Últimos temas
» ¿A qué sabe...?
Hoy a las 7:28 pm por jeliz

» ABECEDARIO
Hoy a las 7:15 pm por jeliz

» ¿Cuándo fue la última vez que....?
Hoy a las 7:12 pm por jeliz

» Si tú me dices ven...
Hoy a las 7:09 pm por jeliz

» Del 1 al 10
Hoy a las 7:08 pm por jeliz

» ¿Qué haces en este momento? 2.0
Hoy a las 7:06 pm por jeliz

» Lo que quiso decir el de arriba
Hoy a las 7:03 pm por jeliz

» ¡Beso, abrazo o golpe para la amatista de arriba! ( ͡° ͜ʖ ͡°)
Hoy a las 5:29 pm por sunsetbeta

» Verdad o Mentira. ᐠ( ᐛ )ᐟ
Hoy a las 5:28 pm por sunsetbeta

» ¿Cómo es la Amatista de arriba?
Hoy a las 5:27 pm por sunsetbeta

» Que eliges?
Hoy a las 5:18 pm por sunsetbeta

» ¿Cómo te sientes cuando...?
Hoy a las 5:08 pm por Alabesca

» Reporto A...
Hoy a las 4:20 pm por konan

» Abecedario Musical
Hoy a las 10:29 am por fairylumina

» El/La Zafiro de arriba
Hoy a las 12:09 am por ing-sama

Hermanos
Directorio
Elite
Créditos
Este foro es de tematica Exclusiva ANIME YURI y LGBT. Tanto las diviciones, concepto de Hermandades, códigos y diseños gráficos pertenecen al Staff o a los usuarios. Las imágenes usadas fueron editadas por la administración, mas no creadas. SÉ ORIGINAL Y NO PLAGIES. —Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.—Foros prestados por Ash, Skin editado y adaptado por Kyousha. —Base del tablón de anuncios por: Neeve de Captain Knows Best—Tabla de reglamentos, estadisticas y afiliados finales creada por Dementia. El foro lo creamos entre TODOS. Gracias por formar parte de nuestra humilde familia ♥
Mejores posteadores
Delfi22 (19355)
 
TAMIRA (13944)
 
Ymir (9320)
 
niche (8932)
 
angelis63 (8674)
 
Solkei (7874)
 
Kratos666 (7267)
 
sachiko_virtual (6834)
 
Umiko (6710)
 
Siale Benoit (6242)
 


真実…? (one-shot)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Yoshina el Lun Abr 17, 2017 11:58 am
por favor leelo completo antes de decir algo o hacerte cualquier idea :v... solo pido eso, leelo completo y luego si quieres me puedes recordar a toda mi familia o mas cómodamente ponerme un voto negativo .w.


:::::::::::::::::******************::::::::::::::::


– …… –sin darme cuenta, había soltado un suspiro, nos encontrábamos en el vagón del tren, por las ventanas se nos hacía fácil apreciar la nieve caer pintando de blanco los edificios y casas. Eso me hacia entender que habían transcurrido seis meses ya desde aquel entonces. Como siempre, el tiempo pasa sin importarle si le seguía el paso o no, ahogándome en su perpetuo flujo sin miramiento alguno.

Estoy segura que el tiempo me matara… a ambos…

– Ah… cierto… no, olvídalo –se escuchaba un poco avergonzado, pero al mismo tiempo parece feliz. Esto era en verdad extraño, siempre se encontraba dueño de sí mismo, inexpugnable y maduro. Ahora le costaba sacar un tema de conversación para pasar más amenamente el viaje pese a que siempre, era él quien sacaba el tema de charla.

Por alguna razón, incluso con él actuando así de diferente, no me incomoda. Mi mente se mantiene estable, en calma. No tiene de que preocuparse, no hay ansiedad, ni un rastro de confusión quedaba. Pero… incluso yo estaba triste… ¿Por perderte…? No lo sé… mi mente está en un blanco más profundo que el que lograba la nieve. Se siente como si hubiera olvidado algo, como si lo dejase atrás.

“Algún día, me reuniré contigo” esas palabras, realmente eran algo que jamás quería escuchar de él. Solo pensarlo me hacía añicos por dentro, en su totalidad esa frase tan corta y simple me podía dejar peor que muerta… Sin embargo, estoy segura que no pasara… al menos, eso es lo que yo creía. Dudo equivocarme. Él me dijo lo que será mi futuro.

– Lo prometiste, Anna…



¿La verdad…?



