Últimos temas
» Palabras Encadenadas
Hoy a las 12:43 am por Solkei

» Confesionario Rubi
Hoy a las 12:32 am por Gatoneja Erae

» Del 1 al 10
Ayer a las 10:21 pm por Solkei

» Yo Nunca Nunca he.....
Ayer a las 10:16 pm por Solkei

» ^>v Juguemos a las flechitashhh xD
Ayer a las 10:15 pm por Solkei

» Dedica una canción
Ayer a las 8:50 pm por Darkwriter21

» Verdad o Mentira. ᐠ( ᐛ )ᐟ
Ayer a las 8:39 pm por jeliz

» Dilo con una imagen
Ayer a las 8:38 pm por EmpiricalRabbit

» ¡Beso, abrazo o golpe para la amatista de arriba! ( ͡° ͜ʖ ͡°)
Ayer a las 4:48 pm por jeliz

» Reporto A...
Ayer a las 4:44 pm por jeliz

» Si tú me dices ven...
Ayer a las 12:55 pm por Solkei

» ABECEDARIO
Ayer a las 12:50 pm por Solkei

» ¿Cuándo fue la última vez que....?
Ayer a las 12:42 pm por Solkei

» ¡Todo con sed asesina!
Ayer a las 12:40 pm por Solkei

» Réquiem alfabético
Ayer a las 12:34 pm por fairylumina

Hermanos
Directorio
Elite
Créditos
Este foro es de tematica Exclusiva ANIME YURI y LGBT. Tanto las diviciones, concepto de Hermandades, códigos y diseños gráficos pertenecen al Staff o a los usuarios. Las imágenes usadas fueron editadas por la administración, mas no creadas. SÉ ORIGINAL Y NO PLAGIES. —Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.—Foros prestados por Ash, Skin editado y adaptado por Kyousha. —Base del tablón de anuncios por: Neeve de Captain Knows Best—Tabla de reglamentos, estadisticas y afiliados finales creada por Dementia. El foro lo creamos entre TODOS. Gracias por formar parte de nuestra humilde familia ♥
Mejores posteadores
Delfi22 (20193)
 
TAMIRA (14456)
 
Ymir (9320)
 
Solkei (9182)
 
niche (8932)
 
angelis63 (8675)
 
Kratos666 (7866)
 
sachiko_virtual (6833)
 
Umiko (6710)
 
jeliz (6355)
 


Mentirosa [one-shot]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Aphrodite L. el 18/2/2016, 2:07 am
Este one-shot es más emocional/sentimental que Musa. Es más para aquellos que les agrade aquella clase de amor tierno y sincero (¿a quién no?).

Ahí va.


-------------------------------------------------------



MENTIROSA

“Admito que desde pequeña he odiado las mentiras… decir cosas que engañan tan sólo traen problemas, tan sólo ilusionan y luego te sueltan en medio del vacío. Como detesté esa mala costumbre de las personas desde que mis padres me dejaron en medio de un parque con la promesa de que vendrían por mí… ¡tan solo tenía 5 años! Pudo haberme ocurrido cualquier cosa en ese momento de no ser por una monja que se apiadó de mí y me integró a una fundación para niños huérfanos. A pesar de la enorme ayuda que recibí en ese entonces, crecí con remordimiento hacia aquellas palabras que solo traicionaban y lastimaban mi corazón. Por tal motivo, prometí no decir mentiras de ese nivel, debía ser completamente sincera respecto a todo lo que me rodeara.

Pero… ahora, después de todos estos años, me temo que no podré seguir con esto.”


Abrí mis ojos de manera lenta al escuchar la alarma del reloj que estaba cerca mío, y con un torpe movimiento logre apagarlo. No evito bostezar y me doy vuelta tan solo para intentar dormirme de nuevo. Sin embargo, la respiración de alguien ajeno interrumpe mi intento por hacerlo; así que trato de enfocar mi vista y aparto algunos mechones para notar que su rostro se encontraba a escasos centímetros del mío. El sueño desaparece al comenzar a centrarme en cada facción por minutos y en silencio, costumbre que no he podido quitar en todos estos años por el encanto que representan sus gestos al dormir. Llevo mis manos a mi pecho con fuerza, como si estuviese haciendo una plegaria para evitar tocar su cuerpo, pero cada mañana se acaban mis fuerzas y el deseo por rozar al menos un poco de su piel me enloquece. Cierro mis ojos para bloquear aquellos sentimientos que me avergüenzan, pero de repente una mano se posa suavemente sobre mi mejilla y se desliza hasta mi cuello de manera sutil. Mi cuerpo tiembla y siento como mi rostro se ruboriza por completo… esa sensación que hace que mi corazón quiera salir de mi pecho, como la adoro.

