Últimos temas
» ¿Cuándo fue la última vez que....?
Hoy a las 11:35 pm por NHEFTHE

» Palabras Encadenadas
Hoy a las 11:35 pm por sunsetbeta

» ¿Qué haces en este momento? 2.0
Hoy a las 11:18 pm por Solkei

» Del 1 al 10
Hoy a las 11:16 pm por Solkei

» Reporto A...
Hoy a las 11:14 pm por Darkwriter21

» ABECEDARIO
Hoy a las 11:07 pm por Solkei

» ¡Todo con arte!
Hoy a las 11:03 pm por Kratos666

» Números en imagen
Hoy a las 10:56 pm por Solkei

» ¿A qué sabe...?
Hoy a las 10:45 pm por Kratos666

» Verdad o Mentira. ᐠ( ᐛ )ᐟ
Hoy a las 10:39 pm por NHEFTHE

» Opina sobre la de arriba 4.0
Hoy a las 10:38 pm por sunsetbeta

» Me gusta... Y QUÉ!!!
Hoy a las 10:14 pm por sunsetbeta

» Si tú me dices ven...
Hoy a las 10:13 pm por sunsetbeta

» ¿Qué le robarías a la de arriba?
Hoy a las 10:11 pm por sunsetbeta

» Club de Lectura
Hoy a las 10:04 pm por jeliz

Hermanos
Directorio
Elite
Créditos
Este foro es de tematica Exclusiva ANIME YURI y LGBT. Tanto las diviciones, concepto de Hermandades, códigos y diseños gráficos pertenecen al Staff o a los usuarios. Las imágenes usadas fueron editadas por la administración, mas no creadas. SÉ ORIGINAL Y NO PLAGIES. —Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.—Foros prestados por Ash, Skin editado y adaptado por Kyousha. —Base del tablón de anuncios por: Neeve de Captain Knows Best—Tabla de reglamentos, estadisticas y afiliados finales creada por Dementia. El foro lo creamos entre TODOS. Gracias por formar parte de nuestra humilde familia ♥
Mejores posteadores
Delfi22 (18873)
 
TAMIRA (13578)
 
Ymir (9320)
 
niche (8890)
 
angelis63 (8631)
 
Solkei (7470)
 
Kratos666 (7088)
 
sachiko_virtual (6834)
 
Umiko (6710)
 
Siale Benoit (6242)
 


Cid Temptation

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Yoshina el Dom Nov 26, 2017 12:51 am
*Surge de la tierra* SIGO VIVA!!!! bueh, casi que no...


veran tuve un trabajo que se chupo mi alma... que diga, tiempo de vida social y comun por lo que no habia podido actualizar hasta ahora... un año despues ._.

"Deja de subir nuevos fics y termina los que ya tienes Dx!"

Puedo con todos ewe! siempre y cuando Digimon Links, Fire Emblems heros, y demas juegos android no me consuman el cerebro... no esperen demaciado ewe... la tablet me llama (?) okya

Este es un fic que hace burla a los cliches de los animes donde el/la prota es llevada a un mundo medieval donde es "el elegido"... no tengo mucho que decir, tiene lolicon... avisadas estan ewe! xDDD


::::::::::::::::::::::::************************;;;;;;;;;;;;;;;;;;;

Comenzó como un día normal, común y simplista dentro de mi cárcel llamada “vida diaria”. Pero antes de continuar, déjenme presentarme; soy Jean Devon, un nombre bastante fuerte y llamativo, ¿Cierto? Digno de algún tipo de súper agente secreto o algo parecido… ciertamente mis padres, a los que se les puede denominar como “frikis”, pensaron eso al concederme ese nombre. Para bien o para mal solo tengo 9 años, por lo que ostentar ese nombre no hace que acarrearme preguntas absurdas y sin sentido de parte de no solo mis compañeros de escuela, sino también adultos por igual. Ya para esta edad me había cansado de buscarle respuestas a esas preguntas o suposiciones, solo limitándome a mirar fijamente al frente o a los ojos de mis interlocutores esperando a que se aburrieran al darse cuenta que su intento infantil de volverme una burla no me afectaba en ningún sentido. Lo cierto es que desde siempre he tenido esta personalidad seca y directa, cosa que a mis padres encanta…

Retomando la narración original, me encontraba en mi caminata matutina diaria a la escuela, pasando por los mismos caminos de siempre, recibiendo los saludos de los dependientes de tiendas o verduleras que desde temprano ya estaban dando sus servicios sin falta. Sí, todo acorde al horario de siempre… o cuando menos eso me gustaría afirmar tan confiada como siempre, sin embargo en el cielo se pintaban nubes de tormenta bastante llamativas, pues tenían tintes lilas y violaces extraños. Sinceramente no me había percatado de ese detalle hasta que los mismos adultos que me saludaban me lo cuestionaban como si yo supiera más que los meteorólogos de la tele o redes sociales e internet en general.

Limitándome a dar respuestas cortas y concisas de mi desconocimiento del tema continúe mi andar. Y si, como te lo imaginas o supones, de la forma más cliché y repetida fui alcanzada por el único rayo salido de tan extrañas nubes de tormenta. Su potencia y poder eran tales, que al segundo siguiente de mí solo quedo una silueta ennegrecida en el suelo… cuando menos en el “Mundo real” como me gusta (o gustaba) llamar al paneta Tierra. O si, como ya supones por los cliches, desperté en plena caída libre salida de la nada y aterrizando de cara al suelo en un páramo de verdes pastizales. Tomando otro clásico, pese a que debí de quedar como una plasta de carne de dudosa forma, al último segundo frene aterrizando como si solo me hubiera tropezado.

Recuerdo que me enderece con algo de dificultad, observando a mi rededor no con estupefacción sino con resignación. ¿Por qué? Simple, tras leer y observar infinidad de veces situaciones clonadas a esta, no se me hacía particularmente raro; más aún si tomamos en cuenta que mis padres siempre me venían con el “cuentito” de que si esto llegara a pasar en el mundo real, era más que obvio que sería a mí por sobre toda la demás población. Sobra decir cuál era mi respuesta… y como me sentí al tener que darles la razón cuando menos en pensamientos.

Era de noche, el cielo se encontraba adornado por un millar de estrellas y la particularidad de tener una gran luna roja sangre. Tiempo después supe que en realidad eran dos. De no ser por el extraño ruido acuoso pero espeso a mis espaldas, en ese momento me hubiera quedado por largo rato; pero bueno, estaba por ser atacada por un… limo… verde y gelatinoso limo clásico en los juegos rpg e historias medievales. Sinceramente me iba a dejar atrapar y por ende, matar dentro de su gelatinoso cuerpo, pero… no fue posible, para mí que pacientemente esperaba mi muerte solo mirando despectivamente a la gelatina viviente, de un momento a otro fui arrastrada dramáticamente por una fuerza ajena a la mía propia hasta que un árbol me freno en seco. Quizás lo correcto a decir que ese árbol era el objetivo de dicha trayectoria; debido al sonido seco y que quede suspendida a un par de decímetros del suelo, intente alzar la vista pensando que algo me sujetaba, me di cuenta entonces que la punta de una lanza se había clavado en la gorra de la chamarra.