– Hey, buenos días, Anna –como todas los días, se acercaba a darme los buenos días y prepararse para almorzar juntos en el salón, cargando esa aura suya de chico cool y maduro – Siento lo de ayer; tú… realmente querías ese CD, ¿Verdad? –cuestionó con cierta condolencia; justo ayer pudimos ir juntos a una tienda de CD´s clásicos – No hay nada que pueda hacer, ya no se producen y por eso es que ahora el precio es exorbitante. Una persona normal no podría permitírselo. Yo también quería escucharlo…

Este chico es Chris, mi mejor amigo. Siempre actúa maduro para su edad, también parece un poco misterioso. Tiene el cabello ligeramente largo para un chico, un poco alborotado y cubriéndole las orejas, es carmín claro; sus ojos son profundos y verdes claro, su piel parece porcelana pura. Aunque es un poco pequeño comparado con el resto de nuestros compañeros, además de delgado y frágil, es realmente mi tipo. No solo su apariencia delicada, cayendo fácilmente en la definición de “Shota”, sino también su calmada y perfecta actitud galante ayudan, sin olvidar que es todo un genio…

– Así que, Anna, veo que tienes un bento bastante completo para almorzar hoy. Es algo genial, se nota que tu madre puso todo su corazón y empeño en preparártelo –explicó bajando su mirada a mi caja de almuerzo.

– ¿Qué comerás tú? –le pregunté curiosa,  con una sonrisa relativamente estúpida en mi rostro, como otras veces, quería al menos intentar compartir nuestros almuerzos…

– ¿Yo? Pues, tengo la misma comida fría del mini súper. Comer bolas de arroz se está haciendo cansino. –Confesó sosteniendo una sonrisa amarga – Hoy me dieron pan para variar un poco. No es como si estuviera celoso de ti ni nada. Mi madre está siempre ocupada con su trabajo. No se puede evitar. Estoy demasiado viejo para ser tan egoísta, ¿Verdad?

– ¿Pan relleno de crema? –sí, solté esa pregunta para alejarlo de esos pensamientos, y continuar “Alegres” almorzando juntos.

– ¿Hmm? ¿Pan de crema? –replicó – Para nada, es pan de Yakisoba. ¿No te lo dije? No tolero o no se manejar las cosas dulces o cremosas. Me asquean apenas verlas. ¿Me preguntó por qué?

En el exterior, parecía ser como cualquier estudiante, pero sus palabras siempre iban muy lejos de su aspecto. Admiraba eso de él.

– Me pregunto, ¿Cuántas veces podremos almorzar de esta forma? –soltó como un nuevo tema de conversación, seguramente de nuevo me quede callada demasiado tiempo solo observándolo – Solo tenemos unos años más como estudiantes. El tiempo avanza en verdad rápido. Ya ha pasado tanto tiempo desde que te conocí… –por un instante dirigió su mirada al cielo, a través de la ventana – Anna… ¿Lo recuerdas…?

Voltee igualmente al cielo, recordando aquel día. Como siempre estaba sola en el salón, mientras los demás se iban al patio o la cafetería. Moviendo mi mirada por el salón vi a este chico. Un compañero que también estaba siempre solo; parecía que siempre comía lo que vendían en los mini súper fuera del colegio. Analizándolo un poco, me percate que tenía un reproductor de CD a su lado, últimamente han salido mp3, unos aparatos que sustituirán a los reproductores de discos. Sin embargo, él está allí, usando un reproductor tan tranquilamente. Mirándole con más atención, distinguí el estuche del disco que escuchaba “Karuizawa Autumn Forest”.

Fue el destino, pues pensaba que era la única persona en el mundo que aun escuchaba esa música vieja de piano acompañada de cantos de aves. Era uno de los míos. De alguna forma me sentía obligada a hablar con él. Sin darme cuenta, ya estaba parada al lado de su pupitre, diciendo un hueco y soso “Hey…” ¿Se podía llegar a ser tan patética…?

– … ¿Qué sucede, tan repentinamente…? –respondió tranquilamente, dirigiéndome toda su atención – ¿Acaso… hemos hablado antes? Lo siento, si lo hicimos, no lo recuerdo –intercambiamos miradas en silencio por un momento –Bueno, como sea, no pareces alguien con quien no pueda llevarme bien. ¿Necesitabas algo…?

– Pues… um… ese CD –señale el reproductor torpemente…

– … Ajaja… Eres una persona divertida. Interesarte por alguien como yo… Sólo estoy aquí sentado en un bucle de tiempo. Siendo nada más que un juguete de dios. ¿En qué momento te permitieron tener interés en mí?

– ¿…………….?

– La mirada que sostienes dice que no tienes idea de lo que digo. Pero… está bien.

Más que otro chico, parecía un anciano divagando en sus propias experiencias e historias; soltando frases profundas que solo alguien en su mismo nivel podría entender. De cierta forma, me hacía sentir en verdad idiota…

– Estás… intrigada. Sí, has despertado mi interés. Me pregunto, ¿Cómo o cual será la forma en que intervengas en mi mundo? ¿Quién va a nacer a raíz de ese evento? Realmente quiero averiguarlo.

Me quede muda, ¿Acaso se me acaba de insinuar de forma refinada justo ahora? ¿O solo era yo una mal pensada…?

– Tengo una idea, Anna, vamos a almorzar juntos, ¿Te parece correcto eso…?





– ¿Te acuerdas? –insistió con su pregunta – hemos estado comiendo el almuerzo juntos todos los días desde entonces. ¿Quién diría que nos convertiríamos en amigos? Si dedo de ser honesto, casi no puedo creerlo. Quiero decir, siempre he estado solo… pero ahora soy feliz. Feliz de tener a alguien con quien hablar sobre mis intereses.

