….

Era algo tierno e incomodo recordar aquellos días, y muy significativo ver a mi chica en tal estado, así que si sabía como acercarme al asunto averiguaría la razón que la tenía tan confusa e incomoda, quiero cuidar de ella pero no puedo hacer mucho si me tiene secretos.

Quiero ayudarla y a la vez siento tanto dolor e impotencia por no estar segura de por donde empezar, la amo tanto que todo me duele y me consume por dentro, necesito protegerla de todo lo que la daña y a la vez me siento impotente por que no tengo el poder suficiente, me siento distanciada por su aislamiento, me mira con ojos de cordero degollado, y me siento Verduga de todos los males que ella carga sobre sus hombros, algo debo hacer y pronto o temo perderla.

Se me acerca intentando mostrar una sonrisa, titubeante lo consigue, no me convence pero acepto su esfuerzo ya es dura la situación para que yo haga reproches y además la responsabilidad que lleva es total, mi hermana ha dejado un gran peso sobre ella, y un gran voto de confianza es el que le ha mostrado con ese gesto, a fin de cuentas también es la manera de no estar a merced de nadie y conocer todos los detalles y hechos que se están llevando a cabo, si hay que hacer cambios será de nuestra propia mano, al fin y al cabo ella tiene el poder ahora, pero tras nuestra marcha quién llevará esta carga y en quién se supone que tendremos que confiar nuestras vidas…

Viene a mi lado y me toma la mano con ternura, luego se acerca a su madre y le acaricia el cabello, ésta abre los ojos como si ése simple gesto fuera una señal de alarma, se levanta y prepara una muda de ropa, sin perder tiempo se cambia tomando una cierta apariencia masculina, asiente a su hija indicándole de estar lista, no estoy segura de que esta ocurriendo, simplemente me limito a guardar silencio mientras sigo observando los siguientes hecho, despiertan a mi cuñada, sacan unos tintes para el cabello, ella asiente con los ojos muy abiertos, eso me hace pensar en mi sobrina al mirar a su madre teñirse el pelo y me trae una amarga sonrisa y tristeza de no saber como están y verme alejada de ellas.

Sandra saca unos barreños listos para lavar el cabello de su hermana, luego la prepara y le corta éste dándole un aire de chico algo obeso o más bien bastante, con su peso se hace algo complicado saber su sexo si se la viste de chándal, si comprendo bien no seremos mujeres fuera de aquí, nos convertimos en varones para salir desapercibidas, lo cual indica que la comisaría está bajo vigilancia, paseo con calma unos minutos y observo que a la madre también se le tiñe el cabello, de ser morenas y la madre canosa, pasan a ser de cabellos claros y cortos, no puedo definir el efecto todavía y me intriga verlas con el cabello seco y peinado, me pregunto si ellas se sentirán a gusto y conservaran los cambios en un futuro, supongo que el aburrimiento no me trae pensamientos de mejor provecho, me miran a mi, y veo a mi chica sacar de un envoltorio unas rastras, de un color moreno, saca otro tinte y me pide que me siente, es mi turno, y parece que el llevar pelo corto les da una opción distinta para mi futuro cambio, miro las extensiones sin muchas ganas, pero lo mismo es lo más acertado, me siento en la silla haciéndome el animo, la habitación huele a amoniaco como para asfixiarse, contengo la respiración a ratos evitando un ataque de tos, el agua fría ya me empapa la cabeza, cierro los ojos e intento no pensar en nada, sin mucha suerte, en mi mente se suceden las imágenes de nuestra primera noche juntas, como si estuviera dejando atrás todo cuanto amé, provocándome un gran vacío, temiendo lo que nos espera, sabiendo que es un nuevo comienzo del cual no puedo decir que sepa mucho, viendo la transformación de nuestras personas, de nuestro modo de pensar, de todo sueño que abandonamos, me siento vacía y asustada, abro los ojos intentando alejar los demonios de mi miedo e inseguridad, buscando algo a lo que sujetarme, y los ojos de mi suegra están fijos en los míos, ella ya paso por todo, se tiene en pie, esta renaciendo por dentro, una determinación fuera de lo común expresa su mirada, una fuerza que me asusta y sin embargo me protege….

Esta mujer dejo en herencia un gran carácter a mi chica y le debo el que ella se mantenga en pie, esa muestra de fortaleza aun cuando no quedan más que cenizas de su persona, sacando las fuerzas para renacer de entre estas y volver a luchar con todas sus fuerzas, yendo a la carga sin mirar atrás, es una mujer impresionante aunque en un principio no se aprecie, y su hija es exactamente igual, me hace sentir poca cosa al lado de ellas, y un gran orgullo de estar a su lado y ganas de aprender a ser mayor de lo que soy, no se bien de donde me sale este sentimiento pero me devuelve las fuerzas y un calor en mi interior me devuelve la esperanza y la fe de que todo saldrá bien y que mi hermana se encuentra bien.

Un peso adicional en mi cabeza me hace notar que ya han comenzado a colocarme las extensiones, mientras la mujer me saca de una bolsa que Sandra a traído ropa masculina tejana, una cazadora de tonos oscuros con unos pantalones algo anchos a juego, un cinturón y yérsey algo holgado, con unas vendas, dios no había pensado en ello, pero tengo que disimular mi pecho para pasar como chico y acentuar mis andares un poco, sino el disfraz no es efectivo ante los espías, mi cuñada coge un balón de baloncesto comenzando un ritual de pases de una mano a otra, con bastante estilo, su madre le ha colocado un pircing en la nariz de estos falsos y otro en la oreja. Parece un adolescente sin lugar a dudas, su madre se acerca coge una faja elástica y levantándole la ropa empieza a aplicarle sobre sus pechos, los cuales no pueden pasar desapercibidos al moverse por su tamaño y por que no los tiene tan firmes a causa de su obesidad, recibo un toque en la cabeza y miro hacia arriba para ver una mirada irritada y de advertencia de Sandra, en un principio no comprendo pero al cabo de unos segundos me doy cuenta que era por mirar a su hermana al pecho, aunque no lo hiciera de modo alguno con lascivia, más bien con la critica de una inspección de los detalles a tener en cuenta, pero bueno, para mi chica su hermana es mujer y yo su pareja y no puedo mirarla, dios ojalá la estuviera mirando a ella desnudarse, eso si que me sería agradable, también un gran problema si la miro con lascivia delante de las dos mujeres, no hay mejor cubo de agua fría que pensar que me pillen en situación tan incómoda.

Me cambio algo incomoda con las miradas puestas en mi, ella me ayuda con las vendas sobre mi torso, dios es como si me quitaran el aire, me visto me pongo unas botas de tipo militar que me sacan de una caja, me muevo haciéndome un poco a la indumentaria acomodándome y colocando una pose menos relajada en los pasos, moviéndome con más brusquedad y pasos más espaciados, ellas asienten apreciando mis movimientos, eso me da más seguridad y comodidad.

Mi chica hace un cambio algo más espectacular, se permite ser mujer entre varones, pero una marimacho de traje con cabello liso, el cual se plancha con ayuda de su madre tras teñírselo de caoba, el pelo solo ha reducido su largo dejándolo a melena y recogiéndoselo y dándole un aire entre masculino y masculino, sus andares siguen siendo elegantes pero masculinos, su pecho también es sujetado al igual que el mío su madre la ayuda, su hermana se ríe de ver su aspecto y Sandra le sonríe, sin esa tirantez anterior, lo que me provoca algo de alivio, cuándo todo está listo se coloca de nuevo el aparato a la oreja, y me mira de reojo, me doy cuenta que ya no hay tiempo, que estamos a punto de salir, y algo me impulsa a ir hacia ella, tomarla sin miramientos entre mis brazos y besarla con pasión, si me miran que me miren pero no voy a salir de ahí sin tener a mi mujer como tal, si van a ser mi familia que se acostumbren, la amo, no voy a esconderme ahora y actuar como si no tuviéramos nada y menos como si fuera algo malo, unos minutos después, o eso creo yo, nos separamos con renuencia la una de la otra, con nuestras miradas fijas en nuestros ojos, con una ligera sonrisa de satisfacción ambas, y fue en ese momento cuando me abraza y siento que he recuperado todo mi mundo, y que estoy en el lugar adecuado, a su lado.