Sus ojos aún se encontraban cerrados pero sus labios dibujaban una tierna y radiante sonrisa, algo a lo que solo respondo posando mi mano sobre la que se encontraba en mi cuello.

-Buenos días -aquella melodiosa voz tan solo se dirigía hacia mí, por lo cual siempre atesoro cada mañana en la que me encuentro recostada a su lado.

-B…buenos días

-Apagaste el despertador a propósito, ¿eh?- su risa era leve e inocente

-Algo así…

-Sabes que debemos levantarnos -dice aquello mientras se incorpora para quedar sentada. Yo tan solo la miro para detallar cada parte de su cuerpo en silencio: una hermosa y oscura tonalidad canela en aquella suave piel que la hace tener un cierto y muy tenue distintivo mulato; cabello completamente rizado que llega a la altura de sus hombros, cuerpo delgado y finos rasgos faciales- ¿Me escuchaste? -aquella pregunta me saca de mis pensamientos. De repente abre sus párpados para mostrar sus contrastantes ojos azul celeste, los cuales se veían desorbitados y no se enfocaban en un solo punto- Pueda que no logre verte… pero sé cuando me estás poniendo atención

-Pues estas equivocada porque sí te estoy poniendo atención -en verdad sí lo estaba haciendo… sólo que… a mi manera

-Eso espero…  -ella se gira a mí y se acerca para posar una de sus manos sobre mi pecho, justo cerca de mi corazón, el cual comienza a latir rápidamente por los nervios que sentía en esos momentos. No deseo que se dé cuenta… no quiero que me vea tan exaltada solamente por su contacto, así que intento respirar lentamente para no mostrarme tan obvia. Ella tan sólo sonríe y se acerca a mi rostro para besar mi frente de manera pausada- vamos… levántate -miro al suelo instintivamente al sentir como mis mejillas se volvían rojas de golpe.

¡Está bien! ¡¡Lo admito!! Cualquier persona se daría cuenta de la forma en que la miro, de los sentimientos que se mezclan con las expresiones que tengo cuando está cerca mío. Yo sé que no es normal siendo mujer pero… ya no puedo evitarlo, necesito tenerla a mi lado a cada momento. A veces me siento culpable de aprovechar nuestra cercanía para calmar mis deseos reprimidos por intentar besar sus labios. Desde siempre he tenido estos sentimientos por ella… tantos años de compartir muchas cosas desde que ambas nos encontrábamos en aquel orfanato.

A diferencia mía, Alice es huérfana ya que su padre murió de una enfermedad mientras que su madre resultó muy afectada por su pérdida y presentó una extrema depresión que la llevó a la muerte. Muchos años después, a la edad de 17, tuvo un accidente en el cual recibió un fuerte golpe en su cabeza, ocasionándole ceguera total. Recuerdo haberla conocido meses después de aquel incidente y se veía tan radiante, tan fuerte y optimista, que me sentí atraída por su esencia al instante… quería que alegrara mis días colmados de resentimiento desde el abandono de mis padres; quería que formara parte de mi vida y por tal motivo cuidé de ella todo el tiempo que estuvo en el hospital. Después de algunos meses la necesité más que a cualquier persona en este mundo… sosegaba mi odio y me brindaba cada día una razón para sonreír como una pequeña.

-Hey…  Nicole… ¿me estas escuchando?- siento como Alice me saca de mis pensamientos ya que había alzado un poco la voz

-¡C…claro! -es obvio que no le había puesto nada de atención

-¿Ah sí? Dime… ¿Qué acabo de decir?

-Ehh…

-¿Ves? ¿Por qué últimamente estás tan distraída?- suspira resignada mientras que gira su cabeza a otro lado

-Eh… yo…

-Te preguntaba la hora- al ver el reloj, tomo su brazo para salir lo más pronto del apartamento completamente alterada  –¿P…pero qué pasa?- dice un poco agitada y con cierta torpeza

-¡Faltan 10 minutos!- admito no haberle prestado atención a sus reclamos y solo me centré en llegar al hospital, que aunque quedaba cerca, debíamos estar antes de la hora en punto.