De nuevo no sabía interpretar sus palabras. ¿Me estaba dando cumplidos como amigo… o como hombre?

Siendo presa del pánico solo pude decir “¿Tenemos una amistad tan grande?

– … –ahora el mudo era él, sostenía una sonrisa media y sombría – Yo… ajaja… veras, no tengo otros amigos además de ti. No es que prefiera estar solo. Es más que los demás me aíslan o solo se van con otros… por eso prefiero evitar involucrarme con la gente. Nunca eh sabido decir si están tratando de engañarme. Siempre tengo cuidado. Que nos convirtiéramos en amigos, era algo que no creía posible, como ya he dicho. Pero, ¿Qué piensas tú, Anna? ¿Vas a estar siempre ahí para mí, como mi amiga?

A estas alturas lo comprendía muy bien, él no me veía como nada más que su amiga… así que… – Por supuesto, puedes contar con eso siempre –respondí dedicándole mi mejor sonrisa. Aun si siempre quedarnos como simples amigos del colegio, si con eso podía estar a su lado… ¿Por qué no…?

– Ya veo… –respondió secamente, en algún momento, la sonrisa tenue que tenia se desvaneció dejando solo su sombrío rostro – ¿Y si resultara que yo estaba en realidad ocultando un gran secreto de ti? –indago espontáneamente, al ver que alzaba una ceja en duda, continuó – Sí, un gran secreto. Uno que hará tu mente implotar –con mi silencio como respuesta prosiguió con su analítica mirada fija en mí – Digamos que consigues averiguar ese secreto. ¿Serias capaz de seguir… viéndome como tu amigo?

Trague en seco, en definitiva era ahora o nunca. Seguía sin saber si solo jugaba o tanteaba el terreno, pero una oportunidad como esta no se me presentaría de nuevo – ¡Te amo, Chris! –me levante al decir esas tres palabras, azotando mis manos en el pupitre, suerte que éramos los únicos en el salón… de otra forma empezarían a jodernos, más a mí y mi rostro que parecía un semáforo.

– Jaja, eres una bromista –como siempre, se mantuvo dueño de si mismo, dedicándome una sonrisa un tanto vacía, pero al menos había relajado el rostro.

– … –regrese a mi asiento, soltando un profundo suspiro – Entonces, ¿Cuál es tu gran secreto…?

– ¿Mi secreto…? Carezco de alguno, era solo un escenario hipotético.

Nos gustan las misas cosas, tenemos los mismos intereses; pero él es inteligente, es la impresión que da. Él está aquí, en el mismo lugar que yo, pero observa el mundo de forma por completo diferente a la mía. Yo solo pretendo ser inteligente. Me resultaba sumamente frustrante pensar en ello.

– Y pensar que nos gustaban las mismas cosas antes de conocernos, casi parece obra del destino.

De nuevo, diciendo esas frases que pueden mal interpretarse tan fácilmente… a veces me pregunto… ¿Por qué no somos novios? Me refiero a que, los demás me aíslan por que se creen que ser tan “Atractiva” y mirada de hielo, no tienen el derecho a hablarme… pero… ¿Sera porque soy una tabla…? A los chicos a esta edad siempre les gustan los pechos grandes… ¿Cierto…?

Debe de ser eso… después de todo, pasamos tanto tiempo juntos, que hasta podríamos ser amantes. Hay algo en nuestros corazones que nos une fuertemente, y aun así… y si… ¿Es gay y por eso es tan femenino…? … no… estoy pensándolo demasiado…





¿Es útil…?


– Wow… Mira, Anna, las hojas se están tornando anaranjadas. Encuentro muy agradable los tonos rojos del otoño; me dan ganas de viajar a algún sitio. En algún lugar donde nadie sepa nada de nosotros…

– ¿Y si vamos a Kyoto…? A alguna fuete termal…

– ¿Fuente termal…?

– Sí… van tantas personas allí, que seguramente ni nos notarían… ¿No lo crees?

– ¡Jaja! ¿Pero de que hablas? No suenas a tu yo habitual.

– … –de una forma fugaz, consiguió desechar lo poco que me quedaba como esperanza de ser algo más que amigos…

– Pero podría ser una buena idea… no he ido a ninguna parte desde hace tiempo. Que vayamos solo los dos le añade un plus –me dedico una cándida sonrisa, permanecimos ambos en silencio, solo observándonos – ¿Hmm…? Parece que el viento se ha vuelto un poco frio…  ¿Lo sabias…? El otoño es estación. Nací en esta estación. Muchos dicen que soy pelirrojo por ello. Chris… no es mi nombre real, pero… igualmente me gusta. Cuando piensas en otoño, se te viene a la mente el frio… la soledad… ¿Me encaja perfecto, no?