Al salir a mi y a mi cuñada, ya se me hacia llamarla así nos retuvieron, Sandra se giró hacia nosotras mientras la observaba me sentía inquieta, no se si habían cambios en el programa ya ideado, ella se acerco a mí y me acaricio el rostro luego con un rápido movimiento me puso un audífono al oído, daba la sensación de tener un botón ahí bastante incómodo la verdad, mientras me esposó una chica de uniforme y a mi cuñada algo igual, la chica se puso a llorar… me acerque a su oreja y le dije…”empieza el teatro, seamos chicos y no niños llorones, ¿vale?.” Parecía una broma si lo pensaba pero la verdad me salió del alma y fue uno de esos impulsos míos….

Ella vuelve el rostro hacia mi, con los ojos llenos de lágrimas y una nueva confianza, asiente decidida y me muestra una sonrisa algo tenue por el miedo, pero ya no esta tan asustada, seguimos a la guarda rubia, delgada, casi sin caderas, con un ligero paso casi saltarín, me hacia gracia, parecía una mozuela de película paseando por el campo.

Un poco mas adelante otro guardia esperaba con unas llaves en las manos, era pecoso y bueno con la tez muy pálida y labios finos, casi una caricatura con su pose espatarrada frente a nosotras….. el chico abrió una puerta, tras ésta había una gran sala a rebosar de hombres, mi acompañante se puso nerviosa, le di un codazo, para que no perdiera la compostura y esperé a que nos indicaran si entrábamos o si alguien salía, como era de suponer lo primero, enseguida escuché que todos estaban para un reconocimiento de sospechosos…. Tras el empujón de entrada y las miradas de algunos, con cierta apreciación, ojo con esos que ya veo que buscan algo que no creo que nos guste, nos acomodan al lado de un pilar y ahí esperamos mientras varios guardias pasean por la sala evitando altercados.

Es difícil saber cada movimiento desde ése mismo instante, será algo descabellado de pensar, pero diría que nos pasan por la prueba del reconocimiento para comprobar nuestro camuflaje y aptitudes, espero que sea tan efectivo para ojos ajenos, y no se trastoque nada.

Esposadas nos distribuyen en una fila con el resto y a un ritmo muy lento, vamos desfilando como corderos al matadero, algunos de los presentes eran empujados por otros guardias, y de vez en cuando algún grito mal sonante y empujones antes de los turnos ante quien fuera ya que una cortina y otra puerta nos impedía ver que sucedía mas allá….

Bueno supongo que nos tendrían que haber avisado de los por menores, pero no paro de fijarme en las manías de otros y bueno de aplicarlas, mi cuñada se fija en mi y de vez en cuando hace igual como si fuera un juego, espero que fuera para que nos confundiéramos mas el que estemos aquí y no en un coche…

Casi me sobresalto al escuchar mi nombre y es que a estas alturas ya no recordaba el chivato miniaturizado de mi oreja, es Sandra y parece que ha hecho cambios por un topo que ha dado algún aviso y al cual han descubierto saliendo de la central…. Por lo que ha realizado estos cambios para que pasemos por delincuentes reales entre otros…

Así que mi hermana no tenia todo tan controlado como ella esperaba, supongo que no puedo esperar perfección y que me voy a encontrar mas sorpresas… doy ánimos a mi asustada acompañante a la que se le esta contagiando la aprensión de los demás, y con la esperanza de que no se descubra…

A ratos ese ajetreo de parar y andar esperando que nos tocara el turno se hacia desesperante por las ganas de salir de allí, en otras aburrido y eso puedo decir que más para mi cuñada ya que yo no paraba de darle vuelas a las posibles posibilidades y alternativas y el como actuar en caso de fallos o descubiertas por alguien en algún momento, espero que se nos tome en algún momento como marimachos, como mínimo daría menos la nota en ciertos casos.

Ya casi nos tocaba a las dos, me preocupaba el echo que nos tocara pasar por separado, ya no por mí sino por ella… parecía que fuera a entrar en pánico, la pobre la deben exceder las situaciones de tensión, conforme la observaba vi que transpiraba mucho y respiraba con un cierto ahogo si no me equivocaba estaba sufriendo un ataque de ansiedad, no sabía como aliviar ese estado al menos con ella, entonces recordé como cantaban su madre y hermana y el como yo canté con ellas, y me pregunté por unos minutos si funcionaría…. No me paré a razonarlo mucho más, simplemente comencé a cantar por lo bajo una canción algo obscena que escuchaba de niña a los chicos en el instituto, le di un poco el énfasis grave y menos melodioso para que no se me notara la voz….. Bueno la miraba de reojo y para mi sorpresa ella se mecía de un lado a otro con el ritmo de mi voz, su respiración ya no era tan sofocante, lo cual me tranquilizó, otro tío de la fila me escuchó y parece que reconoció la letra y sin yo saber por qué se puso a cantarla también, supongo que el aburrimiento hace esas cosas en un sitio como éste…..

Al cabo de un rato unos seis presos más la cantaban a coro con los abucheos de otros y las risas, pensé que había creado la revolución francesa en la sala de reconocimientos, vamos que sólo faltaban las litronas de cerveza con los canutos.

Ya nos tocó el turno y ahora cada vez que entraban un grupo al otro lado en vez actuar como si fueran a la guillotina les vitoreaban como a héroes, la situación era cada vez más absurda.

Al desfilar por un pasillo con una mampara de cristal y todo a oscuras al otro lado y una luz que cegaba sobre nosotras, la cosa se volvió algo más tensa, pero los otros tres que les tocó con nosotros se pusieron a tararear la canción y bueno se alivió un poco el ambiente, seguimos las indicaciones que nos daba un guardia y salimos en el mismo orden por otra apertura a un pasillo más amplio y repleto de puertas….

Allí a dos de ellos se los llevaron dos guardias de uniforme y el preso que a nuestro lado se quitó las esposas delante nuestro y luego nos soltó a nosotras, no sabía que pensar pero tampoco me dio tiempo a ello, mostró una placa se indicó la oreja y fue cuando escuché a Sandra….

“Vuestro aspecto no os a delatado en lo más mínimo y habéis sabido aguantar la presión e incluso formar parte del ambiente Susana, no os tenéis que preocupar, vuestro acompañante y si es otro que hacía de preso para cuidar de ambas, os conducirá a un furgón, seguirle ahora nos toca pasar a nosotras por lo mismo….”

Tal como nos indica ella seguimos al chico, el cual no media palabra, simplemente se tiñe a las indicaciones y protocolo policial, nos lleva a un furgón y nos acomodamos sintiéndonos muy incomodas e inquietas, pasan como hora y media antes de escuchar más movimiento en el exterior, hasta esos momentos ambas cantamos y bueno juego con ella al veo veo, ha hacer operaciones y todo lo que se me ocurra con tal de pasar el tiempo lo más ameno posible.

Al cabo de unos minutos el rostro de mi suegra asoma por la abertura de entrada al furgón, se la ve agotada pero sobretodo satisfecha, cada vez parece alguien distinto, o más bien se está acoplando muy bien a la situación y al papel que ha de interpretar….