Al llegar a un salón de aquel edificio, noto que había varios niños sentados, esperando ansiosos a que Alice llegara. Al verla, gritan mientras que otros tan sólo aplauden animados, lo cual me deja completamente sorprendida. Ella sonríe al escuchar la bienvenida, se sienta al frente y recibe en sus manos una guitarra; pasa la yema de sus dedos por el contorno del instrumento y finalmente comienza a tocar una suave melodía, la cual iba acompañada por su canto. Aquel joven público la acompañaba cantando al unísono mientras que otros tan solo seguían su ritmo por medio de palmas. Yo me ubico en la puerta y observo detenidamente el movido ambiente sin dejar de sonreír.

Aquellos niños están internados en ese hospital debido a que son enfermos terminales y necesitan de un monitoreo constante si se les quiere dar una mejor “calidad de vida”. Alice se ofreció a dar pequeños conciertos cada fin de semana al momento que supo de la existencia de aquellos pequeños. De todas formas siento tristeza al notar que ese público cada vez va disminuyendo a paso lento, y a pesar de ello, Alice sigue tan radiante y llena de vida, lo cual me colma de enorme regocijo.

Me alejo de aquel sitio para dirigirme a “trabajar” como se lo había hecho saber a Alice, cosa que en verdad no era del todo cierta. Estaba trabajando en un bar reconocido como mesera, pero me despidieron al faltar un par de días debido a una enfermedad que tuve. En verdad necesitaba el dinero tanto para mantenerme como para terminar mis últimos semestres de medicina, pero ahora todo está realmente difícil. Por ello, la situación me ha obligado a hacer ciertas cosas que odio profundamente y que me hacen sentir como lo más bajo que existe en este mundo. ¡Pero no tengo otra alternativa! No puedo dejar que Alice deje de contar con mi ayuda… necesito que esté bien.

Miro al frente para notar que la acera estaba atiborrada de personas que andaban con cierto afán… miro el suelo con tristeza y comienzo a caminar hasta tropezar fuertemente con un hombre de unos 35 años aproximadamente, haciendo que cayera al suelo. Aquel ejecutivo me ayuda a poner de pie mientras que me mira un poco preocupado.

-Señorita…  ¿se encuentra bien?

-No se preocupe -respondo con una falsa sonrisa- Estoy bien… muchas gracias -y sin esperar una respuesta suya, me alejo lo más rápido de él. Desvió mi ruta y llego a unos callejones completamente angostos, respiro agitada mientras bajo mi vista para ver un teléfono móvil entre mis manos con enorme abatimiento y tristeza- Será… la última vez… lo juro -susurro para mí misma con poca fuerza de voluntad.

Mentirosa…

------------------------------------------------------
Yo… la he adorado tanto desde siempre. Y juro por lo más sagrado que pensaba que aquel sentimiento era normal hasta que en una oportunidad noté que un chico quería tener algo con ella. No pude soportarlo y terminé por hacerle una broma realmente pesada para que ese tipo se alejara. No entendía el motivo de haber hecho eso sino hasta mucho después. Me asusté y trate de alejarla de mí pero… ¡pero no podía dejarla! Era imposible no verla cada día y terminaba llorando al pasar tiempo de no estar a su lado. Comencé a depender en gran medida de lo que ella hacía y por ello le pedí que viviéramos juntas cuando saliéramos del orfanato bajo la excusa barata de que ella no podría manejar todas las cosas por sí sola, ¡siendo que en verdad la que no puede ser autosuficiente soy yo!

En verdad la necesito… demasiado…

-----------------------------------------------------

-¿Eres tú, Nicole? -escucho una suave voz proveniente de la habitación al momento de entrar y cerrar la puerta del apartamento.

-Sí… ¿acaso a quien más esperabas? -digo esto con cierta molestia y curiosidad

-¿Acaso no puedo preguntar? -escucho como ríe, tal vez al sentir mi tono de voz

-¡No te burles! -llego hasta donde se encuentra pero freno en seco al notar que se estaba cambiando de ropa, lo cual me permitía ver su espalda desnuda por unos segundos antes de que esta fuese cubierta por una blusa ligera.