– Solo a veces…

– Hay… alguien a quien quiero conocer –esas palabras fueron como estalagmitas de hielo perforando mi corazón… o lo que quedaba de este – Es realmente trágico, solo quiero conocerlos… pero no puedo… no puedo porque nací como un ser humano. Ahora todo lo que puedo hacer es escuchar su canto. Y… estoy seguro que esa persona no va a esperar por mí para seguir adelante.

Él siempre estaba buscando un mundo diferente, relacione sus palabras excéntricas y fuera de lugar con la razón de nuestra amistad – Aun en un cuerpo humano… pareces más un Cardenal ¿Lo sabias…?

Por primera vez, por primera vez y de verdad… parecía que me estaba prestando atención… a lo que dije – ¿Eso piensas…?




¿Alguna vez…?



– Espero no olvidarme de nada, estoy seguro de que empaqué todo lo que necesito… bueno, no sirve de nada preocuparse ahora, ya estamos en camino –parecía de nuevo querer entablar conversación, mirándome intercaladamente con el paisaje al otro lado de la ventana de vagón del tren – Anna, ¿Qué hay de ti? No dejaste el cepillo de dientes o algo así, ¿Verdad? Muchas de las posadas antiguas no proporcionan ese tipo de cosas a los huéspedes.

– Esta bien, vengo preparada para todo,

Al final, habíamos planeado salir de viaje juntos, nuestro destino era una posada de aguas termales que tiene una gran vista a las hojas de otoño en los baños al aire libre, con la nieve seguro que será una gran vista. Si, seguro que será una vista que el adore.

– Anna… ¿Qué pasa…? Tienes una mezcla de emociones en tu rostro…

– Solo pensaba… si te iras sin mi o me dejaras a la primera oportunidad que tengas…

– Ajaja… no te preocupes, no voy a ir a ninguna parte. Me quedaré contigo. Ya se… hagamos una promesa, Anna: Yo no te abandonaré… durante todo el tiempo que me consideres tu amigo. Vamos a estar juntos para siempre. Vamos a compartir nuestro destino; estoy seguro que eso está decidido desde ahora. Nuestra amistad, nuestro vinculo fue sellado desde este momento; todo lo que he hecho hasta ahora es el tiempo que he pasado contigo, y ahora vamos a un viaje juntos. Entonces Anna, por favor… no me traiciones.

Me quede en blanco, perdida en su profunda mirada, solo pudiendo escuchar mi corazón latir fuertemente y sentir mi rostro arder. Lo había platicado con mi hermana mayor y sus amigas, eventualmente con madre… todas decían lo mismo, que Chris era muy refinado como para admitir públicamente una relación más profunda que una amistad… y que seguramente en este viaje, como ha dicho justamente él… sellaríamos nuestro destino… juntos.




¿Para ser feliz?



– Vaya, es genial, la habitación es mucho más grande de lo que pensé. Ha pasado mucho desde que salí de vacaciones o algo, me tomare mi tiempo para relajarme; deberías de hacer lo mismo, Anna. Siempre te esfuerzas al máximo, te he visto…

– ¡Vamos a las termales! Esta habitación venía con la sala privada, podremos estar juntos y platicar –dije emocionada, todas me habían aconsejado eso, incluso cada una me dio un poco de dinero para poder contar con ese lujo.

– Oh… ¡Bien! –su voz era alegre, pero en su rostro se difumino por completo su sonrisa, perdiéndose – Hemos recorrido un largo camino para llegar aquí, por lo que sería un desperdicio si no nos metemos al agua.

– Cierto es…

– Voy a pasar por ahora, quisiera tomar un largo y agradable baño después. No te preocupes por mí, ve y relájate.



Al final… Chris no puso ni un pie en las termales… ni si quiera salió de la habitación… no sabía que pensar de eso. ¿No le agradaba este sitio? ¿Era su forma de decirme que quería estar a solas conmigo en la habitación…? O acaso…


Cenamos y tomamos otras cosas para él. Estaba consiente que su resistencia al alcohol era nula; insistí mucho en que bebiera tan solo un poco…

– Esa fue una buena comida… –dijo con dificultad, soltando un respingo por el hipo que le había dado –Ajaja… creo que estoy un poco borracho… ahora… me siento… soñoliento… An… na… yo…

Su cuerpo irradiaba calor, además de tener las mejillas ligeramente rojas. Su expresión aún permanecía tan delicada… Cuando la borrachera lo dejo desmayado, yo… jugué la última carta que me habían dicho… en silencio me aproxime a él, gateando procurando no dañar el tatami. Con todo lo que dijo en el tren, si despierta antes de tiempo, seguro que igualmente continuamos con nuestro camino…

Entonces… entonces…

Con el corazón palpitando a mil por hora, el rostro hirviendo pero las manos frías, trague en seco, y desabroche su camisa…

– ¡AHHH! –gritamos al mismo tiempo, de la impresión me arroje lejos hacia mi retaguardia, el rápidamente se reincorporo cubriéndose con sus brazos. Ambos sosteníamos la misma gesticulación de impacto, jadeando con pesadez y un sonrojo en nuestras mejillas fulguraban con ardor.