Tras ella tomando mientras sube con un arma y una maleta, que echa a nuestros pies, la sigue Sandra, apenas nos presta atención ya que escucha y responde a alguien por el micro que lleva y el pingajillo de la oreja, conforme se sienta da un gesto a la puerta y cierran, al cabo de un minuto otra puerta del vehículo se cierra y el motor se enciende, con algo de maniobra nos ponemos en marcha…

Apenas todo comienza a moverse una sonrisa aflora al rostro de mi chica, y asiente como indicándome que todo va bien, mi cuñada se tira en eso a los brazos de su madre, la cual se ve atrapada en un abrazo fiero de su hija, Sandra empieza a hablar conmigo sobre lo que ha ocurrido y con solo decir delante de quién hemos desfilado me pongo rabiosa…. Hemos pasado ni más ni menos que por delante de su padre y no las ha reconocido….. lo he tenido de frente y no he sabido nada…. La miro incrédula y ella simplemente se alza de hombros, y me explica que quién mejor para saber si eran efectivos los disfraces o no…. Miro al techo furibunda…. Guardando silencio y escucho de pronto una voz al botón de mi oreja que me provoca un sobresalto, es Carolina, se ríe por lo bajo y me dan ganas de decirle de todo pero no soy capaz ya, si ella ríe significa que está bien y todos a salvo, lo que me devuelve la sonrisa.

Durante el transcurso de dos horas, me cuentan el como les ha ido a ella y a José con Marina, así como me dan detalles de la segunda etapa, Sandra no dice mucho ya que está enlazada con el resto del equipo, alza la mirada y me mira fijamente casi antes de detenernos pero sin decirme nada, ahora es cuando yo tengo miedo.

Ella abre la bolsa y se quita la ropa colocándose un uniforme de guardia civil, a mi me pasa otro, a ellas las deja tal como están, tras unas palabras suyas se abre de nuevo el furgón y la luz exterior nos ciega, toca el cambio de transporte, ella toma a su hermana del brazo y le indica que ande yo la imito con su madre, la bolsa queda en el interior, una vez al exterior veo que estamos en el anden de un cuartel, entramos como custodiando a dos detenidos, el resto de guardias devuelven los saludos con un gesto de cabeza, y así pasamos desapercibidas.

Pasamos por varias secciones de despachos y una de archivos, otra de celdas y en lo más abajo una sección de aprovisionamiento, por fin nos detenemos y en un cuarto le dan a su madre y hermana otros uniformes iguales a los nuestros…. Así que saldremos como una cuadrilla de guardias de un cuartel como otro cualquiera…

Tras el cambio de ropa y algún detalle que remarca Sandra volvemos a seguir el recorrido, pasamos por la sección de cuadras y llegamos a un gran aparcamiento, tras varios pilares ella se detiene frente a un todo terreno de verde, le da con un mando y de dos iguales el de la derecha da la señal de apertura, se sube lo saca a nuestra altura y sin mediar palabra tomamos asiento en el interior, esta vez las cuatro solas, o eso creía yo cuando nos adelante otro vehículo menor y veo ni más ni menos que a Armando y mi hermana con sendos uniformes…. Se suponía que ya se encontraba en su destino, por lo que no me puedo contener ya y tocando el botón de mi oreja me dirijo a ella, mi chica se gira y me mira sonriendo, sigue en silencio, pienso que algo ha pasado o más bien traman algo nuevo que todavía no me han explicado. Lo que me recuerda cuando se conocieron en mi casa y actuaron como si todavía no se conocieran, vaya par, muchos secretos me deben de tener ocultos las dos y eso me hace mirar fijamente a Sandra cuando hablo.

Carolina con un tono serio me responde que han ocurrido hechos de los que me pondrá al corriente al llegar al refugio y que su servicio encontró un topo que desvelo su refugio y se trasladó al nuestro a mi sobrina y cuñado así que íbamos a estar todos juntos, hasta un nuevo traslado, pero que estuviera tranquila ya que el nuestro ha sido preparado sin previo aviso y por lo tanto no tienen detalle alguno, así que es imposible seguir un rastro ya que no hay informes y los importantes los tiene ella, que lo demás vendrá cuando lleguemos.

En la autopista ella avanza por delante nuestro, mientras nosotras vamos con más calma, me avisan de un descanso y que iré con ella y su madre al aseo y luego ella con su hermana y Armando, que luego su madre pasara con ella al coche y así seremos tres y tres, asiento algo ausente, pensando en todo lo que me ha dicho y siento un mal presagio, algo me dice que hay una mala noticia o puede que sea mi pesimismo.

El echo de que mi suegra también esté con Carol al coche me suscita varias cuestiones mas…. Sospecho que hay otro interés, más bien lógica, si fue la gran heredera también es la única con respuestas a múltiples preguntas, y si estuvo tanto tiempo a la sombra desaparecida de toda circulación…. Será posible, si mis pensamientos van bien dirigidos, lo mismo…. No termino el pensamiento, miro a Sandra con la boca abierta por mi sorpresa, ella me mira y sonríe, luego miro a mi hermana o más bien a su vehículo, luego miro a mi chica, así alternativamente como atando cabos…….

La respuesta para estar a Salvo como ella estuvo toda una vida, la posee ella en su memoria, la razón de que siga viva y desaparecida tantos años, ella posee muchos secretos pero el más importante para guardar todos los demás es el ser invisible para el resto del mundo…..
saori sama
Mensajes : 162

Fecha de inscripción : 31/10/2014

Edad : 43

Localización : en brazos de mi Batwoman

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Delfi22 el Sáb Nov 29, 2014 4:51 pm
Me haz dejado atra vez en suspenso,un buen capitulo, ahora esperar el siguiente...que estes bien.....
Delfi22
Mensajes : 18908

Fecha de inscripción : 06/11/2014

Localización : En el espacio infinito

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por saori sama el Sáb Dic 13, 2014 3:21 pm

VI CAPITULO



Tras viajar durante horas, nos detenemos en un autoservicio, la verdad ya me hacia falta un descanso para poder pasar por los aseos.

Al salir me fijo que mi hermana habla por teléfono, se ha quitado el botón del oído y al igual esta haciendo Sandra, Armando lleva a Gabriela mi cuñada y a Mariana al interior, pero antes hace una interrupción para indicarme con un gesto que le de el aparato que yo llevo aún puesto.

Se lo devuelvo y me dirijo a ellas, las miro con atención, aprovecho que Carol sigue al teléfono y aparto a Sandra para contarle todo lo que he pensado u descubierto, ella me escucha con atención medio sonriendo, asiente conforme avanzo en mis explicaciones, en algún detalle me corrige lo que me permite ver otros puntos de vista e incluso facetas que ni me había planteado, cuando termino, la miro fijamente…. Ha llegado el momento de preguntarle, qué es lo que ha ocurrido mientras viajábamos que las ha tenido tristes o en tensión, ella baja el rostro unos segundos , en un susurro casi inaudible me dice que han matado en la comisaría a su padre antes de ser trasladado a un zulo, que ya no lo podrán juzgar ni usar como confidente en contra de Gerardo, pero todavía él no estaba libre de acusaciones por lo que seguían buscándolo, tras éstas palabras observo como ella temblaba, mi alma se partía en pedazos al pensar en todo lo que debía estar reviviendo con solo abrir esa herida….

Al estar en público no podía actuar como normalmente para no poner fuera de lugar nuestra apariencia ante el resto de transeúntes y dar una pista de nuestra localización, mayor impotencia de la que ya sentía y una frustración tan grande que un tío que me pasaba al lado intento flirtear conmigo y luego le guiño el ojo a Sandra y me dieron ganas de partirle el cráneo…. Sandra me contuvo antes de que hiciera nada, debía de ser muy transparente por que apenas le puse a ése una mirada asesina ella ya tenia sus manos en mi torso conteniéndome de que hiciera algo más.