-Ya relájate… de hecho deberías venir aquí. Después de un día agotador necesito de tu compañía -quede estupefacta al escuchar lo que acababa de decir. En verdad era normal esa clase de comentarios, pero al fin y al cabo, siempre tengo ese tipo de reacciones. Sin reclamar, me acerco a ella para sentarme en el borde de la cama- ¿En dónde estás? -dice girando constantemente su cabeza

-Estoy cerca de ti

-No es cierto… hazte al frente mío -acato su orden quitando mis zapatos y ubicándome en el centro de la cama. No evito detallar cada parte de su cuerpo con cierta tristeza tanto por lo que había hecho esta tarde como por sentir impotencia de tocarla.

-¿Para qué quieres que esté tan cerca? -ella tan solo se ríe de mi comentario mientras que posa sus manos sobre mis mejillas para atraerme más a su rostro.

-Tonta… recuerda que no puedo ver. Necesito al menos del tacto para saber que estás cerca mío -esto lo dice en suaves susurros al tiempo que siento como ella delinea cada parte de mi rostro con la yema de sus dedos- En verdad es una excusa. Sabes que escucho mejor que la mayoría de la gente, pero me agrada tu cercanía  -Mi cuerpo no deja de temblar de una manera que no puedo controlar y mi respiración comienza a delatarme- ¿Pasa algo? Te siento extraña

-Es solo que… me siento cansada por la jornada de hoy- “¡Mentirosa!” me repetía constantemente en la cabeza mientras sentía como mi cuerpo se derretía ante sus caricias que lentamente pasaban a mi cuello.

-Más razón para ayudarte a relajar un poco- admito que es cruel mentir de esta forma… aquello me hacía sentir como una vil rata. Salgo de mis pensamientos al ver que su rostro se acerca al mío con el fin de unir nuestras frentes- ¿Por qué te siento tan tensa?

-Estrés, nada más… -respondía de forma inmediata, ya que si no lo hacía terminaría diciendo la verdad.

-¿Te incomoda que esté invadiendo tu espacio? -su voz cada vez se hacía más suave y tierna, como si quisiera comportarse de manera comprensiva.

-N-no…

-No te preocupes, no quiero que te sientas mal -intenta alejarse de mí, pero de manera casi que instintiva agarro a sus brazos para evitar romper aquel contacto.

-Te digo… que no me incomoda -me aferraba firmemente de ella… en verdad no quería que se alejara en lo más mínimo. Necesitaba de su calor como a mi propia vida

-¿Dime… en verdad estas bien? Te siento extraña y me preocupas

-Solo quiero que estemos así, nada más. ¿Acaso no puedo recibir cariño de ti? -río tan solo por unos segundos para quedar completamente en silencio, al tiempo que cierro mis ojos únicamente para centrarme en aquella sensación. Ella, respetando aquel momento, guarda silencio por un par de minutos al tiempo que sigue rozando sus dedos con mi piel. Finalmente dice de la forma más dulce.

-¿Puedo preguntarte algo?

-¿Hmm?

-¿Por qué sigues a mi lado? -aquella pregunta despierta en mí un rubor incontrolable en mis mejillas, que a mi favor, no podía notarlo ella.

-¿P…por qué? Ehh… es obvio que necesito estar segura de que efectivamente eres autosuficiente y que no necesitas más de mí.

“Mentirosa…”

-Siempre necesitaré de ti -detestaba que dijera eso…

-No digas eso

-¿Por qué?

-Porque siento lo mismo -Alice sonríe ampliamente ante mi respuesta y da un beso prolongado en medio de mis ojos, haciendo que me sumergiera en un sosiego envolvente. Y de ahí en adelante, simplemente compartimos una tranquila noche.

-------------------------------------------------------------

Las calles nuevamente se veían congestionadas, lo cual era realmente beneficioso. Lo admito… sé que me había prometido no volver a hacer esto, pero necesito dinero para ayudar a Alice con sus tratamientos médicos. No debía justificarme… aun así lo iba a hacer con la misma excusa de hacerlo por última vez. Me centro en una mujer y comienzo a caminar en sentido contrario para hacer la misma maniobra que la vez pasada. Por supuesto choco con ella y logro sacar un par de billetes para apartarme del sitio lo más pronto posible. Cantaba victoria, no lo niego… sin embargo, siento como alguien me jala del brazo con fuerza y hace que lo mire al rostro.

-Acabo de ver lo que hiciste -dice un hombre mucho mayor. Intento zafarme pero su fuerza era enorme a comparación de la mía, haciendo que entrara en pánico debido a que la mujer se acerca a mí completamente enfurecida.