– ¡¿Qu… qué… QUÉ HIBAS A HACER?! –ladro escandalizado y seguramente asustado, ninguno de los dos procesaba lo que pasaba o hacia el contrario – ¡Yo…! ¡Yo no soy una chica…! –no fue hasta ese momento, hasta ese murmullo que lo entendí…

Todos los “Y si…” que había pensando, por infinitos que creí que formule, ninguno había contemplado esta posibilidad. Ni si quiera mi madre, mi hermana o sus amigas lo dedujeron aun tras ver la foto que tenía en mi móvil de Chris.

– No… No… ¡DEJA DE MIRARME! –exigió, ambas permanecíamos en suelo; como siempre le miraba atentamente, incluso sin parpadear… mientras Chris se cubría con sus brazos y un tanto su camisa el pecho…

Por eso… en la clase de gimnasia o en la piscina, él siempre se alejaba y sentaba, excusándose en que era muy débil y enfermizo. Pero la verdad era que no quería que nadie se diera cuenta de… esos…

– ¡¿Por qué.. POR QUË TUBISTE QUE TRAICIONARME ASI?! –bramó con todas sus fuerzas – Fuiste la única en la que confié… tú… todo el mundo es igual. A pesar de que no sabes cómo me siento, tú…eres igual que el resto… todos ustedes son unos mentirosos… –en ese momento, en un abrir y cerrar de ojos se levantó empuñando uno de los cuchillos de la comida apuntándolo hacia mi mientras se acercaba con pasos firmes – No puedo dejar… que nadie… conozca mi secreto…

– ¡E-Espera! ¡Chris! Antes de que cometas una locura, déjame explicar-- -intentaba hablar mientras retrocedía hacia atrás como un cangrejo…

– ¡SOLO ME MENTIRAS! –gritó interrumpiéndome…

– ¡Por favor! Si no quieres creer en mi palabra, revisa mi bolso… tengo condones y píldoras anticonceptivas.

– ¿Qué…? –conseguí que se detuviera, pero que no bajara la amenaza.

– Mi madre dijo que en un viaje como este, el chico y la chica tienen sexo; no me quería dejar venir hasta que la convencí del tipo de chico que eres y que de verdad te amo –expliqué atropelladamente aun tirada en el suelo, tragando en seco.

– ¿Me quieres ver la cara de estúpida..?

– ¡REVISA! –insistí al borde del llanto.

– ¡Cuando me voltee huiras…!

– No lo hare, ¡Confía en mí!

– ¡Cuando lo hice, me traicionaste!

– Si quieres me arrastro hasta la bolsa y me quedo tumbada en el suelo, pero por favor ¡REVISA!

– ¡Bien! –reanudo su caminata hacia mí, quedándose a un paso aproximadamente, amenazándome con el cuchillo – Haces cualquier movimiento sospechoso, y es el fin –advirtió con una voz gutural, me limite a hacer lo dicho; pecho a tierra fui hasta estar cerca de mi bolso esperando a que lo revisase – Cruza tus piernas y entrelaza tus dedos detrás de tu nuca –apenas obedecí vacío mi bolso, como dije, había condones y demás métodos anticonceptivos; solo escuche como chasqueaba la lengua y se aproximaba a mí.

– La verdad, en el tren me estaba acobardando de hacerlo, pero con lo que dijiste allí, de que nuestro destino era estar juntos para siempre, pensé que era tu forma de oficializarnos como pareja, que en el futuro nos casaríamos y demás cosas… también creí que eras tímido y no darías el primer paso, por eso--

– Cállate –exigió con voz neutra, pude sentir como se sentaba en mi espalda baja, acariciando mi columna con la punta del cuchillo por sobre el yukata de la posada – Ahora que sabes que soy mujer, ¿Te doy asco, cierto…?

– ¿Heh…?

– No soy lo que idealizaste por tanto tiempo…

– Chris… aun a estas alturas, creo que eres mi chico perfecto… –dije extendiendo mis brazos a los lados.

– ¡MIENTES! –ladro al instante, clavando el cuchillo en el suelo, lo hizo lo suficientemente cerca de mi hombro como para hacerme una cortada pese a que el yukata era grueso y llevaba un ahory encima, consiguió también arrancarme un gemido ahogado por el dolor, y la excitación combinada con la adrenalina.

– ¿¡QUÉ DIABLOS GANARIA MINTIENDOTE A ESTAS ALTURAS, EH!? No me puedo mover, tienes un cuchillo… de una maldita cortada podrías extinguirme… ¿Y sabes…? –destense mi cuerpo en su totalidad – Incluso si me matas ahora, con toda esa furia que tienes…. Incluso eso estaría bien para mí, solo porque eres tu quien lo hace, Chris…

– Ya no puedo creer ninguna de las palabras que dices –gruñó sacando el cuchillo del suelo  volviéndolo a anclar en este.

– Ya veo… –respondí casi sin voz –En ese caso, ¿Podrías matarme…? No quiero vivir en un mundo donde la única persona que me importa, no es capaz siquiera de creerme… haz lo que quieras conmigo, pero… por favor mátame… si quieres torturarme, adelante, no me quejare… a menos que eso te guste…

– ¡¿ESTÁS LOCA?! –volvió a bramar, repitiendo la acción anterior del cuchillo.