Indagar en la obviedad me fue imposible debido al sonido de una explosión calórica y la sensación de viscosidad entre fría y caliente salpicándome. Solo suspire observando al gran dragón, que evidentemente había escupido algún tipo de bola de fuego ejecutando de manera exagerada al limo. El tan majestuoso como al mismo tiempo tosco y temible dragón descendió con una delicadeza ajena a su bestial aura. Desde su cabeza y dando un simple paso a la nada, bajó una joven de exuberante cuerpo, ataviada con una armadura que dejaba poco a la imaginación. – ¿Te encuentras bien, pequeña? –Oraba con una suave y dulce voz al tiempo que se me aproximaba caminando con un seductor andar – ¿No te lesione con mi lanza? –exclamó desencajándola con gran facilidad del árbol con una mano, mientras que con su brazo libre me atrapaba como si fuese su hija – ¿Tienes tanto miedo por lo que ocurrió que ni si quiera puedes hablar? O… ¿Será acaso que estas absorta por mi encanto…? –en un principio sonaba preocupada, terminando por valerse de un tono grandilocuente y hasta cierto punto, burlón – Creo que simplemente no entiendes mi idioma… –suspiro con desgane y resignación ya que, hasta ahora, solo me mantuve observándola fijamente y en silencio como hubiera hecho con cualquiera. – Esto será un problema… pensé que eras--

– Fue un desperdicio –solté de pronto, sosteniendo mi mirada contra la suya por entre sus exuberantes senos. Debido a que solo recibí una mueca de duda y sorpresa, proseguí – Fue un exceso usar a un “Cola cuerno negro” contra un simple limo –desvié la mirada hacia el dragón, el cual pareció entender mi comentario como un alago, sacudiéndose un poco hasta quedar erguido en sus 4 patas con orgullo.

– Hmm… Que palabras tan inteligentes, dichas con una gran voz y rostro –respondió aun con tono juguetón – ¡Pero espera…! Casi olvido que de no ser por nosotros, ahora mismo, esta pequeñita habría muerto en el interior de aquel “simple limo” –decir que su frase no termino con sátira desmedida, seria mentir…

– Quería que eso pasara –respondí sin reparo – Morir, quiero decir –aclare “por si hacía falta” –Se supone que si muero regresare a mi mundo –agregue como si ella pudiera entender, o si quiera creer lo que decía; aunque realmente no tenía muchas esperanzas de eso…

– ¡Hmpf! ¿Te crees muy lista, cierto? Bien, admito que eso me gusta… pero cometes un pequeño error… tu teoría seria correcta, si tuvieras un cuerpo al cual volver –respondió con algarabía – O más correctamente dicho, “Un mundo al cual volver” –al decir esas últimas palabras, su sonrisa al igual que su pálido rostro se ensombrecieron – Lamentablemente, el mundo al que perteneces  fue destruido por la tormenta espacio temporal que te trajo a este mundo – Pero no tienes de que preocuparte, ahora yo te cuidare, aun en este mundo lleno de peligros y desconocido…

– ¿Lamentablemente…? –replique arqueando una ceja – ¡Hmpf! No me hagas reír. En lugar de estar tan tranquila debiste de sobre reaccionar solo al ver mis ropas. Con solo ver el derroche de poder que hiciste contra una gelatina, te veo bastante capaz de destruir todo un sistema solar solo para traer a alguien a este mundo –la deje muda mientras me miraba sorprendida – Apuesto incluso que soltaste tan de repente que mi mundo fue destruido tras aparecer “milagrosamente a mi rescate” para que desarrollara hacia ti algún tipo de agradecimiento.

– Ghghghghgh… Descifro todo tu plan, Dianna –exclamó el dragón, tratando de contener una sonora carcajada.

– P-pues lo de que tu planeta fue destruido es verdad, y ni creas que los fuchi humanos de este mundo querrán ayudarte –replico como una niña de mi edad a la que no le quedan cartas de victoria.

– … –simplemente me recogí de hombros como mejor pude – Todos vamos a morir tarde o temprano, además –señale mi cuello mientras observaba el suyo – Los humanos siempre hemos sido creaturas estúpidas sin razonamiento que destruye lo que no entiende por miedo o cólera –aun por tenerla oculta por su armadura y cabello, podía distinguirse una cicatriz casi mortal – No te podría culpar aun si eres la reina del mal de este mundo y solo me trajiste por simple capricho para ser tu esclava, punto focal de tu desprecio a la raza humana o… para llenar el “vacío”… después de todo y aun siendo humana, entiendo lo mínimo por lo que pasaste…

En silencio y con su rostro cubierto por la obscuridad de la noche, al fin me deposito en el suelo, quedando arrodillada en el suelo y por ende a mí misma altura. Posó sus manos en mis hombros, permaneciendo en silencio ambas. Por mi parte tenía una ceja en alto mirándola con curiosidad y quizás impaciencia… y pese a tenerla en primer plano no fui capaz de analizar sus intenciones hasta que sentí sus labios rosando los míos. Por leve que fuera, sentí toda mi piel erizarse y mi rostro calentarse, por completo en contraste al escalofrió que me recorrió todo el cuerpo cuando ella decidió profundizar muy lentamente su delicado acto.

Estoy segura que solo pasaron escasos segundos, pero para mí fueron una eternidad…

– ¿Qué ocurre…? ¿Al fin actuaras como alguien de tu edad? –preguntó burlona - ¿O es que quieres que continuemos…? –agregó juguetona…

Han pasado cerca de 5 meses desde eso, me acostumbre fácilmente a la vida en este mundo. Es como un rpg, una novela medieval o uno de esos anime refritos… solo que en lugar de ser la heroína legendaria llamada por los dioses para erradicar el mal absoluto… fui invocada por “el mal absoluto” por qué se sentía… ¿solitaria…? Bien, en principio esa es la idea…

Por mucho que Dianna sea la “maldad absoluta” para los humanos, para el reino mágico es más como la más reciente Malefica. Cuando menos eso es lo que me ha mostrado, excepto cuando arriban ejércitos humanos… en esos casos sí creo sea una reina sádica diabólica y con total intención de extinguir cualquier vida que se le interpongan incluso sí solo se trata de ella intentando ver el horizonte pero un castillo “enemigo” se lo impide.

– ¿En qué piensas, amor? –pregunta cortando una hogaza de pan en pequeños pedazos con las manos, para luego alimentarme como si fuera un bebé.

– ¿Si odias a los humanos, porque me invocaste? –cuestione mientras dejaba que me alimentase.

– ¿Mi niña quiere también alimentar su ego…? Porque esa pregunta es obvia, aun así te responderé. Aun cuando eres una humana, no andas prejuzgando y tienes quizás demasiado criterio y calma, además…  eres muy linda, ¡Te-hee!

Resignada suspire y dejé que me siguiera alimentando; mucho mas no podía hacer, si bien en este mundo como en cualquier historia mis capacidades físicas y demás aptitudes habían mejorado increíblemente y muchos humanos ya me habían ofrecido desde rescatarme hasta volverme su reina absoluta o ser rey de héroes, honestamente nunca vi una razón para alejarme de Dianna, pues ella no solo cuida de mí, sino que incluso se jugó la vida al invocarme y es la fecha en que aún no se recupera de esa hazaña.  

O, cierto olvide mencionarlo… se supone que los humanos invocarían a un guerrero que los ayudara, pero al saber que el costo sería la destrucción del planeta natal de dicho héroe así como también un gran consumo mágico que seguramente se llevaría la vida de los realizadores del ritual, Prefirieron dejar esa opción como verdadero último recurso, porque para colmo, no podían saber qué tipo de “héroe” traerían y si continuaría ayudándolos tras saber la verdad o si simplemente se volvería mucho peor enemigo que Dianna. Que fue lo que llevo a esta última a realizar la invocación es algo que ignoro por completo, incluso tras preguntarle directamente.

En algún momento, durante un combate de ejércitos humanos contra nosotras, recuerdo que intentaron convencerme de unirme a ellos usando la baza de la invocación a su favor para dejar de la peor forma a Dianna. – Lo sé perfectamente –respondí secamente tras escuchar su versión de los hechos – Se perfectamente que ella es la “mala” aquí; lo que honestamente no me afecta en ningún sentido.