Apenas nos reunimos todos en los vehículos, mi hermana nos mira dando las ultimas nuevas de Gerardo, un confidente suyo lo sitúa a 50 kilómetros nuestra, necesita saber si alguna lleva algo que sea muy personal y sepan que no lo dejaría por nada del mundo, algo que pueda colocar un trasmisor, mira a mi chica y ambas a mi cuñada, yo miro una pulsera que la chica acaricia de seguido cuando canta, adelantándome a ella me pongo a conversar animadamente y me centro en el objeto, tiene varias cuencas de cerámica en las cuales se podría colocar un chivato en su interior, toco la pulsera con el dedo y ella me pregunta si me gusta, le digo que es original, esperando ver que me cuenta de ésta, al rato de tararear una melodía me cuenta que era el collar de su muñeca favorita y que el bastarlo la rompió por que ella no quiso ayudarle como a su padre, que no le quiere y que es muy malo, pienso que sería fácil h hacer una replica y sustituirla, le pregunto si me deja mirarla un rato, ella primero se lo piensa y luego mira al vacío como si no estuviera aquí, al final asiente y la cojo de sus manos, se me ocurre algo y la llevo conmigo a la puerta del supermercado donde están las alarmas electrónicas, pongo en mi mano abierta la pulsera entre éstas y saltan las alarmas de aviso, confirmado algo lleva en el interior que activa con su señal los controladores.

Mi hermana me ha seguido curiosa de que hacía, al ver lo que hago me mira sorprendida, le explico que algunos aparatos emiten una frecuencia que activan este tipo de alarmas y que si esta simple pulsera emite una señal es que lleva algo en su interior, ella me lleva a un cajero, saca su placa y toma la pistola lectora de códigos de los productos, aislando cuenca por cuenca la va pasando de una en una, al llegar a una algo oscura, el aparato se vuelve loco, agarra algo duro que tiene bajo el escritorio de la cajera, y la golpea fuerte, al momento deja de pitar la maquina y sobre la superficie hay echa añicos la cuenca y algo negro muy pequeño, ella lo coge y pide una lupa, activando una radio de mano pide contacto con alguien y da aviso de estar al descubierto, de ser seguida por un trasmisor camuflado y que den la alerta que el sospechoso lo tenemos a la retaguardia….

Salimos a la carrera y escuchamos un tiro en las mediaciones todos se echan a correr y Sandra echa al suelo a su familia entre gritos, Armando las protege apuntando a un vehículo rojo a unos veinte metros, éste se haya en una posición extraña y con la puerta abierta, otro disparo y observo que una forma se ha asomado ligeramente desde ése vehículo antes de sonar el tiro, corremos ocultándonos y esquivando al personal que ha entrado en pánico, se me ocurre seguir la dirección de la gente y rodear la zona, me guito la parte superior para no resaltar y el gorro, me quedo en camisa de tirantes, saco el arma reglamentaria que llevo, recordando las instrucciones de mi hermana, la cual me llama a gritos sin que le preste atención, no me puedo quedar ahí viendo como nos acorralan mientras un tirador nos retiene a tiros…..

Llego a un edificio dónde se meten a tropel paso de largo y me agacho todo lo que puedo, siguiendo una hilera de vehículos hasta el costado del agresor, apunto con cuidado y agujereo las ruedas, al poco siento como el vehículo en el que me encuentro es mecido por los tiros del otro y éstos me resuenan con pánico a que me den, otros tiros se escuchan cercanos y el tirador me deja de lado de momento, corro a toro vehículo, paso por detrás de una furgoneta que han abandonado en medio de la carretera e impide que el sospechoso recule para escapar, los tiros cada vez son mas fuertes y en mayor numero, me siento temblar de miedo y me falta el aire, no me atrevo a asomarme, pero sé que soy la única en poder acercarme, escucho un sonido a mi lado y apunto girándome, tengo a mi hermana a mi lado, me mira con reproche pero agradecida, dice que los otros dos lo están distrayendo, con tanto ruido apenas la puedo escuchar, me agacho y miro por debajo del parachoques, el agresor se mantiene semi de pie en su trinchera, varias armas tiradas en el bajo del vehículo, nos da la espalda, sale mi hermana a una indicación mía, y dice a la radio que detengan el fuego, obedecen y apuntándole le da la orden de entregarse y soltar las armas, éste se gira con una escopeta hacia Carol, ella le dispara y se da cuenta que lleva bajo la ropa un chaleco antibalas, se tira a un lado y yo sigo escondida.

En esos instantes el miedo me consume mi hermana esta a punto de ser cosida a balas por el sospechoso y yo ahí mirando, levanto mi arma sin pensarlo y disparo hacia sus piernas, le doy dos veces en el mismo muslo lo que provoca que se desplome y tirotee toda la furgo, me mantengo oculta, esperando a que los tiros paren, escucho unos gritos en los que Carol grita que suelte el arma, me asomo y ella está sobre él apuntándole la cabeza, y el con la escopeta cruzada con intención de golpearla, corro y me tiro al lado sujetando el mango del arma y es cuando el sospechoso cede y se coloca las manos en la cabeza.

Me levanto algo aturdida mientras mi hermana lo va esposando, miro a mi alrededor, y alzo el brazo a modo de saludo, Armando asoma la cabeza y asiente, Sandra de igual manera, algo no es normal tendrían que salir y acudir en apoyo a su jefa…



En ese instante mi hermana se tiró sobre mí pero sospecho que pese a su reflejos ya era tarde, fui lenta en comprender que pasaba, no era un único atacante, era mas de uno como mínimo otro y acaba de ser alcanzada por un tiro certero, bueno no tanto ya que sigo viva, pero entre el peso de mi hermana, la mala postura sobre el detenido en el que he caído de espaldas, y el dolor intenso en el hombro que me quema como el fuego y sientes que te duele todo, ya no se si por simpatía o por que debí recibir mas de un tiro…. No me atrevo a mirar y confirmarlo y menos ver mi propia sangre y ponerme peor…..

Mi hermana no para de palparme apenas percibo su susurro en la radio de mano, intento seguir al tanto de cuanto pasa a mi alrededor, no suelto el arma que aún sostengo en la mano del brazo sano, siento pánico en que nos acorralen del todo y vengan por nuestra retaguardia, veo unos pies en el lugar en el que yo me encontraba anteriormente, sin pensar me giro hacia allá de un modo acelerado y mi hermana se gira con arma en alto, en ese instante un hombre con pistola sale y es acribillado por Carol a tiros, la victima cae de espaldas con los brazos abiertos, y Carol no se lo piensa y se dirige hacia él apuntándole, lo desarma y esposa aceleradamente, lo arrastra vigilando con su arma alrededores para que no halla un tercer asaltante, me mira y me sonríe y yo respiro acelerada, alza la mano dando aviso de que estamos a salvo, Sandra se expone y no recibe ni un aviso, llega a nuestra posición y me mira, la noto consternada, simplemente no puedo decir nada, Carol sale asegurando el parámetro, Sandra me trata de loca para arriba, que soy una inconsciente, todo esto con lágrimas en los ojos, la miro maravillada de verla sana y salva y ver que llora por mi, me siento tan conmovida que lloro yo también, la pobre al verme llorar se preocupa más y me pregunta si me siento muy mal, y me digo…. “Sí de hacerte padecer a ti.”