– ¿Quién está empuñando un cuchillo con ansias asesinas…? –solté con retórica, apoyando mi barbilla en mi brazo “bueno”.

– Yo creí en ti… quería en verdad estar contigo para siempre… –explicó entre sollozos – Fui una estúpida… fui una estúpida por creer en ti… ¿No es así? –aun sin poder ver su rostro, su voz era tan caótica, tenía una mezcla de frustración, tristeza y dolor.

– No lo es… –suspire, mi conciencia empezaba a desvanecerse, pensaba que sería como en las películas que puedes andar con mil heridas encima como si nada – En cualquier caso, creo que si le echamos la culpa a alguien, es igual a mi… debí preguntarte claramente, en lugar de buscar a terceros… lo siento… pero en verdad… te amo… Chris… Akashi


Lo último que sentí fue como se aferraba a mis hombros, apoyando su cabeza en mi nuca, llorando…




Realidad…



– … –abrí los ojos con dificultad, aun no amanecía, la habitación estaba obscura, todo era un silencio profundo acompañado de una total tranquilidad. Al intentar levantarme me dolió el hombro, esa punzada me hizo recordar todo lo que había pasado hace unas horas. Instintivamente sujete mi hombro herido, me di cuenta entonces que estaba vendada perfectamente, una sonrisa amarga se pintó en mi rosto mientras pensaba “¿Significa que se arrepiente de haberme hecho daño…? Porque yo me arrepiento profundamente de llevarle a hacer eso…”

– ¿Aun te duele? ¿Por eso lloras…? –esa voz preocupada, me tomo por sorpresa, sonaba familiar y al mismo tiempo no. Gire para asegúrame de divisar al dueño de la misma, allí estaba él, sentado a mi lado, enfundado en el mismo futon que yo. Pero no era el chico perfecto con el que había llegado en la mañana, se había transformado en una chica de mirada preocupada… aunque eran los mismos ojos, el mismo rostro, los mismos labios… era y no era Chris. – Siempre que te me quedas mirando en silencio me pones nerviosa, al principio no sabía que significaba. Tenía la imperiosa necesidad de sacar un nuevo tema de conversación porque temía al silencio, con el tiempo me acostumbre a ser solo yo quien hablase la mayoría del tiempo.

Estaba equivocada, cien por ciento equivocada. Talle mis ojos y restregué mi nariz con mi brazo para quitarme las lágrimas y los mocos – Sigues aquí, conmigo –alcance a decir rompiendo en llanto de nuevo. Estaba equivocada en pensar que era y no era Chris, él… ella, daba lo mismo, incluso después de su explosión anterior, seguía siendo la misma persona amable de siempre, mantenía la misma delicadeza, la misma preocupación… el mismo todo, seguía siendo mi Chris de todo este tiempo.

– P-pues… lo prometimos, ¿Cierto? Estaríamos siempre juntos, nuestros destinos se fundirían en uno y nunca nos alejaríamos del otro –dijo con un fuerte sonrojo en su rostro, podría decirse que incluso brillaba más fuerte que la luz de la luna que alcanzaba a filtrarse por la ventana. Ahora entendía sus propias palabras, no las decía solo por tener algo de qué hablar, realmente impregnaba sus sentimientos en cada una de las letras – Q-que te quedes callada justo ahora solo me pone más nerviosa… al menos has un sonido o algo… me harás creer que me tienes miedo luego de lo ocurrido… jajaja… ja…

– Pensaba que eras tú quien me tenía miedo… por consejos estúpidos, casi te obligo a hacer algo que no querías… ¿A que doy asco…?

– ¡No! Soy yo la que da asco, te engañe todo este tiempo, y aunque también quiero hacerlo, no hay forma en la que yo pueda complacerte, no en este cuerpo… por mucho que digas que soy tu chico perfecto… cuando ni si quiera soy uno para empezar.

– Das a entender que solo me interesa tu cuerpo…

– Aunque no sea lo único, influye, influye demasiado. Lo sabes bien.

– No lo hace, en verdad no lo hace; incluso si solo es una caricia tuya, me bastara…

– Quieres decir que… –con delicadeza tomo mi mano, descansándola en su pecho – Estos senos de mujer ¿…No te molestan?

– Suave… –siempre pensé que el tacto que recibiría de Chris, seria duro, doloroso, molesto; sin embargo, justo ahora era lo contrario. Alce la mirada, descubriendo que tenía un fuerte carmín en sus mejillas, mordía su labio inferior y miraba a una pared… no disfrutaba de ninguna forma, no como yo.

– De nuevo con tu manía del silencio –consiguió decir con una voz casi ahogada, evadiendo mi mirada por todos los medios, atreviéndose solo a lanzar pequeños vistazos furtivos.