-¡Ladrona!

-¡No sé de qué habla! ¡¡Déjenme en paz!!! -logro librarme y al intentar escapar, las personas que me rodeaban no dejaban que avanzara en absoluto; por el contrario, me empujaron para que cayera sentada en el suelo.

-¡¡¡Ladrona!!!

-¡Yo también la vi! -los gritos e insultos no se hacían esperar. Me sentía asfixiada, desesperada… y lo único que podía hacer era ocultar mi rostro con mis manos. No había notado qué tan bajo había caído  por ocultar tantas cosas ante ella.

------------------------------------------------------

-¡Debe dejarme salir! ¡¡¡Nadie vendrá por mí!!! -gritaba constantemente al policía que estaba al otro lado de las rejas.

-Ya veremos… no dejaré salir a alguien tan fácil después de haber robado

-No lo volveré a hacer pero por favor… déjeme salir. ¡¡Ella no puede estar sola!! -Decía casi que suplicante.

-No me interesa que problemas tienes ahora… sólo deja de hacer tanto escándalo -desisto de convencer al policía y doy unos pasos atrás mientras que miro el reloj, el cual marcaba las 8:30 de la noche.

-¿Qué voy a hacer? -me repetía constantemente aquellas palabras mientras que me sentaba en el suelo, en medio de personas que habían cometido algún delito similar- Alice… -oculto mi rostro entre mis manos intentando guardar algo de calma a pesar de que no sabía qué pudo haber pasado con ella.

Las horas pasaban lentamente para dar las 12:30. Tan solo sentía vacío y desesperanza… me sentía débil, con las manos sucias y con la dignidad por el suelo. Me hundía más en mi estado hasta que de repente escuche una voz familiar.

-¿Nicole? -aquella voz provenía de Alice, quien estaba acompañada del guardia de seguridad mientras que esperaba alguna respuesta de mi parte para encontrar mi ubicación- Nicole, ¿estás aquí?

-… -siento como mi cuerpo se tensa y evita emitir algún ruido que me delatara, a pesar de que estuviera enfrente mío.

-Por favor… -suspira lentamente- Sé que estás aquí… ya no sigas con esto

-A…aquí estoy -inmediatamente camina hacia mí hasta que su bastón toca mis pies con cierta torpeza- estoy sentada en el suelo -cierro mis ojos y siento como ella se arrodilla al frente mío… sé que ella esperaba por mi parte alguna razón pero en verdad no sabía que decir.

-Tan solo… -suspira lentamente- dime algo, ¿sí? Así sea mínimo

-….

-No entiendo el motivo… por el cual lo hiciste

-Me despidieron hace un par de semanas -respondí sin vacilar, dejándola estupefacta por unos instantes. Sin embargo, se reincorpora al tiempo que posa sus manos sobre mis hombros.

-Conseguirás otro trabajo… te lo aseguro. Pero aun así, sabes que yo también gano dinero

-Eso lo sé

-¿Entonces por qué tuviste que hac…

-¡Porque no quería ser una carga para ti! -mi reacción hace que retrocediera tan solo un poco, pero mis manos no dejan que se alejara más- ¡No quiero que pienses que soy una buena para nada!… quería dártelo todo… quería que dependieras de mí -de repente siento como mi voz flaquea al tiempo que unas lágrimas se asoman por mis ojos. Ella siente mi tono con nostalgia e intenta calmarme

-¿Nicole?... ¿Qué pasa?

-Me cansé de mentir…¡en verdad yo soy la que dependo de ti! -me aferro a sus brazos fuertemente- Yo no pretendía hacer lo que hice por gusto o porque simplemente pensara que no iba a conseguir trabajo. ¡Fue la inmediatez! ¡Lo juro! Tus medicinas… necesitas de ellas, además de los chequeos médicos y…

-¡Suficiente! -me quedo callada al instante al escuchar tal orden. Su expresión mostraba algo relacionado al enojo mezclado con frustración; en verdad me hizo sentir como una miserable- Nos vamos...

-¿Qué?

-Lo que escuchaste. Ya eres libre

-¿Pagaste?

-Por supuesto… no fue mucho y la gente fue muy amable conmigo –perfecto. Para empeorar las cosas, usó el dinero en mí. Más patética no podría ser.

-Te lo pagaré cuando pueda

-¡Ya basta con eso! -esta vez siento como me agarra de los hombros- ¡Estoy cansada que subestimes mi capacidad para ayudarte cuando lo necesites! ¡Ahora vámonos de aquí! -Lo juro… hace muchos años no la había visto así.