Al cabo de unos minutos llegan unos enfermeros, me explican que la herida tiene salida por la espalda por lo que no habrá que extraerla, que me tienen que coser para no perder más sangre y poner la vacuna antitetánica, piensan en trasladarme pero Sandra se niega y enseña su placa e indica que estamos en servicio especial, vaya modo de decir las cosas, conforme la escucho veo como lidia con las normas de seguridad y sanidad, hasta que llega mi hermana e indica su lugar en la jefatura y que estamos a su mando y custodia, que nos trasladaremos en su debido momento al hospital militar, que gracias por sus atenciones, eso último a los enfermeros les parece una broma sarcástica y sin contar un insulto el negar la atención sanitaria.

El hombro me ardía y los calmantes tardarían en hacer efecto, los atacantes eran interrogados por Sandra y Armando en una furgoneta de la policía de la zona, la patrulla se sentía algo desconcertada y ala vez aliviada de no haber estado de por medio, digamos que no es de gusto ver a uno de los suyos herido y supongo que mi hermana y Sandra lo deben estar pasando mal, me acompañan unos guardias por petición de Carol a nuestros vehículos, Mariana y Gabriela están en el interior, las dos con los rostros demacrados, al verme llegar casi sana y salva y un brazo en cabestrillo, la madre suspira y mi cuñada se me echa encima abrazarme y llorando, tengo que reprimir un grito de dolor para no asustarla, pero todo mi cuerpo se tensa y siento que voy a estallar o que no voy a poder aguantar mucho más.

Entre palabras de consuelo y alguna broma entro con ellas al vehículo y mi suegra me muestra un gesto de agradecimiento me acaricia los cabellos, se la ve muy descompuesta y eso me hace preguntarme si vivió en el pasado éstas escenas, no se n i como me paro a pensar en todo eso, me siento agotada y necesito dormir, los puntos me duelen mucho y sólo quiero que acaben con todo y marchar, además me preocupa que nos den más alcance algún sicario más…..

Por lo poco que he escuchado esos dos eran dos enviados y bien pagados por Gerardo, cada vez deseo más estrangularlo y ver como se le apaga la vida en los ojos igual que se las ha robado a éstas mujeres, no es más que otro delincuente con ansias de poder y riquezas, que disfruta haciendo sufrir al resto de las personas que llegan a estar a su merced.

El sueño me puede y recuesto la cabeza en el asiento, noto como me arropan con algo y eso alivia el frío que siento, creo que los sedantes son fuertes por que no tardo en dejar de escuchar a mi alrededor todo el ir y venir de voces y ordenes, de preguntas de curiosos, las sirenas…..

Mi mente algo ausente empieza a devolverme a la realizad de un sueño profundo aunque no se si reparador por como me duele todo, me remuevo incomoda evitando la luz solar que me llega a los ojos y me provoca fuertes palpitaciones en la cabeza, siento como si todo mi cuerpo fuera a romperse en pedazos, todavía no recuerdo mucho, sólo algo de que iba en un coche con Sandra y Gabriela, todo lo demás se me hace confuso y muy borroso.

Conforme pasan los minutos, empiezo a recordar los hechos del restaurante, luego el encuentro con Sandra y las agresiones sufridas, una cólera me sube desde el pecho al resto del cuerpo, luego todo lo ocurrido en la comisaría y ahí entro como en estado de sorpresa, con más serenidad recuerdo la escapada de la jefatura bajo las vestimentas masculinas y luego los cambios de vehículos e imagen, luego el asalto y tiroteo de los sicarios, el dolor del hombro me recuerda el impacto sufrido por un tiro, abro los ojos de golpe y me ciega la luz que me rodea, actúo de un modo premeditado al temer que algo les hubiera pasado durante mis horas de sueño, apenas intento incorporarme unas manos me sujetan y empujan de nuevo contra el colchón…. Un momento la última vez que estuve consciente aún seguíamos en el lugar de los sucesos y en el interior del coche, dónde caí rendida por el sedante y el agotamiento.

Carol me habla en susurros, no soy capaz de distinguirla con la luz golpeándome los ojos, su voz es pausada y algo tensa pero noto al final de sus palabras alivio, no sé por qué pienso que he sido una carga y una fuente de preocupaciones, ahora sólo me queda saber que ha ocurrido, dónde estamos y si ha sucedido algo más….

Con palabras suaves mi hermana comienza a decirme que estoy bien y que me voy a recuperar, también que ellas están en la habitación continua y que Mariana pasó el viaje cuidándome y bajándome la fiebre, que nos hizo parar en varias farmacias en el trayecto a la casa custodia, tal y como la han llamado, que perdí sangre y la fiebre fue muy alta, que no pudieron parar en hospital u ambulatorio, para no crear rumores de nuestro paradero, comprobaron de que no hubiera mas chivatos que indicaran nuestra situación, por suerte el de la pulsera era el único, lo más importante que no tuvieron que cambiar mucho los planes, y que ahora tenían asediado en un perímetro a Gerardo y que los sicarios habían admitido su implicación en la muerte del padre de Sandra.

Digámoslo así estábamos en paz en un lugar que todavía no conocía, deseaba ver el rostro de Sandra y bueno agradecer a Mariana sus atenciones, no sería tan sencillo, cuando por fin puedo mirar a mi hermana sin sufrir por la luz en la vista, el gesto de mi hermana no es tan amable como su voz, por lo que evidentemente me viene ahora las palabras duras de su preocupación, creo que tras lo de mi sobrina nuestros papeles se han intercambiado, no tengo animo de ello pero si lo pienso no tengo escape, encima convaleciente, empiezo a pensar que la situación no es justa, apenas creo este pensamiento en mi mente una segunda bofetada me arde en el rostro, esta vez no puedo sentir resentimiento y menos viendo a Carol llorar, se levanta sin decir nada y se marcha de la habitación, dejándome sola.

Algo conmocionada por los recientes hechos, miro el techo pensando en como he estado tan ida de la cabeza como para exponerme tanto y con tan poco conocimiento y lo peor como me pongo a tiro sin pensar si habrá un único asaltante, si actúo así sin pensar no es de extrañar que sea un peligro andante para los que quiero, ya que en vez cuidar de ellas me expongo a que me maten y se quede todo ahí.

Pensando en todo esto no puedo evitar rememorar todos los momentos compartidos con Sandra y todas mis promesas hechas mentalmente y pienso que he roto todas y cada una de ellas al dejar perder así un futuro juntas, si me matan no hubiera habido modo de cumplir nuestros sueños.

La puerta se vuelve a abrir y siento una gran ansiedad sin contar temor por la idea de ver la misma rabia y consternación en Sandra que en Carol…

Al final saco valor y giro ligeramente la cabeza hacia donde escucho algunos sonidos , apenas fijo la vista me colocan una mesa enfrente del rostro que me impide ver por encima y sigo sin saber quien tengo conmigo, un par de bandejas sobre la mesa resuenan al tropezar la persona con ésta, una silla es colocada a mi lado y alzo la mirada buscando ver el rostro de quién está en mi compañía, me siento algo sorprendida pero agradecida, es Mariana, me observa y percibo un atisbo de sonrisa en sus labios aun con su semblante serio, no sé por que recuerdo en esos momentos que la mujer tiene un enamoramiento que ha dejado atrás para huir del yugo de su matrimonio y de la condena de por vida que ha sufrido por ser descendiente de un gran Capo.

Mariana se inclina sobre mí con cuidado palpa el lugar de la herida, la cual me provoca latigazos de dolor con solo su contacto, ella me mira con calma y es cuando en un susurro casi inaudible ella me da las gracias, su voz es tenuemente ronca, ya no suena vacía como en un principio, de alguna manera su estado de enajenación ha ido mejorando pienso que ha debido sufrir un gran trauma con todo lo sucedido, siento lástima por la mujer y un gran afecto.