– ¡P-Pero es seguro que ella te tiene encerrada cual vil bestia! –refuto un caballero señalando el collar que yo portaba. Ah, sí, a Dianna le va ser de cierta forma S y por ende me toca ser la M…

– Encerrado solo es aquel que vive en la prisión de su propio ego –respondí mecánicamente y sin ímpetu alguno.

– ¡¿Quieres decir que está bien lo que ella nos hace?! –reclamó otro en un total estado furioso apuntándonos con su legendaria lanza.

– El bien y el mal son polaridades ilusorias del ser…

– ¡¡¿Sabías que su objetivo es sumergirnos en la total obscuridad?!! –ladro completamente rojo de la ira el que parecía ser uno de los príncipes.

– En la obscuridad solo esta aquel que no ha encontrado su propia luz.

– ¡¿Tienes idea de que pasara si ella gana?! ¡Tenemos que derrotarla a como dé lugar!

– Victoria o derrota depende únicamente de la perspectiva del observador.

– Arghhh… ya me tiene arto esta niña… ¡Te apuesto a que no sabes por qué te trajo!

– Seguro solo para ser su juguete, no hay otra explicación…

– … –voltee a ver a Dianna – Cierto es… ¿Por qué me invocaste?

– ¿Hmm…? Pues… me pregunto porque… –respondió juguetona, dedicándome una tierna sonrisa – ¿Acaso importa, pequeña filosofa…? –indago acariciando una de mis mejillas con su mano, tenía toda su atención puesta en mí, cosa que aprovecharon los humanos para atacar… terrible fallo de su parte pues con un solo y grácil movimiento de cabeza de parte de Dianna basto para materializar un poderoso rayo caído del cielo que vaporizo por completo a los ejércitos enemigos – Hmmm… tengo que admitir que me encanta que no te aterrorice o traumaticen ninguno de mis actos… ¡Te-hee!

Nunca considere la casa de mis padres como un verdadero hogar, quizás por eso no me molestó realmente el pensar como un hecho real que todo el planeta hubiera sido destruido; como dije ya, todos vamos a morir tarde o temprano. Además, la vida con Dianna resulta más interesante y mucho mejor que cualquiera que pude llegar a tener. Incluso si los humanos me hubieran invocado, estoy segura que terminaría de una u otra forma del lado de ella… si quieres puedes llamarlo destino o no… al final da exactamente igual…





::::::::::::::::::::::::*****************:::::::::::::::::::::::

Este fic no tendra un tiempo concreto, con eso me refiero a que no seran los dias "lunes, martes, miercoles..." sino que sera "lunes, viernes, dos meses despues, ayer, hace una semana..."

Bueno, muchas gracias por leer y comentar, que esten bien x3 *regresa a su tumba*



OLVIDE QUE DEBO ACTUALIZAR LOS DEMAS

*se va corriendo a escrbir los demas caps que debe*

Yoshina
Mensajes : 260

Fecha de inscripción : 29/01/2015

Edad : 24

Localización : Mikasa (?)

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Delfi22 el Lun Nov 27, 2017 5:55 pm
*jajajaja..dinos algo nuevo sobre las conti*

Bueno bienvenida al mundo de los vivos!-por el momento-jajaja
Empieza bien la historia solo esperemos que el siguiente capítulo no se tarde un año!
Nos vemos en el próximo.. Que estés bien...
Delfi22
Mensajes : 18873

Fecha de inscripción : 06/11/2014

Localización : En el espacio infinito

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por invierno el Mar Ene 09, 2018 12:57 pm
veamos lo que dice el tiempo... ;)
jiji
saludos
invierno
Mensajes : 117

Fecha de inscripción : 31/10/2014

Edad : 31

Localización : en noche de luna e invierno eternal

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Yoshina el Dom Feb 18, 2018 3:15 pm
Hubo una vez, la hija única de un caballero de renombre; la chica había crecido sin faltarle nada. Era virtuosa, alegre y dotada de gran encanto personal. Cuando alcanzo la mayoría de edad, le llegaron propuestas de matrimonio de aristócratas y familias reales de todas las regiones; su padre le dio libertad de elegir con quien quería casarse.

Pero esa misma libertad proporcionada por su padre, angustiaba terriblemente a la joven…

¿Es que no le importa con quien me case?

Un aspecto del comportamiento de su padre no le había pasado desapercibido… Había veces, solo breves instantes, en que no parecía preocuparse realmente por ella. Y ella concia el motivo. Como caballero, su padre anhelaba un hijo que llevara su nombre.

Su padre era la persona más justa, gentil y fuerte que conocía. Para ella era el caballero ideal, la persona ideal, el hombre ideal.

Sin embargo, lo que su padre realmente quería… ella no podía serlo. Ese hecho había proyectado una sombra sobre su corazón toda la vida. Así que, ejerciendo la libertad que le habían otorgado, llegó a una decisión. Decidió hacerse caballero.

La joven quería ganarse el afecto de su padre más que ninguna otra cosa. Quería que la amara de verdad. Por eso, para ganarse su respeto, decidió abandonar su felicidad de mujer; se cortó su larga y sedosa cabellera y se deshizo de sus vestidos. Espada al cinto, se alistó para formarse en la caballería. Consciente de que no podría rivalizar con la fuerza de un hombre, confiaba en su agilidad.

Se entrenó para ser la más rápida, la más ágil. Quizás gracias a su linaje, estaba dotada de una habilidad natural para las armas. Después de varios años, su habilidad superaba a la de todos los caballeros del reino. A los 20 años de edad ya había perfeccionado sus talentos, pero en ese momento, se dio cuenta de algo. Siempre que se enfrentaba a hombres hábiles, la disparidad en la fuerza de ambos era un muro infranqueable.

Nadie la igualaba en destreza o agilidad, pero su incapacidad para igualar la fuerza de sus rivales era un peligroso punto débil. Además, por su cuerpo de mujer, tenía una desventaja físicamente inevitable.

Años de duro entrenamiento, combinados con su talento natural, la habían llevado a la cima de su habilidad… pero ni con todo ello sumado a todo lo que sacrifico, parecía ser suficiente para llegar a ser la persona que su padre quería que fuese. Este pensamiento la sumió en las profundidades de la desesperación. Fue entonces cuando tuvo una extraña visión. Un destello fulgurante flotaba en el aire y de esta surgió una voz…

Paga el precio. Hazlo y se concederá tu deseo.

Embelesada, la mujer aceptó la oferta y pagó el precio. A cambio, sus habilidades caballerescas se doblaron y redoblaron. Hasta entonces, había sido rápida, pero solo en el sentido que solemos dar a la palabra. Su nueva agilidad era como el relámpago. Era como si su cuerpo fuera un dinamo. Incluso, ella misma era capaz de producir descargas eléctricas.

Estaba extasiada…

Sin embargo, su hermoso aspecto había degenerado en un horrible semblante. En efecto, su belleza había sido su sacrificio, pero eso ya era algo trivial para ella. Ahora su padre la aceptaría. Ahora la querría de verdad.

Esforzándose por contener la emoción, se prepara para viajar a la campiña donde se encontraba su padre. Pero, cuando salía de casa, le llegó un trágico mensaje… la terrible noticia que su padre había muerto en batalla.

No se lo podía creer. El hombre que había admirado y cuyo amor necesitaba más que otra cosa en el mundo… se había ido… por y para siempre…

Para verlo con sus propios ojos, se encamino al capo de batalla. Espoleadas acribilladas sobre su corcel por la urgencia de la situación; brotaron alas de su espalda a través de su armadura guiándola por el aire. Retumbaron truenos, centellaron relámpagos cada vez que ella batía sus alas.