–  Je… –tome su mano de la misma forma que había hecho antes ella – Lo siento, soy casi una tabla… seguro que--

– ¡ME GUSTAN! –gritó enderezándose, a los pocos segundos se dio cuenta de lo que había dicho, se cubrió la boca sentándose de nuevo estando con el rostro aún más rojo que antes. Aclaró la garganta orando – El tamaño de tus senos me es agradable y correcto –de forma educada.

– … Pfffttt… ¡AJAJAJAJA! Que inocente; se nota que no tienes nada de experiencia en esto –dije entre risas.

– C-como si tú fueras una experta…

– No lo soy… –respondí recostándome, mirando hacia sus ojos sonriendo – Realmente no tengo idea de que hacer; no te ofendas, pero me forme una idea bastante fuerte…

– …

– Aunque ahora que lo pienso fui bastante estúpida, decidí por mí misma dejártelo todo a ti… -puse mi mano en su muslo, acariciándolo lentamente, podía sentir lo notablemente incomoda que se sentía a cada momento que me acercaba a su parte más íntima. Subí mi mano hasta su rostro, seque las lágrimas que comenzaban a escapársele – Realmente eres un Cardenal de otoño… –susurré ahora tomando su mano; me sorprendió que por propio pie decidiera entrelazar nuestros dedos tras sentarse en mi abdomen.

Con el silencio siendo cortado por el latir de nuestros corazones, respiró con profundidad para seguidamente acercar su rostro al mío; habíamos estado infinidad de veces juntas, habíamos estado tan cerca que moría solo por tan siquiera me viera, y ahora… que al fin sus labios se rosaban con los míos, su lengua acariciaba torpemente la mía… yo… era tan feliz, incluso si ninguna de nuestras mentes podía procesar el cómo actuar, que hacer o tan si quiera cómo reaccionar… solo tenía en claro que quería que este momento nunca terminase y pudiéramos tocarnos mutuamente sin límite alguno.

– Chris…

– Llámame por mi verdadero nombre…

Quizás por estar derretida en su torpe beso, o tal vez por estar extasiada y encantada por la situación, no lo pensé mucho y solo dije lo primero que se me vino a la mente.

Akashi

– Sí, ese es mi nombre –respondió en un suspiro, acariciando con su lengua mi cuello – Tu sangre se ha secado, tornándose a un carmín parecido al de las hojas del otoño –inquirió acariciando el vendaje – ¿Realmente estas segura…? Yo no soy--

– No me importa –la interrumpí – No me importa si eres una mujer o un hombre físicamente… siempre lo dices, ¿Cierto? “Chris no es tu nombre”, por simple lógica, este –acaricie su espalda, recorriendo suave y lentamente desde sus hombros hasta su espalda baja, consiguiendo que se estremeciera – No es tu verdadero cuerpo… sin embargo, es la vasija en la que tu alma de cardenal se encuentra atrapada…

– Anna, parece casi una mentira… que puedas entenderlo tan bien… es como si fueras…

– ¿Xyan…? –con solo pronunciar ese nombre, la deje de piedra, su mirada atónita acompañada de un lento alejamiento para obsérvame detenidamente…

– Así que todo este tiempo, habías sido tu… jaja… ya me parecía extraño que… nos hiciéramos amigas…

– Aun cuando reencarnemos en diferentes cuerpos o eras…

No…

– Siempre nos encontraremos de nuevo…

Eso no es verdad…


Y así empezamos más “correctamente” a hacer algo que ambas aviamos anhelado por tanto tiempo; entre caricias, besos, gemidos, respiraciones pesadas y entrecortadas, nos volvíamos una desde el interior profundo de la otra… todo parecía un sueño… y ojala si hubiera sido así… por que yo… soy realmente lo peor de lo peor…

Mentí al decir que yo era esa tal “Xyan”, solo me estaba aprovechando de los delirios de Chris para poder tenerla donde yo quería. Igual que una alimaña me aprovechaba delas debilidades de mi presa. En algún momento, tuve la oportunidad de hojear el diario de Chris, en el tenia mayoritariamente dibujos de aves, pero más predominantemente de una bella y joven mujer.

Lo cierto es, que me estoy aprovechando de su debilidad, de su anhelo de hacer real su fantasía y de la simple casualidad de ser casi el clon de esa alucinación suya. Pero, ¿Realmente es tan grave? Seamos honestas, la reencarnación es solo una tontería por completo falsa, y aun si fuera verdad, dudo mucho que se pudiese recordar al ser amado o tan siquiera recordar el buscar a alguien que supone ser lo más importante para ti. Siempre se ha teorizado o creído que el amor verdadero es eterno, y sin embargo, al casarte siempre se dice “Hasta que la muerte los separe”, entonces, ¿Por qué creer tan firmemente en algo como la reencarnación y el reencuentro?

. . .