Con muchos cuidados la mujer tras coger de la mesa unas pinzas de metal empieza a retirarme el vendaje, un fuerte olor a yodo me llega lo cual lo hace algo mareante… intento bajar la cabeza y ver cómo está pero me duele todo y no soy capaz de encogerme tanto, ella me mira a los ojos con reproche, echo de nuevo la cabeza para atrás, dejándole vía libre a sus tareas, alzo las cejas a modo de respuesta, no se bien que he hecho pero ella empieza a reír suavemente con un cierto tono dulce que me deja prendada de su voz, hasta ahora apenas la pude escuchar excepto en el momento en que la situación exploto para ellas y la vida que mantenían cambió radicalmente, yo pienso que para mejor, pero también pienso si no estarían muy sumidas en un mundo que no les correspondía y sabrán vivir sin esa etapa de un modo diferente, si encontrará la felicidad tal y como nosotras aspiramos.

Ella se retira de mí unos instantes y vuelve con algo plano en las manos, me observa y sonríe como divertida y podría decir traviesa, algo claro está planea la mujer y solo verla en esa pose me dan ganas de reír por que en verdad se la ve dichosa.

Me muestra un espejo en el que mi rostro se ve pálido y ojeroso, paso mi lengua por mis labios tomando conciencia de que están resecos y tengo mucha sed, ella va girando lentamente el espejo de lugar y me fijo que va en dirección de mi herida, un modo de que la vea sin forzarme, desde luego esta mujer está en todo.

Al llegar veo una especie de costra algo oscurecida pero alrededor rojizo y diría que como irritado, ella susurra al ver mi expresión de consternación, “te rascabas mucho Susana”, levanto el rostro sin saber que decir, y vuelvo a mirar la herida casi ha cicatrizado, entonces…. ¿Cuánto tiempo llevo inconsciente?

La miro directamente quiero hablar pero digamos que me puede mas la sed que otra cosa, creo que tendré que dejar las preguntas para más tarde, miro alrededor buscando una botella o una jarra de agua, hay un armario muy desvencijado al fondo de la habitación, varias sillas de tipo barroco, una mesita del mismo estilo entre éstas, unas cortinas oscuras tapan parte de la ventana , la cuál esta entre abierta y se escuchan grillos en el exterior, las paredes están semicubiertas de papel florecido, esta casa necesita mucho trabajo y por el olor a moho una limpieza urgente, es cuando me fijo que no hay telarañas ni suciedad en ningún rincón…. Al pensar en eso me trae recuerdos del caserón abandonado en el que descubrí lo que pasaba y pensar que pude salvar a Sandra en aquellos momentos llevándomela lejos de ese mal nacido y haber evitado una agresión tan humillante…..

Mariana empieza a realizar la cura con algodón y yodo, la cuestión es que me duele todo y no me duele la herida al contacto, deben ser magulladuras internas, no le digo nada todavía del agua hasta que termine con su tarea se la ve tan concentrada en ello, que me sabe mal molestar.

Una vez ha terminado vuelve a retirar todo y es cuando medio tosiendo le pido el agua, ella asiente y se dirige a la botella y el baso que hay sobre la mesa que está al lado de la puerta, llena el baso y vuelve a mi lado, con cuidado me ayuda a incorporarme y sosteniéndome me da el vaso para que beba por mi misma, al menos no me hace sentir una inútil, apuro el agua enseguida y siento que no es suficiente le pido mas pero ella niega con la cabeza, luego me dice que es pronto que he de ir tomando poco a poco…

En silencio se marcha pero antes me ha dado un beso en la mejilla, su primera muestra de afecto hacia mi persona, me ha dejado descolocada ya que ni lo esperaba, ha conseguido que me sienta mucho mejor y que tenga muchas más ganas de ver a mi chica sin temer tanto la bronca que me pueda soltar.

Espero un rato pero me siento muy cansada y aunque quiero verla y ver que se encuentra bien y hacerle un sin fin de preguntas el sueño me vence antes de verla.

Vuelvo a despertar esta vez me siento pegajosa y con una sed que me bebería un tanque entero de agua, abro los ojos y la vista la noto borrosa, me estezo con las manos para ver si veo mejor y una mano me las sujeta para luego pasarme un paño húmedo por la cara y los ojos, cuando al fin deja de pasarme el paño por la cara puedo abrir los ojos del todo y mirar quién es, mi corazón pega un vuelco al ver sus ojos clavados en mi, siento como todo el peso de mi cuerpo se aligera y una dicha me llena por dentro, ella está a mi lado, cuidándome, lo que más deseaba al dormir se me ha cumplido al despertar.

Sandra sonríe con cierto alivio y una alegría en si, que me hace aún más feliz, intento hablar pero me da tos, ella se levanta y se aleja de mi lo cual me crea desconsuelo, no quiero que me deje ya, pero cuando llega a la puerta se detiene y me fijo que ha ido a por agua, suelto un suspiro de alivio y la espero ya con más calma, al igual que su madre me da el agua y yo bebo esta vez sin tantas prisas, apenas bebo las tripas me resuenan hambrientas, vaya modo de quejarse, me pregunto cuanto llevo sin comer….

Tras volver a recostarme ella me hace algunas preguntas de cómo me encuentro y si necesito algo, al decir que tengo hambre, ella se levanta para ir a por comida, yo la cojo de la mano antes que se aleje y le digo que luego, asiente y se vuelve a sentar a mi lado a la espera de ver que quiero, pero yo quiero estar con ella y seguir mirándola y que me cuente todo, cosa que le indico y ella con su medio sonrisa y mirada pícara comienza a relatarme todo lo ocurrido desde el tiroteo, la escucho con suma atención, su familia ya sabe el destino de su padre, ninguna lo ha tomado de un modo tan serio ya que hacía años ya no existía ese afecto fraternal, el viaje y las diversas paradas por el estado febril en el que entré, la inesperada perdida de sangre por el orificio de la espalda, del cual no se percataron hasta ser tarde y perdí mucha, por suerte pasamos por el hospital militar y me tuvieron ahí tres días y medio, cuando ya estuve fuera de peligro siguieron con el tramo que faltaba para llegar a la casa de seguridad, al entrar al hospital nos perdieron la vista del todo y pusieron varios compañeros de cebo en la misma furgo y picaron el anzuelo dos secuaces más de Gerardo.

Tras pronunciar su nombre ella guarda silencio, tomando aire continua, su madre se ha ocupado de mis curas ya que para sorpresa de los enfermeros tenia habilidades y conocimientos insospechados de medicina, casi no se ha separado de mí y dice que me ha cuidado con esmero y cariño, que se nota que me aprecia muchísimo.

Le explico que mi hermana dijo que tenían al bastardo acorralado en un perímetro, ella asiente pero su rostro se ensombrece, escapó una vez detenido no sin antes averiguar por un aliado dónde nos hallamos, se presentó aquí esa misma noche…..

Abro los ojos aterrorizada e intento levantarme corriendo, no, no es posible que estemos retenidas ahora por ese mal nacido, no concibo la idea que tras tantos esfuerzos no hallamos conseguido escapar de su sombra, apenas consigo setarme Sandra grita llamando a mi hermana, la cuál entra corriendo y se disponen a tumbarme de nuevo, mi cuerpo tiembla, no se bien si del esfuerzo o de la cólera…. Ambas hablan entre sus esfuerzos de contenerme hasta que Susana grita: “LO MATE YO, SUSANA”, una y otra vez hasta que yo detengo mi lucha contra ellas por levantarme….