Cuando llegó al campo de batalla, comenzó su búsqueda. Yacían soldados caídos de ambos ejércitos por doquier… el silencio y la muerte reinaban en el ambiente. Durante tres días y tres noches caminó entre montañas de restos humanos, pero no pudo hallar a su padre, ni vivo ni muerto…

Al amanecer del cuarto día abandono aquella necrópolis que en su momento se le llamó campo de batalla; su pecho ahora se hallaba colmado de una nueva resolución. Se convertiría en la guerrera más fuerte del mundo y haría oir su nombre a lo largo y ancho de todo el reino y hasta el confín más recóndito de su mundo.

Su esperanza era que sus proezas llegaran a oídos de su padre, ya fuese en el cielo o en la tierra. Y, de esa manera, quizás volvería a encontrar… a su amado padre.

Desde entonces, vuela de combate en combate para desafiar a guerreros y cimentar su gloria. Es de esta forma que, luego de su último enfrentamiento llegan a sus oídos las noticias de que la reina de la obscuridad al fin había invocado al guerrero legendario de otro mundo. Este noble guerrero gozaba de todo lo que ella había soñado y mucho más. Sus pensamientos eran obvios, si conseguía derrotarlo no solo conseguiría alzarse como la más grande salvadora de esta y cualquier época, sino también demostrarle a su padre y todos de lo que era capaz como caballero.

Sin más demora partió al sitio donde muchos decían, aquel héroe legendario pasaba su tiempo asolas. Si bien, la pradera se encontraba en los dominios de la reina obscura, para la caballero alada no se le haría si quiera complicado arribar al sitio.

Imagina su sorpresa al arribar vehemente al sitio, solo para encontrarse con una niña de no más de 10 años de edad recostada a la sombra de un árbol con un libro en el rostro y para colmo, durmiendo plácidamente – Esto debe de ser una broma –pensó con claro enojo por la situación. Al embargo, formo en las palmas de sus manos sus afamadas espadas compuestas de rayos, para que con los estruendos de las mismas, la niña despertara y le dijera la ubicación real del héroe legendario.

– Dianna, ya te dije que los electrochoques -- –la niña se despertó con espesura y hablando mientras se enderezaba. Silencio al observar a su interlocutora, claramente no era la reina obscura. – … Pareces una valquiria, pero… –formuló analizando a la caballero.

– No me puedo creer que una simple niña… ostente el título de héroe legendario –gruñó con los músculos de la cara y brazos tan tensos que era una total sorpresa que la piel no se le reventara.

– Y yo no puedo creer que una marimacho me despierte de mi siesta, así sin más –respondió la niña – Si quieres pelear contra mí, regresa en 200 años o cuando estés completa –y sin mediar más palabra pasó a acurrucarse de nuevo en el pasto.

– ¿Me estas llamando incompleta? ¿A mí? ¡La caballero más perfecta y poderosa! –si antes se encontraba furiosa, ahora aquella mujer ardía en cólera y esto se veía reflejado en el clima. Momentos atrás, se encontraba el sol en lo alto del cielo, el clima ideal para pasarlo fuera de casa y disfrutar de la tranquilidad. Pero ahora reinaba en los cielos las nubes de relampagueantes tormentas características en las contiendas de la valkiria.

– La perfección y el poder están sobrevalorados. Creo que es más sabio elegir la felicidad y el amor… aunque se nota de lejos lo desprovista que estas de estos dos últimos.

– ¡¿…?! –esa simple frase pareció herirla más que cualquiera herida física que le pudo a ver infligido la niña u cualquier otro guerrero. Evidentemente recordó a su padre y su vida desde que decidió encaminarse en la senda del caballero – E-eso solo lo diría alguien que carece de orgullo y se hunde en la vergüenza de la debilidad

– El orgullo no es lo opuesto de la vergüenza, sino su fuente; la humildad pura es el único antídoto para la vergüenza. No te conozco de nada, pero con solo verte puedo saber tu historia. Podrás llamarte perfecta y tal, pero yo solo veo una niña desesperada por atención y ciega de lo que perdió y de verdad debió importarle. Nunca debes rendirte a la desesperación. Si te permites ir por ese camino, te rendirás a tus instintos más bajos. En tiempos oscuros, la esperanza es algo que te das a ti misma. Ese es el significado de la  verdadera fuerza interior… no esa amalgama de cosas que tanto ostentas.

– ¡CIERRA LA BOCA Y PREPARATE PARA PELEAR! ¡Es mi destino ser la más grande e importante caballero de todos los tiempos! –bramó dando un desplante acompañado de un estruendo y el amenázate apuntar de una de sus armas a la niña.

– ¿Es tu destino o el destino al que alguien más quiso obligarte? Es hora de que mires en tu interior y empieces a hacerte estas dos grandes preguntas: ¿Quién eres? y ¿Qué es lo que tú quieres? –replicó la niña sin temor alguno, consiguiendo que la valkiria  retrocediera un paso – El destino es algo extraño, nunca se sabe cómo van a resultar las cosas: pero si mantienes tu mente y corazón abiertos, te prometo que encontrarás tu propio destino algún día. Sinceramente dudo que sea el matar a una niña que solo espera a que su novia se desocupe para que pueda leerle un cuento…

– ¿No…vi…a…? –esa simple palabra repetida con estupor y pesadez inverosímiles, congeló a la valquiria. ¿Era una broma…? Esa simple  mundana niña no solo tenía el título de héroe legendario en su cabeza, sino que también estaba provista de aquello que de verdad anhelaba la valquiria…

Amor

En algún punto, había escuchado los rumores sobre una supuesta relación romántica y profunda entre la reina obscura y el héroe. – Yo nunca eh… nunca eh… –balbuceo con la mirada oculta por su casco – Experimentado el… AMOR –bramó colérica  y con toda su rabia y furia ataco a la niña con su relampagueante espada, tenía la total y única intención de perforarle el pecho y con ello el corazón. ¿Cómo era posible que una simple niña como esa fue bendecida no solo con un importantísimo título, sino que también con alguien que le profiriera amor verdadero? ¿Por qué una simplona tenía todo lo que la valquiria había anhelado? Para colmo, la valquiria había sacrificado todo en cuanto tenia y aun así no parecía ser suficiente, pero, en cambio… esa niña… solo por ser ella, lo tenía todo sin el más mínimo esfuerzo o mérito alguno.

– ¿Qué pretendes? –replico la niña con total calma; de alguna forma increíble bloqueo el ataque de su oponente con solo sujetar la punta de la espada con su índice y medio – No tienes ni idea la suerte que tienes que en este mundo no existan los derechos de los niños –sugirió con ironía y sarcasmo mientras se ponía de pie. Por su parte la valquiria se encontraba estupefacta y forcejeando a dos manos para recuperar su espada – Mira que te lo advertí… ni me gusta luchar, pero, a que insistes… -con solo retraer su brazo en un movimiento tan natural y grácil basto para jalar a la valquiria hacia ella. No digamos que esta estaba incluso aleteando con vehemencia para recuperar su arma, y aun así, como si fuera una muñeca de trapo fue jalada y eventualmente, disparada de regreso, no por un puñetazo, sino una bofetada de parte de la niña – Por gusto propio perdiste a quien de verdad te amo… –fueron las palabras que alcanzo a decir antes de mandar a volar lejos a la valkiria

Mientras tanto…

– ¿Hmm…? qué extraño que Jean no tenga esta cosa pegada a su mano –susurro Dianna tomando mi teléfono móvil, el cual había estado posado en el mesón del gran comedor – Sigo creyendo que parece una de esas piedras sheika… –inquirió mientras curioseaba con la mirada y con suaves toques presionaba los pocos botones – ¡…! –al momento de que consiguió encenderlo, el brillo de la pantalla la sorprendió un poco – Deslice… para… desbloquear… –leyó lo que aparecía en el pie de la pantalla – Hmmm… –ciertamente deslizo su índice por la pantalla, pero en lugar de desbloquearlo se dirigió a la cámara – ¿Un espejo…? Hmmm… Jean no parece ser del tipo ególatra extremo, por lo que no tiene mucho sentido que se la pase las horas y las horas mirándose… –su propia “conjetura” la hizo recordar que no solo me la pasaba viendo la pantalla, también la presionaba - ¿Qué pasara si…? ¡…….! ¡Aaarghhh…! ¡Mis ojos!