Lo se… solo busco pretextos y tapujos para no sentirme mal conmigo misma y el hecho de engañar a Chris…

Cuando terminamos nuestras mini vacaciones inventadas en las termas, no regresamos a casa, en su lugar, simplemente desaparecimos de nuestra vida cotidiana, embarcándonos a nuestro propio viaje de vida ideal. Sinceramente no tengo idea de que tenga en mente Chris, ni que nos ocurrirá en esta “aventura” pero aun con la punzada en mi corazón de mentirle y pretender que soy algo que nunca existió mas allá de su mente… ambas, somos felices…


Escucha atentamente, la secreta voz cantante.
Mientras compartimos los suspiros de la blanca luna,
bésame dulcemente
abrázame con fuerza…
… como si estuvieras enamorada.

Ya que tienes que cruzar en solitario este campo de luz,
no dejare nunca escapar…
… tu soledad…
atrapada fuertemente, alrededor y entre mis dedos…

Porque sin duda, hay una pequeña luz
escondida en la profundidad de las tinieblas.

Incluso en lo profundo de la noche,
seguiremos buscando ese sueño de brillantes joyas


¿Habrá alguien que me llame por mi nombre?

Pero nadie aun sabe, en qué lugar del mundo estoy durmiendo…
Brillando para siempre…
en los recuerdos y en el mañana.


Contempla estas heridas dolorosas,
que son prueba de lo profundo que he sentido.
Y ahora con más dolor que con ternura…
Quiero  deshacer tu frio corazón.

Siempre estaré cerca de tu corazón, como si fuera tu sombra…
para que no puedas escapar.
Esa lagrima que por mi derramas, es la joya que adorna mi dedo…
permanentemente brillante



Ya que cruzaremos este campo de luz juntas,
no soltaremos nuestra soledad…
atrapada fuertemente entre nuestros dedos entrelazados

De seguro hay una pequeña luz, brillando en las profundas tinieblas…
pero mientras persigamos ese sueño de distantes joyas,
creeré que podemos resistir a las sombras…




:::::::::::::::::::::::*******************:::::::::::::::::::::::::::::::::::

Espero les gustara, aunque es un one shot bastante denso y con un plot twest bastante obvio por publicarlo en un foro como este… espero de verdad que pudieran disfrutarlo

Se sale bastante de lo que acostumbro a publicar aquí, ya que usualmente tienen un poco de comedia, que este en su totalidad sea “serio” espero no les decepcionara o disgustara

En cuanto a la parte final que se encuentra centrada, podríamos decir que son como sus pensamientos, de tanto Chris como Anna, aspectos como “las tinieblas” se refiere al pavor y pánico que le tiene Chris a las personas y en si la sociedad, ya que en un principio pretendía ser hombre, o sea, era una transgenero. Cuando al fin cree encontrar a la mujer de sus sueños, y como ella la acepta tal y como es sin importarle si es hombre o mujer por que pretende comprender que no es su verdadero cuerpo se acepta un poco a sí misma. Por otra parte, cuando menciona usar más dolor que ternura, se refiere a como se siente Anna al estar completamente consiente de que su relación es simplemente una dulce pero muy amarga mentira

Le puse Xyan a la mujer “imaginaria”, porque simplemente me sonaba como algo muy antiguo, además de que es nombre de la tierra prometida en algunas regiones asiáticas, pensé que se conjuntaría bien con la corta idea de la reencarnación. También era el nombre de una persona muy importante para mí, digamos que es como un “por qué no ponerlo? Según yo pega bastante a la historia”

¿Anna era tonta o porque siempre estaba en silencio al principio?

Como a todos nos ha pasado, se le dificultaba hablar sin trabarse o balbucear por estar junto “a su chic@ ideal”

En cuanto a Chris, digamos simplemente que tenía muchos problemas de personalidad y percepción del tiempo espacio, a eso agréguenle un poco de autismo o síndrome de aspenger. Tenemos como resultado alguien muy frio, analítico e inteligente… pero que no sabe expresarse adecuadamente, ni sus sentimientos ni emociones, así como tampoco saber conversar por muy simplista que sea el tema

El titulo significa “¿verdad…?” espero alguien pueda entender por qué le puse así, o lo que significan las preguntas entre cada parte xD

En fin, muchas gracia por leer
Yoshina
Mensajes : 260

Fecha de inscripción : 29/01/2015

Edad : 24

Localización : Mikasa (?)

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por invierno el Miér Jun 21, 2017 1:29 am
Idea
me gustò
auq por ahì una que otra falta

saludos
invierno
Mensajes : 117

Fecha de inscripción : 31/10/2014

Edad : 31

Localización : en noche de luna e invierno eternal

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Yuhyrn el Miér Oct 04, 2017 7:24 pm
Holap ^^

En realidad no se hace tan denso como una se puede esperar al verlo a simple vista o.o Está llevadero ^^

Es curiosa la manera en la que hiciste que se reflejaran los personajes y, Chris con sus problemas de comunicación en general...bueno...es algo que suele pasar xD El tema transgénero también es algo que no suele tratarse mucho, so...thanks por hacerlo ^^


Gracias Kagamy =3

Paginita Zafiro =3
Yuhyrn
Mensajes : 3628

Fecha de inscripción : 01/11/2014

Edad : 26

Localización : Entre fuegos varios...

avatar
Consejo

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.