Es cuando mi propia hermana me explica que tras despertar horas mas tarde la avisaron de su huida y que se llevo a uno de los suyos al cual dejo mal trecho en la carretera en dirección nuestra, en vez huir y escapara para poner su pellejo a salvo, solo pensaba en venir a por nosotras, con calma me explica que nos bajo a todas al sótano y ella y Sandra hicieron las guardias, se produjo un tiroteo llego a entrar al edificio pero tras jugar al gato y al ratón por media hora, cuando acorralo a Sandra ella llegó hiriéndole, él en vez bajar su arma y rendirse intento dispararlas y fue cuando disparó por reflejo y le dio muerte…

Me echo a llorar de impotencia, ellas luchando por nuestras vidas y yo inconsciente postrada en un colchón sin siquiera poder proteger a nadie, dios que cosa más inútil, sigo llorando sin saber que parte de mis palabras las he dicho en voz alta, entonces alguien cierra la puerta y soy abrazada por una de las dos, no se cuál ya que tengo los ojos cerrados, pero empiezo a escuchar su voz, hablándome al oído y ya no lo soporto más, la abrazo sin mediar ya palabras y lloro como no he llorado en años.

Sandra termina de recostarme en la cama y yo me niego a que se vaya, la vuelvo a coger de la mano y le pido que se quede conmigo, ella me dice que no se va a ir a ningún lado, simplemente va a sentarse pero yo me niego, quiero sentir su cuerpo a mi lado, notar su peso y su calidez, quiero que se acueste y descanse conmigo. Le pido que se acueste ella en un principio se niega pero al ver mi insistencia, accede.

Mientras se acuesta a mi lado me da ánimos y me dice que no fui una carga que podría haber sido ella la herida y no haber podido cumplir con su deber y protegerlas, que al dispararme el otro sicario se descubrió a sí mismo y se le pudo localizar, aunque al final hiciera toda la faena la jefa.

Me hace gracia como la llama a mi hermana y me pongo a reír algo dolorida pero me siento genial, me explica el como la acorraló y me siento consternada al saber que ella protegía la entrada a nuestro sótano y que fue ella quien lo retuvo dando la alarma a la jefa la cual la salvó cuando la iba a liquidar, el aire se me va de los pulmones ante la mera idea de perderla y sentir que he estado tan cerca de un momento tan critico que las lágrimas se me saltan solas.

Luego el como llegaron el resto de efectivos y tomaron los testimonios el como Armando que estaba en la tienda comprando para varios días, llegó escuchando los disparos y al llegar todo había terminado, como nos volvieron a subir y se decidió seguir ahí unas semanas mas para asegurarse de si hubiera sicarios a sueldo todavía al acecho, no nos encontraran y de paso, que se corriera el rumor que tanto su padre como Gerardo habían caído muertos y nadie les pagaría sus servicios.

Tras escuchar todo vuelvo a dormir y sigo así durante tres días mas, dónde ya comienzo a comer y a moverme, Sandra pasa la mayoría del tiempo a mi lado, mi sobrina pasó una tarde conmigo y mi cuñado me dio un abrazo en el que me hizo mantequilla, tras eso mi hermana volvió a teñirse el pelo y otra vez a mirarla rara mientras me miraban y se reían de mi expresión, ya me estaba acostumbrando a verla con un color de pelo normal para variar, que ahora tengo que mirar a una pitufa...
saori sama
Mensajes : 162

Fecha de inscripción : 31/10/2014

Edad : 43

Localización : en brazos de mi Batwoman

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Delfi22 el Sáb Dic 13, 2014 4:14 pm
Muy buen capitulo, aunque me hubiera gustado que tanto al padre como a Gerardo,los hicieras sufrir un poco por el daño que hicieron.-Ya me imagino yo, haciendoles tormento chino-.....jajajaja...Bueno nos vemos en el siguiente...que estes bien.....
Delfi22
Mensajes : 18908

Fecha de inscripción : 06/11/2014

Localización : En el espacio infinito

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por saori sama el Dom Dic 14, 2014 1:25 pm
te entiéndo delf, jajaj algun dia buscare una sadica a la que colgarle la sed de venganza.....
bueno esta historia se acaba ya, el epilogo es lo que me queda editar, espero os haya gutado y distraido, por mi parte disfrute muchisimo escribiendola.

un fuerte abrazo de una servidora
saori sama
Mensajes : 162

Fecha de inscripción : 31/10/2014

Edad : 43

Localización : en brazos de mi Batwoman

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por saori sama el Sáb Dic 20, 2014 2:36 pm
EPILOGO


En el caserón en que se dio fin nuestra historia policíaca, pasamos tres semanas recuperándonos de todos los sucesos acaecidos en dos semanas escasas o lo mismo me paso… bueno allí todos juntos nos permitió conocernos más y llegar a ser una autentica familia los unos para los otros, ese tiempo de apego y estrechar lazos se convirtió para todos en los más felices que podíamos recordar, tanto mi cuñada Gabriela como mi sobrina Marina se hicieron grandes amigas, no paraban quietas, una niña enorme con una cría diminuta de su mano de paseo para todos lados como hermanas, en otros momentos lo divertido era ver a Gabriela hacerle ojitos a Armando el cual se reía ya que a fin de cuentas qué otra cosa podía hacer el hombre, su mujer que vino para estar asegurarse de que se encontraba bien llegó en plena escena de persecución platónica, al principio no supo que pensar la mujer pero al comprender que ocurría no podía parar de reírse a gusto cuando Gabriela lo perseguía para estrecharlo una y otra vez a abrazos, la chica se sentía feliz… yo no era menos, también tenia que correr cuando me decía mi nueva hermanita, eso bastaba para darme la señal para salir corriendo, ya todos reían al verme correr a dos metros de distancia pegando gritos, nos convertimos en sus juguetes….

Al cabo de dos semanas, Mariana fue la sorprendida, el profesor del que se enamoró dando clases de pintura en la zona cultural del municipio donde vivían, fue traído por petición de Sandra y mi hermana, el encuentro fue muy emotivo al verlo llegar ella se deshizo en lágrimas de pura dicha, la pobre ya había perdido toda esperanza al respecto, pero nadie sabía que Armando se había acercado y pedido a éste que se fuera de vacaciones durante un mes, que había una gran redada y que por razones personales se le pedía que dejara su puesto temporalmente, el se negaba en un principio pero una vez le explicó que también Mariana se marchaba fuera el hombre accedió, se le prometió que pronto tendría una explicación como era debido pero que tuviera fe y confianza y siguiera las instrucciones.

Una vez todo el asunto quedó archivado, los notarios se ocuparon que las propiedades del difunto esposo de ella pasaran a su poder legalmente, lo primero que la mujer mando fue que el negocio fuera desmantelado, a petición suya vendidos los inmuebles y terrenos, no deseaba que quedara nada del imperio que ese hombre construyo a su costa y la de su familia, por muy poco honesta que ésta fuera en aquel entonces, a fin de cuentas el pasado era pasado y deseaba empezar de nuevo, por orden del juzgado se confisco las ganancias del negocio y se cerró el caso tras los testimonios y pruebas presentados, su identidad real fue omitida y se mantuvo en secreto para evitar ocasionar una avalancha periodística y una publicidad nociva, lo cual fue todo un alivio para todos… El topo también fue atrapado y enviado con el resto de los implicados a juicio, por lo que no quedaban cabos sueltos al respecto.

Nosotras mientras todo esto ocurría y algún que otro viaje a testificar, pasamos esas semanas juntas, tomé algunas decisiones por precaución como vender mi piso, por si quedara algún seguidor vengativo que conociera mi paradero y bueno había que reconocer que nos gustaba el caserón, así que empezamos a realizar planes de reformarlo, devolviéndole a ése mausoleo su esplendor perdido, aun con esta ilusión Sandra evitaba pasar por el punto donde se vio acorralada por el desgraciado que casi le roba la vida, insistí en buscar otro lugar, pero ella se negó, ahí comenzaría un nuevo comienzo, así lo decía ella y no iba a contradecirla.