….

La valkiria fue golpeada tan severamente, que mientras surcaba el cielo girando de forma errática, no solo fue perdiendo las piezas de su armadura, sino que a su vez, las partes de su cuerpo que habían mutado horriblemente se perdían poco a poco. Las alas en su espalda se desplumaban y luego desintegraban, sus pies de águila recuperaban su forma humana. Inclusive, su descomunal estatura se vio reducida hasta la suya original. Como si de un decreto divino se tratase, no fue sino hasta que recupero su forma plenamente humana, su errático “vuelo” vio su fin al estrellarse contra un cumulo de pajas apiladas para el barbecho.

– ¡Por Ahgrak! –gritó una joven campesina al ver lo ocurrido - ¡¿T-te encuentras bien?! –cuestionaba escandalizada corriendo para socorrer a la joven caída del cielo - ¿Vir… Virtatia, eres tú?






********************************

Este milagro es auspiciado por Delfi y su cumpleaños x3 xDDD

Pásatelo genial y come pastel =D /

Welp, que puedo decir, ahora soy maestra… e irónicamente soy la asesora del club de literatura yey… aunque me siento en DDLC… watashimo koaiyo too many times with that girls, but, in the same time minna totemo kawaiii, shoste, bishin dane x3

En fin; espero les gustara el cap, en especial a ti Delif =D

Si quieren que postee mas seguido pueden extorsionarme con sus cumpleaños (?) xD
Yoshina
Mensajes : 260

Fecha de inscripción : 29/01/2015

Edad : 24

Localización : Mikasa (?)

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Delfi22 el Dom Feb 18, 2018 7:11 pm
*Jajajajaja...Gracias de nuevo*Laughing

-Así que chicas cuantas cumplen años, así Yoshi nos dará más capítulos-

Bueno algo es algo..-Me agrada la pequeña y su forma de ser...y lo siento por la caballero por la paliza que recibió...Y la bruja tan curiosa con el cel..Tiene su lado cómico y esta demás decir que no tardes con el siguiente, pero ya se que tienes otras cosas que hacer...así que solo diré que estaré pendiente cuando nos regales otro cap...Nos vemos..
Delfi22
Mensajes : 18873

Fecha de inscripción : 06/11/2014

Localización : En el espacio infinito

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Yoshina el Miér Feb 21, 2018 5:42 pm
dude... aqui traigo otro cap de esta historia. Creo que me dejé llevar un poco xDDD espero y les guste =D


*****************:::::::::::::::::::::***************


– Dianna… ¿es en serio…? –cuestione mirándola despectivamente. Se encontraba rodando por el suelo con las palmas en sus ojos gritando una y otra vez “AGHHR! MIS OJOS! ARDEN! VEO MANCHAS DE COLORINES!” como si nada más que ese malestar importara – Una loca valquiria me intenta matar mientras esperaba a que fueras a leerme el libro… y tu aquí jugando con mi móvil –iba reclamándole al tiempo que me le acercaba y le arrestaba mi aparato comunicador. Al ver la pantalla pude ver la foto que este capturo. Era un primer plano del rostro de la reina, haciendo viscos, la boca entre abierta… vamos, una versión bastante patética y pintoresca para nada acorde a la todo poderosa y maligna reina de la obscuridad y mal.

– ¡E-es que…! –antes de que pudiera decir algo más, posicione su cabeza en mi regazo – ¿Jean…? –lentamente relajo su cuerpo hasta quedar recostada lateralmente en el suelo – ¡Bueno! No pensé que tu piedra sheika tuviera un sistema de protección tan bueno –afirmó cruzándose de brazos haciéndose la indignada

–  ¿…? –arquee una ceja en respuesta, acto seguido puse el móvil frente a sus ojos, de manera que pudiera ver la foto que consiguió capturar el teléfono – Saliste linda… –inquirí, con total intención de hacerla enojar e indignar mas… si es que eso fuera posible. Evidentemente, cerros los ojos inflando una de sus mejillas soltando un gemido de, obviamente, indignación. En respuesta suspire, sosteniendo una leve sonrisa – Dianna… ¿Aun te duelen los ojos…?

– Solo dame el libro –ordenó aun indignada tendiéndome su diestra. Sin reparo lo acerque a su mano – ¿Te agredió una valkiria…? De ser así, creo que tengo la historia perfecta para en paginar tu pequeña aventura… –abrió levemente el libro, pasando las hojas de forma rápida, hasta que se detuvo en el punto exacto de la historia que parecía querer leerme…

Antaño existió una bella ciudad en la que viva una joven caballero. Era atractiva y fuerte: la mujer perfecta. Y damas y caballeros lo sabían por igual.

En esta bella ciudad también vivía una chica sencilla; la cual también profesaba sentimientos por la joven caballero, pero pensaba que ella estaba fuera de su alcance, por lo que los ocultaba en lo más profundo de su corazón. Sin embargo, algunas veces se encontraban en los campos de siembra, donde la joven caballero solía practicar equitación para que tanto ella como su corcel se viesen acostumbrados a las tierras suaves, movedizas e inestables. Pese a que no intercambiaban más que escuetas frases, la joven de cualidades sencillas, se aseguraba de animar y apoyar a la joven caballero en su entrenamiento arduo.

Como cabía esperarse; la joven caballero tuvo que marchar a la guerra… regresando gravemente herida.

Su dormitorio presencio un desfile interminable de hombres y mujeres bienintencionados, ansiosos por atender sus necesidades. Aunque su objetivo era robar el corazón de la joven, que curar sus cuerpo. Empujando y riñendo, desesperados por avanzar en la fila para poder verla.

La chica sentía una gran ansiedad. Al ser de origen humilde, ni si quiera podía permitirse un regalo que ofrecerle a la caballero convaleciente.

“Quizás unas flores”

Pensó. De modo que fue al campo a recogerlas. Arrastrándose, gateando, esforzándose por recoger las flores más bellas, poniéndose perdida en barro. Con ramo en mano, se dispuso a dirigirse al hogar de la joven caballero.

Pero lo que allí vio, la dejó congelada en el sitio…

Tenía un ramillete de mujeres alrededor, ansiosas por ofrecer sus cuidados. Cada una de ellas resultaba más bella que las mejores flores que había podio encontrar.

Fue entonces que destrozo las flores que tanto trabajo le había costado reunir. Se sintió abrumada por sentimientos de furia y exasperación.

Por su sencillez

Por su indecisión

Por su cobardía

Entonces, de forma igualmente repentina, presenció una segunda visión…

Un extraño destello blanquecino, flotaba en el aire frente a ella y este empezó a hablar.

“Si maldices tu carne débil y vulgar, ofrécemela”

Y así lo hizo…

Nadie puede saber que pensamientos la embargaron en ese momento. Se abrió las venas y derramó su sangre sobre la tierra. Allí, donde formaba un charco, surgían flores de un brillante dorado.