Por tal motivo, me pongo de pie de golpe y le ayudo a hacer lo mismo… sin algún tipo de reclamo salgo de ese sitio, caminando a su lado como un perro fiel. Y luego el silencio se hizo realmente prolongado, no le había prestado tanta atención a los mínimos detalles de las calles que recorríamos todos los días como en ese instante. Adicionalmente, cuento el hecho de que era realmente tarde y cada paso se representaba en enormes ecos… lo admito, sentía algo de miedo de ser el blanco de ladrones. Sin embargo, salgo de aquellos pensamientos debido a que Alice me ofrece su bastón; no evito mirarla algo confundida pero finalmente lo tomo con leve curiosidad… ella enseguida se aferra a mi brazo con los suyos fuertemente y me obliga a seguir caminando, esta vez de forma más rápida.

-¿Q-qué pasa? –ella simplemente no responde, por lo que dejo de insistir y sólo continuo con mi camino.

Al llegar al apartamento, ella se separa inmediatamente de mí y se dirige a la habitación. Yo no tenía idea de qué decir o hacer.

-Nicole… -su voz se lograba escuchar algo decaída

-¿Huh?

-Ven aquí, por favor –solo me limito a tragar saliva y camino algo dudosa hasta donde ella se encontraba. Observo que tenía puesta su típica pijama: una blusa holgada y unos shorts

-¿En dónde deseas que me haga? –ella suspira frustrada

-Lo sabes perfectamente –claro que lo sabía, solo quería alargar un poco más mi tiempo antes de la “ejecución”. Me siento justo al frente suyo y espero algo nerviosa su reacción, la cual termina por sorprenderme de sobremanera: unas lágrimas se asoman por sus ojos y se deslizan por sus mejillas; aquello ataca mi corazón como si se tratara de una punzada ya que en verdad, siempre la había visto tan alegre, tan fuerte… y ahora se veía completamente diferente.

-¿Alice?

-Lo siento

-¡¿Qué?!

-Perdóname por haberte gritado así. Yo no quería… pero me frustraba que te sintieras presionada por mis cosas, por creerte una carga más -sus manos enseguida toman mis mejillas firmemente, con algo de desesperación a decir verdad- Al punto de robar. Y-yo sé que eso no está nada bien… pero te conozco y sé que no tenías otro motivo diferente a hacerlo por mí. Y yo también lo haría si tuviera que hacerlo... –me deja estupefacta aquella especie de confesión. En verdad no sabía que responder, por lo que ella aprovecha para acariciar mi rostro con la yema de sus dedos- Estaba demasiado angustiada cuando no habías ido por mí al hospital, pensaba que te había pasado algo y me alivié cuando supe que estabas bien, a pesar de que te habían llevado a la estación de policía -por que se estaba comportando de esa manera?

-No logras imaginar lo importante que eres para mí... Nicole… -esto último lo susurra hasta que de repente se acerca lo suficiente para darme un beso en los labios. Sinceramente yo no reaccionaba… ¿cómo hacerlo después de años de haberlo deseado? Tan solo podía sentir como mi cuerpo ardía desmesuradamente, al tiempo que mi corazón quería salirse de mí por sus fuertes y algo descontrolados latidos. Finalmente rompe el contacto y se aleja un poco de mí, como si algo la hubiese atemorizado- Por favor… no me veas diferente a como siempre me has visto. Es solo que necesitaba hacerlo desde hace mucho tiempo. -no pensaba que las cosas fueran a terminar así. Ella me tenía completamente perdida y no pensaba las cosas, por lo que únicamente gateo sobre la cama hasta hacerme delante suyo. Se veía tan nerviosa como yo... impaciente, estática…  no lo soporté más y me aferro a ella para besarla profundamente, sintiendo de nuevo esos suaves labios que había deseado de cualquier forma. Siento como ella corresponde y me abraza de vuelta, recostándose y haciendo que quedara encima  suyo.