Mi hermana volvió a su puesto tras las tres semanas, su esposo e hija volvían a su rutina, en el fondo me sentí triste por tener que alejarme ya de ellos y ver como marchaban, pero también unas ansias tremendas por estar a solas con mi futura mujer, aunque pareciese mentira ya la concebía como tal, y planeaba pedirle matrimonio esa misma noche cuando paseásemos, mi suegra, mi cuñada y el profesor, habían planeado tomar un crucero antes de buscar una nueva vivienda, desde luego no les faltarían recursos, así que marcharon con mi hermana a casa del profesor para comprar lo preciso para el viaje.

Esa noche Sandra y yo al fin solas, sin interrupciones de nadie, podría estrecharla sin retirarme cuando mi sobrina se nos tiraba encima por sorpresa, queriendo demostrarle a su nueva tía lo mucho que la quiere….

Yo ya me sentía recuperada del todo, al menos físicamente, emocionalmente de vez en cuando me venían accesos de la impotencia que viví en más de una ocasión, en cambio Sandra se mostraba bien pero percibía secuelas tras todo lo ocurrido, de noche ella se despertaba sobresaltada, casi todas las noches sufría pesadillas y algún acceso de ansiedad, mi hermana le pidió que tomara un tiempo la baja y preparáramos nuestra vida como pareja a nuestro aire.

Tras decirle eso Carol se marchó sin privarse de guiñarme un ojo, ya que ambas nos permitimos salir una mañana juntas para que yo me alejara un rato de todos y respirara, de paso aproveché la salida y compré una alianza para Sandra, mi hermana no paraba de sonreír ilusionada mirándome cómplice y le tiré una jarra de agua fría al decepcionarla cuando le avisé que no haría nada hasta que estuviéramos solas, pienso que por eso se dio prisa en volver a su vida para luego llamarme e interrogarme sobre la pedida…

Ya me relamía de gusto con hacerla sufrir un poco haciéndome la difícil, era curioso fijarse en como las cosas han cambiado en mi vida y relación con mi hermana desde que ella llegó a mi vida.

Tras marcharse todos ambas nos miramos sintiéndonos abandonadas, sin ellos alrededor la casa se volvía solitaria y algo melancólica, en vez entrar al interior empezamos a pasear ya que anochecía, nos profesamos abrazos y continuos juegos que antes compartíamos con Gabriela y Marina, ahora sentimos que la cosa se vuelve cada vez más intensa, nuestra cercanía provoca una tensión sexual entre ambas inconfundible, el distanciamiento u falta de intimidad que hemos sufrido solo me hace recordar esos días sin poder tenerla para mí como antes, sin poder hacerle el amor, ya que casi siempre alguien aparecía, entonces todo ése deseo se convertía en una frustración y tensión desagradable, la necesidad que sentíamos era palpable, a veces se acercaba mi hermana y la gruñía y ella se volvía entre carcajadas…..

Ahora podía estar tranquila que nadie nos interrumpiría, que podría besarla a mi antojo…no pude terminar estos pensamientos por que ella se giró hacia mí algo tímida, se acercó titubeante y me tomó ambas manos acercándome a ella y besándome con un apetito tan voraz como el mío, apenas percibí que hacía ella mientras por que para mí solo existían sus labios, esos besos tan carentes de pudor y apasionados que me encendía la sangre, a la vez que mi respiración se volvía densa por un deseo casi incontenible, pero al retirarse su mirada brillaba intensamente con una especie de felicidad y algo así como una complicidad que no llego a traslucir, he de admitir que mi mente no anda muy lucida cuando solo deseo verla desnuda, entonces ella bajó sus parpados con un gesto de descenso, seguí ese gesto, en mi mano adornaba una alianza similar a la que yo compré para ella…. Sonrío complacida y algo sonrojada por que siento la picardía de repetir su gesto y bueno no lo pensé mucho cuando la besé y le coloqué mi anillo a ella, a diferencia de mí ella si se dio cuenta y se sobresaltó algo, pero la contuve de mirar hasta que terminé de colocárselo, cuando la dejé retirarse la respiración de ambas era agitada, nuestras miradas iban de nuestras manos a nuestros ojos, nuestras palabras sobraban…

Sonreíamos maravilladas, y nos devorábamos con intensas
miradas que cada vez presagiaba con mayor nitidez que no íbamos a llegar en caso alguno a una cama, finalmente pudo con nuestra conciencia nuestros instintos y nos déjanos llevar… la ropa no tardó en desaparecer, nuestros cuerpos eran apenas visibles por los rayos de la tenue luz de la luna, nuestras manos nos recorrían con ansia, casi sin espera, la desesperación palpitaba con fuerza y nuestros sentidos descontrolados no daban abasto con todo lo que sentíamos, simplemente, éramos una con sólo mirarnos, sentirnos, desearnos, nuestros cuerpos respondían como uno solo, el uno seguía el ritmo del otro en una sutil danza de incitaciones, hasta que ya no hubo espera, tomándonos con el ansia contenida...

Gemíamos con el más simple roce, su aliento me provocaba escalofríos en el cuello que a su vez me excitaba más, las palabras sobraban con cada gemido exclamado un mayor deseo nos envolvía, sintiéndonos por momentos salvajes y convirtiéndonos en animales por esa noche….

El agotamiento no nos llegaba, en cambio unas fuerzas renovadas nos devolvía ese hambre voraz y desesperado, que nos tenía constantemente ardiendo por devorarnos y acariciarnos, por sentir como nos poseíamos sin descanso…

Horas mas tarde entre jadeos ambas yacíamos tendidas entre el césped el cual había sido arrancado entre forcejeos de las dos, esperando a recuperarnos de la intensidad compartida, pensando en que ya éramos esposas, simplemente quedaba pensar para cuándo cumpliríamos la culmine de nuestros sentimientos y promesas…
saori sama
Mensajes : 162

Fecha de inscripción : 31/10/2014

Edad : 43

Localización : en brazos de mi Batwoman

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Delfi22 el Dom Dic 21, 2014 4:12 am
Una lastima,que ya haya acabado,pero al menos tuvo un final feliz.Espero leer alguna historia tuya proximamente.Que tengas unas felices fiestas...nos vemos y que estes bien...
Delfi22
Mensajes : 18908

Fecha de inscripción : 06/11/2014

Localización : En el espacio infinito

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por saori sama el Dom Dic 21, 2014 7:08 am
Igualmente delfi y a mi blog encontraras de todo por ahora solo edito sorpresas
saori sama
Mensajes : 162

Fecha de inscripción : 31/10/2014

Edad : 43

Localización : en brazos de mi Batwoman

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Lena_Tenjou el Lun Feb 16, 2015 5:11 pm
Ya termine de leer, me gusto la Historia, con los giros en la trama y especialmente por el final Feliz!!

Felicitaciones saori sama por tremenda Historia!!!
Lena_Tenjou
Mensajes : 780

Fecha de inscripción : 06/02/2015

Edad : 33

Localización : Perú

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por saori sama el Mar Feb 17, 2015 9:22 am
muchas gracias Lena, me alegro que os guste
saori sama
Mensajes : 162

Fecha de inscripción : 31/10/2014

Edad : 43

Localización : en brazos de mi Batwoman

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por lupitayoh el Miér Feb 18, 2015 2:02 am
muy buena lectura ^^

gracias por compartirla xDD

saludos!
lupitayoh
Mensajes : 4692

Fecha de inscripción : 08/12/2014

Edad : 28

Localización : Por allá mi rancho xP

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por saori sama el Vie Mar 06, 2015 9:24 am
el gusto es mio, que os guste siempre es gratificante, bsos
saori sama
Mensajes : 162

Fecha de inscripción : 31/10/2014

Edad : 43

Localización : en brazos de mi Batwoman

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.