La mujer comprendió el poder que había recibido. Su sangre derramada, proporcionaba vida a todo cuanto tocara. Donde ante había sino polvo inerte, ahora crecía un bello manto de flores.

La joven recogió un ramo dorado; pensando en llevárselo a la caballero… pero entonces cambio de opinión.

Tenía un regalo mucho más esplendido que entregar.


Estaba herida… y su sangre sería una medicina mucho más efectiva que la de ningún boticario…

Era imposible imaginar las nefastas consecuencias que tendría su acto de afecto desmesurado…

La dama usó distintos artefactos y utensilios de tortura para extraer la sangre de su cuerpo. Extrajo la suficiente para llenar un barril, luego otro y otro más.

Tras completar los preparativos, fue a visitar al objeto de su aprecio. Sin embargo, no quería que viese su rostro manchado de sangre, optando por ponerse una máscara de hierro. Sin más demora y arrastrando los sanguinolentes barriles, se presentó ante la caballero. Lo primero que hizo esta al verla, fue proferir un abyecto de terror ahogado. Nada de lo que aconteció en sus campiñas, la preparo para ser testigo de la destrozada dama aun enfundada en hierros y sangre. Su aquejado corazón no lo soporto, y abandono su labor… la dama de hierro la dio por muerta… terminando en un declive perpetuo hacia la locura…

No solo fue incapaz de profesar su amor o el secreto de su sangre. Ni siquiera pudo compartir con ella una charla de despedida. Lloro y gimió, perdiendo entre lamentos la poca cordura que le quedaba. Siendo lo más probable… que siga persiguiendo el fantasma de su amada, vagando por la tierra con lágrimas de sangre, brotando de sus ojos…

– ¿Es la historia de la santísima…? –cuestione seria y sin mucho ímpetu… aunque eso era bastante común en mí, puesto que pocas veces demostraba mis emociones.

– Espera un poco, la historia aún no termina… –respondió cual madre cariñosa, pasando la hoja, continuo con el relato.

Un día y para su sorpresa e incredulidad, del cielo, como si el santo patrono del amor respondiera sus suplicas y sollozos, cayó de alturas insospechadas… su amor. Ella no cabía en sí misma, ¿Cómo era posible esto…?

Había pasado tanto tiempo desde la última vez que pudo ver su rostro, que a diferencia de la mueca de horror y dolor que sostenía en su último encuentro, ahora sostenía un apacible semblante, como si durmiera en el lecho de la tranquilidad de su hogar.

Debido a su exaltación al llamarla con desespero e incredulidad, hizo que perdiera ese bello trance de descanso. La joven caballero abrió lentamente los ojos, teniendo que cubrirlos con su brazo debió a los destellos del sol del mediodía.

“E… Elani… ¿Eres tú…?”

Cuestiono con el mismo estupor que tiene cualquiera que acaba de despertar del más placido sueño reparador. La joven respondió agitando su cabeza afirmativamente con gran fuerza , solo para acto seguido, quedar ambas en silencio, observándose detenidamente a los ojos de la otra sin emitir ningún otro sonido que no fuera el de sus relajadas respiraciones.

“Una vez, tras una campiña. Tuve la terrible epifanía en la que arribabas a mi hogar cubierta de sangre y tortuosos aparatos”

Explicó pausadamente, en remembranza de aquello, que como bien dijo ella… era una epifanía.

“Como desapareciste repentinamente… yo… te di por muerta”

Explico en soslayo recuerdo, volviendo a cerrar los ojos soltando un profundo suspiro de alivio. Susurró…

“No tienes idea, de lo aliviada que me siento ahora, de poder volver a verte, sana y con bien”

¿Podía ser más irónica y absurda la vida?

Aun por diferentes circunstancias, ambas se dieron por muertas la una a la otra. De alguna forma, al recordar la supuesta epifanía, la joven caballero recordó su vida, más que nada sus días de entrenamiento y como Elani, pese a ser una campesina sin mucha idea de los deberes de una dama de sociedad o un caballero, siempre la apoyo en sus decisiones.

“¿A esto te referías, noble guerrero?”

Murmuró para sí misma en un hilo de voz que solo ella podría escuchar más como un pensamiento que como una frase para su interlocutora…

– Vaya reencuentro más patoso –proferí en decepción – ¿Ni un beso se darán? Al menos un abrazo al más puro estilo de película romántica… –agregue con recelo.

– ¡Eso está mal, Jean! No debes de albergar ese tipo de pensamientos sucios en tu tan tierno corazón –me reprimió dándome un golpecillo en la frente con su índice.

– Mi edad ni mi “tierno corazón” te detuvieron ayer… o la noche anterior… o la anterior a esa –iba a seguir, pero me interrumpió enderezándose en el acto.

– ¡Como sea! La santísima debe de estar esperándonos –drásticamente, cambio de tema. Aunque efectivamente, la santísima debería de estar esperando nuestro arribo a la abadía de Norchloes, para darnos sus informes sobre la curación de los soldados del ejército de Dianna, así como también, darnos “medicinas” para futuras batallas.

– Bien, vamos –respondí resignada rodando los ojos, para eventualmente también reincorporarme. Salimos del castillo sin guardas o si quiera armas… ¿Para qué? Pecare de soberbia, pero somos la reina del mal y el héroe legendario; poco o nada puede hacernos si quiera perder el aire.

Es verdad, seguramente no sabes que o quien es “La santísima”. Pues bien, parecido al relato de momentos atrás, la santísima es una joven dama que como dice su nombre, esta bendita por los propios dioses. Mentiría si digo que ignoro la verdad, pero ella, o mejor dicho, su sangre tiene la cualidad curar cualquier herida o enfermedad. Inclusive es capaz de regresar a los muertos a la vida. Por si fuera poco, en la abadía que habita, se generan capullos parecidos a los hechos por gusanos de seda. Durmiendo en su interior, se curan y regeneran todos los estados y heridas…

Dianna tiene que acudir al menos una vez a la semana para recolectar frascos de sangre, que eventualmente convierte con ayuda de algún sortilegio mágico, en capsulas de sangre. Un dato anecdótico de estas medicinas, es que me recordaron mucho a las de los ninjas médicos de konoha… incluso su forma esférica y color carmín obscuro. Con la única diferencia de su enorme eficacia superior comparadas a las del manga, donde estas solo recuperan sangre… las de la santísima, con una sola de un diámetro de 5 milímetros… puede traer a un muerto de nuevo a la vida. Una de las pocas inconveniencias es que este efecto es por un breve lapso de tiempo, y por ende, los afectados deben de ser llevados a los capullos de seda. Donde son efectivamente devueltos a la vida… el más grande defecto de esos, es que el inquilino, entra en un letargo tan pacifico que la mayoría de las veces se niegan o sencillamente se olvidan de salir. La santísima es demasiado… “Buena” como para tomar cartas en el asunto y sacar a los pacientes escudándose en que merecen un descanso cuando menos más largo para recuperarse física y mentalmente de las batallas.

– ¿No me preguntaras por el libro…? –Dianna sacó de pronto ese tema tabú. Pese a que nunca me prohibió realmente preguntarle por este, es bastante evidente que el propio libro es un tabú en si mismo.

– ¿Debería…?

– Se supone que los humanos desbordan curiosidad y hábitos que sobrepasan la intimidad ajena con tal de desentrañar los secretos de algo que llama su atención o les es sencillamente desconocido.

– … –dirigí mis ojos negros a los suyos, sin dejar de caminar pero solo poniéndole toda mi atención a ella – Se supone que todos los humanos odian a la reina del mal…

– Y-yo--

– Pero yo te amo.