-¿Desde cuándo? –pregunte algo agitada mientras besaba su rostro detenidamente

-Desde hace… mucho tiempo –ella respondía mientras que acariciaba mi cabeza y cuello con sus manos

-¡¿Y por qué hasta ahora?! –aquella pregunta la hacía más como un reclamo

-¿Qué no es obvio? Eres mujer y no sabía qué pasaría si sabías eso –dice entre cada beso que le daba- Pensaba que podrías dejarme y eso no me lo iba a permitir –al escuchar eso, agarro sus manos y las apoyo contra la cama mientras que la miro con algo de enojo

-¡Jamás te dejaría! ¡¿Qué no ves que eres lo único valioso que tengo?! Desde hace mucho te he amado y no quería apartarme de ti –me sentía algo débil, por lo que le susurro- Te deseo tanto…

-Entonces no te detengas –me responde de igual forma mientras gira a un lado su cabeza- Mañana… no deseo salir en todo el día –vaya mensaje. De cierta forma la entendía a la perfección… ¿y cómo no después de todos estos años?

Y de repente sus hermosos y atrayentes ojos se muestran. Sé perfectamente que es ciega, sé que no podía enfocar su mirada… pero juro que me estaba mirando, que ella me detallaba de una u otra forma sin necesidad de recurrir a sus manos, ya que en esos momentos se encontraban limitadas en movimiento.

-No te detengas… -me repite, esta vez en forma de susurro casi que seductor y tenue. Quedé “hechizada”, simplemente me limité a besarla de nuevo de forma prolongada mientras me fundia más y más en su cuerpo hasta que ya no fuera necesario usar mis ojos, tal y como ella lo había hecho todos estos años.


--------------------------------------------------

Caminaba lentamente por los inocuos pasillos del hospital, mirando algo pensativa el suelo al tiempo que tarareaba una melodía de manera prolongada. Enseguida me detengo al entrar de nuevo en la realidad y muy lentamente giro a mi izquierda, siendo guiada por la dócil melodía que emanaba de un par de cuerdas de guitarra. Y de nuevo aquellos niños, algunos débiles y otros no tanto… los aplausos, el canto reflejado casi como una alegoría a la vida y finalmente ella. Me sentía completamente satisfecha y feliz al ver ese cuadro: de nuevo Alice como aquel ángel que nos comunicaba acerca de la vida después de la muerte por medio de ese simple intercambio de notas musicales. Aquellas ideas tanto rondaban en mi cabeza que no pude notar que sus ojos se habían centrado en mí, a pesar de no haberme hecho notar. Los segundos pasaban y de sus labios se evidencia una tenue sonrisa… quién sabe si iba dirigida hacia mí, pero admito haber caído como una tonta, al punto de corresponder a pesar de saber que ella no lo notaría... o quién sabe.

-Nicole –giro algo nerviosa a quién me llamaba. Se trataba de un doctor- Necesito que me ayudes con el paciente de la habitación 205. Revisa sus heridas y desarrolla el respectivo reporte –enseguida asiento mientras aferro mis manos a la bolsa que tenía ciertos medicamentos

-Por supuesto, doctor –el hombre se va. Eche un último vistazo a Alice, quien ahora recibía aquellos inocentes abrazos y finalmente sonreí mientras me dirigía rápidamente a mi nueva tarea, ansiando cada vez más que acabara la jornada para volver con ella a casa.
Aphrodite L.
Mensajes : 7

Fecha de inscripción : 11/11/2014

Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Delfi22 el 18/2/2016, 2:25 pm
Oh!!!...santo dios, casi se me salen las lagrimas....por un momento creí que hacía otra cosa---no se me paso por la cabeza, eso de robar-..

Realmente es genial como lo relatas...--Ese es amor del bueno, en las buenas y en las malas---Bien espero ver más relatos tuyos, ya que me encanta la forma en como nos sorprendes, esperando o imaginando algo que no es...Nos vemos y que estés bien....Neutral
Delfi22
Mensajes : 20193

Fecha de inscripción : 06/11/2014

Localización : En el espacio infinito

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por invierno el 20/2/2016, 3:19 am
excelente!! jii jiji
precioso

saludos.
invierno
Mensajes : 117

Fecha de inscripción : 31/10/2014

Edad : 31

Localización : en noche de luna e invierno eternal

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Alabesca el 14/10/2018, 9:35 am
Ooh ha sido precioso poder leer este one shot. Fue muy emotivo y tierno.
Espero poder leer alguna cosa más tuya. En serio, tanto Musa como este me han encantado.
Alabesca
Mensajes : 73

Fecha de inscripción : 13/10/2018

Edad : 18

Localización : Entre libros...en una Biblioteca xd por ahí se me encuentra

avatar
Usuario

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.