– … –desvió no solo la mirada, sino que todo su rostro huyo de mi mirada. De pensar que es humana, me hubiera sorprendido que su cuello se torciera tanto y no colapsara – Para ser una niña, sabes usar muy bien tu lengua…

– Vaya, pensé que eso ya lo tenías claro, en especial luego de que--

– ¡AH! ¡No lo digas…!

– ¿Hmmm…? Solo iba a decir que suelo ganarte a ti y a muchos eruditos en discusiones… ¿En qué pensabas…? –ladee la cabeza pretendiendo ignorancia con rasgos infantiles – ¡Nee! Dianna, explícate, ¿por fi…?

– ¡E-era justamente eso! ¡Sí! No tienes ni idea lo humillante que es para una monarca tan culta como lo es una servidora, ser derrotada por una pequeña niña –se valió de hasta su ultimo gramo de carisma y seguridad, pero al final, le ganaron les nervios terminando arrodillada en el suelo con las palmas en este – Me congratula que nadie sepa esto… –murmuro para sí misma sumida en depresión total – ¡…! –con solo lamer su oreja conseguí que se sobresaltara profundamente – ¡Te he dicho que no hagas eso en público!

– ¿Temes que alguien vea tu verdadero yo, reina…?

– ¡Serás…!

En ese preciso momento, una flecha compuesta de conjuros anti mágicos cruzo el valle por el que transitábamos, su objetivo era aniquilar a Dianna, que continuaba prostrada en el suelo, en mitad de su rabieta…

Pese  que todo ocurrió en fracciones de segundo, fui capaz de verlo todo en cámara lenta hasta que el sonido de impacto cortó el trance hipnótico en el que caí. A continuación se escuchó un breve y ahogador silencio, solo podía ver el cuerpo de Dianna, seguía tumbada en el suelo, sin moverse, sin reaccionar… sin siquiera respirar… solo estando en un bucle ajeno al tiempo y espacio y yo fungiendo como una estatua decorativa… como un duende de jardín…

– ¿L-la matamos…? –se escuchó una voz masculina desde un montón de árboles lo suficientemente apretados unos con otros, como para esconder a varios caballeros sin importar los fornidos que fueran, y permitiéndoles usar sus arcos y lanzas a distancia con el cobijo perfecto del asesinato silencioso

– ¿Dianna…? –susurre estupefacta desplomándome sobre mis rodillas frente a ella, apenas pudiendo respirar

– Ja… jajaja…. ¡POR FIN ACABAMOS CON ESA PUTA! –bramó la misma voz, secundada por otras más, varios ecos de victoria – ¡Joannes…! ¡TU CONJURO FUE PERFECTO! ¡AJAJAjA! ¡AHORA PODREMOS VIVIR…! ¿heh…? –la algarabía se vio cortada cuando un ruido seco resonó, proveniente de la misma arboleda de la que surgían las risas – ¿Qué… está…?

A continuación, y como en un filme de terror antiguo, un grito desgarro los oídos de todos los presentes

– ¡JOANNES…! ¡ESE ÁRBOL…! ¡ESE ÁRBOL MATÓ A JOANNES! –se escuchaban esas palabras dichas por tantas voces que era difícil determinar cuántas personas eran. Pero poco, se vieron opacadas por el sonido de pisadas, originadas del rápido marchar en huida aterrorizadas de los humanos escondidas. Aparentemente, los árboles que los habían cobijado con sus sombras, eran todos frutales; este detalle en mi mundo no sería para nada escandaloso o si quiera importante… pero en cambio… en este mundo, se trataban de la sátira y dantesca forma de los Ent. Aquellos seres arboleos antropomorfos, que en este mundo se trataban de niños abandonados a los que en su desespero por probar un último bocado más las remanencias mágicas, les mutaba el cuerpo dando paso al surgimiento de un árbol frutal desde sus espaldas…

¿Los nutrientes…? Sus propias frutas, en un círculo vicioso eterno, mas sin embargo, la carne humana parecía brindarles de frutos especialmente exquisitos incluso por sobre los ya característicos suyos. En especial cuando los humanos atentaban contra su “madre”, la reina Dianna, la única que los acogía en sus tierras como si de verdad fuesen sus vástagos.

Uno pensaría que por tener que acarrear en sus lomos de niños, aquellos grandes y frondosos árboles, los volverían lentos y de movimientos ineptos. Que por ende, un humano podría eludirlos fácilmente aun si solo contaba con la adrenalina de querer salvar su vida… graso error… la ignominiosa gracia y poderío con la que se movían, corriendo, saltando, derrapando, los hacían ver como niños revoloteando alegremente en un bosque cualquiera. De no ser por el crujir de huesos, salpicar de sangre y carne aun palpitante, aunados a los gritos de dolor, angustia y pánico, haría de esta escena una agradable de alegres y tiernos niños jugando al pilla-pilla en un vivaz bosquecillo.

– Dianna… –proferí con cautela su nombre, no quería romper el encanto de sacrificios humanoides de los niños con mis frágiles gemidos de angustia y dolor…

Recibí un espeso silencio contrastante a ruido de los “niños” como respuesta. Trague en seco, negué levemente con la cabeza tratando de enderezarme, pero no podía, me era imposible…

– Dianna… yo… yo… me clave un guijarro en la rodilla… –confesé deslizando mis piernas a los lados para poder ver mi rodilla, efectivamente, tenía una piedrecilla clavada en la izquierda – La próxima que hagamos esto, me asegurare de que no haya nada como esto en el suelo…

– ¡Mi amor, ¿Estás bien?! –replico revisando mi “herida”. Realmente no tenía ni un raspón, pero igualmente mi incomodaba la sensación – Pensé que este lugar era el perfecto para contrarrestar su emboscada, pero no pensé que un destechado trozo de roca te lastimaría… ¿Me disculpas…? –suplico como un cachorrito bajo la lluvia, lamiendo mi rodilla una vez retiro la piedrecilla de ella.

– … Sí, fue más mi culpa por no fijarme… –respondí escuetamente con un sonrojo leve en mis mejillas.

– ¿Ara…? ¿Qué paso con la dominante de hace un momento…? ¿Solo brota ese lado tuyo cuando es fingido…? Que lastima, sería interesante que tomaras el liderazgo un par de veces.

– Jaja… por mi parte prefiero a tu yo verdadero, que la taimada actuación –confesé tratando de eludir el tema.

–  Ho-oh… ¿De verdad…? –acerco su rostro al mío de forma picara – Bueno, tener esos sonidos de fondo, en según qué situación podrían llegar a ponerme en ese modo, pero justo ahora, solo hacen que me de hambre… hambre de verdad… retomemos nuestro camino –como dije, realmente no sentía dolor, solo una leve molestia; pero eso fue suficiente para que Dianna me cargase en sus brazos como si fuese una princesa – Sera mejor que no tengamos a la santísima esperando. Pese a que los atentados descendieron, no podemos usarlos de pretexto, ¿Sabes?

Ah sí… lo que ocurrió segundos atrás, en su mayoría fue una actuación. Los humanos puedes ser tan estúpidos como para lanzarse a la boca del lobo creyendo que Dianna y yo nos chupamos el dedo, y podrán matarnos solo valiéndose del sigilo. Me pregunto cuántos lo han intentado ya… matarnos, quiero decir. En un principio, Dianna los capturaba, apresaba, torturaba y si lo veía conveniente… los mataba. De alguna forma la hice “recapacitar” y volver las cacerías en una especie de deporte teátrico. ¿Cómo o que consiste toda esta faramalla? Simple, nosotras pretendemos no darnos cuenta de las presencias ajenas al reino, mientras jugamos o actuamos como hace rato; por otro lado, toda creatura está invitada a intentar parar o evitar de cualquier forma el atentado.

Eso incluye evidentemente, matar a los agresores. Los humanos parecieron entender que llevaban las de perder, pues desde mi llegada, las hostilidades fueron descendiendo… pero siguen presentes… pero al menos ambas partes… o cundo menos, la nuestra en lugar de seguir preocupándose, tratan de llevárselo de forma más llevadera y en algunos casos, como un juego.

No importa donde estés o como sean las cosas… la guerra… la guerra no cambia nunca. Por eso convencí a Dianna y todo el reino de tratar de evitar a los humanos, pese a que por sí mismos no se nos puede considerar “malos”, como masa… somos realmente estúpidos…

Cualquier humano tiene pase libre para entrar al reino de las sombras, si no tiene intenciones dañinas, puede incluso alojarse indefinidamente… de otra forma entrara al juego ya mencionado… “todo bajo tu propio riesgo, bajo tu propio libre albedrío…” lo podríamos resumir en algo como “deseo y sacrificio”

Sí, mi cabeza y la de Dianna, como la de muchos de los habitantes del reino tienen precios exorbitantes… también puedes simplemente venir, y vivir en paz. Así como no todas las personas son buenas, no todos los archidablos y monstruos son malos. Después de todo… Dianna solo quería… compañía… aun si eso le costaba ganarse un enemigo imparable.

– No tenía ni idea, de quien vendría. Ni siquiera sabía que tendría que sacrificar todo un mundo y una abismal cantidad mágica… Jeje… soy bastante egoísta, ¿Cierto…? Sacrifique un todo solo por uno… un uno que no sabía si tan solo me vería una vez… y me sonreirá como si nada importara. Como si ambos fuéramos normales…

– La soledad… aun si estas rodeada de todo un reino, no significa que no puedas padecerla… entonces, yo también soy egoísta, pues estoy feliz de que hicieras eso. Aun si significa no volver a ver nunca a mis padres y amigos… pero si también puedo ayudarte a salir juntas de la soledad, y parar esta guerra cliché… está bien, ¿No…?

Sip, con solo intercambiar esas palabras más un dulce beso, nos bastó para perdonarnos mutuamente, aceptar nuestros actos pasados, presentes y futuros. Mi mundo, no era color de rosa, así como había gente sufriendo por o tener el ultimo teléfono móvil, había quienes se preocupaban por si habría o no bombas caídas del cielo… allí yo no podía hacer nada… todo lo contrario a aquí…

Sacrificio y salvación

Esperanza y futuro

No importa lo desesperante de tu situación. Si te mantienes aferrada a tus felicidades y esperanzas, es seguro que podrás cambiar tu mundo, y el de otros, por pequeños y banales que sean esos cambios…

Despues de todo, aquí es donde nuestra historia... comienza





***********************************______________************


Se que deja una especie de vacio como en los animes que cuando terminan dicen "aqui es donde nuestra verdadera batalla empieza" *cof* *cof* shaman king soul eater*cof* *cof*, y sep cite eso de cierta forma xD pero no acaba aqui este fic, se los aseguro .w. saben que lo que escribo va para laaaaaaargo xDDD


asi que no teman xDD seguire con varios caps de esta hasta que se aburran, y si Delfi... retomare los demas, tranquila :v... solo dame tiempo x3

que esten bien

gracias por leer =D
Yoshina
Mensajes : 260

Fecha de inscripción : 29/01/2015

Edad : 24

Localización : Mikasa (?)

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por TAMIRA el Miér Feb 21, 2018 6:00 pm
Oh, pero cuanta creatividad @yoshina Idea




Petita de  la linda y participativa Sashiko virtual,
Onee oficial de la culta y refinada Tachibana.Akemi , Onee de la cute Umiko =3


Consejera honoraria Rubí, chica Rubiatista de corazón n.n
TAMIRA
Mensajes : 13578

Fecha de inscripción : 01/11/2014

Edad : 26

avatar
Consejo

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Yoshina el Miér Feb 21, 2018 6:19 pm
DUDE! YOU AL READY READ ALL Owo!? Dios…. No sé decir si lees flash o si escribí muy poco…

*le cae el peso de la realidad y que debe más fics* nOOOooOOO DX whenreallitykillyou.jpg

Okya –w–… xDDD welp, te invito a leer mis demás fics .w. aunque dan cancercito por las faltas ortográficas… es lo que pasa cuando escribes tan rápido como puedes

En fin, gracias por leer y comentar @Tamira que estes bien x3
Yoshina
Mensajes : 260

Fecha de inscripción : 29/01/2015

Edad : 24

Localización : Mikasa (?)

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por TAMIRA el Miér Feb 21, 2018 7:00 pm
@Yoshina escribió:DUDE! YOU AL READY READ ALL Owo!? Dios…. No sé decir si lees flash o si escribí muy poco…

*le cae el peso de la realidad y que debe más fics* nOOOooOOO DX whenreallitykillyou.jpg

Okya –w–… xDDD welp, te invito a leer mis demás fics .w. aunque dan cancercito por las faltas ortográficas… es lo que pasa cuando escribes tan rápido como puedes

En fin, gracias por leer y comentar @Tamira que estes bien x3

Hola Exclamation No es que escribas tan poco chica, de hecho por eso me sorprende tu creatividad n.n Es muy amplio e interesante.

Creo que por la costumbre de leer, producto de las clases de universidad me ayudan un poco con la velocidad.

Espero seguir leyendote, buscare los demás textos =3





Petita de  la linda y participativa Sashiko virtual,
Onee oficial de la culta y refinada Tachibana.Akemi , Onee de la cute Umiko =3


Consejera honoraria Rubí, chica Rubiatista de corazón n.n
TAMIRA
Mensajes : 13578

Fecha de inscripción : 01/11/2014

Edad : 26

avatar
Consejo

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Yoshina el Miér Feb 21, 2018 7:12 pm
Solo dramatizaba en broma xDD

Y te advierto que los demas están en hiatus xD hiatus de los hard…. xDDD welp, en cuanto supere el shock del live action de FMA tratare de actualizar xDDD

Bye be
Yoshina
Mensajes : 260

Fecha de inscripción : 29/01/2015

Edad : 24

Localización : Mikasa (?)

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por TAMIRA el Miér Feb 21, 2018 7:29 pm
@Yoshina escribió:Solo dramatizaba en broma xDD

Y te advierto que los demas están en hiatus xD hiatus de los hard…. xDDD welp, en cuanto supere el shock del live action de FMA tratare de actualizar xDDD

Bye be

Oki, doki chica, leeré y luego esperare paciente la continuación pues estoy segura de que serán interesantes =)




Petita de  la linda y participativa Sashiko virtual,
Onee oficial de la culta y refinada Tachibana.Akemi , Onee de la cute Umiko =3


Consejera honoraria Rubí, chica Rubiatista de corazón n.n
TAMIRA
Mensajes : 13578

Fecha de inscripción : 01/11/2014

Edad : 26

avatar
Consejo

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Delfi22 el Miér Feb 21, 2018 11:54 pm
*Oh! Tami te unes al club de las olvidadas*...jajajaja

No pensé que subirías otro capítulo tan rápido-genial-
Que puedo decir... tres capítulos donde la pequeña me ha hecho reír, junto con la bruja malvada que de eso no tiene nada...Bueno a la espera del siguiente..Saludos y que la inspiración no te abandone..
Delfi22
Mensajes : 18873

Fecha de inscripción : 06/11/2014

Localización : En el espacio infinito

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.